El lago di Como

El lago de Como: rutas en barco, pueblos y gastronomía

Sinónimo de lujo, pueblos con encanto y paisajes de postal, este paraíso a una hora de Milán sigue siendo uno de los secretos mejor guardados de Italia. Déjate llevar por la belleza de sus aguas, sus pueblos y su entorno, y dedícate al «dolce far niente». Nos encargamos del resto.

  1. Un paseo en barco por el lago
  2. Los pueblos más bonitos del lago Como
  3. Las villas más lujosas del lago di Como
  4. Gastronomía del lago di Como

Prepárate para un romántico paseo en barco recorriendo islas de ensueño con villas lujosas, pueblos con historia y un paisaje alpino. Bienvenidos al lago de Como, una joya al norte de Milán en la que disfrutar de la naturaleza en estado puro y vivir el lujo de antaño. ¡Nos vamos!

1. Un paseo en barco por el lago

Su particular forma de «Y» invertida, los paisajes alpinos que lo rodean y el ambiente que se respira han hecho del lago de Como–«lago di Como en italiano– un refugio para artistas y escritores como Leonardo Da Vinci, Stendhal o Listz, que encontraron en este rincón al norte de Lombardía la inspiración que necesitaban para crear sus obras maestras. Una forma de conocer de primera mano esa belleza que tantas alegrías ha dado es bien recorriendo el borde del lago por carretera o hacerlo por barco en una de las numerosas líneas de ferry e hidroplanos que conectan los municipios del lago. Lo ideal es comprar un billete de un día directamente en las taquillas que verás en los embarcaderos de los pueblos. Por unos 25 euros podrás viajar de forma ilimitada entre pueblos como Varenna, Como, Bellaggio o Menaggio y de paso hacer fotos de las impresionantes villas que se esconden a orillas del lago.

Imprescindible: si estás en Bellaggio, alquila una de las lanchas caoba de Barindelli’s que dan la vuelta al cabo.

2. Los pueblos más bonitos del lago Como

Una vez contemplado el lago desde el agua en su conjunto, no se nos ocurre mejor plan que hacer un recorrido por los románticos pueblos que salpican el lago di Como. La misma población de Como, Bellaggio –donde comienza justo la bifurcación del lago–, Varenna, Menaggio, Tremmezzo, Nesso, Brienno o Cernobbio son solo algunos de los nombres que debes apuntar en tu lista de imprescindibles. Comienza por la ciudad más importante –Como–, admira sus murallas medievales, su «duomo» o cógete un funicular para subir a Brunate, desde el que tienes unas imponentes vistas del lago y de Como. Piérdete luego por el laberinto de calles y escaleras de piedra del pueblo de Bellaggio, situado estratégicamente en el centro del lago, lo que le ha convertido en uno de los enclaves más visitados. No pierdas tampoco la ocasión de recorrer sus ostentosos jardines o de conocer la Villa Serbelloni, su principal atractivo. Por su parte, en el pequeño pueblo de Varenna, tienes una bonita estampa de casas de colores pastel y un castillo desde el que admirar el lago. Enfrente tienes el municipio turístico de Menaggio, un buen lugar donde alojarse con numerosos hoteles, albergues y demás alojamientos.

Imprescindible: hacer una parada en Cernobbio para ver sus villas y hacer la ruta «Vía dei Monti Lariani».

3. Las villas más lujosas del lago di Como

El hecho de que George Cloney tenga casa aquí ya dice bastante del nivel de ostentación de las villas que hay en el lago Como. Tanto, que no faltan las rutas que llevan a conocer las más impresionantes. Un buen lugar para comenzar este recorrido es en Como, conociendo la que es su símbolo, la Villa Olmo, una obra maestra del neoclásico lombardo construida en el siglo XVIII con magníficos jardines que miran al lago. Sus salas modernistas albergan hoy en día exposiciones de arte. Tampoco dejes de visitar la sede administrativa provincial, ubicada en Villa Gallia. En Cernobbio, al norte, tenemos Villa Erba, un suntuoso palacio del siglo XIX y Villa d'Este, proyectada para ser residencia real en el siglo XVI. Ya en Tremezzo encontramos una de las villas más bonitas del lago de Como: Villa Carlotta. Construida en el siglo XVII, destaca por su exuberante jardín botánico. Enfrente, en Bellaggio, tienes Villa Melzi, un palacio neoclásico con jardines igualmente bellos. Por último, en el pueblo de Varenna, está Villa Monastero que, como su propio nombre indica, un antiguo convento reconvertido en residencia privada de una acaudalada familia.

Imprescindible: no te pierdas la magnolia de 400 años de antiguedad del jardín de Villa Monastero.

4. Gastronomía del lago di Como

Como no podía ser de otro modo tratándose de territorio italiano, al lago de Como también se va a comer. Y te sorprenderá saber que además de los platos típicos de la cocina italiana que todos esperan, la cocina «lariana» –así se llama el conjunto de recetas originarias del lago de Como– incluye platos tan suculentos e igualmente singulares como la polenta «al toc», una especie de gacha elaborada con harina de maíz que tiene textura de puré, el cordero «a la valsassinese» o el tradicional plato de arroz y filete de pescado, que suele venir acompañado de mantequilla fundida por encima, una exquisitez. Tampoco faltan postres dulces como la «charlotte» a base de pan y manzana, rociadas con ron.

Imprescindible: probar los gnoqui con queso «robiola» típico de la región.

Encuentra el viaje ideal

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.