6 cosas que ver en Almería

Guía de viaje Almería: qué ver y hacer

El Cabo de Gata es probablemente el primer nombre que se te viene a la cabeza al mencionar Almería. Pero la capital de provincia, antaño uno de los puertos más importantes del Mediterráneo, cuenta también con un rico y eléctico patrimonio que merece la pena conocer. ¿Te vienes a descubrirlo?

  1. Alcazaba
  2. Catedral
  3. Refugios de guerra
  4. Puerta Purchena
  5. Cable inglés
  6. Rambla de Almería

Hoy queremos devolverle a Almería capital la luz y el protagonismo que le corresponden. Puede que no tenga la Alhambra, pero tiene la segunda construcción musulmana más grande de España, una identidad única marcada por la historia y un relevante pasado industrial. Sin hablar de sus inagotables horas de sol...

1. Alcazaba

La que dicen es la segunda construcción califal más importante de España fue mandada construir por el fundador de la ciudad, Abderramán III, en el siglo X, y es una de las principales cosas que ver en Almería. Consta de tres recintos bien diferenciados, de los cuales dos son musulmanes, y un tercero que pertenece a la época de la Reconquista. Su visita es gratuita y te llevará unas dos horas largas pasear por sus jardines con aljibes, torreones y palacios. Verás que algunos de ellos solo quedan restos arqueológicos y que otros se encuentran en perfecto estado de conservación. Es el caso del segundo recinto, en el que se rodó parte de la sexta temporada de Juego de Tronos.

Imprescindible: ir con calzado cómodo y llevar agua porque hay muchas escaleras y zonas sin sombra.

2. Catedral

La catedral de Almería o catedral de la Encarnación, construida sobre una antigua mezquita, es una construcción mitad religiosa mitad defensiva con un estilo predominantemente gótico tardío, aunque hay quien habla de estilo ecléctico con elementos renancentistas e incluso barrocos. En cualquier caso, no se parece a la mayoría de catedrales que verás por España. El motivo es que fue construida en el siglo XVI no solo para celebrar el culto religioso, sino también para protegerse de los ataques de piratas berberiscos, de ahí su apariencia de fortaleza. Su visita es de pago y, ojo, consulta los horarios de visita antes de ir, porque son algo reducidos.

Imprescindible: si quieres entrar gratis, puedes hacerlo de 8:30 a 9 de la mañana, aunque no la verás iluminada.

3. Refugios de guerra

La historia ha querido que Almería fuera blanco de muchos ataques durante la Guerra Civil española, de ahí que una de las cosas que ver en Almería sea un sistema de túneles y galerías de casi 5 kilómetros de longitud que sirvieron de refugio para los almerienses durante esos ataques aéreos y navales de las fuerzas sublevadas. Su visita es guiada y probablemente tengas que reservarla con antelación, pero sin duda merece la pena por el realismo que desprenden. Aunque son solo 750 m de galería las que se pueden visitar, este tramo incluye un quirófano, una alacena y diversas salas con inscripciones en las paredes.

Imprescindible: preguntar al guía sobre las anécdotas y el origen de algunas frases hechas de la sabiduría popular.

4. Puerta Purchena

Su nombre original es «Puerta de Pechina», pero una mala pronunciación llevó a que esta, una de las puertas de acceso a la medina durante la época musulmana, quedara para la posteridad como la puerta o plaza de Purchena. Es uno de los imprescindibles que ver en Almería capital, sobre todo porque es el punto de partida para el famoso Paseo de Almería, y porque aquí se concentran algunos de los edificios burgueses más destacados de la ciudad, como la «Casa de las Mariposas», un llamativo edificio color rosado también del siglo XIX y la fuente «del Cañillo», de la que dicen que, si bebes, vuelves.

Imprescindible: continuar caminando por el Paseo de Almería hasta la Plaza Emilio Pérez.

5. Cable inglés

Nos salimos del circuito habitual del centro de la ciudad para llevarte a conocer uno de los atractivos más singulares de la ciudad: el que fuera un cargadero de minerales provenientes de las minas de la provincia de Granada es hoy uno de los símbolos más importantes del pasado industrial de Almería. Esta estructura metálica considerada Bien de Interés Cultural fue construida por una empresa británica –de ahí su nombre– a principios del siglo XX siguiendo las líneas de la escuela de Gustave Eiffel. La encontrarás junto al muelle de levante, en la playa de las Almadrabillas. Desde ahí puedes llegar caminando hasta otro de los ejemplos de la arquitectura del hierro: la estación de ferrocarril.

Imprescindible: hacerse una foto con la estatua de la «Ballena de Gabriel».

6. Rambla de Almería

También conocida como la Rambla de Belén o el paseo de Federico García Lorca por la avenida del mismo nombre que corre paralela a ella, este agradable paseo flanqueado por palmeras y varias especies de árboles más conecta el barrio alto con el puerto de Almería. Viene a desembocar al parque Nicolás Salmerón y a las famosas letras de «I love Almería», todo un homenaje a la tradición del cultivo del tomate que hay en esta provincia. Por el camino te toparás con la mítica «Plaza de las Velas» y la estatua de «La Claridad», un homenaje a las madres que perdieron su vida en una inundación de finales del siglo XIX.

Imprescindible: ya que has llegado hasta allí, hazte una foto con las letras de Almería.

Encuentra el viaje ideal