10 cosas que no debes perderte de la Feria de abril en Sevilla

Los hispalenses la llaman la ‘Ciudad Efímera’ porque durante una semana el centro de la ciudad parece trasladarse al barrio de los Remedios, junto al Guadalquivir. Es aquí donde cada año se engalana el  recinto ferial para recibir a sevillanos y visitantes. Si, por fin, te has decidido a que este año sea tu puesta de largo en la Feria de Sevilla, antes de poner un pie en el albero del recomendamos que eches un vistazo a nuestros 10 consejos para que los novatos sobreviváis y disfrutéis al máximo de uno de los mayores orgullos de la capital andaluza.

1. ¿Qué me pongo?

Saca tus mejores galas. Ellos, nada de zapatillas y bermudas (en alguna caseta pueden incluso exigir chaqueta y corbata); ellas: no es necesario el traje de flamenca, pero sí ir bien ‘arreglá’.

2. No quedes con los amigos en la Portada

¿Primer sitio que se nos ocurre? La Portada, igual que a otros cientos de personas. El recinto ferial es enorme: seguro que pensáis en un sitio mejor para juntaros.

3. Cómo llegar y moverse

Llegar en coche propio puede ser caótico: elige el transporte público. Blas Infante y Parque de los Príncipes son las paradas de metro más cercanas. Una vez dentro del recinto, echa mano del plano que puedes descargarte desde la página oficial de la Feria.

4. ¿En qué caseta puedes entrar?

Las públicas (de asociaciones, sindicatos, distritos…) son de acceso libre; para poder entrar en una privada tendrás que hacerte amigo de algún sevillano…

5. Entre semana y de día

Si puedes, ve un día laborable para disfrutar del paseo y contemplar los coches de caballos. Eso sí, no puedes perderte el ferial iluminado, así que un día tienes que ir por la noche, con la juventud.

6. ¿Otro rebujito?

Precaución, feriantes novatos: el rebujito entra solo, pero abusar de él puede ser catastrófico. Tómatelo con calma y acompáñalo con algo de picar.

7. La calle del ‘infierno’

Una Feria de Sevilla no es lo mismo si no te pasas por los ‘cacharritos’, como se conocen popularmente: ruido, luces cegadoras y todo tipo de atracciones.

8. Dinero, dinero, dinero

Nada es barato en la feria: ni las consumiciones en las casetas públicas, ni un viaje en uno de los ‘cacharritos’ ni el tabaco (si te quedas sin cigarrillos). Y, si puedes, lleva efectivo.

9. Caldito de ‘madrugá’ y chocolate con churros

Si vas a bailar hasta el amanecer, tómate el ‘caldito de madrugá’ para asentar el estómago y seguir con la fiesta; y cuando vayas de retirada, pasa por la plaza de las Buñoleras para probar los mejores buñuelos con chocolate del mundo.

10. Adiós con fuegos artificiales

Despide la feria como se merece: presenciando los fuegos artificiales rodeado de sevillanos, muchos de ellos entre lágrimas.

También te podría interesar

Encuentra tu viaje perfecto

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.