5 planes con niños en Barcelona

Viajar con niños no es lo mismo que hacerlo por nuestra cuenta. No tenemos la misma libertad para movernos, para comer, con los horarios,... Pero la llegada de un pequeño a casa no es motivo para dejar de viajar: al contrario, es la oportunidad perfecta para hacerlo de una forma diferente, permitiéndonos descubrir el destino visitado desde otro punto de vista. Barcelona ofrece un sinfín de actividades para compartir con nuestros 'enanos', ¿quieres descubrirlas?

1. Excursiones por Collserola

Collserolla, uno de los pulmones de Barcelona, es el destino perfecto para las familias más activas que desean disfrutar de un día en plena naturaleza. Desde Plaça Catalunya solo se tarda 20 minutos en llegar hasta el Baixador de Vallvidriera, desde donde parten dos caminos aptos para niños. La ruta circular de la Font Joana es llana -salvo un tramo de escaleras- y tiene zonas para descansar. Junto a Collserola, en Sarrià Sant Gervasi, está el Parque de l'Oreneta, un bosque urbano adaptado a los niños que, los fines de semana, se puede recorrer en el típico trenecito por un precio muy asequible. En el mismo parque encontramos el Poni Club de Catalunya, por si nos apetece 'cabalgar' por el parque. Junto a la estación del tren está la zona de juegos, que cuenta con tobogán, columpios, tirolina y una nueva zona de juegos. Cerca hay varias zonas de picnic, por lo que podemos comer o merendar allí mientras los niños juegan. Eso sí, hay que tener en cuenta que la tierra y las cuestas no facilitan llevar el carrito.

2. Toboganes gigantes por la ciudad

En Barcelona podemos disfrutar de hasta tres áreas con toboganes gigantes. La primera está en el Tibidiado que, para quienes no lo conozcáis, es el mítico parque de atracciones de Barcelona. Ideal para pasar toda la tarde en familia (con atracciones para todas las edades), cuenta con atracciones históricas como la talaya, el avión o el Museo de los Autómatas. El área de los toboganes, de acceso gratuito, se conoce como el Camí del Cel y también dispone de mesas de picnic para merendar en familia.

En el Parque Diagonal Mar, cerca del Fórum, hay una zona de toboganes gigantes, de diferentes medidas y pendientes; se recomienda llevar una toalla o cartones para disfrutar aún más de los descensos. La zona está rodeada por colinas de césped y también hay un gran estanque.

Por último, hay que visitar los los dos toboganes gigantes de Montjuïc. La montaña mágica es una caja de sorpresas, y a los pies del Castillo nos encontramos con estos dos toboganes en medio del bosque.

3. La magia de Montjuïc

Ya que hemos ido a Montjuïc para tirarnos por los toboganes, aprovechamos para visitar uno de los rincones más interesantes de Barcelona. Si queréis llegar de forma original, os recomendamos subir en teleférico mientras disfrutáis de las vistas. También se puede subir en el Funicular de Montjuïc o en autobús. Justo detrás del Castillo se esconde un parque de educación vial, donde los más pequeños pueden familiarizarse con las señales de tráfico circulando en bici, patinete o coches de juguete.

Un parque muy diferente a lo que estamos acostumbrados son los jardines de Joan Brossa, con su circuito de madera, agua, arena, tirolinas o cojines de sonidos. Con sus tres zonas de juegos quiere recuperar el espíritu de lo que durante 30 años fue el Parque de Atracciones de Montjuïc, del que se conservan el kiosco Damm y el Para-sol, hoy Bar Fanta. Si el tiempo no acompaña, en la Fundació Joan Miró o en el CosmoCaixa seguro que hay alguna exposición o taller para niños. Antes de ir os recomendamos consultar su programación.

4. La 'experiencia' Barça

Es innegable que el Barça es uno de los grandes activos turísticos de Barcelona y de Catalunya. Si no podéis asistir a un partido, siempre os queda la opción de hacer el tour turístico por el Camp Nou. En el museo (el más visitado de Catalunya) podréis visitar el espacio dedicado a Messi o fotografiaros con los títulos del equipo de fútbol, incluido el triplete, y del resto de secciones. El tour también recorre los vestuarios, la sala de prensa, las cabinas de radio y TV y, por supuesto, la salida al césped por el túnel de vestuarios. Recordad consultar horarios y precios en la página oficial.

5. Merendar en Barcelona

La hora de la merienda es sagrada, y seguro que los más pequeños empiezan a exigirla a las cinco de la tarde. Si no quieres cargar todo el día con ella, te proponemos una serie de sitios para merendar con niños. Sin lugar a dudas, nuestra primera recomendación debe ser la Granja La Nena, en Gràcia, donde a su famoso chocolate se suma una zona con juguetes para que se entretengan los niños. Otra gran opción es Sopa, en el barrio de Poblenou, ideal para opciones veganas y que dispone de cuentos y juguetes para entretener a los más pequeños. Nuestra última recomendación es Tata Inti, un ludo-bar en Sants donde disfrutar de sus tartas caseras mientras los niños juegan.

Y ahora que ya estás listo para visitar Barcelona con niños, es el momento de ponerlo en práctica y disfrutar de unos fantásticos días con tu familia en la Ciudad Condal.

También te podría interesar

Encuentra el destino perfecto

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.

Síguenos en