Guía gay de Londres: dónde ir y qué hacer en esta ciudad LGBTIQ+ friendly

Simon Gage escritor especialiado en viajes y tendencias, redactor de viaje de Gay Times.

Si no se puede ser LGBTIQ en Londres, entonces ¿dónde, por el amor de dios? Londres es la capital gay -¡oficial! - de Europa, con la mayor población LGBTIQ, y puedes ser tú mismo (no importa con qué letra te identifiques o de donde vengas) prácticamente en cualquier lugar de la ciudad (aunque, obviamente, ten cuidado si te pierdes por algún barrio... pero eso ya lo sabes).

Los mejores hoteles LGBTIQ+ friendly de Londres

A la hora de buscar alojamiento, si quieres estar en el corazón del Londres gay y no gastarte una pequeña fortuna, no encontrarás mejor opción que el Z Hotel Soho y el Z Hotel Piccadilly: las habitaciones pueden ser muy pequeñas (algunas ni siquiera tienen ventana), pero son coquetas y elegantes, y están justo donde quieres que estén. Aún más barato (y muy práctico para ir en bus a King's Cross y el Soho) es el Generator London Hostel. Si tu presupuesto es algo más generoso, te recomendamos el Radisson Blu Edwardian Mercer Street: está justo en Seven Dials, el rincón más con más encanto entre el Soho y Covent Garden, y muy cerca de todos los bares gay del Soho. Confía en nosotros, lo agradecerás después de una noche de fiesta.

Bares y clubs gays de Londres

En lo que respecta a barrios gay, el más obvio es Soho. Justo en el centro de la ciudad, ha sido el hogar de los alborotadores desde la época de los burdeles en el siglo XVIII, si no antes. Se trata de un barrio fácil de recorrer, compuesto básicamente por cuatro calles, desde Wardour en el oeste hasta Greek en el este, pasando por Dean y Frith.

Old Compton Street es la vía principal, tan concurrida los fines de semana que se podría pensar que es el Orgullo Gay, aunque solo sea otra noche de sábado. Y toda la vida gay se concentra aquí cuando hablamos de los bares gay de Londres: G-A-Y Bar para los jóvenes de corazón (y con presupuesto ajustado: elige tu momento y los precios son espectaculares); Comptons para caballeros algo más mayores, lleven o no camisa vaquera, de cuadros o de cuero; The Admiral Duncan para quienes les gusta un espectáculo drag con su cerveza; o The Duke of Wellington -conocido cariñosamente como The Welly-, donde puedes quedarte fuera, echar un vistazo al género que pasa por la calle y ver enfrente al elenco de Los Miserables echando un cigarrillo.

En Wardour se encuentra Freedom, más variado y un poco más elegante; en Frith está Circa, que tiene su propia filial, el club nocturno Circa Embankment en The Embankment, y The Village es un clásico a la vuelta de la esquina de Rupert Street Bar, ambos decorados al estilo gay internacional: los dos son divertidos y animados, pero no van a ganar el premio a la mejor decoración interior, ya sabéis a qué me refiero. De hecho, ninguno lo va a ganar, pero la verdad es que no es eso lo que buscamos. Ah, y también hay tiendas gay como Clone Zone, Prowler y Regulation para todo lo que necesites en cuanto a ropa (para salir de clubs, fetichista…) o libros.

Y ya que estamos hablando de bares gay, no es específicamente gay pero sí el lugar más caliente de la ciudad si te gusta ver el mundo LGBTIQ pasar: el exterior del Café Boheme en la esquina de Greek y Old Compton Street. Ah, y el Balans; en realidad hay dos en Old Compton Street (sí, ambos son restaurantes gay) y algunos días el pequeño abre las 24 horas para todos aquellos que salen del club muertos de hambre. Hay, incluso, un garito para lesbianas (más difíciles de encontrar que un unicornio), el SheBar, también conocido como She Soho, en Old Compton Street, justo a la vuelta de la esquina del más pequeño de los Ku Bar, el más grande (con terraza exterior y todo) se encuentra en Shaftesbury Avenue, en Chinatown. En los últimos años se han producido algunos cierres de espacios LGBTIQ de gran repercusión, pero como puedes ver, sigue siendo un negocio en marcha.

Si te gusta la vida nocturna gay y planeas salir de fiesta más tarde y si te apetece ir a Heaven, cerca de la estación de Charing Cross - probablemente la discoteca gay más famosa de Europa - o a G-A-Y Late, cerca de Tottenham Court Road, busca a los repartidores de folletos de G-A-Y Bar por Old Compton Street: puedes conseguir una pulsera que te da derecho a buenos descuentos.

Para una verdadera noche de fiesta gay, lo mejor es que vayas a las fiestas gay de Vauxhall. No hay nada que contar sobre lo que pasa durante el día (lo siento por las tiendas y los restaurantes de la zona, pero saben que es cierto), pero por la noche es donde abren las discotecas y clubes más importantes: los más atrevidos, como The Union (principalmente Hard On y SBN, un clásico de los domingos por la tarde); los más locos como Fire (comprueba su programación porque también organizan noches no LGBTIQ); o los más absurdos, como la Royal Vauxhall Tavern o The Eagle, que incluye las sesiones Horse Meat Disco y Duckie, fiesta vespertina. Sigue caminando hacia el sur, hacia Kennington, y encontrarás The Cock, un bar muy divertido con música divertida para un tipo de público bastante loco. Obviamente, te recomendamos que consultes la prensa y las aplicaciones gays para conocer las últimas novedades, ya que se trata de un ambiente que cambia constantemente.

Más provocadores son The Glory, una experiencia drag alternativa cerca de Dalston, y clubes como Feel It en Omeara, cerca del Puente de Londres, los viernes, y Adonis, una fiesta queer de culto que se desplaza constantemente de una ubicación improbable a otra aún más improbable. Una vez más, consulta las programaciones para estar a la última.

Ah, y si estás de marcha por Londres, recuerda que el metro funciona toda la noche los viernes y los sábados, para que puedas gastarte en (más) copas el dinero del taxi.

Teatro, comedia, arte y cultura

No necesitas que te recordemos la riqueza de la oferta teatral londinense. El West End (Shaftesbury Avenue, justo al lado del Soho, y las calles adyacentes) solo tiene como rival a Broadway, con todo tipo de obras, desde musicales superventas como Los Miserables y Mary Poppins hasta estrellas de Hollywood que actúan en algo muy serio para demostrar que son algo más que una cara bonita, desde el Theatre Royal Haymarket hasta el National Theatre en el Southbank. 

Si buscas una noche cultural de temática LGBTIQ algo más vanguardista, échale un ojo a la cartelera del Soho Theatre, en Dean Street, donde se representan obras con temática de género y de teatro drag, así como comedia y música. El bar de la planta baja tampoco es un mal lugar para pasar el rato. 

El principal festival de cine gay, Flare, organizado por el Instituto de Cine Británico, principalmente desde su sede en Southbank, el National Film Theatre, suele celebrarse en marzo e incluye una gran variedad de películas de todo el mundo, desde sesudos documentales LGBTIQ hasta comedias absurdas. Es una cita obligada, aunque solo sea por el ambiente que se respira en los bares de la zona antes y después de cada proyección.

Todo el mundo sabe que los museos londinenses son de primera categoría y de fama mundial, desde la National Gallery hasta el British Museum, pasando por el Victoria & Albert Museum. Suelen ser de entrada gratuita y, sobre todo en el mes del Orgullo, suelen tener visitas y eventos con temática homosexual. Hay incluso -y esto es una novedad en el mundo de los museos- un museo LGBTIQ llamado Queer Britain en la recién renovada zona de Kings Cross: merece la pena una visita aunque lo único que te apetezca sea ir de compras y tomar algo.

También te podría interesar

Encuentra tu viaje perfecto

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.