ahora es Rumbo

Menú
Mi Rumbo¿Necesitas ayuda?
Para reservar0034 911 365 739Red fija. Coste depende del operador Política de privacidad
Ofertas Vuelos + Hotel en Rusia
Cada día, una nueva oferta

Al mejor precio: reserva juntos tu Vuelo + Hotel en un solo clic

Viajar nunca fue tan fácil

Pago fraccionado: garantiza tu plaza con un pago de solo el 25%

Más de 15 años de experiencia

A tu servicio: llámanos y reserva tu viaje también por teléfono

Viajes a Rusia

Descubre las mejores ofertas de viajes a Rusia: utiliza nuestro buscador de vuelos + hotel para obtener las mejores ofertas en viajes baratos a Rusia.

Documentación para viajar a Rusia

Para visitar Rusia es necesario presentar el pasaporte en vigor, con una validez mínima de 6 meses después de la fecha de regreso del viaje, y contar con un visado turístico del que suele encargarse el tour operador. Para la solicitud del visado de Rusia, el Consulado General en Madrid requiere los siguientes documentos: si se viaja en grupo, fotocopia de la última página del pasaporte y tres fotografías iguales; si es un viaje individual: pasaporte original y 3 fotografías iguales. Independientemente de lo indicado, la mayorista de viajes deberá presentar un formulario de solicitud debidamente cumplimentado, carta solicitud donde se indique la ruta y número de referencia de la reserva, así como la confirmación de los servicios. La mayorista deberá mantener un contrato de colaboración con la agencia receptiva rusa o ucraniana. Los plazos de presentación para la solicitud de los visados son rigurosos en ambos casos. El importe de la emisión puede variar sustancialmente si el interesado no se ajusta a los plazos debidamente indicados en los folletos turísticos.Para ingresar en el resto de las Repúblicas de la ex - Unión Soviética, hay que realizar trámites similares, no existiendo en España ninguna representación consular, por lo que el trámite habrá que dejarlo en manos del tour operador. Al momento de llegar a Rusia, por avión, hay que pasar el control de pasaportes y visados. Hay que tener paciencia ya que este control suele ser muy lento. Una vez finalizado este trámite hay que recoger el equipaje para pasar el control de aduanas. Aquí es necesario sellar las declaraciones de aduana previamente cumplimentadas (se pueden obtener a la llegada del aeropuerto). Estas declaraciones de aduana serán rellenadas sólo por aquellas personas que lleven más de 500 dólares norteamericanos o su equivalente en otra divisa convertible. Por tanto, aquellas personas que lleven menos de la referida cantidad, no rellenarán ninguna declaración y saldrán directamente por el corredor verde. Actualmente, en ningún caso, hace falta declarar cámaras de vídeo, fotos, joyas, salvo objetos de extremo valor. Al momento de abandonar Rusia, sólo aquellas personas que hicieron sellar su declaración de aduna al entrar, deberán rellenar otra declaración de aduana. Ambas declaraciones deberán ser entregadas en el control aduanero. No se pueden introducir drogas, armas o prensa pornográfica. Está prohibido sacar del país más de 250 gramos de caviar y más de 2 botellas de vodka, así como antigüedades, iconos y cuadros de valor, que en caso de ser detectados por la aduana serán confiscados. En algunas tiendas ofrecen un papel conforme se pueden sacar del país la antigüedad o el icono que se piensa comprar. Este papel, la mayoría de las veces no sirve para nada.

¿Qué prendas llevar?

Si se viaja en verano, junio y julio, es aconsejable llevar ropas cómodas apropiadas para temperaturas de entre 15 y 20 grados centígrados. No olvide el paraguas y un chubasquero. A partir de mediados de agosto deberá protegerse del frío con gruesos jerseys sobre todo por la tarde y en invierno. Hay que llevar ropa de mucho abrigo con especial hincapié en calcetines de lana, calzado forrado, abrigo muy grueso y un gorro. No olvide algún medicamento contra la gripe o las anginas. 

¿Qué visitar en Rusia?

Moscú, San Petersburgo y Kiev son las tres ciudades más importantes de la llanura europea de la Comunidad de Estados Independientes. A lo largo de su historia las tres han ocupado un lugar predominante. Iniciaremos nuestro recorrido por Moscú, para después viajar a la siempre enigmática y monumental San Petersburgo. Seguidamente realizaremos un recorrido por el circuito conocido como "Ciudades Medievales Rusas", conocidas también como "El Anillo de Oro".

1. Visitar Rusia: Moscú

La capital de la República Rusa, Moscú, está rodeada por colinas que circundan la ciudad en la que se mezclan con un gusto exquisito monumentos, parques y zonas residenciales con preciosos jardines. Surcada por el Río Moscova, la ciudad se encuentra salpicada por numerosos canales y ríos navegables que la unen con otras zonas del país conectando con el Mar Báltico, el Negro, el Blanco, el Azov y el Caspio. Pero no sólo está bien comunicada a través del agua, Moscú cuenta con un impresionante despliegue de redes de comunicación, por aire, cuenta con un aeropuerto que admite vuelos internacionales y por tierra con una excelente red de ferrocarril y de carreteras. Esto ha permitido que la capital de la República haya desarrollado una economía muy diversificada tanto en industria como en el sector alimentario y sobre todo, en el campo editorial. Moscú, además, cuenta con una estupenda red de metropolitano y con numerosas líneas de autobús, tranvía y trolebús. El recorrido puede iniciarse por uno de los lugares más representativos de toda la Comunidad de Estados Independientes, la Plaza Roja. La Plaza Roja El centro de la vida de Moscú se encuentra situado en esta plaza. Fue proyectada por orden de Iván III con el fin de crear un espacio abierto frente a las murallas del Kremlin que impedían los incendios, frecuentes en la época y que podían arrasar la ciudad en poco tiempo ya que los edificios estaban construidos con madera. Llegar es muy fácil ya que todos los transportes públicos pasan por ella. Realmente hermosa, la Plaza Roja es una de las más grandes del mundo con una extensión de 74.831 metros cuadrados de superficie, 695 metros de largo y 130 metros de ancho. Está flanqueada por las murallas del Kremlin al oeste, los almacenes GUM al este y la catedral de San Basilio al sur. Presidiendo la plaza, solemne se levanta el Mausoleo de Lenin. Aunque en un principio fue de madera, desde 1930, el granito rojo ucraniano resalta bajo el sol moscovita la belleza de esta pirámide truncada, cuya parte superior está ocupada por una columnata. La entrada, celosamente guardada por dos militares con uniforme de gala, da acceso a una cripta refrigerada en cuyo centro se hallan, conservados perfectamente, en el interior de una urna de cristal, gracias a un complejo proceso de momificación, los restos de Lenin. A los lados se encuentran las banderas de la Comuna de París, regalo de los comunistas parisinos en 1924 y la de la Internacional Comunista. Este mausoleo fue proyectado en solo dos días por Aleksei Scusev, los siguientes a la muerte del dirigente ruso acaecida el 21 de enero de 1924. Al principio fue construido en madera para, en 1929 y 1930, ser reconstruido en granito rojo de Ucrania. El sepulcro es obra de Konstantin Melnikov. Después de visitar el Mausoleo se suele pasar a su parte trasera. Allí junto a los muros del Kremlin, rodeadas de árboles, se encuentran las tumbas y nichos de comunistas de relevancia como Stalin, el americano John Reed, Karpov, el noruego Olsen, Gorki y el astronauta Gagarin entre otros. A un extremo de la Plaza Roja se encuentra el Museo Histórico del Estado construido en los años 1878-1883. En el lado este de la plaza, los Gosudarstvenniy Universalniy Magazin, más conocidos como Almacenes GUM que ocupan 250 metros distribuidos en tres pasajes repletos de tiendas que tiene tres pisos cada una. Su construcción, de finales del XIX, fue proyectada por Pomeranceu respetando la ubicación y distancias del mercado del siglo XV que existía en aquel lugar pero envolviéndolo con bóvedas de cristal y estructura de hierro, los materiales más modernos en aquel momento. La Catedral de San Basilio, construida por mandato de Iván el Terrible, se levanta al sur de la Plaza Roja. La torre del centro, en forma de piña, está rodeada por nueve cúpulas de distintos tamaños y colores realmente bellas y originales. Estas nueve cúpulas corresponden a nueve capillas a las que en 1588 se añadió una más para acoger los restos de Basilio, el vidente que predijo la muerte del hijo de Iván el Terrible a manos de su padre. El interior, en el que se mezclan perspectivas realmente curiosas y piedras de distintos colores, consigue un entorno muy apropiado para la oración y el recogimiento. Son muy interesantes los frescos del siglo XVI. Al frente de la catedral se encuentra el Lobnoe mesto, pedestal de piedra en forma de círculo en el que se presentaban los herederos al cumplir 16 años, se leían los edictos de los zares y se ejecutaban las penas capitales. Entre la Catedral y el pedestal se levanta el primer monumento civil de Moscú, el Monumento a Minin y Pozarski, realizado en 1818 por Martos. Esta escultura honra a los héroes que consiguieron la liberación de la ciudad del dominio polaco en 1612 y fue pagada en su totalidad con dinero conseguido en una colecta popular.El Kremlin Después de conocer a fondo la Plaza Roja hay que traspasar la muralla para entrar en uno de los conjuntos artísticos más impresionantes del mundo, el Kremlin. Rodeado por 2 kilómetros de muralla, con 20 preciosas torres, que se pueden recorrer a través de un paseo paralelo al río y el jardín Alesksandrovskiy que hacía las funciones de foso del Kremlin. Esta ciudad dentro de la ciudad se ubica en una colina de 40 metros de altura. Construida en madera en 1156 fue arrasada por el fuego 82 años después para ser reconstruida ya en piedra blanca en 1368, lo cual no evitó que fuera nuevamente destruida, esta vez por los tártaros. El Kremlin que conocemos hoy es obra de los arquitectos italianos Fiovaranti, Solari, Sforza, Rufo y Aloiso, todos ellos contratados por Iván III. Con el mandato de Pedro I el Kremlin dejó de ser el centro del país ya que el zar temía que se repitieran las intrigas y asesinatos que tuvieron lugar en el interior de esta fortaleza. Por ese motivo trasladó la corte a San Petersburgo en 1713. Esta impresionante ciudadela recuperó su importancia con la revolución de 1917 al instalarse el Gobierno Soviético en sus hermosos palacios. Para acceder a la ciudad fortificada los turistas tienen que entrar por la Torre Spasskaia (de San Salvador). Esta torre octogonal fue construida en 1491 por Solari y restaurada en 1625, año en que se instaló el Kremlevskie Kuranty, famoso carrillón de 10 campanas y 25 toneladas de peso cuyo sonido es retransmitido por Radio Moscú a las seis de la tarde y a las doce de la noche. La torre está presidida por un hermoso icono del Salvador ante la que debían quitarse el sombrero todos los ciudadanos, incluido el zar. También son obra de Solari, aunque no alcanzan la belleza de la torre Spasskaia, la Torre del Senado, la dedicada a Nicolás de Mozajsk cuyo punto más alto alcanza los 70 metros de altura, la Torre del Arsenal, la torre Borovickaia, actual salida de los visitantes del Kremlin y la de Constantino y Elena. De las restantes 14 torres de la muralla destacan la Torre de la Trinidad por ser la más alta con 80 metros y la Torre del Agua, por estar rematada con una estrella de rubí.Interior del Kremlin Si le ha gustado el exterior, el interior del Kremlin le deslumbrará. Comenzando por la Ivanovskaya ploschad, el Arsenal, de enormes dimensiones, pintado de amarillo y blanco, es el palacio en el que los oficiales zaristas ofrecieron la última resistencia ante los revolucionarios en 1917. Fue construido por Conrad y el ruso Ivanov por mandato de Pedro I en los años 1722 y 1736 y reconstruido por Bove en 1828 tras la guerra contra Francia. En el jardín se pueden ver 875 cañones pertenecientes a los dos ejércitos que participaron en esta guerra. Muy cercano a él se halla el Senado, palacio triangular que solo se puede visitar solicitándolo con mucha antelación ya que normalmente está reservado para invitados o delegaciones de Estado. En su interior se conservan las estancias en las que residía Lenin tal y como estaban cuando el dirigente ruso las utilizaba, la sala en la que se celebraban las sesiones plenarias del PCUS y las salas que acogían desde 1918 al gobierno soviético. Del Senado se pasa al Ex - Palacio del Presidium del Soviet Supremo de la URSS que acoge el Teatro del Kremlin desde 1958. Al frente del Arsenal se levanta el Kremlevskiy Dvorets siezdov (Palacio de los Congresos) de cristal, aluminio y mármol que le confiere un aspecto mucho más ligero que el que corresponde a un edificio con 800 habitaciones y una sala de conciertos con un aforo de 6.000 personas. Fue construido por un equipo de arquitectos bajo las ordenes de Posochin en tan algo más de un año. Se inauguró el 17 de octubre de 1961 con la función de Palacio de Congresos. Únicamente se puede visitar si se acude como espectador a la representación de un espectáculo o un concierto. Sus dimensiones son 120 metros de longitud, 27 metros de altura, 70 metros de ancho y 15 metros de profundidad. En esta zona del Kremlin se encuentran también la Estatua de Lenin, obra de Pincuk y Speranskiy, la Zarina de las Campanas, fundida por Iván Motorin y su hijo Mijail, que es la campana más grande del mundo con 24 toneladas de peso, 6.14 metros de altura y 6.6 metros de diámetro, y el Zar de los Cañones que, aunque nunca se ha utilizado, es también el mayor del mundo con 200 toneladas de peso, 5.34 metros de largo y 890 mm. de boca de cañón. Fue fundido por Cochov en 1856. La siguiente plaza es la de mayor antigüedad de Moscú y quizá, la más hermosa. Es conocida como la Plaza de las Catedrales. En ella se encuentra la joya del Renacimiento ruso, el Campanario de Iván el Grande, denominado así por la Campana de la Asunción, de 64 toneladas de peso que era la encargada de anunciar las grandes celebraciones y también la muerte de los zares con tres fúnebres campanadas. Fue fundida por Zavjalov y Rusinov en el siglo XIX. El campanario alcanza los 81 metros de altura y está compuesto por dos cuerpos de piedra blanca de tres plantas cada uno. A su derecha se encuentra la Catedral del Arcángel San Miguel, construida por Lamberti de Montagna de 1505 a 1508. Este edificio de gran elegancia y belleza, que sigue los cánones del Renacimiento italiano, acabó con el sobrio estilo de las construcciones del Kremlin. En su interior destacan el icono del Arcángel San Miguel de Zubov y Zolotarev y las capillas funerarias de los zares y sus familias con 46 sarcófagos, entre los que destacan los del Príncipe Vsevolodovic, el zar Fiodor Ivanovic y el de Iván el Terrible adornado con un retrato del temido zar realizado por Gerasimov. En la sacristía se pueden admirar hermosos frescos de 1564. Enfrente de la Catedral se levanta la que fue capilla privada de los zares, la Catedral de la Anunciación. Destacan las nueve cúpulas doradas que contrastan con el blanco del edificio en el exterior. En el interior, los frescos de 1508, el suelo de jaspe y ágata y el iconostasio de 1405. La historia nos cuenta que tras el tercer divorcio de Iván el Terrible la iglesia ortodoxa le impidió el paso al templo por lo que el zar hizo construir la escalera cubierta desde la que seguía las celebraciones religiosas. A la derecha de este edificio está la Catedral de los Doce Apóstoles, rematada por cinco cúpulas de gran belleza y en cuyo interior se puede ver un precioso iconostasio. A su costado, el Palacio de los Patriarcas, obra de Ochiebinin y Konstantinov que tiene como característica esencial el no tener ninguna columna que sirva de apoyo a los 28 metros cuadrados de la Sala de la Cruz. En la actualidad el Palacio es la sede del Museo de Artes Aplicadas del Siglo XVII que contiene objetos de gran valor y una estupenda colección de manuscritos miniados de los siglos XVI y XVII.Frente a ella destaca la magnífica Catedral de la Asunción en la que se mezcla lo mejor de la arquitectura rusa con la elegancia innata del Renacimiento italiano siendo el edificio más representativo de Moscú. Esta catedral fue construida por Fioravanti en los años 1475 y 1479 por orden de Iván III. En el exterior destaca la fachada y las cinco cúpulas doradas en forma de bulbo. En el interior se encuentran, como piezas excepcionales, el icono del siglo XIII "San Jorge" considerada la mejor obra de la escuela de Novgorod que forma parte de un impresionante iconostasio de 16 metros de altura, los frescos de 1642 rescatados por una excelente restauración y una copia de la imagen más venerada por los ortodoxos, la Virgen Vladimir. El original de esta pieza, pintada por un artista de Bizancio, se conserva en la Galería Tretiakov. Esta catedral era el lugar en el que se coronaban los zares y también en la que se enterraban a los patriarcas y metropolitas de la iglesia ortodoxa rusa. La riqueza de este edificio religioso era tan impresionante que en 1812 los franceses obtuvieron de ella 288 kilos de oro y cinco toneladas de plata. Con la plata que se recuperó tras la retirada de las tropas de Napoleón se fundió la lámpara central de la catedral. Son interesantes también en el entorno de esta plaza, la Cercokv Rizapolozhenya (Iglesia del Manto de la Virgen) con su maravilloso iconostasio de 1627 realizado por Nazariy Istomin y el edificio civil moscovita más antiguo, el Granovitaya Palata (Cámara de Facetas), que no se puede visitar excepto si se pertenece a una delegación oficial o con un permiso especial. Desde la Sala de San Vladimiro del Palacio Granovitaja se accede al conjunto arquitectónico denominado Palacio de los Terem. En su interior, al que no se puede acceder excepto con permisos especiales, se encuentran la Catedral de la Redención de Ogurkov, la Iglesia de la Resurrección que contiene un inconostasio de gran valor del siglo XVII; la Iglesia de Santa Catalina; el Palacio de Oro de la Zarina de uso exclusivo de la esposa del zar; la Iglesia de la Crucifixión de 1681; la vivienda del zar, con cinco aposentos entre los que destaca la Krestovaja, sala en la que se reunían los boyardos con el zar, y el dormitorio.Bolshoi Kremlevskiy Dvorets (El Gran Palacio del Kremlin) El Bolshoi Kremlevskiy Dvorets destaca en el entorno del Kremlin por su importancia política ya que en su interior se encuentra la sala de sesiones del Soviet Supremo de la antigua URSS. Por su belleza destacan la fachada de 125 metros; la Sala de San Jorge con una impresionante lámpara de bronce de una tonelada de peso; la de San Vladimiro con el suelo de mármol rosa y en la parte occidental del palacio, la Sala de Catalina II en blanco y oro, el Jardín de Invierno de 320 metros de superficie con dos antiguas iglesias, la de la Natividad de la Virgen y la de San Lázaro. Actualmente se utiliza como residencia de jefes de Estado extranjeros y para las grandes recepciones diplomáticas y para visitarlo es necesario un permiso especial.Museo Central de Artes Decorativas Destaca también, aunque por distintos motivos, el Palacio de la Armería del Estado, actual sede del Museo Central de Artes Decorativas. En él se pueden contemplar verdaderos tesoros acumulados desde su fundación, ordenada por Iván el Terrible en el siglo XVI, hasta nuestros días. La exposición cuenta con distintas partes como la sala de las vestiduras con ropajes de gran riqueza como casullas espléndidas como la de las mil cruces de plata de 1322 o la de Cristo de 1441, la capa del patriarca Nikon de 24 kg. de peso debido a las piedras preciosas que la adornan o mitras tan hermosas como la de oro cubierta de perlas, esmeraldas, topacios, circones y con la imagen de Cristo en esmalte blanco. La sala de las joyas de la Corona y de los tronos cuyas piezas más valiosas son el trono de marfil de Iván III, el trono de diamantes de Aleksei Mijailovich cubierto por 870 diamantes, 185 rubíes, miles de perlas y centenares de turquesas, la sapka, corona realizada por los artesanos de Constantinopla y que Bizancio regaló a Kiev Vladimir II Monomaco de un kilo de peso, la corona Kazan de Iván el Terrible de láminas de oro, turquesas, rubíes y un enorme topacio, la de Mijail Fedorovic de oro, esmeraldas, zafiros, perlas, marta cebellina y una impresionante esmeralda y la de Ana Ivanovna, de plata con 2,536 diamantes y un rubí y una cruz de diamantes en la parte superior. La Sala de las Carrozas en la que además de las hermosas carrozas reales se pueden ver trineos, calesas y juegos de parada. La Colección de armas blancas de fuegos y armaduras con el Yelmo de Yaroslav del siglo XIII y el saadak del zar, vaina de carjac, recubierta de 34 zafiros, 25 rubíes, 117 circones, 135 esmeraldas y 191 diamantes como piezas de mayor importancia. En el resto de las salas de la segunda planta se pueden ver restos prehistóricos, iconos, objetos sacros y regalos de países del resto de Europa a los zares, todos de valor incalculable.Almazniy Fond (El Fondo de Diamantes) Junto a este fabuloso museo y para no perder los destellos, se encuentra el Almazniy Fond en el que se guardan los diamantes y piedras preciosas en bruto o talladas que son, en realidad, el verdadero erario de Rusia. Este tesoro se encuentra dividido en dos salas. En la primera se pueden admirar los diamantes de enormes dimensiones como la Estrella de Yacuzia de 232 quilates o la Gran Iniciativa de 135. En la sala segunda se encuentran los diamantes históricos cuya talla les confiere un valor único como el Orlov de 189 quilates que en su origen tenía 300 o el Diamante del Sha de 88,70 quilates. También se guarda la corona de Catalina II recubierta por 4.936 diamantes y otras piedras preciosas de gran valor.Kitai-Gorod De la ciudad amurallada del Kremlin nuestro itinerario se traslada a otro recinto amurallado, el Kitai-Gorod. Antigua ciudadela en la que se desarrollaba toda la actividad comercial de Moscú continua repleta de callejuelas que, aún hoy, conservan los nombres de los gremios que actuaban en ellas y que ya en el siglo XVII tenía más de 700 comercios. Hoy en día se concentran en sus calles las empresas de mayor importancia, ministerios, edificios públicos y algunos de los mejores hoteles de la ciudad. Lo primero que destaca en esta zona son los 95 metros de la torre del Hotel Rossia construido en 1969 por Ceculin con una capacidad para 6.000 personas. Este Hotel se encuentra en una de las calles más transitadas de esta zona, la Ulitsa Varvarka en la que destaca el Antiguo Almacén de los Ingleses, recinto que Iván el Terrible cedió a los comerciantes de esta nacionalidad para desarrollar su actividad; la Iglesia de San Máximo que en la actualidad se utiliza como sala de exposiciones de la Asociación para la Defensa de la Naturaleza y la Casa del Boyardo, en la que se exponen los fondos del Museo Histórico que reproducen una casa y el modo de vivir del boyardo. Al fondo de la Ulitsa Razina se encuentra la Plaza Nogina, famosa por ser la más oriental de Moscú. En su perímetro se levantan la Iglesia de la Trinidad de Nikitniki, una de las más bellas de la ciudad. Fue construida por mandato del comerciante Nikitnikov entre 1631 y 163 y es un prototipo del estilo arabesco ruso del XVII y es famosa porque en su interior se encuentra el hermoso icono de Nuestra Señora de Georgia, la Iglesia de la Concepción de Santa Ana, una de las más antiguas de Moscú y la Iglesia de Todos los Santos. En esta zona se encuentran también la Plaza Vieja en la que se erige el edificio que fue sede del Comité Central del Partido Comunista de la antigua URSS; la Plaza Nueva en la que está el Museo Politécnico con una exposición sobre la evolución industrial de la desparecida URSS de más de 20.000 objetos; y la Iglesia de San Juan Evangelista, sede del Museo de la Historia y de la Reconstrucción de Moscú en el que se reconstruye la historia de la ciudad desde la Prehistoria hasta la Segunda Guerra Mundial.Ulitsa Kuibysheva La otra gran arteria del Kitai-Gorod es la Ulitsa Kujbysheva. En realidad estas dos calles tienen un trazado en forma de herradura alrededor del Kremlin. La Ulitsa Kujbyseva acoge, en su mayoría, ministerios y oficinas públicas. Destacan la neoclásica Casa de los Comerciantes, de Quarenghi; la Antigua Bolsa, sede de la Cámara de Comercio de la antigua URSS; el Palacio de la Moneda de 1697; la Sobor Zaikonospasskogo monastyrca que en sus inicios fue una importante escuela en la que estudió el fundador de la Universidad moscovita, Lomonosov; y la Imprenta Real del Sínodo, primera imprenta rusa fundada por orden de Iván el Terrible en 1564 en la que se imprimió el primer libro en cirílico. En la actualidad es la sede de los Archivos Históricos.Alrededores del Kremlin En los alrededores del Kremlin, fuera del Kitai-Gorod, se despliegan las grandes avenidas en las que se concentran la vida social, cultural y política de Moscú. El recorrido se empieza por la parte más cercana al Kremlin y se va ampliando en círculos cada vez más alejados. La Plaza Lubianka que tenía en su centro una estatua de Dzerzinski, mano derecha de Lenin. Esta estatua fue uno de los primeros baluartes soviéticos derribados por el pueblo ruso tras el golpe de estado de 1991. Sin embargo, esta plaza es muy apreciada ya que acoge uno de los lugares que más ilusión despierta en los más pequeños, el Detskiy mir. Este comercio contiene todo tipo de artículos para niños, juguetes, ropa, disfraces, cuentos, etc., convirtiéndose en un paraíso del que procede su nombre, el "Mundo de los Niños". El Palacio del Conde Rostopcin también tiene que ver con la imaginación ya que aparece en el famoso libro de Tolstoi "Guerra y Paz" y fue sede de una de las instituciones más temidas por el pueblo ruso, el Komitet Gosudarstvennoi Bezopasnosti más conocido como KGB. En esta plaza se ubica también el Palacio de la Checa, sede el Ministerio del Interior ruso. Bajando por la Avenida de Marx se llega a la Plaza Teatral, centro de la vida social moscovita y sobre todo, de la relacionada con el teatro ya que en sus aledaños se encuentran edificaciones como el mítico Teatro Bolshoi, construido por Mihajlov y Bove en los años 1821 y 1824. Tuvo que ser reconstruido por Cavos en 1856 tras un incendio que acabó casi totalmente con él en 1853. El Gran Teatro ha visto actuar a los grandes divos de la ópera, las más selectas orquestas y los mejores ballets. Su aforo es de 2,150 plazas distribuidas en seis balconadas, todas muy solicitadas. El Maliy Teatr es el preferido por los amantes del teatro en prosa. Fue construido en 1824 teniendo como referencia la Comedia Francesa de París. En él han visto representadas sus obras los mejores autores rusos como Ostrovski, siempre puestas en escena por actores de merecida fama. Los niños tienen su propio teatro, el Detskiy Teatr. En el centro de la Plaza Sverdlova se encuentra el busto de Carlos Marx esculpido por Kerbel en un bloque de granito de 220 toneladas. En las cercanías de la plaza, en la prospekt Marksa, se halla la Casa de los Sindicatos (Kollonny Zal) construida por Kazakov como vivienda para príncipes en 1787. Cuenta con una impresionante sala de Columnas en la que estuvo expuesto el cadáver de Lenin en 1924. Otro centro de reunión para los moscovitas es la Plaza del Picadero (Manezhnaya Plozhad). No muy alejadas de esta plaza se encuentra la Universidad de Moscú, fundada por la zarina Isabel en 1755 bajo el influjo de Lomonosov cuyo mérito recoge una estatua situada a la entrada. La Universidad ocupa un edificio restaurado por Gilardi en 1819. En la actualidad es la sede de la Facultad de Letras. También en esta plaza se encuentran el Palacio Manezh, de estilo dórico, construido por Carbonier en 1817, se utilizaba como picadero para los ejercicios ecuestres de los oficiales rusos. Durante el gobierno soviético pasó a convertirse en el garaje del Kremlin y en la actualidad es la sede del Salón del Libro. La Biblioteca Lenin ubicada en varios palacios entre los que destaca el Palacio Paskov construido por Bazenov en 1784. Esta biblioteca, que solo puede ser utilizada por investigadores cuenta con unos fondos de 30 millones de obras y 23 salas de lectura y está considerada como la mayor del mundo. El Museo Kalinina que recoge objetos personales y documentos del gran estadista ruso.Museo de Bellas Artes A.S. Pushkin Algo más alejada, la Plaza Kropotkin se encuentra el Museo de Bellas Artes A.S. Pushkin cuya excelente colección se divide, siguiendo la siguiente temática:* Civilización Egipcia con una excelente muestra de barcas funerarias como máximo atractivo.* Arte Asirio-Babilónico en el que destacan las tablillas de los siglos VII y VI aC.* Arte Bizantino con 18 retratos de el-Fayum y un tríptico bizantino del marfil bizantino entre otras obras de interés.* Pintura Italiana de los siglos XIII al XV con cuadros tan importantes como "La Virgen con el Niño" de Bonaventura, la "Ascensión" de Bicci, "La Virgen con el Niño" de Perugino, "La Piedad" de Conegliano y la "Huida a Egipto" de Veronés, entre otros y un magnífico cofre de marfil de los Embriachi.* Pintura Flamenca, Alemana, Española e Italiana de los siglos XV y XVI con obras tan hermosas como "La Virgen con el Niño" de Cranach, el "Viejo" o el "Retrato masculino" de Gossaert.* Pintura Italiana de los siglos XV y XVI con la "Minerva" de Veronés como cuadro de máxima importancia.* Pintura Holandesa, Flamenca y Española entre las que destacan "Esther y Asuero" de Rembrandt, la "Huida a Egipto" de Jordaens, el "Retrato de María Bosschaert" de Van Dyck, la "Bacanal" de Rubens, "Jesús niño" de Ribera y "Vendedores de Fruta" de Murillo.* Pintura Italiana de los siglos XVII y XVIII con obras como "Bodas del Dux con el mar" de Canaletto.* Pintura Francesa de los siglos XVII y XVIII de la calidad de Rinaldo y Armida de Poussin.* Pintura Europea de la primera mitad del siglo XIX con una estupenda muestra de los impresionistas franceses con obras de la calidad de los "Nenúfares" de Monet, "Desnudo" de Renoir o "La Taberna" de Manet.* Pintura Europea de la segunda mitad del siglo XIX con obras como "Tres muchachas en el puente de Munch", "Retrato de Antonio Canova" de Lawrence o "La Ventolera" de Corot.* Pintura Europea de los siglos XIX y XX entre la que destacan "Autorretrato" y "Hombre con Pipa" de Cezanne, las "Viñas Rojas de Arles" de Van Gohg, "El Café de Arles" de Gauguin, diez obras de Picasso y 14 obras de Matisse, entre otras.Ulitsa Frunze y Ulitsa Vorovskogo La Ulitsa Frunze congrega varios edificios de importancia como la Casa de Dostoievski, la Biblioteca Fundamental de Ciencias Sociales de la Academia de Ciencias, con cinco millones de publicaciones impresas y las Casas de Chaikovski y Rubinstein. En la Ulitsa Vorovskogo encontramos el Museo de Gorki, en el que se pueden admirar objetos personales del famoso escritor, la Unión de Directores Cinematográficos y la Unión de Escritores ubicada en el Palacio Dolgoruki descrito en la obra de Tolstoi "Guerra y Paz". Kropotkinskaya ulitsa acoge el Museo Pushkin en donde se pueden hacer un recorrido por la vida de este escritor que reformó la lengua rusa, la Casa de los Científicos que cuenta con una hermosa sala de conciertos, el Museo de Tolstoi ubicado en un palacete de madera de 1822. Sadovaya (Anillo de Jardines) El siguiente círculo concéntrico alrededor del Kremlin, tras las grandes avenidas, se conoce como la Sadovaia. En este punto convergen varias calles de gran importancia, comenzando desde el Krymskiy most, único puente colgante moscovita de más de 390 metros de largo y 15.5 de ancho. Se puede pasear por varias avenidas hasta llegar a la Plaza Smolensk, en la que se levanta el rascacielos más elevado de Moscú con 170 metros de altura que acoge el Ministerio de Asuntos Exteriores y del Comercio Exterior. Este edificio fue construido por Gelfreich y Minkus en los años 1948 y 1951. En la Sadovaya-Kudrinskaya ulitsa se encuentran situados el Zoológico con más de 3.000 especies y varias alas dedicadas a la investigación, el Planetario en el que se pueden ver maquetas de los cohetes espaciales soviéticos y la Casa de Chejov con sus pertenencias personales. En las cercanías de esta calle se pueden visitar el Teatro de Títeres en cuya fachada está instalado un reloj formado por doce casas en cuyo interior se esconde un animal distinto y que se abren al sonar las horas (a las doce del mediodía podrá ver a todos los animales a la vez); la Casa-Museo de Vasnecov dedicada al pintor que plasmó en numerosas ocasiones el folclore ruso; el Hospital Shremetiev de estilo neoclásico terminado en 1807 por Quarenghi cuyo primer diseño fue de Nazarov y el Museo de las Artes y la Cultura Popular del Oriente ubicada en una iglesia reconstruida en varias ocasiones. Termine este recorrido en el Puente de la Colina Roja, de 725 metros de largo construido en 1938, desde el que se puede contemplar un paisaje realmente hermoso del Kremlin y su entorno.Al Sur del Kremlin Al sur del Kremlin en el límite entre la propia ciudad y su extrarradio se encuentran los espacios verdes más hermosos. La Isla del Moscova, creada por el hombre al desviar el curso del Moscova y prevenir furiosas riadas que dañaran seriamente la ciudad, es ideal para pasear. También es conveniente callejear por el barrio histórico conocido como Zamoskvorece en el que se fraguó la revolución de 1917 ya que era un conocido bastión del proletariado. Sus calles tienen preciosos edificios, sobre todo religiosos, como la Iglesia del Papa San Clemente de estilo barroco con cinco cúpulas; la Iglesia de la Resurrección de Kadasi antiguo refugio espiritual de los tejedores rusos que vivían en las callecitas adyacentes; y la Iglesia de San Gregorio de Neocesarea, del siglo XVII, construida por Iván Kuznecik y Guba con un campanario y cinco cúpulas. La Ulitsa Dimitrova es el centro de actividad de este barrio, en ella se encuentran la Embajada de Francia ubicada en la antigua casa Igumnov, la Iglesia de San Juan Guerrero con un precioso iconostasio y el Parque de Cultura y Descanso de Gorki de 110 hectáreas de extensión. Este parque, que fue inaugurado en 1928, se divide en varios jardines de distintos estilos entre los que destaca el Jardín Nescucniy, de estilo romántico de finales del XIX y principios del XX; y el Teatro al Aire Libre con un aforo para 12.000 espectadores se convierte en el mayor espacio al aire libre de Moscú dedicado al espectáculo. También encontrará quioscos de bebidas, salas de baile, cines, conciertos, bibliotecas, variadas exposiciones y lugares preparados para poder jugar al ajedrez.Alrededores del Monasterio del Don La Avenida de Lenin es la calle en la que se concentran las instituciones científicas como el Instituto del Acero y las Maderas, el Hospital Pirogov construido por Bove en los años 1828-1833, el Hospital Golicyn de Kazarov y el Presidium de la Academia de las Ciencias de la URSS que aloja a los Museos de Paleontología y Mineralogía. Un poco más allá se encuentra uno de los edificios más hermosos de la zona, el Monasterio del Don, construido por el zar Ivanovic en 1851. 

2. Viajar a Rusia: San Petersburgo

Fundada por Pedro I el Grande el 16 de mayo de 1702, San Petersburgo es una ciudad surcada por 86 ríos, canales de 300 kilómetros de longitud y más de cien islas en la parte del Delta del Río Neva. Nombrada capital de Rusia en 1712, la ciudad ha tenido varios nombres: Petrogrado en 1914, Leningrado en 1924 para recuperar su nombre original, San Petersburgo, en 1991. Desde su fundación ha sido el puerto más importante de Rusia lo que ha favorecido el desarrollo de una industria potente y muy variada. También es un núcleo cultural, artístico e intelectual de gran actividad. Todo ello la convierte en la segunda ciudad en importancia después de Moscú. Debido al asedio de 900 días sufrido durante la Segunda Guerra Mundial que destruyó buena parte de la ciudad, ha sido necesaria una profunda reconstrucción que se hizo siguiendo la estructura y estilos del orden clásico estalinista. En la actualidad, los planes urbanos impiden construir en el centro de San Petersburgo, edificios que no tengan una función pública por lo que están proliferando las llamadas "ciudades dormitorio".

  • EL CASCO ANTIGUO

El recorrido comienza por la primera construcción que mandó construir el zar Pedro I, la Fortaleza de Pedro y Pablo como defensa ante los ataques de la tropa sueca que dominaba en el Mar Báltico. Esta fortaleza está ubicada en el centro del casco antiguo sobre una isla pantanosa en el río Neva. Su diseño, que se adapta perfectamente a la forma de la isla, cuenta con seis murallas cuya altura máxima es de 12 metros y seis bastiones. Para penetrar en ella se debe cruzar el Puente de San Juan que da paso a la Puerta de San Juan y ésta a su vez a la Puerta de San Pedro, la entrada principal al recinto. Una vez en el interior a la izquierda, se encuentra el bastión del zar, el cuerpo de guardia; detrás de él se levanta la Puerta del Neva y el embarcadero del comandante desde el que cada mediodía un cañón hace un disparo y la residencia del comandante de la fortaleza; y, a la derecha, el bastión Mensikov, el taller de artillería y la casa de los ingenieros. En la gran explanada situada en el centro de la Fortaleza se ubica la Catedral de los Santos Pedro y Pablo, diseñada por Trezzini cuyos bocetos se siguieron a la hora de reconstruirla tras el incendio que la destruyó en 1756. En el exterior destaca la torre de 122 metros rematada por una aguja que sostiene una esfera con un ángel que sostiene una cruz obra de Rinaldi y el reloj holandés que cada seis horas toca el himno nacional. En el interior sorprende la presencia de un púlpito ya que las iglesias rusas no suelen contar con este elemento. Destacan el iconostasio con iconos de Merkulev con temas que se salen de los típicos ortodoxos, las Tumbas de los Romanov, un total de 32, elaboradas en su mayoría con mármol blanco entre la que destaca la de Pedro I siempre adornada con flores frescas y el Museo Histórico de la Fortaleza situado en una capilla añadida en 1906. En la explanada de la Catedral también se pueden visitar la Casita de la Barca y la Ceca que contiene una excelente exposición de numismática. A espaldas de la Ceca se encuentran dos antiguas cárceles, la Cortina de Catalina y el Bastión de Trubeckoj, de fama siniestra por las torturas que allí se imponían a los presos políticos. Traspasando la Puerta Vasilevskiy se llega al Parque Lenin, ubicado en la isla de Petrogrado. En su interior, a parte de disfrutar de un espacio verde realmente encantador se puede disfrutar con el Zoológico, el Planetario, el Arsenal, sede del Museo Histórico-Militar de Artillería, Ingeniería Militar y Comunicaciones Militares con una colección de armas que van desde el tiempo de los escitas y sármatas hasta la Segunda Guerra Mundial. San Petersburgo cuenta, además, con otros puntos de interés como la Plaza de la Revolución en la que se encuentran la Casa de la Bailarina, de estilo liberty, sede del Museo de la Gran Revolución Socialista de Octubre; y la Gran Mezquita, que imita a la de Gur de Samarcanda con dos minaretes y una cúpula de azulejos de cerámica. El Malecón Petrovskiy, quizá la parte más bella de la isla, desde la que se disfruta un paisaje impresionante y se puede visitar el edificio más antiguo de San Petersburgo, la Casita de Pedro I. Bajando por la orilla del río se llega a la Academia Naval Nachimov frente a la que está atracado el Crucero Aurora, barco que inició el asalto al Palacio de Invierno derribando de una cañonazo sus puertas en la revolución de 1917. La avenida principal de la isla es la Kirovskiy prospekt en la que se pueden admirar diferentes palacios de gran belleza. En sus cercanías se encuentra el Museo de la Historia del Teatro Musical Ruso, la Aptekarskiy ostrov y la Isla de los Farmacéuticos, en la que se encuentra el Jardín Botánico que cuenta con un herbolario con más de 5 millones de hojas. Saliendo de Petrogrado por el Puente de la Libertad se llega a Vyborg, el barrio más industrial de San Petersburgo. En su interior se encuentra el Club 1 de Mayo, en el que se exigió la toma del poder por los soviets el 1 de mayo de 1917; la Academia de Medicina Militar cuyos cimientos son de troncos de madera clavados en el suelo; la Estación de Finlandia, estación a la que llegó Lenin procedente de Alemania en abril de 1917 y el Cementerio Conmemorativo de Piskarevo en el que están enterradas el casi medio millón de víctimas del asedio de más de dos años sufrido por San Petersburgo durante la Segunda Guerra Mundial y que acoge el Museo del Sitio de Leningrado. De nuevo en el centro del casco antiguo, la Plaza Dvorcovayja ha sido el centro de los acontecimientos históricos más importantes de San Petersburgo. Para contemplarla en su totalidad un buen lugar es desde el Arco del Triunfo construido por Carlo Rossi. Justo enfrente, se encuentra el Palacio de Invierno, residencia de los zares durante dos siglos siendo uno de los cinco edificios en los que actualmente tiene su sede el museo más grande del mundo, el Ermitage.EL ERMITAGE(Horarios: de 10.30 h. a 18.00 h. excepto los lunes. Jueves de 12.00 h. a 20.00 h.) La colección de arte empezó a recopilarse por orden de Catalina II en el Pequeño Ermitage en 1767. El volumen de la muestra se elevó de tal manera que fue necesaria la construcción de otro palacio para acogerla, el Antiguo Ermitage. Nicolás I continuó la obra de la zarina con una nueva construcción, el Nuevo Ermitage. También se utilizaba el Palacio de Invierno con tal fin. Este impresionante museo se abrió al público en 1852 y en la actualidad cuenta con 2.700.000 obras que se exponen en 420 salas. El recorrido aconsejado, de unos 24 kilómetros, es el siguiente: - Culturas Primitivas de la antigua URSS, desde el Paleolítico hasta los eslavos. Salas 11 - 33 situadas en la planta baja. Destacan los kurgan escitas, túmulos en los que se enterraban a los jefes con sus pertenencias más preciadas.

- Arte del Oriente. Salas 34 - 66 en la planta baja. Se puede ver el Friso de Airtam, relieve de piedra del I d.C. en el que se aprecia la mezcla entre las tradiciones locales y la sociedad budista, los frescos de la Sala de los Elefantes y el enorme jarrón de bronce encargado por Tamerlán para la Mezquita - Mausoleo de Jassy en Kazajistán como piezas más destacadas. - Arte del Próximo y Medio Oriente. Salas 80 - 94, planta baja. Son excelentes los restos egipcios como el sarcófago Ita que tiene inscrito el capítulo 17 del Libro de los Muertos y el tarif de Palmira con una ley escrita en arameo y griego. - Antigüedades Clásicas. Salas 100 - 131, planta baja. Contiene más de 113.000 obras entre las que destacan el sarcófago del siglo II d.C. con la historia de Fedra e Hipólito, la Venus de Táuride del III a.C., el jarrón de las golondrinas del VI a.C., las estatuillas de Tanagra de los siglos IV-III a.C., el camafeo Gonzaga que representa al faraón Tolomeo II Filadelfo y a su esposa Arsínoe y una estatua de Augusto del I d.C. - Cultura y Arte Rusos. Salas 143 - 198, primer piso. Las piezas más representativas son la Piedra de Tmutarakan, los tapices de la sala 155, un busto de Pedro I de Rastrelli, la sala de la malaquita de Briulov, la sala de conciertos de principios del XIX, la tumba de Aleksandr Nevski para la que fue necesaria tonelada y media de plata, la gran sala de baile y la de los escudos ambas de Stasov, el cuadro "Minerva y Pedro I" situado en la sala 194, la galería militar con retratos de personajes europeos y la antigua sala del trono con 48 columnas de mármol de Carrara y 8.000 piezas de bronce dorado. - Arte de la Europa Occidental. Salas 200 - 303, primer piso. Destacan la Sala del Pabellón en la que se encuentra el reloj del pavo real de James Cox (desde sus ventanas se puede admirar el jardín colgante del XVIII situado sobre el tejado del Pequeño Ermitage), los esmaltes románicos de Limoges, las Logias de San Rafael, réplica exacta de las Logias Vaticanas, la sala de Alejandro, las esculturas italianas renacentistas de la sala 220 y una excelente pinacoteca con cuadros de tanta calidad como "La Virgen de la Anunciación" de Martini, "Los Santos Domingo y Tomás" de Fray Angelico, "La Madonna" de Benois y la de Litta de Leonardo da Vinci, el "Tocador de Laúd" de Caravaggio, "Retrato del Conde Duque de Olivares" de Velázquez, una "Anunciación" de Murillo, "Retrato de la actriz Antonia de Zárate" de Goya, la "Adoración de los Magos" de Van der Goes, "Cabeza de Viejo" de Van Dick, la sala 247 dedicada a Rubens, y las 26 obras de Rembrandt ubicadas en la sala 254. - Arte de la Europa Occidental. Salas 314 - 350, segundo piso. Con una excelente muestra de pintura francesa de los siglos XIX y XX con cuadros tan maravillosos como 15 obras de Gaugin, once de Cezanne, "La Dama en el Jardín" de Monet, diez obras de Renoir, "Muchacha aseándose" de Degas, 37 obras de Matisse. También se pueden admirar "Las Mujeres de Arles" y "Las Cabañas" de Van Gogh y 30 obras de Picasso. - Arte Oriental. Salas 351 - 397, segundo piso. Se encuentran excelentes piezas de arte bizantino, sásanida, chino, mongol, japonés, indonesio, iraní, sirio, irakí, egipcio e indio. - Numismática. Salas 398-400, segunda planta. Estupenda colección de monedas y medallas de todo el mundo. - Tesoro del Ermitage. Solo puede visitarse con un permiso especial que se consigue a través de una solicitud a la Dirección del Museo y si se consigue siempre se va acompañado de un guía. Aquí se exhiben obras tan maravillosas como el ciervo y la pantera, ambos de oro del tesoro sármata, el peine Solocha de los escitas, los pendientes de oro del siglo IV a.C. que representan la caza de un ciervo en el bosque, el Tesoro de Novocerkask y un conjunto impresionante de joyas rusas y europeas. Dada la enorme cantidad de objetos que tiene en sus fondos el Ermitage, es habitual que algunas salas estén cerradas por reestructuración de la colección y quizá se haya abierto alguna nueva. Recuerde que hay que pagar entrada para poder visitarlo.PLAZA DE SAN ISSAC Después de haber disfrutado con el mayor museo del mundo y de nuevo en la Plaza Dvorcovaya, resalta el Almirantazgo, rematado por una aguja dorada se puede ver desde cualquier punto de San Petersburgo y que acaba en una veleta en forma de carabela rusa. Este edificio, reconstruido en varias ocasiones, cuenta con un impresionante conjunto escultórico en el exterior y es la sede de la Escuela Superior de la Marina de Guerra. Tras disfrutar con el conjunto artístico-arquitectónico de la Plaza se puede descansar en el entorno agradable y de gran belleza del Jardín Gorki para reemprender la ruta por la Plaza de los Decembristas en cuyo centro se halla la estatua ecuestre de Pedro I conocida como El Caballero de Bronce, con 1600 toneladas de peso. También en esta plaza se encuentran el Palacio del Senado y el Palacio del Sínodo. En los alrededores destacan otros dos palacios, el Laval sede del Archivo Histórico de Leningrado y el Voroncov-Daskov descrito en la famosa novela de Tolstoi "Guerra y Paz". De la Plaza de los Decembristas a la Plaza de San Isaac en la que se encuentran importantes edificios como el Museo de los Instrumentos que conserva los pianos de Korsakov y Rubinstein además de hacer un recorrido por la música rusa; la Central de Correos; el Museo Postal Popov con una exposición de más de 3 millones de sellos; el Palacio Naryskin construido por Rinaldi en 1760; y destaca, sobre todo, la Catedral de San Isaac, el mayor edificio religioso de San Petersburgo. En sus orígenes fue construida una pequeña iglesia por Pedro I en madera y fue edificada con el aspecto actual por Montferrand de 1819 a 1858. Sus cimientos están basados en 24.000 troncos clavados a la tierra, tiene cuatro impresionantes portadas con 112 columnas de granito rojo finlandés y una cúpula dorada de 102 metros rodeada por cuatro campanarios. En el interior 14.000 personas pueden seguir el culto religioso para después admirar el impresionante iconostasio de malaquita y lapislázuli, el péndulo de Foucault que cuelga desde la cúpula central y subir los 562 escalones hasta la columnata de la misma desde la que se ve un impresionante paisaje del Golfo de Finlandia. La Plaza de San Isaac continua a través del Puente Azul de más de 100 metros de anchura. Una vez cruzado el puente se llega al Palacio Mariinskiy construido por Stakenschenider en 1844.

  • CATEDRAL SAN SALVADOR SOBRE LA SANGRE 

Es la catedral más pintoresca de San Petersburgo, también conocida con el nombre de la Catedral de la Resurrección. Es una de las joyas de la arquitectura rusa de finales del siglo XIX - inicio del XX. Fue construida por el arquitecto ruso Parland en el año de 1907, en el lugar donde en marzo de 1881 fuera asesinado el zar Alejandro II. Este zar entró en la historia rusa porque en 1861 liberó a los campesinos de la esclavitud, razón por la que se le conoce como el "zar liberador". La catedral destaca por sus 300 mosaicos únicos que se encuentran en sus paredes internas (con más de 12.00 matices de colores), más de 20 especies de mármoles traídos de diferentes lugares de Europa y cantidades importantes de piedras semipreciosas rusas. Durante la época soviética estuvo cerrada (desde 1930 hasta agosto de 1997). Ha sido restaurada durante los últimos 27 años. Su estilo pertenece al de la arquitectura rusa del siglo XVII. Se sitúa en la orilla del canal Griboédov, a 100 metros de la Avenida Nevsky.

  • PLAZA SUVOROVSKAYA 

En la Plaza Suvorovskaya y sus alrededores se encuentran numerosos palacios de gran belleza como el Slatikov, neoclásico, el Bezkoy, el Palacio del Gran Duque Vladimir Aleksandrovic construido por Rezanov en 1870, el Aparksin, sede de la Sociedad de Educación Física, el Palacio del Gran Duque Mijail Nikalaevic de estilo neorrococó y el Palacio de Mármol, denominado así porque su fachada es de mármol azul y rosa de Finlandia y en el interior el mármol empleado es de 32 variedades de gran valía. En la actualidad es la sede del Museo Lenin. Al sur de la plaza se encuentra el Campo de Marte con el Monumento a los Combatientes de la Revolución de Rudnev y el Jardín de Verano como máximos atractivos. Este jardín está ubicado actualmente en una isla gracias a la construcción del Canal de los Cisnes y es el más popular de San Petersburgo. Son muy hermosas la Casita del Té y la del Café y las maravillosas verjas de hierro forjado dorado en forma de rosas alternadas con columnas en las que descansan urnas y vasijas. En el centro de este parque se encuentra el Palacio de Verano construido en 1711 en estilo barroco holandés. Actualmente es la sede del Museo de la Arquitectura de Interiores.

  • AVENIDA NEVSKI

La Avenida Nevski es el centro de la vida de San Petersburgo. Une el Almirantazgo con el Monasterio de Aleksandr Nevski. A lo lago de sus 4 kilómetros y medio se encuentran, entre otros, el Glavieningradstroy, en donde se estudia el trazado de la ciudad, el Palacio de los Dux de estilo veneciano y sede de Aeroflot, la Casa de las Artes, el Café de los Literatos, ambos construidos por Stasov, el Palacio Stroganov, la Iglesia Holandesa, copia del Mausoleo Diocleciano de Split, el Templo Luterano de los Santos Pedro y Pablo construido por Briullov en 1852 y la Dom Knigi, la mejor librería de San Petersburgo. Enfrente de la librería se ubica la Plaza Kazanskaja en la que está situada la Catedral de Nuestra Señora de Kazan en la que se celebraban los matrimonios reales. Construida por un siervo de la gleba convertido en arquitecto, Voronichin, de 1801 a 1811, fue construida por entero con materiales rusos por exigencia de Pedro I. En la plaza también se encuentra el Instituto de Finanzas y Economía y un poco más alejada la Duma Municipal diseñada por Quarenghi. Continuando por la Avenida Nevski encontramos la Filarmónica de San Petersburgo, la Iglesia de Santa Catalina, jesuítica, la Casa de los Mercaderes de 1761, el Palacio de los Pioneros de San Petersburgo, y los teatros de las Marionetas y de la Comedia. Muy cerca se levanta la Biblioteca Pública del Estado, la segunda en importancia de todo el Estado. La Plaza Ostrovskogo fue diseñada por Carlo Rossi que también construyó al fondo el Teatro Pushkin y realizó el trazado de la calle que lleva su nombre, la Ulitsa Rossi, realmente hermosa, en la que se encuentra el Museo de la Historia del Teatro. La Avenida Nevski finaliza en el Monasterio de Aleksandr Nevski. Este recinto amurallado fue mandado edificar por Pedro I en 1713 y consta de tres cementerios, el de San Lázaro, el más antiguo de la ciudad, el Tihvin convertido en parque y el Nikolskoe. En ellos están enterrados personajes representativos de la ciudad como Dostoievski, Chaikovski, Rubinstein, Rossi y Lomonov entre otros. Además de los cementerios, el Monasterio cuenta con siete iglesias entre las que destacan la Catedral de la Trinidad construida por Starov de 1776 a 1790, la Iglesia de la Anunciación sede del Museo de la Escultura Funeraria y la Iglesia de San Teodoro con las tumbas de los soberanos de Georgia.

  • RÍOS Y CANALES DE SAN PETERSBURGO

 Tres son los canales más importantes de San Petersburgo. En el Río Fontanka se levantan varios palacios, el Castillo de los Ingenieros, residencia de Pablo I solo durante 40 días ya que a pesar de haber sido fuertemente fortificado para evitar un atentado, el zar murió asesinado en su interior a manos de sus súbditos; el Teatro Gorki, el Palacio de la Prensa, la Escuela de Diseño V.I. Muchina, sede del museo de artes aplicadas; la Catedral de la Transfiguración de estilo barroco; el Museo del Circo, el Museo Dostoievski, y el del Artico y del Antártico. El Canal Fontanka confluye con el Anickov most, famoso por las esculturas de los Domadores de Caballos de Klodt. El Río Mojka, parte desde el Campo de Marte, y se convierte en un agradable lugar para pasear. En el número 7 se encuentra la Casa Adamini, neoclásica; un poco más lejos se levantan las Caballerizas Imperiales; la Casa Pushkin que alberga un museo sobre la vida y obra del famoso poeta; el Puente de los Cantantes, el Palacio Yusupov de finales del XVIII, la Isla de Nueva Holanda en donde se encuentran las oficinas marítimas, la Plaza del Trabajo con el palacio del mismo nombre como máximo exponente y el Museo Histórico de Leningrado que recoge la historia de la ciudad. El Canal Griboedov tiene un trazado más intrincado que los otros debido a que sigue el curso de dos riachuelos. En el recorrido encontramos lugares de gran belleza como la Hram Voskresenija Hristova, de puro estilo ruso con cinco cúpulas y una bóveda dorada, el Jardín Mihajlovskiy en cuyo interior se encuentra el palacio del mismo nombre, el Museo de Etnografía de los pueblos de la URSS con una exposición que recorre todas las repúblicas soviéticas, la Plaza de las Artes, diseñada por Rossi, el Palacio de la Nobleza de San Petersburgo sede de la Filarmónica Estatal, el Teatro Estatal de Opera y Ballet de Briullov, la Plaza de la Paz, repleta de tiendas y la Nikolskiy sobor, preciosa catedral de dos pisos cuyo mayor atractivo es un precioso iconostasio de Kanaev.Otros puntos de interés del Casco Antiguo Otros puntos de interés dentro del casco antiguo de San Petersburgo son el Palacio de Táuride con un precioso jardín dedicado a los niños, el Smolniy, conjunto arquitectónico que comprende la Catedral de la Resurrección y el Monasterio-Palacio de Smolniy, la Isla Vasilevskiy centro de la vida cultural de San Petersburgo con distintas Universidades e Institutos, las Islas Kirov, conjunto de tres islas, la Isla de los Trabajadores, la Krestovskiy y la Isla Elagin, todas con maravillosos jardines que otorgan un aspecto realmente especial a esta zona de San Petersburgo.

  • ALREDEDORES DE SAN PETERSBURGO

Petrodvorets a 29 kilómetros de San Petersburgo, es una antigua residencia de los zares compuesta por un parque colgante, que al principio se utilizaba como huerto y que después se convirtió en un precioso jardín conocido como el Parque Superior. Dispone de hermosas fuentes como la de Neopredelenniy, la de Neptuno, la de la Encina y la de los Estanques Cuadrados. El Gran Palacio es realmente majestuoso. Su construcción pasó por varias etapas y arquitectos hasta que en 1745 Rastrelli le confirió el aspecto que actualmente tiene, ya que en la reconstrucción sufrida tras la Segunda Guerra Mundial se siguieron fielmente sus diseños. El exterior cuenta, en los laterales, con cúpulas doradas en forma de cebolla y tejados adornados con guirnaldas también color dorado, la fachada con 275 metros de está adornada en su parte frontal por un precioso frontón, impresionante la Gran Cascada, situada ante la entrada principal, realizada por Leblond, Braunstein, Michetti y Zemcov en los años 1715 y 1724. Cuenta con 225 esculturas de bronce de color oro y 64 fuentes. Del estanque central de la Gran Cascada nace el Canal Marítimo, de 400 metros, que desemboca en el Golfo de Finlandia. En el comienzo del canal se levantan los Pabellones Clásicos de Voronichin, en sus tejados existe unos recipientes que hacen que caiga el agua formando una preciosa cascada. Enfrente de la Gran Cascada se encuentra la Fuente de Sansón cuyo surtidor alcanza los 20 metros de altura. En el interior destaca la Sala de Gala con adornos de oro de gran calidad; la Sala Azul de las Audiencias cuyas paredes están forradas con seda azul; la Sala del Trono ocupa todo el ancho del palacio y está adornada con retratos de los zares y de su familia, en este salón se celebraban los bailes de gala y los grandes banquetes; el Comedor Blanco en el que se expone la vajilla de Gaenza y la cristalería de Bohemia, los Estudios chinos con porcelanas chinas y japonesas, la Sala de los Cuadros extremadamente luminosa con 368 retratos de las familias de todos los gobernadores rusos, la Estancia de las Perdices, la Sala Otomana en el que destaca el tocador de la Emperatriz de porcelana de Sévres, la Sala de los Caballeros en la que montaban guardia los centinelas ante los aposentos de la zarina, la Sala de la Corona y el Gabinete de Encina de Pedro el Grande en el que se conservan hermosos objetos personales del zar. Desde el Palacio se accede al Parque Inferior con el Palacio de Monplaisir como uno de sus máximos atractivos. Construido por Baunstein y Leblond en los años 1714 a 1723, el sencillo exterior contrata con la riqueza desbordante de su interior en el que se encuentran estupendos frescos en la sala central, decoraciones chinas con figuras en oro con fondo negro perfiladas en rojo en la Sala de la Laca, azulejos pintados de Delf en la cocina, jarrones rusos del XVIII, y en las habitaciones del zar se pueden ver objetos personales como el gorro de dormir y la bata. En los alrededores del Palacio se pueden ver la Orangerie, la Cascada del Monte del Tablero de Damas de Zemcov con grutas y dragones como adornos, las Fuentes Romanas, la de la Pirámide en forma de pirámide escalonada de Michetti, la Fuente del Sol con doce delfines dorados y las Fuentes de las Bromas, que mojan por sorpresa a quién desconoce su función. Otro edificio dentro de este impresionante conjunto es el Palacio del Ermitage, especialmente famoso por los ingenios que permitían una mayor comodidad a la hora de disfrutar las veladas íntimas de la familia real. Realmente originales la mesa para 14 comensales que subía de la cocina ya preparada y bajaba una vez finalizada la comida y el elevador con un diván de dos plazas que subía al piso superior. En el exterior del Palacio se encuentran la Cascada de los Leones de Voronichin y más alejado el Palacio Marly de estilo Luis XIV, sede de un museo que recoge piezas de arte del siglo XVIII como pinturas italianas, esmaltes de Cantón, tapices flamencos, muebles alemanes y relojes ingleses. En frente de este palacio se encuentran la hermosa Cascada de la Montaña de Oro en la que el agua desciende por escalones de mármol blanco y cobre dorado. En los alrededores de este conjunto artístico se localiza el Parque Aleksandra compuesto de jardines ingleses que van descendiendo hasta el mar, diseñado por Menelaws en 1829 y restaurado por Stakenschneider en 1842. En su interior se halla el palacete gótico conocido como La Granja y una iglesia también de ese estilo arquitectónico. En el Cottage se recogen los libros preferidos de Aleksandra Fedorovna, esposa de Nicolás I para la que fue mandado construir el Parque y otros objetos personales. Se pueden visitar también el Palacio Belvedere, imitación de un templo griego y el Museo de la Familia Benois, cuyos integrantes han sido grandes artistas y arquitectos que diseñaron el edificio en el que está instalado este museo.Lomonosov A 40 kilómetros de San Petersburgo se encuentra Lomonosov, un regalo de Pedro el Grande a su amigo Mensikov. El canciller mandó construir un palacio que no tiene nada que envidiar a las construcciones reales. Fontana y Shadel fueron los encargados de realizar el encargo entre los años 1710 y 1725. Mensikov disfrutó de su posesión solo hasta 1728 ya que perdió los favores del zar pasando en 1754 a Pedro III como regaló de la zarina Isabel. El entonces príncipe encargó las obras de remodelación a Rinaldi que transformó el entorno añadiendo varias construcciones convirtiéndolo en una fortaleza. El Gran Palacio, el peor conservado del conjunto arquitectónico, consta de una iglesia, una sala japonesa y un parque de diseño geométrico. El Palacio de Pedro III fue construido por Rinaldi de 1758 a 1762. En la planta baja se expone una muestra de vidrieras artísticas rusas realmente hermosa y la exposición Lomonosov en honor del famoso científico ruso. Siguiendo el diseño de Rinaldi se levantaron el Cuerpo de los Caballeros y el Palacio Chino en el que se puede visitar una estupenda colección de arte, entre la que destacan las piezas de artes aplicadas chinas, recopilada por Catalina II a lo largo de 17 salas. A la salida del Palacio Chino se encuentra el Jardín Francés en cuyo interior se levanta el Pabellón de la Montaña Rusa con una excelente muestra artística con las porcelanas como máximo exponente.Gatcina Los alrededores de San Petersburgo tienen otros puntos de interés como Gatcina, a 46 kilómetros, en la que destaca el parque que rodea el Palacio neoclásico diseñado por Rinaldi como recinto mortificado. Este parque mezcla los estilos de los jardines ingleses con los italianos consiguiendo uno de los espacios verdes más hermosos de esta zona. El parque se extiende a lo largo de 143 hectáreas con tantos estanques y arroyos que llegan a ocupar 36 hectáreas. Además de las corrientes de agua y la exhuberancia de las plantas, esta obra de Rinaldi, cuenta con un obelisco de 32 metros, el Palacio del Priorato de la Orden de Malta, el Lago Negro, el Lago Blanco situado en el centro del Muelle del Almirantazgo en el que además se levanta el Palacio del mismo nombre, el Jardín Botánico con interesantes laberintos, el Pabellón de Venus en la Isla del Amor, la Portada Máscara, el Coto de Caza, la Selva, el Anfiteatro de 1790, el Obelisco de Cesme y la encantadora Gruta del Eco.Pushkin Pushkin es otro punto de interés situado a 27 kilómetros de San Petersburgo. Esta ciudad fue la primera del mundo que disfrutó de luz eléctrica y este acontecimiento tuvo lugar en 1887. Pushkin vivió en esta población para lograr la tranquilidad necesaria para realizar su obra, alquilando ocho habitaciones en la Casita de la Viuda Kitaeva que, actualmente, pertenece al Museo Puskin. Un poco más abajo encontramos el Instituto en el que estudió el escritor. Este edificio fue diseñado por Quarenghi en los años 1794-1811. En el jardín del Instituto se levanta la Iglesia de Nuestra Señora que acoge, como el instituto, otro museo dedicado a Pushkin con 1.400 piezas que componen la colección en la que se explica la vida del escritor y su obra. No podía faltar en este entorno la Estatua de Pushkin estudiante realizada por Bach en 1900 en conmemoración del centenario del nacimiento del poeta. En esta ciudad se puede visitar además, el hermoso Palacio de Catalina de Rastrelli. En el exterior destaca la impresionante fachada de 306 metros de longitud; el patio de color turquesa, los tejados en plata y los capiteles y frisos en dorado, el jardín colgante, el hermoso parque, los Baños superiores y los inferiores de Neelov, el Canal de los Peces, antiguo vivero en el que se criaba pescado fresco para el consumo de los zares, el Ermitage construido por los mismos arquitectos del Palacio de Catalina y sus cocinas, situadas a la derecha del palacio. También son de interés el Almirantazgo, el Baño Turco que parece una mezquita construido por Monighetti en 1852, la Pirámide bajo la que se enterraban los perros de la zarina, la Sala de Conciertos y el Palacio de Alejandro de Quarenghi. Esta impresionante muestra del rococó ruso no desmerece en el interior donde destacan, entre otras, la Escalinata de Honor adornada con jarrones chinos y japoneses, la Gran Sala que parece aun mayor debido a los numerosos espejos situados en las paredes, la Sala Blanca que cuenta con una preciosa estufa de cerámica de Delf. En el Comedor de Gala se puede contemplar la valiosa vajilla denominada de caza por su decoración; el Gabinete Ambar está revestido como su propio nombre indica de ámbar, la Galería de Pintura recoge una excelente muestra de pintura europea, la Habitación de los Camareros tiene el suelo de palisandro, ébano, caoba y encina, mientras que la Galería Jónica contiene bustos romanos.Pavlovsk La última residencia de los zares que se encuentra en los alrededores de San Petersburgo es Pavlovsk. Aunque no tiene la majestuosidad de las anteriores, es un conjunto arquitectónico de mayor sencillez y quizá en ello esté su atractivo. El Palacio, destruido por un incendio en 1803, fue reconstruido por Quarenghi, Rossi y Voronichin. Destacan en el interior el Vestíbulo Egipcio, el Gabinete de los Tapices con una impresionante colección de relojes, la Sala de la Guerra decorada en blanco y oro por Voronichin, la Sala Griega que contiene una preciosa chimenea de lapislázuli, la marquetería de la Sala de la Paz, la Gran Biblioteca con más de 20.000 libros, los tapices franceses y el tocador de acero situados en las Habitaciones de María Feodorvna, las pinturas de la Galería de Arte, la vajilla imperial del Comedor y las auténticas esculturas romanas de los siglos I y II a.C. de la Galería de Esculturas. En el exterior se encuentra el parque de estilo inglés en el que se puede disfrutar enormemente con el Templo de la Amistad realizado por Cameron en 1872, el Mausoleo levantado en honor de Pablo I y su esposa, el Monumento a los Padres, encargado por la zarina como homenaje a sus padres, la Casita de la Leche, el Pabellón de las Rosas, la Glorieta de los Abedules Blancos y el Valle de los Estanques como máximos atractivos.

3. Viajar a Rusia: Ciudades Medievales rusas ( Anillo de oro)

 

  • SERGUIEV POSAD

Situada a 70 kilómetros al norte de Moscú, Sérguiev Posad fue fundada por Sergio Rádonezhski, Superior de la iglesia ortodoxa, en 1345. Esta ciudad, conocida históricamente como Zagorsk, es una verdadera joya que merece visitarse tanto por su encanto como por el ambiente que en ella se respira. El principal atractivo de Sérguiev Posad es el Monasterio de la Trinidad y San Sergio, el mayor de Rusia, que dio pie a la construcción de la ciudad y se convirtió en la congregación con más fuerza de todo el estado que siempre defendió sus intereses y participó activamente en la unificación de los principados rusos con Moscú a la cabeza. También fue un importante centro espiritual y cultural ruso con notable influencia en el resto del país. La Catedral de la Trinidad fue levantada en 1423 en honor de Sergio Rádonezhski y cuenta en su interior con hermosos frescos de Andrei Rubliov y Daniíl Chiorny. La Catedral de la Asunción es la principal del conjunto arquitectónico que compone el monasterio, su construcción se inició en 1558 durante el reinado de Iván el Terrible. El edificio está rematado con cúpulas, la central dorada y el resto azules con estrellas doradas. Además de estas dos catedrales el monasterio cuenta con la Iglesia del Espíritu Santo, el refectorio, los aposentos del arzobispo, con tres siglos de antigüedad y el impresionante Campanario de cinco pisos de altura. En la actualidad este monasterio continua siendo el centro de la iglesia ortodoxa rusa ya que en él se encuentran la Academia y el Seminario Conciliar. Durante la celebración de las fiestas religiosas la ciudad adquiere un especial ambiente ya que a los clérigos, seminaristas y monjes, de por sí curiosos a los ojos de un extraño, se unen miles de peregrinos que vienen de todos los confines de la Comunidad de Estados Independientes.

  • PERESLAVL-ZALESSKI

Pereslavl-Zalesski se levanta a orillas del Lago Pleschéevo en un conjunto arquitectónico muy bien conservado. Uno de sus principales atractivos es la Fortaleza cuya construcción fue iniciada en 1152 por el príncipe Yuri Dolgoruki como punto de defensa estratégica situado en un terraplén de casi dos kilómetros y medio con una altura de 10 a 18 metros y de 6 a 8 metros de ancho y una extensión de 28 hectáreas. En la actualidad rodea el centro de la ciudad. Destaca también la Catedral de la Transfiguración del Salvador, en piedra blanca con cúpulas grises, es uno de los edificios rusos más antiguos ya que su construcción data de 1157. Muy cerca se levanta el Monumento a Alejandro Nevski ya que esta ciudad es la patria chica de este gran dirigente ruso. Pereslavl-Zalesski cuenta, además, con cuatro monasterios: Fiódovski, Niktski, Troitski-Danílov y Góritski. Por último, hay que visitar el Museo-Finca Bótik en el que se puede contemplar el bote Fortuna, uno de los primeros barcos de la flotilla de Pedro I que escogió el Lago Pleschéevo como lugar de construcción de naves para juegos navales que fue el origen de la maravillosa flota rusa.

  • ROSTOV VELIKI (EL GRANDE)

Fundada en el año 862, Rostov Veliki ha sido a lo largo de su historia un importante centro político, cultural y artístico que le ha valido el sobrenombre de "el grande". A las orillas del Lago Nero y reflejándose en sus aguas se levanta el más impresionante monumento de Rostov, el Kremlin. Esta maravillosa construcción se inició en 1665 y no fue terminada hasta treinta años después, un dato, se necesitaron veinte millones de ladrillos de gran tamaño fueron para su edificación. El Kremlin resulta muy hermoso con sus muros blancos, sus torres, sus cúpulas de plata y oro, sus giraldillas con filigranas de cobre y, sobre todo, con edificios como la Catedral de la Asunción, la Iglesia de Juan el Teólogo, el Templo de la Resurrección, la Iglesia de Odigitria, los Monasterios de Jacobo y de Abrahán. En la actualidad el Kremlin es la sede de un encantador Museo que fue inaugurado en 1883, en el se pueden contemplar espléndidos iconos, obras fundidas en cobre, monedas, esculturas de madera, tallados en madera y piedra y delicados esmaltes, finift, que han otorgado fama mundial a la ciudad. Si el Kremlin es el principal monumento de la ciudad no son menos famosos los Tañidos de las treinta campanas del campanario de la Catedral de la Asunción. Este inconfundible sonido se escuchaba ya en el siglo X para avisar de alguna desgracia convocando a la asamblea de ciudadanos o para ir a la guerra o para celebrar las fiestas. La música que transmiten los campaneros rusos ha pasado de generación en generación y aunque estuvo a punto de perderse en los últimos tiempos ha vuelto a resurgir rescatando la maravillosa época musical rusa.

  • YAROSLAVL

Yaroslavl fue fundada en 1010 por el gran príncipe de Kiev Yaroslav el Sabio, en 1218 paso a ser independiente y en 1238 fue prácticamente arrasada por la invasión de los tártaros-mongoles. Renacida en 1463 continuó su restauración cada vez con más fuerza hasta convertirse en la segunda ciudad de Rusia por el tamaño del burgo de artesanos y número de habitantes. Esta ciudad era famosa por la habilidad de sus albañiles, carpinteros, curtidores y herreros y esta habilidad ha quedado plasmada en sus principales edificios, el Monasterio de la Trasfiguración del Salvador, de muros blancos y cúpulas oscuras, donde fue encontrado el importante manuscrito "El Cantar de las huestes de Igor"; la Iglesia de la Epifanía cuyos muros están decorados con azulejos multicolores; el Templo de Iliá el Profeta con sus hermosos frescos; las iglesias de Juan el Crisóstomo, Nikola Mokry y Juan el Precursor y la casa de la hacienda, la Karábija.

  • UGLICH

Es una verdadera delicia pasear por esta agradable y encantadora ciudad marcada históricamente por la muerte del zarévich de nueve años hijo de Iván el Terrible. Aunque la versión oficial de la muerte fue que el niño sufrió un ataque de apoplejía mientras jugaba en el huerto y se hirió con un cuchillo, los rumores afirmaban que el boyardo Boris Godunov no estuvo lejos. Los habitantes de Uglich se levantaron al conocer la noticia despertados por la campana del pueblo que tras ser cruelmente sofocada la revuelta le fue arrancado el badajo y expulsada a Tobolsk. Se puede rememorar este pasaje de la historia visitando el Palacio de dos plantas del zerévich Demetrio que aún se conserva. Pero además de visitar este edificio se pueden visitar otros lugares interesantes como la Iglesia de la Asunción, ubicada en el Monasterio de San Alejo, con sus tres techumbres en un mismo eje que tienen forma piramidal exclusiva de la arquitectura rusa; el Monasterio de la Resurrección con sus cúpulas plateadas y el Monasterio de la Epifanía con sus muros color tierra.

  • KOSTROMÁ

Kostromá conserva la misma planificación con la que fue diseñada y construida en 1152. El centro de la ciudad se encuentra en la plaza alrededor de la cual se levantan los comercios ubicados en pasillos con columnas de color blanco y la Casa-Palacio del General Borschov. Sin embargo, el monumento más apreciado de Kostromá es el Monasterio Ipátievski, importante centro cultural de la historia rusa. En el terreno del Monasterio se levantó en el siglo XVI el primer edificio de piedra de la ciudad, la Catedral de la Trinidad en la que destacan su maravilloso iconostasio tallado y los frescos que cubren las paredes, bóvedas y columnas. En la actualidad el Monasterio acoge en las cámaras de los boyardos y las celdas de los monjes una estupenda exposición histórica, artística y etnográfica. Son también muy hermosos el Campanario de cinco pisos de altura y el Museo de Arquitectura de madera donde se pueden contemplar ibas, casas de madera donde vivían los campesinos, graneros, baños, molinos e iglesias de los siglos XVIII y XIX traídas desde toda la región de Kostromá.

  • VLADÍMIR

Enclavada en una zona repleta de bosques y a orillas del río Kiazma se levanta Vladímir, ciudad que debe su fundación a Vladímir Monómaco en 1108 aunque el verdadero promotor fue su nieto, Andrei Bogoliubski que quiso trasladar la capital de la Rus desde Kiev a este entorno de excepcional belleza. Aunque fue devastada en 1238 por los tártaros-mongoles aún se pueden contemplar hermosos monumentos como la Catedral de la Asunción, construida en 1160, cuyo interior está decorado con frescos de Andrei Rubliov y Daniíl Chiorny; la Catedral de San Demetrio, del siglo XII, es la iglesia de los príncipes con bajorrelieves de piedra realmente magníficos; y la Puerta de Oro, muestra del arte de la ingeniería militar rusa antigua. No olvide pasear por los alrededores de Vladímir, además de admirar paisajes muy hermosos se puede visitar Bogoliúbovo, Nerl con el Templo de la Intersección con ocho siglos de antigüedad, y Yúriev Polski con la impresionante Catedral de San Jorge.

  • SÚZDAL

Súzdal ha sabido combinar con excelente gusto a lo largo de sus ocho siglos de historia los monumentos con un entorno natural sencillamente delicioso. Pasear por sus tranquilas calles con las casas de madera y sus huertos es todo un placer y durante el paseo se pueden contemplar el Monasterio del Manto de la Virgen y el Monasterio de San Alejandro, ambos del siglo XIII; el Monasterio de la Intersección y el de San Eufemio el Salvador del XIV; la Catedral de la Natividad, el edificio más antiguo de la ciudad y el magnífico Museo de Arquitectura de Madera y Modo de Vida Campesino. A cinco kilómetros de la ciudad se levantan la Hacienda Principesca de Kídeksha, el Templo de Borís y Gleb construido en piedra blanca, la Iglesia de San Estéfano y su campanario de forma piramidal.

  • NÓVGOROD

Nóvgorod es una de las ciudades más antiguas de Rusia, de hecho, la unión de esta villa con Kiev significó el nacimiento del estado ruso antiguo. Curiosamente Nóvgorod tuvo un sistema político basado en la república democrática por el que sus habitantes elegían a sus gobernantes, militares, jueces e, incluso, los príncipes trabajaban por contrato. Se han encontrado restos arqueológicos de interés como las cartas escritas en corteza de abedul de las que se han podido entresacar el modo de vida de los pobladores de esta maravillosa ciudad. También han servido junto a los frescos e iconos para confirmar la importancia cultural y artística de Nóvgorod. Destacan como monumentos la Catedral de Santa Sofía, de muros blancos, construida en el siglo XI; la Catedral de San Jorge ubicada en el Monasterio Yúriev; la Iglesia del Crisma situada en la finca de Yaroslav; la Iglesia de San Pedro y San Pablo en Kozhévniki y la Torre Kukuy del siglo XVI.

  • PSKOV

Pskov pertenecía a la República de Nóvgorod lo cual aseguraba su independencia aunque sus orígenes se remontan mucho más atrás en la historia. Al llegar la invasión tártaro-mongola, Pskov se convirtió en un bastión defensivo de importancia por lo que sus monumentos aún reflejan esta función histórica ya que se encuentran rodeados por un anillo de ciudades-fortaleza de gran interés. Se conservan más de 80 monumentos de arquitectura rusa antigua entre los que destacan el Krom, el Kremlin, la Catedral de la Trinidad ubicada en el Monasterio Mirozhski, las Cámaras de los Pogankin y la Catedral de la Transfiguración del Salvador, el edificio más antiguo de la ciudad.

  • VÓLOGDA

Vólogda se ubica en un entorno natural magnífico rodeada por bosques y pantanos. Esta ubicación le sirvió para protegerse de las invasiones convirtiéndose en refugio para los que huían de la crueldad tártaro-mongola. Sus principales monumentos se construyeron durante el gobierno de Iván el Terrible que levantó en piedra el Kremlin y la Catedral de la Asunción, de enormes dimensiones, realmente hermosa. Destacan también el Monasterio Prilutski, situado a las afueras de la ciudad y el Monasterio Kirilo-Belozerski en el que se pueden contemplar los magníficos frescos del gran Dionisio. Los parajes de esta región son fascinantes, de hecho, fue el primer parque natural del país, el Norte Ruso.