Buscar

El lago de Sanabria

El lago de Sanabria y su parque natural: un tesoro por descubrir

¿Un lago de origen glacial con playas de arena? Sí, está en Zamora y es, además, el más grande de la península, y uno de los más grandes de Europa, con sus más de 50 m de profundidad, 3 km de largo y 1,5 km de ancho. ¡Te lo presentamos!

  1. Origen del lago de Sanabria
  2. El lago de Sanabria y la Laguna de los peces
  3. Qué hacer en el lago de Sanabria
  4. Rutas por el lago de Sanabria
  5. Las playas del lago de Sanabria

En Zamora también hay playa, y de arena. Las del lago de Sanabria, un lago de origen glacial –el más grande de toda la península– rodeado de un entorno natural impactante y con una oferta de actividades de ocio y deporte muy interesante. Descubre hoy con nosotros este tesoro zamorano.

1. Origen del lago de Sanabria

Situado entre dos sierras, la de Segundera y de Porto, el lago Sanabria es la estrella indiscutible del parque natural que lleva su nombre. Como suele ocurrir con todo lo que lleva el calificativo de «grande» –en cualquiera de sus acepciones–, no faltan los mitos y leyendas en torno a él. Tanto es así, que uno de los cuentos sobre él justifica su origen como un castigo del propio Jesucristo ante la falta de caridad de los habitantes de Valverde de Lucerna, un antiguo pueblo que dicen existía donde hoy descansa el lago. Y ahora la versión científica del origen del lago. Su existencia se remonta al Pleistoceno Superior, hace más de 100 000 años, cuando en su lugar existía un enorme glaciar con lenguas de hielo de 20 km de largo que dieron lugar no solo al lago –el lago natural y glacial más grande de la Península Iberica y uno de los más grandes de Europa–, sino también a las lagunas que se extienden por todo el parque natural.

Curiosidad: el lago tiene hasta sus propios poemas, los que Miguel de Unamuno le dedicó tras su visita en 1930.

2. El lago de Sanabria y la Laguna de los peces

Una de las lagunas más conocidas, probablemente por su enorme extensión, es la Laguna de los Peces. Si la visitas en invierno, prepárate además para un bello paisaje helado rodeado de nieve que muchos aprovechan para recorrer con raquetas de nieve e incluso para practicar esquí, a pesar de no ser una zona controlada ni existir pistas como tales. Para llegar a ella en coche, debes tomar la salida al pueblo de San Martín de Castañeda, a unos cinco kilómetros de la laguna. Por el camino te encontrarás varios miradores que bien se merecen una parada para contemplar el lago de Sanabria desde otra perspectiva.

Curiosidad: esta zona del parque natural es más visitada en invierno, a diferencia del lago y sus playas.

3. Qué hacer en el lago de Sanabria

Rodeado por bosques de robles, abedules y acebos, entre las más de 1500 especies vegetales que dan riqueza a su patrimonio natural, además de las 140 especies de aves que sobrevuelan su cielo, el lago Sanabria y su parque natural se presenta como un lugar ideal para practicar senderismo, MTB, paseo a caballo o kayak. Eso cuando el calor no aprieta. En ese caso, no se nos ocurre mejor plan que darnos un chapuzón en él. ¿Qué mejor sitio para refrescarse en pleno verano que en las aguas de un lago fruto del deshielo? Pocos. Para nuestra fortuna, el lago cuenta con un total de cinco zonas de baño, algunas de ellas de arena fina. Además de explorar su entorno natural, del que forman parte tres ríos –el Tera, Segundera y Cárdenas–, un buen plan es visitar las ruinas del que fuera el Balneario de Bouzas (siglo XIX), un lugar con mucha historia y aguas sulfurosas que fueron consideradas medicinales en su momento. O, porqué no, dar una vuelta en el Helios Cousteau, un catamarán turístico en el que además podrás ver el fondo del lago.

Curiosidad: el catamarán de Sanabria es el primero eólico y solar del mundo.

4. Rutas por el lago de Sanabria

Si te gusta el senderismo, en este parque natural encontrarás un sinfín de rutas de diferente grado de dificultad. Lo ideal antes de aventurarte es visitar el Centro de Visitantes del parque, ubicado en el pueblo de San Martín de Castañeda. Allí te facilitarán toda la información –incluidos mapas– de las rutas más interesantes. Por nombrar algunas, las más famosas, tienes desde la ruta circular que comienza en la localidad de Ribadelago, de unos 13 kilómetros de longitud en total y dificultad baja, a la Senda de los Monjes, la Ruta de las Cascadas de Sotillo o la de la Laguna del Acillo.

Curiosidad: gran parte de las rutas pasan por la localidad de Ribadelago.

5. Las playas del lago de Sanabria

Ya te lo adelantábamos: el lago Sanabria cuenta con cinco playas con sus correspondientes chiringuitos de piedra y pizarra, sus sombrillas y un ambiente local en el que no falta el sonido de las cigarras de fondo. «Slow life» en todo su esplendor. La playa de Custa Llago, también conocida como la playa «chica», es su principal zona de baño. Es de arena y piedra y se accede a ella a través del aparcamiento principal del lago. Además de parking, la playa tiene merendero, aseos, alquiler de piraguas e hidropedales, y el embarcadero desde donde sale el catamarán. Luego está la playa grande o larga, la de Viquiella. Es mayormente de arena, tiene rampas de acceso de madera y por tener, tiene hasta chiringuito y parque infantil. No nos extraña que aquí el aparcamiento esté tan codiciado... Rocas Negras es otra de las zonas de baño donde te podrás zambullir en el agua desde los cuatro metros de altura de las rocas después de hacer el lagarto bajo el sol en sus piedras. Si cruzamos el puente del río Tera nos encontramos con las otras dos playas, la de «Los Enanos» y el «Folgoso».

Curiosidad: en el Folgoso está uno de los campings que tiene el lago.

Encuentra el viaje ideal

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.