En bici por Copenhague

Una de las primeras cosas que se perciben al llegar a Copenhague es el gran volumen de bicicletas. Se trata de una ciudad en la que el 62% de la población se desplaza en bicicleta y los ciclistas superan en número a los conductores de coches por cinco a uno. Y como Donde fueres, haz lo que vieres, lo más lógico es explorar y vivir la ciudad en bici. La vida sobre dos ruedas forma parte de Copenhague tanto como sus coloridas casas, sus antiguos palacios reales, sus modernos cafés y sus parques inmaculados. El ciclismo es una forma de vida y, sin duda, la mejor manera de moverse y vivir la magia de Copenhague.

Richard Abraham,
escritor de ciclismo y guía de viaje 

Qué bici cojo

La mayoría de los habitantes de Copenhague tienen su propia bicicleta, lo que significa que las de alquiler siempre están disponibles para los visitantes. Bycyklen es el nombre de la empresa municipal de bicicletas eléctricas, y blancas, de la ciudad, pero hay otras empresas de alquiler que ofrecen más servicios adicionales: Baisikeli, una tienda de bicicletas y empresa social en Vesterbro; Pedalatleten, situada cerca de la estación de Østerport; y Bike Tours Copenhague, que ofrece tanto alquileres como visitas guiadas. Dado que puedes subir con tu bici en trenes, autobuses e incluso taxis, Copenhague es una ciudad perfecta para explorar sobre dos ruedas.

Qué visitar

Con una población de menos de un millón de habitantes, el centro de Copenhague y todos sus principales lugares de interés se concentran en un área muy reducida. Sus canales son el nexo de unión: el puerto principal al este y los lagos de Copenhague al norte y al oeste.

De una a dos horas

Si quieres seguir el mismo itinerario que el Tour de Francia de 2022 (que comienza en Copenhague con una contrarreloj de 13 km por el centro de la ciudad), dirígete al oeste por el puente Dronning Louises Bro hasta el distrito de Nørrebro. Pasa por la Torre Maersk, el Fælledparken y por Østerbro y vuelve a la ciudad por el Kastellet pasando por la icónica escultura de la Sirenita, símbolo de la ciudad. A continuación, podrás visitar el Palacio de Amalienborg, la Iglesia de Mármol y terminar en los Jardines de Tivoli y la Plaza del Ayuntamiento.

Tres horas

Comenzando en Amalienborg, el trayecto circular de 55 km en sentido contrario a las agujas del reloj te lleva a lo largo de la linde de la ciudad. Pedaleando hacia el norte desde el centro a lo largo del paseo marítimo y a través de Østerbro, dirígete al oeste hacia la zona de lagos y pantanos de Utterslev Mose. A continuación, toma el sendero sin tráfico hacia el sur a lo largo de Vestvolde (las históricas fortificaciones de Copenhague) hasta llegar al mar. Desde allí, rodea el dique hacia el sur de la ciudad antes de girar hacia el norte y volver al centro.  

Cómo llegar

Como parte de una red de transporte público totalmente Copenhagueizada, todos los trenes, autobuses e incluso taxis están equipados para transportar bicicletas. Incluso los autobuses del puerto de la ciudad, que cubren los diferentes canales, pueden transportar hasta ocho bicicletas en horas valle. Los trenes internacionales conectan la ciudad con Alemania, Bélgica, Noruega, Suecia y los Países Bajos. 

¿Quieres saber más sobre cómo viajar con tu bici?

No te lo puedes perder

La repostería danesa, la cultura de los cafés y la cocina nórdica de primera clase: Dinamarca y Copenhague tienen mucho que ofrecer al visitante sobre dos ruedas. Relájate entre las coloridas fachadas y los oscilantes barcos en los muelles de Nyhavn o acércate a Christianshavn, con sus calles empedradas y restaurantes de moda.

La pequeña cervecería Bicycle Brewery es muy popular entre los ciclistas. O si quieres sumergirte en un ambiente ciclista local más entusiasta, pásate por Cranks and Coffee.

El ciclismo está tan arraigado en la vida cotidiana que ninguna actividad está vedada a las bicicletas. Empápate del encanto del Palacio Real de Amalienborg o pasa una cálida tarde de verano en los Jardines de Tivoli, el tercer parque de atracciones más antiguo del mundo. Explora el mercado de Torvehallerne, junto a la estación de Nørreport, y prueba los smørrebrød (sándwiches abiertos) o un pølsevogne (perrito caliente danés) en los tradicionales puestos callejeros.

También te podría interesar

Encuentra el viaje perfecto

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en recibir nuestras mejores ofertas, promociones exclusivas y consejos de viaje. Además, te mantendremos informado sobre dónde puedes viajar.