César Manrique: el héroe local

César Manrique, el artista canario más famoso, fue más que un artista local. Era también arquitecto, ecologista y visionario. Su trabajo e influencia se perciben en toda la isla de Lanzarote, y aunque vivió en el extranjero durante años (confraternizando con artistas como Andy Warhol o Jackson Pollock) pasó sus años de formación y su período más creativo en su lugar de origen.

Échale un vistazo a nuestra videoguía para conocer su trabajo e influencia en la isla. 

César Manrique fue casi un grupo de protesta (formado por un solo hombre) que luchó para preservar y mejorar la belleza natural de su tierra. Ayudó a idear, diseñar y desarrollar el posicionamiento de la isla de cara a la expansión y el desarrollo del turismo. Ayudó a organizar las severas restricciones de planificación que todavía siguen vigentes. Tan poderosa era su voz (murió en 1992) que aún está restringida la construcción de edificios altos en Lanzarote, están prohibidas las vallas publicitarias y los cables de teléfono permanecen bajo tierra. Incluso prescribió los colores de las puertas isleñas... Las de las casas del interior debían pintarse de verde, y las de la costa, situadas frente al mar, de azul. Luchó, engatusó, persuadió y exigió en un esfuerzo por garantizar la conservación de aquello en lo que creía. Y funcionó, y por esta razón, hoy es tan respetado.

Su vida y su arte confluyeron en una explosión creativa de color que se convirtió en una celebración de la historia y la cultura de la isla. Su influencia se observa en todo Lanzarote.

Los mejores lugares para conocer su trabajo e influencia

Jameos del Aqua

¿Por qué ir allí? Fantásticos túneles de lava transformados por la visión artística de Manrique.

Los Jameos del Agua no se parecen a ningún otro lugar terrestre. Un espacio de fantasía conformado por rocas de lava, túneles y conductos que surgieron mágicamente del paisaje debido a las erupciones volcánicas, y fueron transformados por la indomable imaginación de Manrique. Los túneles de lava se extienden por toda el área, ¡e incluso 6 kilómetros bajo el mar! Estos conductos se abren después a grandes espacios exteriores resguardados por palmeras y decorados con flores, plantas y artefactos de Manrique. 

Es un ejemplo casi perfecto de fusión entre naturaleza y arte. Manrique lo llamó «el club nocturno más hermoso del mundo», y cuando salen las estrellas, y la fiesta o el concierto está en pleno apogeo, es precisamente eso lo que es. Un jameo es una cueva en un túnel de lava, y dos de los principales son el Jameo Chico ─un restaurante, café, club y bar─; y el Jameo Grande ─fantástica piscina y jardín─. Ve, come, bebe y disfruta. Es una experiencia memorable hagas lo que hagas.

Dirección: carretera Arrieta-Órzola s/n, Haría, 35542 Lanzarote.
Horario: 10–18:30 h (martes y sábado 10–0:30 h).
Entrada: adultos 9,50€ - niños 4,75€.

Jardín de Cactus

¿Por qué ir allí? Se trata de un jardín diseñado por Manrique, además de ser la colección de cactus más grande del mundo.

Este jardín se ubica en una cantera abandonada que el artista ideó como anfiteatro botánico. Diseñó todo el jardín usando materiales naturales. Creando muros, caminos, puentes y arcos, y realzando las rocas rojas, el negro suelo volcánico y los estanques naturales. Después, todo lo que Manrique tenía que hacer era llenar el jardín con miles de plantas; esencialmente, suculentas. En la actualidad, los cactus son plantas de moda en los hogares, pero César Manrique siempre fue un fanático. Esta colección supera los 4500. De hecho, es la colección de cactus más grande del mundo. Se agregaron otras plantas raras y autóctonas a lo largo de los veinte años que le llevó terminarlo. Por supuesto, ningún proyecto de César Manrique está completo sin un gran bar y cafetería. Seguramente, recibirás con gusto un refrigerio después de tu visita a este gran jardín de pinchos.

Dirección: avenida Garafía, Guatiza, Teguise, 35544 Lanzarote.
Horario: 10-17:45 h (15 julio-15 septiembre: 9-17:45 h).
Entrada: adultos 5,80€ - niños 2,90€.

Casa-Museo y Fundación César Manrique

¿Por qué visitarlas? La Casa-Museo y la Fundación César Manrique muestran su vida y obra.

En la Casa del Palmeral vivió y trabajó el artista en los últimos años, y aquí está ahora la Casa-Museo César Manrique. La encontrarás en el norte de la isla, en Haría ─posiblemente la localidad más bonita de Lanzarote, y que disfruta de un fabuloso mercado los sábados por la mañana─, situada en el valle de las Mil Palmeras, donde se planta un árbol cada vez que nace un bebé. En la casa, la naturaleza está presente por doquier. Flores por todas partes, plantas trepadoras y una higuera creciendo en una habitación. El estudio del artista, en un edificio adyacente, permanece como él lo dejó: con pinceles, caballetes, trabajos inacabados y lienzos. No dejó nada al azar, César Manrique supervisó la conversión de su casa en museo dos meses antes de su muerte.

En la Casa del Volcán, o Taro de Tahíche, se encuentra la Fundación César Manrique. En la casa donde más tiempo vivió el artista ─veinte años─, cuya función actual es igualmente la de museo. Este espacio nació de cinco burbujas volcánicas que Manrique convirtió en cinco grandes estancias unidas por túneles de lava. En su planta baja encontrarás la piscina, la pista de baile, la barbacoa... ─que aparentemente muestran el gusto del artista por el esparcimiento─, y abundante vegetación. Y en la superior, grandes habitaciones decoradas según la tradición local y estupendas vistas. En el antiguo estudio se exhiben sus pinturas.

Dirección: Casa-Museo César Manrique, Haría, Lanzarote.
Horario: 10:30-18 h.
Entrada: adultos 10€ - niños 1€.

Dirección: Taro de Tahíche - calle Jorge Luis Borges, 16 - Tahíche, 35507 Lanzarote.
Horario: 10-18 h.
Entrada: adultos 8 € (Casa-Museo + Fundación 15 €) - niños 1 €

Todas las joyas de Manrique abren diariamente, pero en cualquier rincón de Lanzarote sentirás su influencia. La isla se adorna con móviles gigantes conocidos como «juguete del viento», que creó para recordar los molinos de viento con los que jugaba. Su legado parece decirnos que el artista convirtió la isla en su patio de recreo, que ahora disfrutamos también nosotros.

También te podría interesar

2 adultos, 1 habitación
PRECIO MÍNIMO GARANTIZADO

Síguenos en