Qué ver en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz

La primera vez. La primera vez de una reina. La primera vez de Isabel La Católica. La primera vez de Isabel La Católica frente a todo un océano, el Atlántico. En 1478 los Reyes Católicos visitaron Sanlúcar de Barrameda por expreso deseo de ella, que quería ver el mar. El lugar elegido ofrece una de las mejores panorámicas de la localidad gaditana: la torre del Homenaje del Castillo de Santiago.

Qué ver en Sanlucar: Castillo de Sanlucar
Castillo de Sanlúcar. Fotografía cedida por www.cadizturismo.com.

Esta fortaleza data del último cuarto del siglo XV y es el edificio más antiguo y monumental del municipio. Se encuentra en el barrio Alto de Sanlúcar, la zona que concentra mayoritariamente el patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad. Su torre compite en majestuosidad y altura, por qué no decirlo, con la de la iglesia de Santa María de la O, un templo construido en 1360 de estilo gótico mudéjar sevillano. En el recorrido por la historia de estas tierras hay que pasar por el Palacio de los Duques de Medina Sidonia, el de Orleans Borbón, actualmente sede del ayuntamiento sanluqueño, y un hospedaje muy especial, Posada de Palacio, que ocupa un palacio construido en torno al siglo XVIII.

Qué ver en sanlucar de barrameda: ayuntamiento
Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda. Fotografía cedida por www.cadizturismo.com.

Si las paredes, los caminos y el río Guadalquivir que baña sus orillas pudieran hablar darían buena cuenta de la intensidad del pasado de este destino que se asienta en el margen izquierdo del estuario del río Guadalquivir, frente al Parque Nacional de Doñana. Esta privilegiada ubicación geográfica es a la que debe lo que es y será, un lugar de tránsito y comercio, parada y fonda para el buen comer y el buen beber. Del Guadalquivir emergen sus hasta seis kilómetros de playa, el magnífico legado patrimonial que le supuso ser en el pasado la Puerta de América, epicentro de las idas y llegadas de grandes personajes de nuestra historia, como Colón y Magallanes. También la gastronomía. ¿Sabéis cuál es el sabor que define estos lares? Pescados y mariscos, frutos del mar y manzanilla para un perfecto maridaje. ¿Y los mejores sitios para degustarlos? Sigue leyendo… El barrio Bajo de Sanlúcar de Barrameda –la ciudad se divide en la parte Alta y Baja– es el paraíso de los ‘disfrutones’. No hace falta ser un foodie para apreciar el sabor de las gambas blancas, los langostinos tigres o las tortillitas de camarones y esta zona es la mejor, con numerosas bodegas y tabernas y con barriadas marineras que mantienen su actividad y el encanto de antaño, como es Bonanza y Bajo de Guía.

Manzanilla y langostinos de Sanlúcar
Manzanilla y langostinos de Sanlúcar. Fotografía cedida por www.sanlucarturismo.com.

Desde aquí podemos embarcar en el Real Fernando, un buque histórico que recorre las marismas y desde el que podemos conocer el Parque Nacional de Doñana. Hay varias opciones de visita: en el barco, con paradas a pie por el paraje natural; combinando la navegación con recorridos en todoterreno para conocer todos sus ecosistemas. En paralelo al río nos encontramos con un paisaje de espectacular blancura y unos tonos que parecen ser de otro mundo. Son las salinas y en línea a estas nos encontramos con el llamado ‘camino de las salinas’. La mezcolanza de colores forma una estampa llena de magia, pues contrasta el blanco de la sal con la espesura del cercano pinar de la Algaida y el Coto de Doñana al fondo del cuadro.

Sanlúcar: de sus playas y caballos va el verano sanluqueño

Seis kilómetros de playas hacen de la ciudad un destino ideal para visitar en primavera y verano. Nos encontramos con Bonanza, Bajo de Guía, La Jara y La Calzada y Las Piletas. Estas últimas son las más célebres, pues cada mes de agosto se convierten en escenario de las carreras de caballos. Juntas ocupan unos dos kilómetros del litoral gaditano. ¿Qué tiene este espectáculo que tanto engancha? El atardecer gaditano, las marismas y el ambiente que se genera, una playa espectacular y una tradición que data de agosto de 1845. Es decir, va camino de dos siglos de historia. Generan mucha expectación y son muy conocidas por lo que es recomendable que cuando se convoque la temporada de carreras 2017 reservemos alojamiento con tiempo y planifiquemos la escapada. Más información en la web de la sociedad creada para gestionar este evento, www.carrerassanlucar.es.

Carreras de Caballos de Sanlúcar
Carreras de Caballos de Sanlúcar. Fotografía de Margarita Ricart/ www.cadizturismo.com.

Respecto a los otros rincones donde disfrutar del baño, señalar que Bonanza es la que está justo en la desembocadura del Guadalquivir. Muy conocida por la tranquilidad de sus aguas y por su arena dorada, con unas vistas maravillosas y una postal única gracias a las barcas que floran a escasos metros de la orilla. Le sigue Bajo de Guía, que es la más pequeña. Por ella cruzan cada año las hermandades que van camino de El Rocío. Finalmente está La Jara, con algo más de un kilómetro y medio. Flanqueada por los acantilados de barro del Espíritu Santo y por un paisaje dunar muy bonito.

La ruta del buen comer y beber por las calles de Sanlúcar de Barrameda

Unos párrafos atrás dimos un aperitivo de lo mucho y rico que podemos encontrar en los bares sanluqueños. En el barrio Bajo es donde se concentra la bulliciosa vida del pueblo y donde se mezclan olores y sabores que enganchan a vecinos y visitantes. Este podría decirse que se reparte entre la plaza del Cabildo y la de San Roque, unidas por la calle Ancha. Justo en la primera se encuentra uno de los referentes gastronómicos de la localidad, Casa Balbino, que se hace llamar “el templo de las tortillas de camarones”. Son famosos por estas y por los langostinos y las ortiguillas. Desde Casa Balbino nos recomiendan además su saleroso, ¡habrá que probarlo! Ah, "y las patatas aliñás con selva de Sanlúcar". Una taberna típica que es paso obligado de cualquiera que pise esta tierra de la que compartimos unas fotos que os abrirán el apetito seguro.

Casa Balbino, un clásico sanluqueño donde degustar tortillitas de camarones y langostinos, entre otras muchas cosas.
Casa Balbino, clásico sanluqueño. No te pierdas las tortillitas de camarones y langostinos, entre otras cosas.

Otro restaurante a anotar en la agenda es la Taberna Argüeso, especialistas en atún rojo de almadraba. Ellos han apostado por diferenciarse y lo preparan de las formas más variopintos. La experiencia de comer sushi en Sanlúcar en un establecimiento típicamente gaditano seguro que no tiene igual. Argüeso ocupa el que fuera un convento dominico del siglo XVI y desde el año 1822 está relacionado con el mundo del vino y la cocina. Pasó de ser Bodegas Argüeso a la taberna populosa que hoy nos encontramos. Un tercero, que seguro hay tiempo –y estómago– para todo: Casa Bigote, en el barrio de Bajo de Guía. Es un restaurante que goza de gran reconocimiento no solo en la zona, sino en toda Andalucía, y se dedican en exclusiva a cocinar (casi) como nadie pescados y mariscos, especialistas en langostinos de Sanlúcar, pescado de roca y un carpaccio de gamba blanca que deberías probar sí… o sí.

Casa Bigote, un restaurante reconocido en toda Andalucía.
Casa Bigote, un restaurante reconocido en toda Andalucía.

Todos ellos destacan en su carta los vinos. ¿La especialidad de la casa? La manzanilla, cómo no. Y es que Sanlúcar no solo son marismas y carreras de caballos, excelentes pescados, salinas y el parque de Doñana. También es tierra de viñedos y no en vano nos encontramos aquí con unas instalaciones vitivinícolas de 1821. Nos referimos a las célebres Bodegas Barbadillo. ¿Cómo no ofrecer al visitante la mejor de las manzanillas si andamos por uno de los sitios donde más y mejor se elaboran.

Bodegas Barbadillo en Sanlúcar de Barrameda. Foto: www.barbadillo.com.
Bodegas Barbadillo en Sanlúcar de Barrameda. Foto: www.barbadillo.com.

No deberíais dejar este destino sin conocer sus centenarias bodegas. Hay visitas guiadas de varios tipos, con degustaciones incluidas. Además, cuentan con un Museo de la Manzanilla donde se nos acerca la forma de fabricar estos caldos y todo lo que rodea este tipo de vinos, la cultura, el folclore y las raíces de un pueblo que se identifica al máximo con esta marca. Hasta aquí llega nuestra propuesta de escapada. Como podéis comprobar, hay mucho –y delicioso– por descubrir en Sanlúcar de Barrameda, así que no dudéis en buscar hoteles baratos en Sanlúcar en Rumbo y reservar el próximo fin de semana para poner rumbo al sur. La que fuera Puerta de América tiene las puertas abiertas a todo el mundo.


Fotografía destacada cedida por www.cadizturismo.com.