5 cosas que ver en Huelva

5 lugares imprescindibles en Huelva y provincia

Antes de venir a Huelva debes saber que aquí, las gambas son blancas y los ríos rojos, que las playas son kilométricas, de arena fina y aguas cristalinas, los paisajes naturales, de esos «que quitan el sentío», y la tradición futbolera, la más longeva de España.

Huelva, ese rincón de Andalucía, vecina de Portugal y amiga del océano Atlántico, esconde 120 km de increíbles playas, una naturaleza interior no menos impresionante, un legado histórico de mucho peso y una gastronomía para chuparse los dedos. Te mostramos los imprescindibles de la provincia más occidental del sur de España. 

1. Parque Nacional de Doñana

Parada imprescindible –y no solo para los flamencos rosados–, el Parque Nacional de Doñana es una de las cosas que ver en Huelva más impresionantes, sobre todo si eres amante de la naturaleza. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este parque natural conserva una de las mayores reservas ecológicas de Europa. No hay más que ver las más de 300 especies de aves que alberga, y que además escogen sus marismas para descansar en su largo viaje entre Europa y África. Como espacio protegido que es, la mejor manera de conocerlo es con visitas y excursiones guiadas, a poder ser en 4x4. Sin duda la mejor manera de descubrir su rica biodiversidad y diferentes ecosistemas de forma respetuosa.  

Imprescindible: visitar las playas vírgenes de Laguna Del Jaral y la Cuesta De Maneli.

2. Huelva capital

Aunque solo sea para conocer uno de los atardeceres más bonitos de la provincia –el que nos regala el Muelle del Tinto–, tienes que pasar al menos un día en la capital onubense. Cuna del fútbol español, Huelva es merecedora de un paseo por su famoso Barrio de la Reina Victoria y sus casas de estilo victoriano, de una visita a la Casa Colón y al monumento a la Virgen del Rocío y también, por qué no, de unas tapas en la animada Plaza de las Monjas para coger fuerzas antes de ir de compras por la popularmente conocida como «Gran Vía» (oficialmente la Avenida Martín Alonso Pinzón). 

Imprescindible: para no perderte todo lo que ver en Huelva capital, hazte una de las rutas colombinas disponibles.

3. Palos de la Frontera y Monasterio de la Rábida

A tan solo 10 km de la capital se sitúa el que fue el punto de partida de Colón hacia el descubrimiento: el puerto de Palos de la Frontera. Allí se encuentra el famoso muelle de las Carabelas, con una fiel reproducción de «la Niña», «la Pinta» y «la Santa María». Pero antes de llegar, justo en la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, te toparás con el Monumento a la Fe Descubridora, una figura que representa a las diferentes culturas que convivieron en «las Américas». Después de pasarte por el centro de interpretación del muelle, merece la pena desplazarse al Monasterio de Sta. Mª de la Rábida, donde se hospedó Cristóbal Colón antes de partir.

Imprescindible: visitar la Oficina de turismo de Palos, una casa renacentista que fue de los hermanos Pinzón.

4. Isla Cristina

Perfecta para desconectar, esta villa marinera a tan solo 7 km de Portugal regala las más bellas estampas de la provincia, sobre todo cuando la luz del atardecer, en plena bajamar, pinta de naranja los barquitos pesqueros de su coqueto puerto. Eso sin olvidar el espectáculo de la subasta del pescado en su lonja, una de las plazas más importantes de Andalucía. Rodeado por salinas y marismas, una forma interesante de conocer este pueblo es haciendo un paseo en barco por las marismas o contratar una visita guiada a alguna de sus salinas. Y para culminar la visita, no hay mejor sitio para relajarse que sus playas, entre las que se llevan la palma la Central o la del Hoyo. 

Imprescindible: darse un paseo por el casco histórico del pueblo, que se ubica en torno al Paseo de las Flores.

5. Aracena y la Gruta de las Maravillas

Situado en pleno Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche, Aracena es uno de los pueblos más bellos de Huelva. Y es que su paisaje de casitas blancas con el castillo encaramado en lo más alto, y el entorno natural de la sierra que lleva su nombre crean una imagen de lo más bucólica. Uno de los reclamos del pueblo es, sin embargo, la Gruta de las Maravillas, una cavidad descubierta a finales del siglo XIX que reúne impresionantes formaciones coloreadas y preciosos lagos a cada cual más sobrecogedor. Cuando termines la visita guiada –de unos 45 minutos–, te animamos a que remates el día con una ruta de senderismo por el parque natural bañado por los ríos Guadalquivir y Guadiana. 

Imprescindible: subir a lo más alto del castillo de Aracena para disfrutar de las vistas del pueblo y la sierra.

VOLVER AL INICIO

También te podría interesar

Encuentra el viaje perfecto

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.