Tendencias de viajes 2021

Cualquier otro año, en esta época ya estaríamos preparando nuestras listas de viajes: dónde hemos estado, qué (no) nos ha encantado… y, sobre todo, dónde estamos deseando ir el próximo año. Pero 2020 ha sido algo diferente, ¿verdad? Y nuestra bola de cristal tampoco nos muestra un panorama muy soleado para 2021.

Sin embargo, alguien dijo una vez: “La diferencia entre lo imposible y lo posible reside en la determinación personal”. Y gracias a la resiliencia de los viajeros de todo el mundo, las escapadas están aquí para quedarse (siempre y cuando la seguridad lo permita). Las ganas de viajar no han disminuido, aunque sí han evolucionado. No solo hemos descubierto nuevos hábitos y tendencias que han cambiado la forma en que viajamos, sino que probablemente han llegado para quedarse.

Esto es lo que ocurrió en 2020 (y podría seguir ocurriendo en 2021) junto con algunas nuevas tendencias para que las tengas en cuenta. Entonces, ¿qué tipo de viajero eres tú?


El que se apuntó al último minuto

Cuando se levantó el confinamiento vimos que los ‘planificadores’ se convirtieron masivamente en ‘reservadores’. Históricamente, la división entre quienes reservan con mucha antelación y los que acuden a las ofertas de última hora era muy clara; sin embargo, en 2020 esa línea se ha diluido y hemos visto cómo los ‘planificadores’ siguieron planeando pero reservaron en un abrir y cerrar de ojos. Esto ha significado un gran cambio de mentalidad que, creemos, continuará en el 2021: veremos cómo la lista de viajes deseados se va a convertir en una lista de deseos bien planificada y reservada al momento.

El que descubrió un nuevo palabro, ‘Staycation’

‘Staycation’ (del inglés “stay”, quedarse, y “vacation”, vacaciones) es un concepto que sí que que ha llegado para quedarse. Y podría resumirse en el placer ‘obligatorio’ de (re)descubrir lo que tenemos a la puerta de casa. Porque, literalmente, hemos tenido que ir de vacaciones a... casa, lo que nos ha permitido explorar parques y rincones que quizá no habíamos tenido ocasión de apreciar hasta ahora por nuestras anteriores rutinas laborales. Viajar en 2020 ha supuesto pasar del ‘cómo de lejos has ido’ al ‘qué has visto’; hemos disfrutado de las playas y montañas cercanas y, muchos de nosotros, hemos re-descubierto nuestras ciudades con muchísima menos gente.

El de los parajes remotos y espacios naturales

Puede que ‘distanciamiento social’ haya sido uno de los conceptos más buscados en Internet en 2020. Y, desde luego, no hay nada como la naturaleza para evitar multitudes y respetar los dos metros de separación. Pero un lugar remoto no significa que tengas que ir muy lejos: 

  • Finisterre, en la provincia de A Coruña, significa ‘el fin de la Tierra’.
  • A pocas horas de vuelo, la isla de Hierro ofrece una experiencia verdaderamente única: reserva de la Biosfera, 100% sostenible, paisajes volcánicos, bosques milenarios y ¡Wifi gratuito en toda la isla! Porque el distanciamiento social no implica, necesariamente, estar solo. 

El que tenía la celebración de su vida

Si este 2020 te ibas a casar o celebrar el cumpleaños entre los cumpleaños, es muy probable que estés un poco jo...robado: lunas de miel suspendidas y fiestas cumpleañeras pospuestas hasta el próximo año. 2021 podría ver un boom de fiestas y celebraciones (¡esas despedidas de solter@s!) y esperamos un importante aumento en las reservas de grupos: la gente va a querer aprovechar al máximo sus viajes para poder pasar tiempo con sus familiares y amigos, algo que no fue fácil en 2020. ¡Predecimos fiestas aún más grandes de lo habitual en lugares como Ibiza y Mykonos! 

El que se apuntó a ‘viajar sin prisa’

2020 nos ha obligado a bajar el ritmo. Aunque inicialmente supuso una conmoción para muchos, la mayoría ha dicho adiós al FOMO (Miedo a perderte algo, en sus siglas en inglés, Fear Of Missing Out ) para dar la bienvenida al JOMO (Joy Of Missing Out), es decir, la alegría de perderse algo y disfrutar del momento. Y esto se ha visto reflejado en la forma en que viajamos y viajaremos. ‘Viajar sin prisa’ no significa retrasos, significa viajar durante más días y tomarse su tiempo en destino, visitar más de un sitio en cada país en lugar de viajes relámpago de ida y vuelta. Para aquellos que tuvieron más tiempo, supuso poder sentarse delante de la Fontana de Trevi (¡completamente solos!) o tumbarse en la playa sin pelear por un hueco en la arena.

El que descubrió el ‘workation’

‘Workation’ = teletrabajo + vacaciones. 

Aunque para muchos el teletrabajo ha supuesto readaptar su domicilio a las nuevas necesidades (instalar un escritorio en la habitación libre o apoderarse de la mesa de la cocina en el piso compartido), a muchos otros les ha dado la oportunidad de mudarse y trabajar, por ejemplo, desde el campo. A medida que el teletrabajo es cada vez más necesario para la sociedad y ventajoso para las empresas, en 2021 esperamos un incremento en este tipo de viaje: cierras el portátil y comienzas a disfrutar de nueva ubicación como si estuvieras de vacaciones. Eso sí, recuerda no dar mucha envidia en tus videoconferencias porque, en algún momento, tendrás que volver.

El que tiene su propia ‘burbuja’

En 2021, los viajes no girarán en torno a “dónde vas” sino con “quién vas”. Exacto, estamos hablando de la “burbuja”. Olvídate de los ‘Me gusta’ de Facebook o Instagram: tus posibilidades de estar entre los elegidos para irte de vacaciones dependerán de tu estado social post-Covid. El próximo año veremos muchas más vacaciones en grupos de solo adultos, es decir, con ‘la familia elegida’ (recuerda que vas a necesitar a alguien con quien compartir la cuarentena cuando vuelvas a casa). Los viajes familiares multigeneracionales también van a ser tendencia: hay que recuperar el tiempo perdido con la familia. 

Por lo tanto, si algo hemos aprendido en 2020, es que no importa el destino sino la compañía. Y estaría bien compartir con ellos una escapada a Ámsterdam o una semana en la playa.

También te podría interesar

Síguenos en