Buscar

En bici por Italia

Italia tiene una larga y romántica relación con el ciclismo. Organizadora del Giro de Italia, una de las tres Grandes Vueltas, el país transalpino es, sin duda, una de las cunas del ciclismo. Desde serpenteantes colinas hasta montañas épicas y lagos deslumbrantes, Italia es uno de los mejores y más pintorescos destinos para disfrutar de unas vacaciones en bicicleta. 

Y como, por supuesto, se te abrirá el apetito pedaleando todo el día, es una suerte que el país sea igualmente famoso por su gastronomía. Recarga las pilas con las especialidades locales mientras exploras sus diferentes regiones y asegúrate de hacer una pausa y disfrutar de las vistas a lo largo del camino. 

Toscana

Toscana es EL lugar para practicar ciclismo en Italia. Sus 23.000 kilómetros cuadrados exhiben un patrimonio cultural y lingüístico tan importante que a veces se la denomina como una nación dentro de otra nación. Extendiéndose desde el mar de Liguria y atravesada por cadenas montañosas, es un territorio muy ondulado conocido por sus pintorescos paisajes, influencias artísticas y deliciosos vinos. Una visita a la región es una fiesta para todos los sentidos. 

Explorar la Toscana en bici es como una peregrinación en bicicleta. Un viaje de cinco días te permite recorrer cada rincón de la región. Comenzando en Siena, la ciudad medieval famosa por su Piazza del Campo (y punto de llegada de la carrera de un día Strade Bianchi), atraviesa las impresionantes colinas de Chianti y zigzaguea por el campo hasta llegar a Castagneto Carducci antes de poner rumbo a la isla de Elba. Durante este recorrido atravesarás viñedos, subirás colinas y llegarás hasta el mar, siempre disfrutando de unas vistas increíbles. 

La histórica ciudad de Lucca es un gran lugar para establecer tu campamento base. Lucca es famosa en los círculos profesionales del ciclismo ya que numerosas leyendas de este deporte la han considerado su hogar a lo largo de los años, incluido Mario Cippolini. 

Amenos de 15 km de Lucca, se encuentra el Fiano Loop, una escalada clásica y un tesoro local. Con 5 km de longitud y un desnivel medio del 5,5 %, se trata de una subida que cualquier ciclista experto puede completar. Es posible terminar todo el Fiano Loop en unos 50 km, pero si te gustan los retos, no te pierdas Passo Lucchese o Passo Sella para que la escalada sea aún más exigente. 

Durante tu estancia en Lucca, asegúrate de dedicar parte de tu tiempo a admirar su impresionante arquitectura, como la Torre Delle Ore y Chiesa di San Michele in Foro. Además, Pisa está a solo media hora y es el destino perfecto para una excursión de un día. Y no olvidemos la isla de Elba, justo frente a la costa de la Toscana, que también es una gran excursión. Esta pequeña isla es perfecta para escapar de los habituales recorridos turísticos, se puede conocer en un solo día y ofrece actividades para toda la familia: desde paddle surf en la playa de Fetovaia hasta visitar el Acuario Mediterráneo. 

La región cuenta con dos aeropuertos internacionales: Florencia y Pisa. 

Sicilia

Justo al lado de la punta de la bota de Italia, se encuentra la isla de Sicilia, un lugar con un riquísimo patrimonio en arte, gastronomía y arquitectura. Uno de los atractivos más destacados de la isla es el Etna, el volcán en activo más grande de Italia y uno de los más activos del mundo. 

Explorar el sur de Sicilia en bicicleta es un sueño hecho realidad. Te recomendamos la siguiente ruta, de dificultad media, que te permitirá descubrir algunas localidades más pequeñas, alejadas de los lugares turísticos más típicos y que te ofrece la oportunidad perfecta para vivir una verdadera experiencia italiana como si fueses un lugareño, al mismo tiempo que disfrutas de espectaculares paisajes durante el recorrido. 

Comenzando en Catania, la segunda ciudad más grande de la isla, Caltagirone es la primera parada, un pueblo que se asienta sobre tres colinas diferentes y que es conocido por su cerámica. Desde Caltagirone, atravesando los barrancos de Ragusa, uno de los pueblos más pintorescos de toda Sicilia, se llega hasta Modica. 

La siguiente etapa del viaje es claramente más plana: pasa por Scicli, una localidad poco conocida pero muy hermosa, y llega a Ispica, donde podrás explorar la Basílica de Santa Maria Maggiore. A continuación, siguiendo el río Asinaro, repleto de olivos, cítricos y palacios, llegarás a la meta, Siracusa. Esta elegante ciudad costera rebosa cultura y es perfecta para recuperarse del viaje. 

Dado que la distancia total de la ruta es de unos 275 km, es posible completarla en 3/4 días, dependiendo de tu forma física y del tiempo que dediques a cada ciudad. Ten en cuenta que la primera mitad de la ruta es mucho más montañosa que la segunda. 

Hay dos aeropuertos principales en Sicilia, Catania Fontanarossa International y el aeropuerto de Palermo. 

Lombardía

Lombardía es la región más rica de Italia y su capital es Milán. Si te alejas un poco de la ciudad, encontrarás una red de lagos en las estribaciones de los Alpes italianos que son un paraíso para los ciclistas. 

Un viaje en bici por Lombardía es exigente y, al mismo tiempo, impresionante. Las espectaculares vistas de los Alpes contrastan con resplandecientes lagos y algunas de las montañas más veneradas que se pueden ascender sobre dos ruedas. Un recorrido de cinco a siete días por la región te permitirá verlo todo, pero asegúrate de ir preparado ya que se trata de algunas de las rutas más duras de Europa. 

Desde las alturas nevadas del Paso Stelvio hasta las aguas cristalinas del Lago Como, este viaje te lleva por las carreteras más icónicas del mundo. Una ruta que es, por igual, impresionante y brutal y que recorre caminos con los que todo ciclista sueña. Es una experiencia que recordarás el resto de tu vida: una auténtica peregrinación ciclista. 

Partiendo de Bormio, un pequeño pero impresionante pueblo de montaña con una rica historia, se pueden realizar todas y cada una de las escaladas épicas de la región. El Paso Stelvio es una de ellas gracias a sus curvas cerradas y su altitud, 2.758 m; no es de extrañar que se haya incluido en numerosas ocasiones en el Giro de Italia. Desde Bormio, la subida es de casi 21 km de largo, con un promedio de desnivel de, nada menos, el 7,5%. 

Pedalear por el pintoresco carril bici junto al río Adda hacia el Lago Como es un descanso muy merecido después de tanta montaña. Con forma de Y invertida, Como es uno de los lagos más profundos de Europa y, gracias a su telón de fondo montañoso, uno de los más bellos. Puede que incluso te encuentres con George Clooney o Madonna, quienes poseen una villa a sus orillas. 

El tramo final de este viaje en bicicleta sigue las huellas del pelotón profesional. Il Lombardia, la carrera profesional de un día que se celebra en otoño, es una de las cinco pruebas conocidas como 'monumentos del ciclismo’. La subida de 8,5 km a Madonna del Ghisallo está grabada en los libros de historia de este deporte. Tanto la iglesia como el museo que se encuentran en la cima están repletos de recuerdos y rinden homenaje a algunos de los mejores ciclistas de la historia. 

Sería injusto visitar Lombardía sin pasar unos días en Milán. Tanto si vuelas al aeropuerto de Milán Malpensa o llegas a Milano Centrale en tren, dedica uno o dos días a esta impresionante ciudad, al comienzo o al final del viaje.  

También te podría interesar

Encuentra el viaje perfecto

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.