6 cosas que ver en Alicante

Guía de viaje Alicante: qué ver en un día

Capital de provincia, del turrón de almendra y de la paella valenciana, así como uno de los destinos de sol y playa más concurridos y con mejor clima de la Costa Blanca, la coqueta y recogida ciudad de Alicante nos ofrece, además, una atractiva oferta cultural. ¿Te vienes a conocerla?

  1. Barrio de Santa Cruz
  2. Castillo de Santa Bárbara
  3. Playa del Postiguet
  4. Paseo de la Explanada de España
  5. Mercado de abastos y alrededores
  6. Museo «de les Fogueres» de Alicante

Bañada por las cálidas aguas del Mediterráneo, la ciudad de Alicante –capital de provincia y una de las localidades con más tirón de la Costa Blanca– ofrece a quien la visita un clima envidiable, una gastronomía deliciosa, un relevante pasado histórico y unas tradiciones con mucho arraigo. Descúbrela con nosotros.

1. Barrio de Santa Cruz

Alicante es una ciudad no muy grande que podrás recorrer a pie en un solo día. Nosotros te invitamos a empezar por su casco antiguo, el conocido como barrio de Santa Cruz, un entramado de calles peatonales flanqueadas por fachadas encaladas con persianas de colores, macetas de flores y balcones enrejados que poco a poco va ascendiendo hasta llevarte hasta uno de sus atractivos más importantes: el castillo de Santa Bárbara. El barrio más tradicional y con más solera de Alicante se encuentra justo a los pies de este castillo, y está repleto de bares y tabernas donde tomar algo, así como de miradores con magníficas vistas sobre el puerto y la bahía de Alicante.

Imprescindible: pásate por las tranquilas plazas del Carmen y de Quijano, en la parte norte del centro.

2. Castillo de Santa Bárbara

De origen musulmán, esta fortaleza ubicada en lo más alto de la montaña Cara del Moro –concretamente a 166 m– se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad, y una de las cosas que ver en Alicante en un día. Hay varias formas de llegar a él, y una de ellas es a pie, a través del barrio de Santa Cruz, siguiendo el Parque de la Ereta. También puedes hacerlo en coche, bordeando el monte Benacantil, o en transporte público. Si vienes directamente de la playa del Postiguet, también tienes un ascensor que te deja en lo más alto del castillo.

Imprescindible: disfrutar de las vistas panorámicas de la bahía de Alicante desde esta perspectiva.

3. Playa del Postiguet

Y hablando de los atractivos que ver en Alicante, no podíamos olvidarnos de su playa urbana más famosa, a la que cada verano acuden miles de turistas para disfrutar de sus 900 m de arena fina y de sus tranquilas y transparentes aguas. Como era de esperar, tiene todas las comodidades de una playa con el distintivo de Bandera Azul, incluida zona infantil, área para practicar deporte y, por supuesto, chiringuitos donde tomar algo. Desde su orilla tienes la típica estampa de la ciudad, con la Cara del Moro y las murallas del Castillo de Santa Bárbara perfilando el horizonte.

Imprescindible: prepararse para un ambiente de lo más animado, sobre todo en primavera y verano.

4. Paseo de la Explanada de España

Justo al lado de la playa del Postiguet tienes otro de los imperdibles que ver en Alicante en un día: el paseo marítimo por excelencia de la ciudad, punto de encuentro junto al mar y nexo de los barrios de Santa Cruz y el ayuntamiento con la playa del centro. Lo reconocerás por el característico diseño de los mosaicos del suelo –similares, aunque salvando las diferencias, con el del paseo de Copacabana, en Río de Janeiro, Brasil–. El alicantino, eso sí, cuenta con cuatro hileras de palmeras y un sinfín de puestos de artesanía, cafeterías, tiendas y heladerías a los lados.

Imprescindible: llegar hasta el final del paseo para conocer el Parque de Canalejas y la Casa Carbonell.

5. Mercado de abastos y alrededores

Es caer el sol, y las terrazas se van llenando de turistas y lugareños dispuestos a disfrutar del denominado «tardeo» alicantino. No se nos ocurre mejor zona para comenzar con esta ociosa rutina que la del mercado central y sus bares aledaños, especialmente los sábados al mediodía, donde un hervidero de gente que sale del mercado se da cita en los bares de alrededor para probar las tapas y productos del mercado ya cocinados. El ambiente continúa también por la calle Castaños y la zona conocida como «El Barrio». Si lo pillas abierto, no dejes de visitar el interior del mercado de abastos, una construcción modernista de principios del siglo XX con unos 200 puestos divididos en dos plantas.

Imprescindible: darse una vuelta por las tiendas de la Avenida Alfonso X El Sabio, donde se encuentra el mercado.

6. Museo «de les Fogueres» de Alicante

No te puedes marchar de Alicante sin conocer de primera mano una de sus tradiciones populares con mayor reconocimiento a nivel mundial: las famosas hogueras o «fogueres» alicantinas que llenan las playas y plazas de «ninots» en llamas en la mágica noche de San Juan. En este museo de las hogueras alicantino, símbolo de una de las fiestas más emotivas de la ciudad, encontrarás, entre otros, las figuras indultadas que se han salvado del fuego, los trajes que llevan las representantes de las fiestas, o incluso maquetas de las hogueras. Lo bueno es que el acceso es gratuito y que solo cierra los lunes.

Imprescindible: ya que has llegado hasta allí, pásate a conocer el Teatro Principal de Alicante.

Encuentra el viaje ideal