Cuando estés en Roma, come como un romano

La comida en Roma es increíble. Todo lo que hayas oído acerca de ella ¡se queda corto! Sin duda, este será uno de los mejores recuerdos de tus vacaciones en Roma. Aunque la gastronomía italiana es la perfección servida en un plato, conviene destacar algunas propuestas que son particularmente conocidas en la Ciudad Eterna.

Échale un vistazo al vídeo para saber cuáles son los mejores platos de Roma. Y si te apetece ampliar información acerca de la mejor comida que puedes probar en Roma, consulta la guía práctica que te hemos preparado.

Cacio e pepe versus carbonara

Decir que no a un plato de pasta en este país es una tarea tan complicada como decir que ya has tenido suficiente ración. Entre todos los platos de pasta que podrías probar en Italia, estos dos son el orgullo de Roma. Sería complicado hacerte elegir entre los dos: lo mejor es que pruebes ambos. ¿Qué los vuelve tan especiales? Aquí tienes la respuesta a las preguntas más frecuentes:

Cacio e pepe

¿De dónde viene el cacio e pepe?

No hay duda de que se trata de un plato con historia, pues hay quienes sitúan sus orígenes en el Imperio Romano, cuando los pastores lo preparaban sobre la marcha mientras cuidaban de su rebaño. Sea cierto o no, se trata de una buena historia. No en vano, tal vez este fuera el comienzo del concepto de "comida rápida’".

¿Cuál es la receta del cacio e pepe?

Su propio nombre nos revela el secreto de esta delicia culinaria: queso y pimienta. Pero, cuidado, porque para preparar la receta original hay que emplear sí o sí queso pecorino, que en el dialecto romano recibe el nombre de cacio. Es tan sencillo como agregárselo a la pasta. Vamos, que se trata de un plato bastante básico, con tan solo tres ingredientes. ¿Y qué tipo de pasta usar? Normalmente la tonnarelli, que es una especie de espagueti.

¿A qué sabe el cacio e pepe?

¡Alerta! Pequeño spoiler: si no te gusta el queso o la pimienta ¡es posible que este plato no esté hecho para ti! Con todo, lo que predomina es el delicioso sabor del queso que, en combinación con la pasta, se derrite en la boca.

¿Con qué vino acompañar un plato de cacio e pepe?

Esto ya es un tema muy personal y dependerá de a quién le preguntes. En realidad, es un plato que marida igual de bien con vinos tintos que con blancos. Lo mejor es que pidas el vino de la casa, que siempre estará genial.

¿Cuántas calorías tiene el cacio e pepe?

Estás de suerte porque este no es un plato tan calórico como cabría esperar. Pongamos que tiene en torno a 500 calorías. Sí, es el paraíso de los carbohidratos, pero no se puede decir que su salsa sea especialmente pesada.

Carbonara

Si quieres desconcertar a un italiano, háblale sobre tu maravillosa receta de espaguetis boloñesa. Te mirará con desconfianza. Aunque tal vez tu fuerte sean los espaguetis carbonara. En cualquier caso, las probabilidades de que los hayas estado cocinando mal son muy altas. Así es como se preparan en Roma.

¿Por qué se llama carbonara?

Al igual que sucede con numerosos platos, su nombre se pierde en el tiempo. Esto es parte de su encanto. En teoría, este nombre tan particular se debe a los quemadores de carbón, por lo que podría haber sido el menú habitual de los obreros de las fábricas, pero tal vez se deba a la pimienta negra, puesto que sobre la salsa blanca tiene la apariencia de escamas quemadas. Otra de las teorías relaciona el origen de este plato con las Fuerzas Armadas norteamericanas.

¿De qué está hecha la salsa carbonara?

Para ser claros, raro será que encuentres un trozo de beicon en tu carbonara romana. La carne principal de esta receta debe ser el guanciale, una carne curada típica de Italia que se prepara a partir de la careta del cerdo (algo más parecido a lo que conocemos como panceta). También es habitual que la gente pregunte si la carbonara lleva nata ¡menuda aberración! La salsa se hace exclusivamente con huevo y queso de oveja. 

¿Qué otras cosas deberías probar en Roma?

Cuando se trata de saborear un helado gigante, da igual que haga frío o calor: siempre es el momento adecuado. ¿Que te vas de escapada romántica? Tienes la excusa perfecta para probar las alcachofas, ¡son afrodisíacas! Entre los meses de febrero y mayo están especialmente deliciosas. A pesar de que en Londres se han quedado totalmente desfasados, los callos son toda una delicia culinaria en Roma. Atrévete con la trippa alla romana. No te preocupes, la salsa de tomate lo cubre todo y la vista no tiene por qué enterarse de lo que realmente te estás llevando a la boca.