Qué ver y hacer en Gijón: 10 sitios imprescindibles

Guía para descubrir Gijón

En Gijón, la «niña bonita», el límite entre mar y montaña se diluye tomando la forma de un paisaje norteño bañado por un litoral verde de infinitos arenales. Un lugar en el que las iglesias se asoman al mar, las estatuas gigantes pueblan colinas y la cocina tiene otro sabor.

  1. Playa de San Lorenzo
  2. Iglesia de San Pedro
  3. Cimadevilla
  4. Plazuela del Marqués
  5. Puerto deportivo
  6. Plaza Mayor
  7. Elogio del Horizonte
  8. Paseo de Begoña
  9. Jardín Botánico Atlántico
  10. La Laboral

Hoy te descubrimos «Xixón», la segunda ciudad más importante del Principado de Asturias. Con permiso de la capital, Oviedo, Gijón conquista a sus visitantes con unos orígenes marineros, fantásticas playas urbanas, un patrimonio cultural envidiable y una gastronomía en la que mar y montaña crean una irresistible sinfonía de sabores.

1. Playa de San Lorenzo

Es una de sus cartas de presentación. Su imagen copa casi todas las estampas de la ciudad. Sin duda, lo primero que ver en Gijón. Un paseo por el Muro de San Lorenzo nos muestra la inmensidad de un Cantábrico enmarcado en una playa de arena fina y clara de un kilómetro y medio de longitud que empieza en la hermosa iglesia de San Pedro y termina en la desembocadura del río Piles. Este recorrido no termina aquí, sino que te lleva hasta otras de las playas de la ciudad, como la de Peñarrubia o la del Rinconín, además de presentarte otro de los símbolos de la ciudad que ver en Gijón en un día: la famosa «Escalerona» que desciende hasta la playa.

Imprescindible: fijarse en los nombres adjudicados a cada una de las escaleras que dan acceso a la playa.

2. Iglesia de San Pedro

Al otro extremo de la playa urbana por excelencia de Gijón, encontramos esta coqueta iglesia que parece haberle robado terreno al mar. Un templo de estilo historicista levantado sobre una antigua iglesia del siglo XV e inspirado en el románico y el prerrománico asturiano. Situado a los pies del cerro de Santa Catalina, en la parte baja del barrio de Cimadevilla, –el barrio pesquero de Gijón, oficialmente conocido como «Cimavilla»–, este es el templo más carismático y fotografiado de la ciudad. Su acceso es gratuito y en su interior encontrarás una nave sencilla con, eso sí, unas cristaleras que se asoman al mar.

Imprescindible: cerca de la iglesia tienes las Termas romanas de Campo Valdés, uno de los pocos vestigios romanos en Gijón.

3. Cimadevilla

Es el barrio pesquero de Gijón, el más antiguo de la ciudad. Un entramado de calles y plazuelas ubicado sobre el Cerro de Santa Catalina en las que parece haberse detenido el tiempo. En esta «ciudad dentro de la ciudad», el lugar donde se originó todo, se encuentran algunos de los atractivos más importantes que ver en Gijón en un día. Plazas como la del «Lavaderu», edificios emblemáticos como la Casa Natal de Jovellanos o enclaves como la Cuesta del Cholo son algunos de los rincones que no te puedes perder en tu paseo por la zona más auténtica de la ciudad. Y si la caminata te abre el apetito, aquí se concentran algunos de los lugares más típicos donde comer en Gijón, sidrerías donde catar un buen cachopo, un pastel de cabracho o echarse unos «culines» de sidra.

Imprescindible: contemplar la imagen de la Torre del Reloj o los restos de la muralla romana.

4. Plazuela del Marqués

Presidida por la imagen de una de las figuras históricas más importantes del que fuera el Reino de Asturias –Don Pelayo–, esta plaza situada junto al paseo del puerto reúne importantes edificios de la ciudad como el Palacio de Revillagigedo, un ejemplo único de la arquitectura palaciega asturiana del siglo XVIII. De estilo barroco, hace las veces de centro cultural y alberga numerosas exposiciones a lo largo del año. Junto a él, la pequeña colegiata de San Juan Bautista mira de soslayo al Cantábrico y al puerto deportivo sin dejar de perder de vista la llamativa figura del «árbol de la sidra», una curiosa escultura urbana formada por más de tres mil botellas de sidra erigida en 2013 con motivo de las fiestas de la sidra de la ciudad.

Imprescindible: subir a la Torre del Reloj que hay detrás del Palacio de Revillagigedo para obtener las mejores vistas de la ciudad.

5. Puerto deportivo

Antes de poner rumbo a la Plaza Mayor de Gijón, merece la pena darse una vuelta por el puerto deportivo. Podemos tomar como punto de partida el monumento a la sidra –el ya mencionado «árbol de la sidra»– para, seguidamente, encontrarnos con las típicas «letronas» con el nombre de la ciudad. Si continuamos en la misma dirección, llegaremos a la Playa de Poniente, una playa artificial ubicada entre el puerto y los astilleros bastante popular entre los lugareños. Ya que estás allí, si te interesa el mundo del ferrocarril, a pocos metros tienes el Museo del Ferrocarril de Asturias –uno de los más importantes en su sector–, situado en la antigua estación del norte de Gijón.

Imprescindible: hacerse una foto delante de las letras rojas de la ciudad con un mar de mástiles al fondo.

6. Plaza Mayor

Llegamos por fin al epicentro del casco viejo de Gijón, a la plaza que acoge el ayuntamiento o casa consistorial de la ciudad. De planta rectangular y suelo empedrado, está rodeada por edificios porticados en dos de sus lados, y es una buena muestra de la arquitectura clásica asturiana del siglo XIX. En los soportales de los edificios de dos plantas que la delimitan tienes sidrerias, restaurantes y tiendas de souvenirs en las que lugareños y turistas conviven en armonía. Considerado uno de los lugares imperdibles que ver en Gijón en un día, es un buen sitio para reponer fuerzas antes de subir a lo más alto de la ciudad: al Parque del Cerro.

Imprescindible: no te pierdas los mercadillos que se celebran en la plaza los segundos fines de semana de cada mes.

7. Elogio del Horizonte

Probablemente lo conozcas por su nombre popular: «el váter de King Kong». Así es como suelen llamar a esta enorme escultura de Eduardo Chillida situada en lo más alto del Cerro de Santa Catalina, en el parque homónimo. Hay quien lo considera el símbolo de la ciudad, un lugar lleno de magia que permite, incluso, oír «la música del viento» si te colocas en el centro de la escultura y cierras los ojos. Además de disfrutar de unas envidiables vistas sobre Gijón y el mar Cantábrico, en el Parque del Cerro podrás visitar lo que queda del Fuerte Viejo, una fortaleza militar empleada para defender la península de Santa Catalina de los ataques de piratas.

Imprescindible: dar un paseo por el césped del parque para admirar la colosal escultura desde diferentes perspectivas.

8. Paseo de Begoña

Si después de tachar de tu lista las cosas que ver en Gijón y alrededores te sobra alguna mañana o tarde, te invitamos a que la pases en el verdadero centro comercial de «Xixón», articulado en torno a este paseo arbolado de calles peatonales y zonas ajardinadas. Además de reunir tiendas y terrazas, en los alrededores del Paseo de Begoña tienes el majestuoso Teatro de Jovellanos, donde se celebra el Festival de Cine de Gijón, y el Café Dindurra, el más antiguo de la ciudad, entre otros edificios emblemáticos. Imperdibles son también la iglesia de San Lorenzo o la casa diseñada por Manuel del Busto para Celestino López, de estilo modernista.

Imprescindible: tomarle el pulso a la ciudad tomando algo en una de las terrazas de este popular paseo.

9. Jardín Botánico Atlántico

A las afueras de Gijón, cerca de la Ciudad de la Cultura, se encuentra este espacio verde de 25 hectáreas, un museo vegetal con románticos jardines, ríos y estanques, y hasta bosques de diferentes especies. Anótatelo en las cosas que ver cerca de Gijón. Es, además, un plan interesante y algo que ver en Gijón con niños. Se lo pasarán pipa explorando los numerosos senderos, buscando la salida en su laberinto de laurel o en el museo ubicado en una casería rural tradicional asturiana, la Quintana de Rionda. Además, es un plan idóneo para combinar con una visita a la universidad de Gijón, La Laboral. Puedes incluso comprar una entrada combinada y están muy cerca uno del otro.

Imprescindible: para llegar al jardín, puedes tomar el bus 1, 2 o 18 y parar en el Hospital de Cabueñes.

10. La Laboral

Concluimos nuestro recorrido por Gijón con este atractivo edificio, el más grande de toda España, y también el edificio de piedra más alto, gracias a su torre de 130 m de altura. Por si fuera poco, su iglesia también entra en el libro Guinness de los récords, al contar con la planta elíptica más grande del mundo. Sus orígenes se remontan a la dictadura de Franco. Inicialmente concebida como orfanato para los hijos de los mineros fallecidos, y posteriormente habilitada como universidad, el gobierno del Principado la recuperó después de décadas de abandono para crear en ella un centro cultural, un teatro, y ubicar allí algunas facultades y escuelas superiores y centros de arte e investigación.

Imprescindible: admirar las vistas desde lo más alto de la torre de La Laboral.

Encuentra el viaje ideal

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.