Italia: vacaciones de relax o de acción, ¡tú decides!

Italia es un país emocionante. Alberga costas alucinantes y ciudades museo cuya belleza te quita la respiración. ¡Y la comida! Desde la pasta hasta los helados, todos los platos italianos son irresistibles. Cualquier destino de Italia te invita a vivir experiencias de todo tipo y, por eso, tu viaje será tan frenético o tranquilo como tú decidas. Te damos varias claves para que vayas preparando tu próxima experiencia italiana.

  1. Roma
  2. Sicilia
  3. Milán
  4. Lago Como
  5. Venecia
  6. Costa de Amalfi
  7. Cerdeña
  8. Florencia
  9. Nápoles

1. Roma, la Ciudad Eterna siempre sorprende

La capital de Italia, en la región de Lazio, brilla con su inmensa riqueza artística y arquitectónica. Su conjunto monumental integra el Coliseo, los Foros Imperiales, la Fontana de Trevi, el Panteón de Agripa, la Necrópolis de Monterozzi, Tarquinia y las excavaciones de Ostia Antica. Hay tanto para ver que caminarás sin descanso de la mañana a la noche, aunque tómate el tiempo suficiente para disfrutar de una cena pausada saboreando los auténticos, y deliciosos, spaghetti alla carbonara.

Ideal para quienes: adoran la historia, el arte, la cultura y los helados.
Durante tu estancia: visita, sí o sí, la Ciudad del Vaticano.

2. Sicilia, la isla más grande del Mediterráneo

Sicilia te envuelve en placeres mundanos, como el relax de sus hermosas playas, el misticismo de sus lugares arqueológicos y una cocina no apta para dietas. Empieza visitando Catania y la Piazza del Duomo, donde se encuentra la catedral de Santa Agatha, para luego explorar Siracusa y la isla de Ortigia. En la maravillosa Palermo, capital de la isla, se encuentra el Teatro Massimo, donde se ofrecen estupendos espectáculos de ópera. Para terminar, no te pierdas Taormina, sede del célebre teatro griego, desde donde podrás contemplar unas vistas fantásticas del Etna.

Ideal para quienes: quieren seguir los pasos del comisario Montalbano.
Durante tu estancia: date un baño en la preciosa playa Isola Bella.


3. Milán, un emporio de lujo, moda y diseño

24 horas de pura sofisticación, en la ajetreada Milán todo (y todos) es más bello. Cosmopolita y chic, la capital económica de Italia es la meca de los fashionistas, los artistas y los amantes de la buena mesa. Si obras maestras como el Duomo o La última cena no son suficientes para convencerte a conocerla, seguro que el Quadrilatero d'Oro, la galería Vittorio Emmanuel II y el barrio de Navigli lo consiguen.

Ideal para quienes: apasionan el arte, la moda y las cenas prolongadas.
Durante tu estancia: sube a la terraza gótica del Duomo.

4. El Lago de Como, su belleza y su placentera atmósfera

Es uno de los lagos más grandes de Italia y ofrece un destino ideal para disfrutar de paz en medio de paisajes naturales espléndidos y fascinantes villas y jardines y conocer el que ha sido escenario de numerosas películas. Explora el centro peatonal de la ciudad de Como y acércate a Tremezzo para descubrir el magnífico jardín botánico de Villa Carlotta. Además, visita Bellagio y villa Melzi (que Fran Listz describió en forma de música) y Varenne y villa Monastero, con su passeggiata por la ribera del lago.

Ideal para quienes: buscan relax rodeados de belleza y tranquilidad.
Durante tu estancia: hazle una visita al fantasma del Castello di Vezio.

5. Venecia, romántica y eternamente bella

Visitar Venecia, siempre muy concurrida, puede resultar una experiencia frenética si tu primera visita es durante un fin de semana cualquiera o en febrero, cuando se celebra el famoso carnaval. Si ya conoces la ciudad, programa un viaje tranquilo y dedícate a contemplarla navegando por sus canales, en góndola o vaporetto. Admira la Plaza de San Marcos, los atractivos puentes de Rialto y de los Suspiros, la basílica de San Marcos y el Palacio Ducal. Para disfrutar de un ambiente mucho más tranquilo pero auténticamente venecianos, explora los barrios Dorsoduro y Cannaregio.

Ideal para quienes: buscan la escapada romántica perfecta.
Durante tu estancia: déjate sorprender por las casas multicolores de Burano.

6. La impresionante Costa de Amalfi y sus maravillosos pueblos

Para explorar la impresionante Costa Amalfitana llévate zapatos cómodos porque disfrutar de este destino supone poco descanso y mucho movimiento. Encontrarás maravillosas áreas vírgenes y encantadores pueblos aferrados a los acantilados, entre los cuales destaca Sorrento, con sus espléndidas vistas a la bahía y la isla de Capri. Descubre Positano, un pueblo colorido, glamuroso y adorado por la jet-set; y visita Amalfi y su famoso Duomo. Si tienes tiempo, recorre el Sendero de los Dioses y acércate a Ravello, donde se sitúa villa Cimbrone, con su enorme jardín que mira al mar.

Ideal para quienes: disfrutan de la combinación de paisaje, playa y pintorescas localidades.
Durante tu estancia: no dejes de probar el limoncello y la mozzarella en hojas de limón.

7. Cerdeña, playas, playas y más playas

Famosa por la belleza de sus playas, la isla de Cerdeña es el destino perfecto para pasar unas tranquilas vacaciones al sol. Entre chapuzón y chapuzón, busca un rato para visitar lugares emblemáticos como Cagliari, la capital. En el archipiélago de Maddalena te invadirá el relax de sus hermosas playas vírgenes, y en Costa Esmeralda podrás vivir unas vacaciones de lujo. Muchos residentes afirman que las playas más bonitas de Cerdeña se localizan en el golfo de Orosei, que presume también de imponentes acantilados de piedra caliza.

Ideal para quienes: llevan todo el año echando de menos el sol y la playa.
Durante tu estancia: haz una cata de quesos y que no falten el fiore ahumado y el pecorino.

8. Florencia, una obra de arte para explorar a pie o en bici

Florencia es absolutamente hermosa. Entre sus imprescindibles están la Galeria degli Uffizi y la Piazza del Duomo, flanqueada por la hermosa iglesia Santa Maria del Fiore coronada por la cúpula de Brunelleschi. En la Piazza della Signoria se eleva el Palazzo Vecchio. Cruza el río Arno por el fotogénico Ponte Vecchio y asciende a Piazzale Michelangelo para contemplar unas vistas espectaculares de la ciudad. En Florencia no busques relax porque no vas a parar un minuto.

Ideal para quienes: sienten pasión por la belleza artística y el Renacimiento.
Durante tu estancia: date una vuelta por el Mercado Central, tanto para comer como para comprar.

9. Nápoles, la cuna de la pizza

Nápoles, repleta de monumentos espléndidos con el Vesubio como telón de fondo, es una ciudad perfecta para disfrutar de una estancia apacible. Deja ir tus pies, sin prisas, por el centro histórico y admira su catedral. Haz un alto en la Piazza del Plebiscito para visitar el Palacio Real de Nápoles, lleno de riquezas artísticas, y la basílica de San Francesco di Paola. Después, acércate al parque Virgiliano y contempla sus magníficas vistas de la bahía. Si viajas en familia, visita el zoológico, la Città della Scienza, el parque con juegos Villa Floridiana y el Museo de Arte Contemporáneo Donnaregina.

Ideal para quienes: viajan en familia.
Durante tu estancia: prueba la pizza de l'Antica Pizzeria da Michele.

VOLVER AL INICIO

También te podría interesar

Encuentra el destino ideal