ahora es Rumbo

Menú
Mi Rumbo¿Necesitas ayuda?
Para reservar0034 911 365 739Red fija. Coste depende del operador Política de privacidad
Ofertas Vuelo + Hotel a Japón
Cada día, una nueva oferta

Al mejor precio: reserva juntos tu Vuelo + Hotel en un solo clic

Viajar nunca fue tan fácil

Pago fraccionado: garantiza tu plaza con un pago de solo el 25%

Más de 15 años de experiencia

A tu servicio: llámanos y reserva tu viaje también por teléfono

Viajes a Japón

Descubre las mejores ofertas de viajes a Japón, vuelo más hotel, con nuestro buscador y disfruta de una experiencia inolvidable.

¿Qué visitar en Japón?

Cuando viajes a Japón irás con rumbo a un país asombroso, donde conviven una cultura milenaria, paisajes naturales inmensamente bellos, las últimas tecnologías, una gastronomía apreciada en todo el mundo y un estilo de vida único. Si reservas ahora vuelos más hotel Japón se convertirá en tu próximo destino. Disfrutarás de un viaje que dejará huella en tu vida, y a los mejores precios.

Para descubrir las bellezas y maravillas de Japón, hemos dividido el país en 8 zonas.

  • Tokyo: Iniaremos nuestro recorrido por Tokyo, para después viajar por sus alrededores. 
  • Peninsulas de Izo Hanto y Boso-Hanto
  • Centro de Honshu y la Región de Kinki: Seguidamente desarrollaremos el Centro de Honshu y la Región de Kinki.
  • Tohoku: Nos desplazaremos por el Occidente y Norte de Honshu, conocido como el Tohoku, 
  • Islas de Hokkaido, Shikoku y Kyushupara: después, viajar rápidamente por las islas de Hokkaido, Shikoku y Kyushu. 
  • Islas Meridionales: Finalizaremos nuestro recorrido en las Islas Meridionales.

Documentación al viajar a Japón

Para los ciudadanos de España, tan sólo es necesario presentar el pasaporte en vigor, con una validez mínima de 6 meses, en el momento de la entrada para una estancia máxima de 90 días. Ha de cumplimentarse un formulario que debe conservarse hasta el día de la salida.

Los efectos personales están exentos de impuestos, como cámaras de fotografía, vídeo o cine. Se puede introducir libremente 400 cigarrillos ó 100 cigarros puros ó 500 gr. de tabaco, 3 botellas de bebidas alcohólicas y 2 onzas de perfume. Los demás artículos, cuyo valor exceda los 200 mil yenes, pueden tener una tasa de aduana.

Viaje a Japón: Clima

La mayor parte del Archipiélago de Japón se encuentra en una zona templada por lo que las cuatro estaciones están claramente diferenciadas.

  • La primavera (que va de los primeros días de marzo a los últimos días de mayo) es una de las épocas más bonitas para visitar el país ya que es el tiempo en que florecen numerosos árboles, especialmente los cerezos y los ciruelos. 
  • El verano se presenta en Japón en el mes de julio y se prolonga hasta finales de agosto. Se caracteriza por las lluvias y por que, una vez finalizadas éstas, comienza un tiempo de altas temperaturas, sumándose a ella una la alta humedad (excepto en la isla de Hokkaido y en los centros de alta montaña). 
  • El otoño (de septiembre a noviembre) es, sin dudas, otra de las mejores épocas para viajar a Japón. Las temperaturas son agradables y frescas además de ser el tiempo en el que los cielos presentan un azul especial que contrasta con el colorido del paisaje. 
  • El invierno (excepto en el extremo norte) con aisladas nevadas, no es muy severo, siendo las temperaturas medias en Tokyo de 3 y 4 grados centígrados.

¿Qué prendas llevar?

La vestimenta del viajero dependerá de la época en que vaya a visitar el país. Japón tiene cuatro estaciones climáticas, la primavera, verano y otoño, en los que podrá ir ligero de ropa. Los veranos en Japón son húmedos. En los meses de invierno, en los que la temperatura desciende, se aconseja llevar ropa de abrigo.

Vacunas y servicios médicos al viajar a Japón

  • No se necesita ninguna vacuna ni certificado médico para viajar a Japón.
  • En cuanto a los servicios médicos, el país cuenta con una sólida reputación. Sin embargo, lo más recomendable es viajar provisto de un seguro de viajes ya que los costos son bastante elevados. En caso de asistencia médica puede llamar al 3212-23-23
  • El teléfono para la policía es el 110 y ambulancias el 119. Para la policía y para información en inglés es el 3501-0110. En caso de pérdida de sus documentos acuda a la policía y póngase en contacto con su consulado más próximo.

1. Viajar a Japón: Tokio

La capital de Japón, con más de 12 millones de habitantes, es una urbe que se extiende implacablemente por todas las direcciones. Se trata de una metrópoli moderna debido a que la mayoría de sus antiguas construcciones son reconstrucciones ya que poco o casi nada sobrevivió al terremoto de 1923 o a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la ciudad cautiva a los visitantes no sólo por la aglomeración de seres humanos, sino por sus aromas, su pulso vital y por su capacidad para conjugar las tradiciones más ancestrales con los últimos avances tecnológicos.

Tokyo (que quiere decir "Capital del Este") se divide en 23 barrios (Ku) y cada "Ku" se subdivide en Distritos y éstos a su vez, en "Chome". Y aunque pueda parecer increíble, en Tokyo las calles no tienen nombre y las direcciones se basan en un complicado sistema numérico. Por ejemplo la dirección del Hotel Keio Plaza es: 2-1 Nishi-Shinjuku, 2-chome, Shinjuku-ku. Es decir, que se encuentra en el chome 2 del sector 2, en el edificio 1 y en el distrito de Shinjuku. Y si esto no parece complicado, hay que resaltar el hecho de que la mayoría de sus calles no son rectas. Es por eso que lo primero que hay que hacer al llegar a la capital es proveerse de un buen plano de calles y de un mapa de metro. El metro de Tokyo es uno de los mayores del mundo. Tiene 240 kilómetros de vía y surca la ciudad en todas direcciones. Normalmente está abarrotado, pero si en algún lugar existe la disciplina dentro del caos es en sus andenes y escaleras, donde reina la precisión, limpieza y seguridad. A continuación indicamos los principales sitios de interés de Tokyo:

  • El Palacio Imperial. Construido sobre los restos del antiguo Palacio de Edo, el Palacio se encuentra rodeado por una muralla con torres y hermosas puertas y un foso interior. Es el corazón de la ciudad y en la actualidad es la residencia de la familia imperial (por lo que no está abierto al público).
  • Santuario de Meiji. Construido en honor del Emperador Meiji (1853-1912), este precioso santuario se encuentra en el claro de un tupido bosque de impresionantes árboles. Se accede a él por una de las tres puertas de madera (torii) de ciprés con más de 1.700 años de antigüedad. La construcción original fue diseñada de acuerdo a las normas más tradicionales de la religión sintoísta. El Santuario de Meiji es uno de los lugares más sagrados de Japón.
  • Templo de Asakusa Kannon (Templo de Senso-ji). Es el templo más antiguo de la capital, además de ser uno de los sitios con más ambiente oriental. Numerosos puestos de variada mercancía se extienden a lo largo de la galería (nakamise) que se encuentra al frente del templo. Fundado en el siglo VII y dedicado a la diosa budista de la misericordia, el templo está presidido por una gran urna para quemar incienso, ya que hay que purificarse antes de entrar en su interior.
  • El Santuario Hie. La antigua casa del dios protector del Castillo de Edo, fue uno de los recintos sintoístas más importantes durante aquel período.
  • Templo de Zojyo-ji. Construido por el shogun Tokugawa, conserva algunas piezas entre las que destaca un Buda negro. El portón lacado en color rojo (1605) forma parte del Tesoro Nacional.
  • Santuario de Yasukuni. De estilo sintoísta fue construido a mediados del siglo XIX. Está dedicado a los más de 2.5 millones de personas que perecieron, víctimas de la guerra, durante la Restauración Meiji.
  • Templo de Sengaku-ji. Este pequeño templo fue edificado en honor del guerrero Asano y sus samurais. Cuenta con un museo que exhibe diversas piezas y armaduras. Todos los días 14 de diciembre tiene lugar una importante ceremonia.
  • Parque Ueno. Inaugurado en el año de 1873 fue el primer parque público de Tokyo. Un paseo por esta zona es imprescindible sobre todo para disfrutar de los espectáculos callejeros y observar cómo se divierten los capitalinos. Aquí se encuentra la Estatua de Takamori Saigo, en honor al samurai que ayudó a la reinstauración del imperio y el Museo Nacional de Tokyo, el mayor del país. Cuenta con la mayor colección de arte japonés: cerca de 90 mil piezas que se van rotando en exposiciones de 4 mil piezas cada vez. Hay cuatro galerías: la Galería Honkan exhibe esculturas budistas, armaduras, textiles, cerámica, caligrafía y pergaminos; la Galería de Antigüedades Orientales acoge piezas y objetos arqueológicos de otros países de Oriente; la Galería Hoyokeikan acoge las reliquias arqueológicas de Japón, mientras que la Galería de Tesoros de Horyuji, guarda los tesoros del Templo de Horyu-ji. (el museo abre de martes a domingos de 9.00 a 16.30 h.).
  • Museo Nacional de Arte Moderno de Tokyo, con lo último en arte.
  • Museo de Artesanía Popular Japonesa, para admirar los productos artesanales como textiles, cerámica o alfarería 
  • Museo del Papel, el mayor del mundo de este tipo.

Distritos de Tokio

Tokyo está formado por varios distritos, muchos de ellos, de gran importancia. En el Distrito de Marunouchi, el corazón de los negocios de Japón, se encuentra la mayoría de las principales firmas comerciales, así como la Estación de Tren JR, donde más de 2.500 trenes llegan y parten todos los días.

  • Ginza, es la zona más famosa de Tokyo, ya que aquí se concentran las tiendas, restaurantes, bares y cafeterías más lujosos, junto a una extraña sofisticación. El Palacio Imperial vigila la evolución del país, mientras que el Edificio Sony, constituye un punto de encuentro muy popular.
  • El Distrito de Shinjuku se divide en la Zona Oeste, donde se concentran los rascacielos de oficinas y hoteles y la Zona Este, con una gran concentración de centros comerciales, tiendas y almacenes donde se pueden hacer buenas compras de cámaras y accesorios de fotografía.
  • Distrito de Akasaka. Otro de los distritos que concentra buena parte de hoteles y restaurantes es el de Akasaka, mientras que el Distrito de Roppongi es el lugar indicado para divertirse por la noche, gracias a sus clubes y bares repletos de gente joven.
  • Akihabara. Para quienes desean hacer compras de electrónica, nada mejor que acercarse al Distrito de Akihabara, donde hay cientos de establecimientos y grandes almacenes con las últimas novedades. Es recomendable comparar precios y preguntar por los descuentos, ya que la competencia es feroz.
  • Shibuya, Aoyama y Harajuku, son tres distritos muy cercanos. El primero es un popular lugar de encuentro, mientras que Aoyama, concentra las mejores butiques y tiendas de moda y Harajuku los establecimientos de ropa para la gente más joven.
  • En el Distrito de Hamamatsucho, zarpan los barcos hacia las islas de Oshima o a las Islas Izu, desde el Muelle Takeshiba Sambashi. Otro de los sitios emblemáticos de la capital es la Torre de Tokyo, una estructura de acero de 330 metros de altura y desde la que se pueden obtener las mejores panorámicas de la ciudad.
  • El Distrito de Ikebukuro se mezclan diversos estilos y ambientes, destacando el complejo Sunshine City, con numerosas atracciones y centros comerciales.

Si quiere visitar Tokio en dos días, podéis priorizar los sitios que nos recomiendo nuestro compañero Luca Golinelli.

2. Viajar a Japón: Penínsulas de Izo Hanto y Boso-Hanto

La Península Izu-hanto, al oeste de Tokyo, se caracteriza por sus abundantes centros de aguas termales. El entretenimiento y sus sitios de interés giran en torno a esta actividad. En la parte de la península que se asoma a la Bahía de Sagami, destacan entre las estaciones de aguas termales, Atami, con un modesto Museo de Arte Moderno y un precioso Santuario; Ito, donde hay que visitar su Museo de Arte que acoge obras de Picasso, Matisse o Dali; el Lago Ippeki-ko y la población de Shimoda (al sur), uno de los mejores lugares para descansar y disfrutar de las aguas termales. No deje de visitar los templos de Ryosen-ji y Choraku-ji, este último con un curioso museo del sexo que exhibe una colección de piezas eróticas.

Siguiendo el curso de la costa y acercándonos a la Bahía de Suruga, se localiza la población de Dogashima, que ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar de un hermoso paisaje de campos y pintorescas aldeas rurales, e incluso viajar por sus estrechas carreteras que llevan a encantadores lugares como el Cabo Matsu-zaki o a las impresionantes formaciones rocosas que se extienden a lo largo de la costa, llena de cuevas misteriosas y afilados acantilados. La pequeña localidad de Heda, es un lugar tranquilo que dispone de una playa maravillosa, ideal para tomarse un respiro en este viaje. En Shuzenji, al norte de la península, se puede visitar el Templo Shuzen-ji, construido en el año 807 y reconstruido en 1489. Saliendo de la península, por su extremo norte encontramos la localidad de Mishima, donde podrá admirar el Jardín Rakuju-en, dando un paseo (en las cercanías se encuentra el Santuario Mishima-taisa).

Península de Boso-Hanto

Viajando hacia el sur está la Peninsula de Boso-Hanto. Los mayores atractivos de esta península están, sin lugar a duda, en sus playas. Destacan Shira-hama y Onjuku. Donde mujeres submarinistas se sumergen en las aguas profundas y exhiben los tesoros encontrados. Entre las localidades más importantes se encuentran Chiba, en el norte y Katsura, en el sur. La península tiene unos 500 kilómetros de costa, salpicada de pequeños puertos pesqueros, playas de fina arena, y campos de flores, mientras que el interior ofrece montañas cubiertas de cedros y fértiles valles.

Chiba

La ciudad de Chiba cuenta con una población de unos 848.000 habitantes, siendo una atractiva capital con mucho movimiento. El centro posee bonitos bulevares y plazas, tiendas elegantes y numerosos hoteles y restaurantes. Entre sus mayores atractivos destacan:

  • Castillo Chiba, situado en el Parque Inohana, que acoge al Museo Folclórico Municipal de Chiba. Dispone de un planetario en el cuarto piso y una impresionante vista desde la quinta planta. 
  • Puerto de Chiba. Cuenta con un bonito parque y una torre de 125 metros de altura, que permite disfrutar de unas vistas ejemplares. En las cercanías está el Museo de Arte de la Prefectura ubicado en un moderno edificio
  • Kasori Kaizuka, un legado prehistórico y que tiene un enorme interés histórico y cultural. 
  • Museo de Historia Natural, Chuo Hakubutsukan, una espléndida muestra de la ecología, etnología y vida salvaje de la región. 
  • Parque Zoológico, ofrece interesantes muestras de vida salvaje.

Matsudo, Abiko y Noda

Al norte de Chiba se encuentran las localidades de Matsudo, Abiko y Noda. Matsudo es una moderna ciudad llena de vida y con un área suburbana floreciente, su máxima atracción es el Templo Hondo-ji; en Abiko se encuentra el Lago Teganuma, que atrae numerosos visitantes durante todo el año por las miles de aves que se reúnen en su área. Se pueden visitar el Museo de los Pájaros, Tori-no-Hakubutsukan, y en las cercanías el famoso Instituto Ornitológico de Yamashina. La localidad de Noda, rodeada por tres ríos, ofrece el Museo de Arte y Folklore, Noda Kyodo Hakubutsukan y el Kikkoman Noda Kojo. Para pasear, la ciudad cuenta con el Parque Shimizu, rodeado de bellas flores.

Narita

Desde Tokyo al Aeropuerto de Narita, viajando hacia el este, se emplazan numerosos templos y lugares históricos. Se puede hacer un alto en el camino para ver el Templo Naritasan Shinsho-ji, que tiene más de mil años. Recibe numerosos visitantes y es conocido como uno de los mayores centros de la secta budista Shingon. Cerca de allí se ubica el Museo de Aeronáutica y el Jardín Botánico.

Al suroeste de Narita está el Santuario Sogo-Reido, que cuenta con una escalofriante leyenda sobre un sacrificio. Detrás del Templo se hallan las figuras que cuentan la historia del sacrificio de Sorgo (Sogo Goichidai Kinenkan).

El Museo Boso Fudoki-no- Oka y el Boso-no-Mura, ofrecen una impresionante vuelta al pasado. A pocos minutos en tren desde Narita se encuentra la ciudad castillo de Sakura, destacando entre sus viejos edificios el Sakura Juntendo Kinenkan, el primer hospital privado del Japón, construido en 1843. Al norte de la ciudad se halla el Lago Imbanuma, un Parque Natural donde se puede pescar y caminar en un espacio natural envidiable. En el antiguo emplazamiento del Castillo de Sakura se encuentra el Museo Nacional de Historia Japonesa, Rekishi Minzoku Hakubutsukan.

Al sur del Aeropuerto de Narita está Shibayama, que guarda históricas figuritas de barro "haniwa", encontradas en la zona y que pueden verse en el Museo Haniwa de Shibayama ubicado cerca de algunas tumbas. En las proximidades se encuentra el Templo Shibayama Nioson, que cuenta con tres históricas pagodas y una majestuosa puerta de entrada.

Choshi

A lo largo de la ruta que nos lleva a Choshi se pueden realizar algunas paradas por algunas interesantes localidades. La parada en Sawara, al borde del Parque Nacional Suigo-Tsukuba Quasi, permite admirar los canales del Río Tone, surcados por sauces y casitas antiguas. El Museo Tadataka y el Santuario Yasaka, son otras de sus atracciones.

Uno de los santuarios más célebres del este del Japón es el Katori Jingu, rodeado de cerezos, hermosa vegetación y tiendas de gran colorido en una atmósfera de historia y divinidad. El Jardín Botánico, Sawara Suisei Shokubutsuen, guarda miles de curiosas flores, cerca de allí un museo cuenta la historia y cultura en torno al Río Tone. Los Doce Puentes (Juniko) que cruzan un estrecho canal forman un conjunto rústico muy pintoresco.

La ciudad de Choshi, en el extremo nordeste, ve desembocar el Río Tone en el Pacífico y tiende en el estuario un puente desde donde se observa una increíble vista del puerto pesquero. Desde la Torre del Puerto se divisa también un maravilloso panorama.. También se pueden obtener bonitas vistas desde el Cabo Inubosaki y su faro, sin olvidarnos del observatorio, Chikiu-no-Maruku-Mieru Oka Tembodai, o de los acantilados de la Bahía de Byobu-ga-ura. Desde allí se extienden hermosas playas donde se puede nadar en verano y la posibilidad de encontrar alojamiento es amplia.

Hasunuma Kaihin Koen es un parque que cuenta con 13 piscinas, 27 pistas de tenis y una naturaleza ideal para el relax y los paseos. Podrá degustar las mejores sardinas en Kujukurimachi, la localidad le ofrece, además, la posibilidad de visitar un museo que cuenta la historia de la pesca. Para los amantes del tenis nada mejor que Shirako, que acoge el Shirako Tennis Resort, donde se celebran competiciones internacionales.

En Nagara hay un lugar ideal para los que gustan de los deportes, Nagara Furusato Mura y el Centro Japonés de Aerobic. El Templo Kasamori-ji, cerca de Nagara, está dedicado a la diosa Kannon, cuya figura, situada en el centro, data de 1426. En Otaki se localiza el Castillo de Otaki, que puede verse en lo alto de una colina, su historia se cuenta en el Museo Sonan, ubicado en el mismo lugar.

En el camino que nos lleva al interior encontramos el Valle Yoro Keikoku, situado en la confluencia de dos ríos, el paisaje que lo rodea es especialmente hermoso en primavera y en otoño aunque cualquier estación es buena para visitarlo.

El Sur de la Península

Describiendo una ruta que bordea el sur de la península, vamos a ir visitando cada localidad importante haciendo un alto en sus máximas atracciones. Comenzaremos por Kisarazu, una ciudad portuaria de gran belleza y que cuenta con una hermosa bahía y un parque, Otayama Koen, donde se encuentra el interesante Museo Kazusa, que hace un repaso sobre las tecnologías a través de la historia, mientras que el Kinrei Zuka Ibutsu Hozonkan, guarda objetos encontrados en una antigua tumba.

Desde Kisarazu el viaje puede continuar adentrándonos en el interior hasta el área del Lago Kameyama, donde se puede pescar y remar. Los alrededores del lago gozan de bonitos paisajes que incluyen algunos importantes Parques Naturales.

En el camino que va desde Kisaraszu hasta Futtsu, se encuentra la población de Sanukimachi, una ciudad castillo que se asoma sobre el mar dominada por el Monte Kanozan. Allí podrá admirar Tokio-wan Kanon y desde ese lugar observar las mejores vistas de la bahía. En el Monte Kanozan está Mother Bokujo, donde pacen tranquilas las vacas y se obtiene una impresionante vista panorámica de los valles de Kujukutani. En las proximidades se encuentra el Templo Jinya-ji, fundado por Shotoku Taishi, y cuya puerta principal data del siglo XVI. Finalmente llegamos a Futtsu, desde donde se puede contemplar la Península de Miura frente a sus costas.

Si nos adentramos en el interior llegamos al Monte Nokogiriyama, donde a sus pies se yergue el Templo Nihonji, que cuenta con una gran estatua de Buda, además de otras muchas que se encuentran a lo largo de la montaña.

Kyonanmachi se distingue por ser refugio de artistas. No hay que olvidar que el célebre Hishikawa Moronobu nació aquí en 1618. Existe un pequeño museo que lleva su nombre.

Viajando hacia el sur está Tateyama, un puerto pesquero de gran movimiento y que atrae gran numero de visitantes que lo toman como base para recorrer este extremo de la península; es muy fácil encontrar alojamiento y las posibilidades de entretenimiento son amplias. El Museo Awa cuenta la historia de la pesca local.

Toda la parte costera está llena de encantos como el Faro Nojimazaki, desde donde se puede contemplar la inmensidad del Pacífico, y el Cabo Sunosaki, con estupendas vistas. Para los amantes de insectos, aves y plantas tropicales está el Paraíso Nambo.

Ascendiendo por la costa este encontramos la localidad de Kamogawa, un elegante centro vacacional donde podrá contemplar el Kamogawa Sea World o el Centro Floral Futomi. En ambos aprenderá algo más sobre la flora y fauna del Japón. Desde allí podrá acceder al Monte Kiyosumiyama y al Templo Seicho-ji, que se encuentra en su cumbre y que cuenta con una larga historia. Todo el paisaje que rodea este monte goza de una exuberante naturaleza, que incluye diversas plantas tropicales. El Templo es famoso sobre todo por haberse fundado ahí en 1233 la secta budista japonesa Nichiren. La influencia de esta secta llega hasta el Templo Tanjo-ji, que se encuentra en la costa, concretamente en la playa Tai-no-ura. La zona tiene un especial espíritu sagrado. El complejo conocido como Isla Namegawa ofrece la oportunidad de contemplar curiosos animales, entre los que se encuentran flamencos y monos, comprende un hotel y algunas villas sobre la costa.

Katsuura es la meca de los pescadores, toda la costa es de gran belleza, con villas de veraneo y un parque bajo el agua, Katsuura Kaichu Koen, desde donde podrá observar el mar a 8,5 metros de profundidad. Otras localidades ideales para las vacaciones son Ohara y Onjuku.

Nikko

Nikko (a dos horas de Tokyo, dirección noroeste) no es solamente una de las excursiones más solicitadas, sino que es, tal vez, uno de los sitios más interesantes de Japón. Famoso por sus bellas joyas arquitectónicas y por sus impresionantes entornos naturales, Nikko cautiva a quien lo descubre.

La historia de Nikko se remonta al siglo VIII cuando un monje budista estableció una pequeña ermita en la zona. En el siglo XVII el shogun Tokugawa Ieyasu decidió construir su mausoleo en Nikko, pero fue su nieto quien llevó a cabo la construcción. El trabajo que se aprecia en el santuario es considerado como la esencia del arte japonés: tallas, de animales, seres mitológicos, paredes decoradas y trabajos de madera lacada son algunos de los elementos que componen esta hermosa obra.

El primer punto de interés es el Puente Shin-kyo o Puente Sagrado, de color rojo y con 28 metros de largo que cruza el río Daiya. La Avenida de los Cedros conduce hasta el Santuario de Toshogu. Antes hay que hacer un alto en el Templo Rinno-ji, célebre por su gran salón sambutsudo que alberga tres estatuas gigantescas de la diosa Kannon, Amida y Bato Kannon. A un costado se encuentra el Sorinto, un pilar de bronce con más de diez mil volúmenes de sutras.

El Santuario de Toshogu, presidido por una monumental puerta o torii, es una de las construcciones más bellas de Japón, en donde se percibe la influencia de los estilos sintoísta y budista. Antes de cruzar el Torii Omote-mon se encuentra la Pagoda de Cinco Pisos, con 35 metros de altura, lacada en oro y color rojo con puertas en negro. Una vez cruzada la puerta, a la derecha, se localiza Sanjinko o las Tres Casas Sagradas y a la izquierda, el Shinkyusha o Establo Sagrado, en cuyo dintel se encuentran los tres famosos monos que predican con sus posturas: "no oigas el mal, no digas el mal y no veas el mal". Continuando por el camino principal se halla una fuente de agua de granito y después, la Puerta de Yomei-mon, que a pesar de ser pequeña es una de las construcciones más complejas por sus profusos relieves. Destaca, además, el Santuario de Futara-san-jinjya, el edificio más antiguo del complejo (1617) y dedicado a la Montaña Nantai, el Santuario Taiyuin-byo o Mausoleo de Daiyuin, de menor tamaño que el principal por lo que resulta más extravagante e interesante y el Jardín Botánico de Nikko, con más 20.000 variedades de especies de flora. Muy cerca se encuentra el Museo, que exhibe numerosos objetos de la cultura y de la naturaleza del Parque Nacional.

No deje de acercarse al Lago Chuzenji-ko (por la serpenteante carretera Irohazaka) y a Akechidaira, desde donde se obtiene una vista panorámica de toda la zona, así como del Monte Nantai, el lago y la impresionante Cascada de Kegon, con más de 100 metros de caída, siendo una de las más espectaculares del país. Para quienes deseen acampar y darse un baño, el mejor lugar es la orilla del lago, en la Playa de Shobugahama.

Mashiko, a una hora de autobús desde la Estación de Utsunomiya, a medio camino de Nikko, es la cuna de la alfarería del mismo nombre, famosa por su simplicidad y elegancia. El pueblo cobró fama gracias a que en el año de 1930 el maestro Hamada Shoji estableció un horno e inicio los trabajos de alfarería de Mashiko. En la actualidad existen más de 50 hornos donde se puede admirar el trabajo de producción o bien, intentar modelar algo con nuestras propias manos.

Las Islas Izu

Las islas de Izu son las cimas de una cadena de volcanes sumergidos y, a pesar de la considerable actividad volcánica, constituyen un popular destino de descanso para los japoneses. Se puede acceder por avión o en los transbordadores que zarpan de la Isla de O-shima, donde destaca el volcán Mihara-yama y el Parque del mismo nombre.

Son siete las islas: Tooshima, la más pequeña, Nii-jima, con excelentes playas, Shikine-jima, con piscinas de aguas termales, Kozu-Shima con buenas playas, Miyake-jima, que alberga más de 200 especies de aves y la tercera en tamaño, Mikura-jima, de más difícil acceso y Hachijo-jima, a 290 kilómetros al sur de Tokyo, de clima semitropical, popular por sus peleas de toros, por el ambiente jovial y por su jardín botánico.

3. Viajar a Japón: Honsu Central y Región de Kansai

Honsu Central

La región central de la Isla de Honshu, conocida como "Chubu", se extiende entre Tokyo y Kyoto y puede dividirse en tres zonas geográficas: al norte, la costa del mar de Japón que se caracteriza por sus paisajes escarpados, la zona central se distingue por las espectaculares cadenas montañosas conocidas como los Alpes Japoneses y la zona sur que sufre una alta concentración urbana.

  • Nagoya. Es la principal población de la región con cerca de 2.5 millones de habitantes y la cuarta ciudad en importancia del país. Se encuentra a 2 horas de Tokyo en tren bala. Entre sus numerosos sitios de interés destacan el Castillo de Nagoya-jo, célebre por su torre de cinco pisos coronada por una pareja de delfines dorados; el Museo de Arte Tokugawa, con colecciones de pintura, caligrafía y cerámica pertenecientes a la familia Tokugawa; el Santuario Atsuta-jingu, del siglo III y uno de los más importantes de Japón y que alberga la "Espada para Cortar Hierba", uno de los tres tesoros de la Casa Imperial; el Puerto de Nagoya, con un espectacular acuario; el Museo Marítimo que exhibe todo lo relacionado con la Exploración Antártica Fuji y el Parque Higashiyama-koen provisto de un zoológico y un jardín botánico.
  • Takayama. Situada en el antiguo distrito de Hida, Takayama es una ciudad acogedora. Su visita es necesaria no sólo para recorrer los Alpes Japoneses, sino para deleitarse con sus construcciones que recuerdan el Japón del siglo XVII. Lo más recomendable es caminar entre sus angostas calles o bien, descubrir la pequeña población en bicicleta. No pueden dejar de visitarse Sanmachi Suji, el centro del antiguo pueblo con establecimientos tradicionales, el Museo Arqueológico de Hida alojado en una casa tradicional, el Museo de Artesanía Fujii, Takayama-jinjya la Histórica Casa de Gobierno, la Kusakabe Mingei-kan, un bello ejemplo de arquitectura, la Casa Yoshijima-ke, antigua casa de mercaderes, el Templo Hida Kokubun-ji, originalmente del siglo VIII con una bella pagoda y el Parque Shiroyama-koen, que puede visitarse realizando el recorrido llamado Higashiyama Teramachi, con numerosos templos y santuarios.
  • Nagano-Ken. Constituye el techo del Japón y se trata de una cadena montañosa que abarca la zona central de Honshu. La región posee un enorme atractivo no sólo por su paisaje montañoso sino por su riqueza cultural y arquitectónica, que se entrelaza con una industrialización emergente. En la zona se encuentran numerosos Parques Nacionales.
  • Karuizawa. Al pie del Monte Asama-yama se encuentra la localidad de Karuizawa, un centro turístico importante y un buen lugar para explorar la montaña. La base norte de la montaña es una región de lava, con jardines y miradores, denominada Onioshidashi.
  • En Bessho Onsen se encuentran numerosos templos que atestiguan una rica herencia cultural. El Templo Anraku-ji destaca por su pagoda octagonal. Otras edificaciones son el Templo Chuzen-ji y el Templo Zenzan-ji. Las rutas que llevan a los templos pueden convertirse para el viajero en una apasionante excursión a través de este paisaje rural de extraordinaria belleza.
  • Nagano. La localidad más importante de la zona es Nagano, con una población de 347.000 habitantes, que fue en tiempos un centro religioso importante. Su templo Zenko-ji atrae a numerosos visitantes. El edificio data del siglo VII y fue la morada de Ikko Sanzon una de las primeras imágenes budistas que entraron en Japón hacia el 552. El templo, asolado por los incendios, ha sido reconstruido varias veces y en su interior se encuentran algunas interesantes muestras religiosas budistas.
  • Kanazawa. A tres horas por el tren expreso desde Nagoya u Osaka, Kanazawa es la tercera ciudad en importancia de la Región de Hokuruki (que se extiende a lo largo de la costa del Mar de Japón). Fue una ciudad fortaleza en la antigüedad y hoy en día aun conserva el ambiente de aquella época. Durante la Segunda Guerra Mundial y gracias a la ausencia de objetivos militares, la ciudad se salvó de los bombardeos, razón por la que ha preservado numerosas construcciones de interés como las Casas de los Samurais Nagamachi con preciosos jardines, el Santuario Oyama-jinja del siglo XVI, el Jardín Kenrokuen uno de los tres más bellos jardines del país, la Villa Seison-kaku con elegantes habitaciones y mobiliario de época, el Museo de Arte Ishikawa especializado en artes tradicionales, el Museo Nakamura, el Teatro Noh que ofrece obras todos los primeros domingos del mes, la Villa Edo-mura un museo al aire libre con construcciones del Período Edo y el tradicional Mercado Omicho.
  • La Península de Noto-Hanto. Situada al norte de la Región Central, la Península de Noto-hanto constituye una perfecta combinación de paisajes agrestes con ambientes rurales tradicionales, además de algunos aspectos culturales de gran relevancia. Entre los principales puntos de interés se encuentra la Casa Kita-ke antigua residencia de una familia que llegó a administrar más de 100 villas en la región, la Playa Chiri-hama muy buscada por los amantes de las motos y los vehículos 4 x 4, el Santuario de Keta-taisha del siglo XVII, el Templo Myojo-ji con elegantes construcciones, la costa de Noto-kongo, el pequeño pueblo de Wajima célebre por sus trabajos de laca, Sosogi con dos delicados templos y la Bahía de Tsukumo-wan desde donde se pueden hacer cortos cruceros por la zona.

Región de Kinki / Kansai

La Región de Kansai es la zona que ha estado habitada más tiempo por los japoneses. Aquí se encuentran algunas de las principales atracciones del país como Kyoto, capital imperial durante diez siglos, Nara, con numerosas construcciones antiguas o las vibrantes ciudades de Osaka y Kobe.

Kyoto. Kyoto fue la capital de Japón durante más de 1.000 años y en ese tiempo se convirtió en el centro del arte, la cultura y la religión del país. Localizada a 513 kilómetros de Tokyo y a 43 kilómetros de Osaka y con una población de 1.430.000 habitantes, Kyoto es uno de los destinos que deben ser visitados por obligación. Kyoto ha sabido conservar sus tradiciones y sus antiguas construcciones que se levantan orgullosas entre las recientes luces de neón. Podríamos dedicar páginas y páginas para narrar sus bellezas, para describir los más de 2.000 templos y santuarios o para escribir sobre sus jardines. La única forma de enamorarse de esta ciudad es descubrirla con los propios ojos.

A diferencia de Tokyo, Kyoto conserva su trazado cuadricular (influencia china) por lo que es muy fácil llegar a los sitios de interés. Lo más conveniente es comenzar por el centro de la ciudad donde se encuentra el Palacio Imperial. Originalmente fue construido en el año 794, pero el actual es una reconstrucción del año 1855. Destaca por su simplicidad y entre las salas más bellas está la de Shishinden, Seiryoden y Kogosho (para entrar es necesario llenar un formulario, previa presentación del pasaporte, antes de las 10.00 h. ó 14.00 h.). Muy cerca se encuentra el Palacio Kyoto Gosho con sus bellos jardines.

El Castillo de Nijo-jo (1603) fue la primera residencia del shogun Tokugawa y se distingue por sus salas con decoradas mamparas, suelos de madera (que crujen en cada pisada para advertir de la presencia de los extraños), todo ello, en medio de encantadores jardines bien trabajados como el de Ninomaru. Ya en otra zona, cerca de la Estación de Tren se encuentra el Templo Nishi Hongan-ji, centro de la secta budista Jyodo-Shin-shu. Se compone de 5 edificios, quizás los mejores ejemplos de la arquitectura del Período Azuchi-Momayama, con tallados de madera, pintura y profusa ornamentación. Muy cerca, el Templo Higashi Hongan-ji y el Templo To-ji que alberga la pagoda más alta de Japón.

En la Zona Este de Kyoto se puede visitar el Templo de Sanjusangen-do, célebre por la imagen de madera de la diosa de los mil brazos y las más de 1.000 figuras pequeñas de la misma imagen, custodiadas por 28 guardianes de expresivos gestos. Desde aquí se puede ir al Museo Nacional de Kyoto con excelentes colecciones de arte, artesanía y piezas históricas. En esta misma zona se localiza el Templo Kiyomizu-dera con un espectacular balcón de madera sostenido por 139 pilares, a 15 metros de altura, lo que permite una buena panorámica de la ciudad. No deje de acercarse al Templo Kodai-ji del siglo XVII, al Santuario Yasaka-jinja con un rico colorido, al Distrito de Gion famoso por su entretenimiento y por ser el distrito de las geisas, al Templo Chion-in donde se encuentra el torii más grande del país, al Museo de Arte Moderno con las últimas novedades de cerámica y pintura, al Santuario Heian réplica del palacio imperial con preciosos jardines y al Templo de Ginkaku-ji, el pabellón de Plata y que, a pesar de la intención de revestirlo con este metal, sólo está la construcción en madera. Al pabellón se puede acceder por el Paseo de los Filósofos, un camino bordeado de cerezos, arces y sauces por el que transitaban en la antigüedad los sabios pensadores.

En la Zona Noroeste de Kyoto, básicamente residencial, se encuentran algunos sitios importantes como el Templo Kinkaku-ji o Pabellón de Oro, uno de los sitios más famosos de Japón. Se trata de una construcción de tres plantas revestidas de pan de oro, coronada por un ave Fénix. El Pabellón se refleja bellamente en las aguas del estanque que lo rodea. Desde aquí se puede ir al Templo de Ryoan-ji, fundado en el 1450 por la escuela Zen Rinzai. Su máxima atracción es el bello jardín de piedra que consiste en 15 rocas que simulan montañas que emergen de la arena (como si del mar se tratara). En esta zona destacan, además, los templos de Ninna-ji, Myoshin-ji, Koryu-ji y el Santuario Kitano-tenmangu.

En la Zona Oeste hay que resaltar la visita al Templo Tenryu-ji, el mayor templo de la escuela Zen Rinzai con un jardín del siglo XIV y los Templos del Norte de Okochi. En la Zona Suroeste destacan la Villa Imperial Katsura Rikyu, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura japonesa (las visitas duran cerca de 40 minutos y comienzan a partir de las 10.00 h. hasta las 14.00 h.) y el Templo de Saiho-ji, mientras que en la Zona Sur y Sureste los principales atractivos son el Santuario Fushimi-Inari Taisha con numerosos torii y uno de los santuarios más venerados y el Templo Byodo-in con una curiosa construcción en forma de ave Fénix que alberga la estatua de Amida del siglo XI.

Finalmente, en la Zona Norte hay que visitar la Villa Imperial Shugaku-in Rikyu y los Templos Shisendo y Manjyuin. Al finalizar el día no hay como reponer fuerzas, dejando el cuerpo y el espíritu en manos de la diversión. A orillas del río Kamo suelen colocarse terrazas sobre plataformas de madera, buen lugar para los románticos. Para quienes gusten de algún espectáculo tradicional el mejor lugar es Gion Corner. Muy cerca se encuentra la angosta calle de Pontocho donde abundan las casas de las geisas, pero difícilmente podrá acceder a una de ellas.

Nara. Con una población cercana a los 400 mil habitantes y a 30 minutos en tren de Kyoto, Nara cuenta con un buen número de reliquias culturales, siendo el segundo destino turístico en importancia después de Kyoto. Lo más aconsejable es dedicar al menos dos días, pero si no es posible, lo mejor es comenzar por un rápido recorrido por Parque Nara-koen donde hay más de 1.000 ciervos, el Templo Kofuku-ji que llegó a contar con más de 175 edificios, pero hoy casi todos destruidos por incendios, la Pagoda de cinco pisos del siglo XII y la de tres pisos del siglo XV. El Salón Nacional de los Tesoros contiene varias piezas que se encontraban en las antiguas construcciones. El Museo Nacional de Nara, muy cerca, cuenta con arte budista y reliquias arqueológicas, mientras que el Museo de Arte Neiraku exhibe colecciones de bronce de China y Corea. Sin embargo, la principal atracción de Nara es el Templo Todai-ji, la construcción de madera más grande del mundo (40 metros de alto por 47 de largo), que guarda el Gran Buda de Bronce de 16 metros de altura, 120 kilogramos de oro y 430 toneladas de bronce.

Continuando con el paseo, pronto se descubre el Santuario de Kasuga, fundado en el 768 por la familia Fujiwara. Hasta el año de 1863 se respetaron las normas sintoístas que obligan a reconstruir los santuarios cada 20 años. Cuenta con más de 3.000 linternas que se iluminan a mediados de agosto y a principios de febrero.

Ya fuera del parque se localiza el Templo de Horyu-ji fundado en el 607. Fue aquí desde donde se expandió el budismo por todo el Japón y aun quedan cerca de 40 edificios, siendo probablemente las estructuras de madera más antiguas del mundo. Se distingue el Salón Principal, Kondo, que acoge piezas de incalculable valor y la Pagoda que se encuentra al frente y que describe escenas de la vida de Buda. Muy próximos, el Templo Horin-ji con una bella imagen de Buda, el Templo Hokke-ji con una pagoda del siglo VIII, el Templo Jiko-in con habitaciones para la ceremonia del te y el Templo Toshodai-ji con una imagen lacada de Birushana de 3 metros de altura.

Península Kii. Al sur de la Península Kii se encuentra Wakayama-Ken una región montañosa de belleza y cultura sin igual. Wakayama, con 396.000 habitantes es la localidad más importante de la zona, tiene un bonito castillo medieval al que se accede a través de una atractiva ruta.

Al sur se localiza el Parque Nacional Yoshino Kumano, mientras que en el extremo suroriental se encuentra la Península Shima-Hanto, siendo uno de sus principales atractivos el Parque Nacional Ise-Shima, donde se puede disfrutar de una impresionante naturaleza que emerge junto a un rico legado religioso.

El Gran Santuario Ise-Jingu data del siglo III y es uno de los santuarios sintoístas más venerados del país. Posee una impresionante riqueza espiritual e histórica para el Japón.

Las perlas constituyen otro de los atractivos de la zona, para encontrarlas hay que acercarse a Toba, centro de las famosas perlas de Mikimoto (alojado en una pequeñísima isla). No puede dejar de vistarse el Acuario de Toba, uno de los más impresionantes de Japón. Si dispone de tiempo le aconsejamos abordar el transbordador que va hasta Irako en la Península Atsumi.

Toda la costa sur está plagada de pequeñas islas que aparecen frente a los pintorescos pueblitos de pescadores. Kashiko-jima se encuentra en el extremo sur y es un buen punto base para explorar la Bahía Ago-wan. Desde allí se puede viajar a Goza y Ugata.

Osaka. Con una población de 2.8 millones de habitantes, Osaka es la segunda ciudad en importancia (en cuanto a economía) y, dada su cercanía a Kyoto (a 40 minutos) es una buena alternativa, para quienes no piensan visitar Tokyo, de tener un contacto con el Japón más moderno. Osaka goza de buena fama por su gastronomía, por su Castillo de Osaka, por sus impresionantes dimensiones y por ser uno de los mejores sitios del espectáculo de títeres Banraku.

Además del Castillo (una reconstrucción en concreto del original de 1583), Osaka posee otros puntos relevantes como el Santuario Sumiyoshi Taisha dedicado a las deidades sintoístas del mar y de los viajes, el Museo de Cerámica Oriental con la colección más valiosa de cerámica china y coreana, el Teatro Nacional Bunraku y el Parque de la Expo del año 1970.

Si dispone de tiempo, le recomendamos la excursión al Monte Koya-san, centro de la secta budista Shingon, donde encontrará numerosos templos de madera en medio de bosques habitados por tranquilos monjes, cipreses milenarios y una niebla matinal que envuelve todo.

Kobe. Kobe es un importante puerto, sobretodo para pasajeros de cruceros, siendo una ciudad donde se percibe la influencia de las comunidades chinas (asentadas en el siglo XIX) y de las comunidades europeas. Además de su particular ambiente, sus atracciones son el Distrito de Kitano-cho, donde abundan las casas de arquitectura extranjera, el Museo Municipal, el Barrio Chino, las islas artificiales del Puerto (que se puede recorrer en un delicioso viaje en monorriel) y de Rokko.

El Castillo de Himeji, conocido como la "Garza Blanca", por sus inmaculadas paredes, se erige a orillas del Mar Interior a 55 kilómetros de Kobe y es el ejemplo más auténtico de este tipo de construccion.

4. Viajar a Japón: Honsu Occidental y el Norte de Honsu

Honsu Occidental

El Oeste de la Isla de Honshu es conocido como Chugoku que quiere decir "Tierras del Centro" o "País Medio". Existen tres rutas para atravesar toda la región: por la costa norte (Sanin-kaigan) con hermosos paisajes de mar, la costa sur (Sanyo-kaigan) muy industrializada y la ruta central con menos atractivos.

  • Okayama. Próxima al pueblo turístico de Kurashiki, la ciudad de Okayama tiene su principal atracción en el Jardín Koraku-en, creado hace más de 300 años, siendo uno de los "Tres Grandes Jardines" de Japón. Otro de los puntos de interés son el Castillo de Okayama-jo del siglo XVI, reconstruido completamente en 1966 y los museos de la Prefectura de Okayama, el Museo de Arte Yumeji y el Museo de Oriente. Y si se dispone de tiempo es aconsejable realizar el Circuito de Bicicleta Kibi, que transcurre por un buen número de templos y santuarios (las bicicletas se pueden alquilar en la estación de Tren JR).
  • Kurashiki. El pueblo de Kurashiki es uno de los sitios más pintorescos de Japón. A pesar de que la arquitectura es oriental, el ambiente recuerda la atmósfera de la vieja Europa. La mayoría de los sitios interesantes se encuentran en las cercanías del Canal, como el Museo de Arte Ohara con una excelente colección de arte occidental con obras de Picasso, Matisse, etc. el Museo Arqueológico con piezas precolombinas, la Casa Ohashi con uno de los mobiliarios más bellos, el Santuario de Achi-jinji y los templos de Honei-ji y el Kanryu-ji.
  • Hiroshima. La ciudad de Hiroshima es una urbe básicamente industrial y a pesar de que su historia se remonta al siglo XVI, la ciudad volvió a nacer después de ser destruida totalmente durante la Segunda Guerra Mundial. Hiroshima fue la primera víctima de una bomba atómica el 6 agosto de 1945. Como es de esperar, sus principales atractivos son reconstrucciones por lo que, lo más recomendable, es dar un paseo por el Gembaku Domu, la Cúpula de la Bomba Atómica, único sobreviviente y signo de la destrucción, por el Parque de la Paz un recuerdo incesante por vivir en armonía, por el Museo de la Bomba, por el Castillo Hiroshima-jo, réplica del original y por el Jardín Sukkei-en, un jardín que recrea grandes paisajes en miniatura.
  • Isla de Miyajima. Conocida como Itsuku-shima, se encuentra a 50 minutos aproximadamente en transbordador, o a 25 minutos en tren desde Hiroshima. Lo más espectacular de la isla es el célebre torii flotante (relicario sintoísta) del Santuario de Itsukushima-jinja. Los edificios están sobre pilotes de madera, muy cerca de la orilla, por lo que cuando sube la marea pareciera como si el Santuario emergiera del mar. En la isla se encuentra el Teatro Noh más antiguo de Japón que data del año 1568, la Sala de los Tesoros con más de 3.000 piezas históricas y una Pagoda de cinco pisos en medio de un bosque.
  • Islas del mar interior. Son cerca de 600 islas e islotes que se extienden a lo largo de 500 kilómetros por el Mar Interior de Seto. Se caracterizan por sus bellos paisajes y por sus apacibles aldeas de pescadores. Lo más recomendable es visitar al menos dos islas o bien, navegar por la zona en alguno de los transbordadores que cubren la zona. Entre las islas principales se encuentra la Isla de Omi-Shima donde se encuentra la nave del antiguo Emperador Hirohito, la Isla de Ikuchi-jima con numerosos templos y santuarios construidos por un acaudalado hombre de negocios, la Isla Shodo-Shima, con espectaculares paisajes como la Garganta de Kankakei y la Isla de Awaji-Shima, la isla más grande de la región y una de las más pobladas (aquí fue donde nació el teatro Bunraku). Su principal atractivo son los Remolinos de Naruto que se forman cuando las corrientes del Mar Interior entran y salen a través del Estrecho de Naruto.
  • Matsue se encuentra en la costa norte de la Región Occidental, entre el Lago Shinji-ko y el Mar. Sus principales atractivos son el Castillo Matsue-jo del siglo XVII, la Residencia Samurai Buke Yashiki el más fino ejemplo de arquitectura y la Casa de Lafcadio Hearn, un escrito inglés. Desde Matsue, se puede viajar hasta las Islas Oki (hay que viajar en tren hasta Sakimanto, desde donde parten los transbordadoress), que se distingue por sus bellos paisajes y su agradable ambiente..
  • Hagi. Hagi es una pequeña ciudad que combina templos y santuarios, barrios antiguos de samurais con pintorescos castillos y excelentes vistas desde sus costas. Si puede visitarla no deje de hacerlo.

El Norte de Honshu

La zona norte de Honshu, conocida como Tohoku, ha sobrevivido al implacable desarrollo industrial de Japón, por lo que preserva tradiciones y festivales ancestrales de gran riqueza. Lamentablemente es, también, una de las zonas menos visitadas y conocidas del país, por lo que, quien se aventura a descubrir este territorio, tiene la fortuna de disfrutar del Japón rural más auténtico. Escarpadas montañas, profundos bosques, claros lagos y una impresionante línea costera prevalece en esta región al lado de ciudades castillo, aldeas rurales, viejas tradiciones y gente amable. La zona es abundante en Parques Nacionales.

  • Fukushima - Yamagata. Lo más recomendable es comenzar por la población de Aizu Wakamatsu, excelente punto de partida para las excursiones de los alrededores. Durante los tiempos feudales fue el centro de poder del clan Aizu y el pueblo se distingue por su Colina Ilimori-yamaun donde se encuentran las tumbas de 19 jóvenes del grupo Byakkotai (Tigres Blancos) que se suicidaron en 1868 cuando las fuerzas imperiales amenazaban. El Jardín Oyaku-ena es otro de los atractivos, junto a la Casa Samurai, una reconstrucción que muestra la opulenta vida de los samurais durante el Período Edo. Desde Aizu se puede viajar a la Zona de Kitakata, célebre por sus cientos de "kura", almacenes con paredes de barro de diferentes colores y al Lago Inawashiro-ko, una zona lacustre con bellos paisajes y desde donde se pueden admirar los volcanes del Parque Nacional de Bandai-san. Este último alberga los escenarios naturales de montaña más espectaculares de Japón. La principal montaña es Bandai-san que hizo erupción el 15 de julio de 1888 destruyendo numerosos pueblos y convirtiéndose en un grupo de picos. Al norte de la montaña e encuentran los lagos de Hibara-koOnagawa-koAkimoto-ko y Goshiki-numa, que quiere decir "Cinco Pantanos de Color", pero que en realidad son unos 200 lagos o lagunas de diferentes colores. Existen numerosos senderos para recorrer la zona. Ascendiendo hacia el norte se accede al Parque Nacional Bandai-Ashai y a la localidad de Yamagata, una pequeña población que se distingue por sus barrios de artesanos. Desde aquí podrá acceder a las montañas sagradas de Dewa Sanzan, al Templo Yama-dera y la región que rodea a Zao Onsen. Si viaja en agosto tendrá la oportunidad de asistir a su famoso Festival, donde los locales recorren las calles bailando ataviados con curiosos sombreros de paja.
  • Niigata. Otra escala imprescindible, cuando se viaja por el norte de Honshu, es la población de Niigata, para tomar el transbordador que navega hasta la Isla de Sado, la quinta isla del país por su tamaño. Niigata con 436.000 habitantes se ha desarrollado como un importante centro industrial. Se encuentra en el norte de Honshu en la costa del Mar del Japón. La ciudad reúne numerosos atractivos entre los que destacan el Santuario Hakusan-jinja y el Monumento Memorial de la Prefectura de Gobierno. En el lugar existen numerosas pintorescas residencias conocidas como Gono-no-Yakata. En la Casa Ito-tei se puede admirar un precioso jardín, varias granjas, un cenador para tomar el té así como una exposición de arte. Por otra parte la Casa Ichishima-tei, de más de un siglo de existencia, tiene un tranquilo jardín ideal para relajarse.
  • Alrededores de Niigata. Desde Niigata se puede acceder a la Isla Awa-Shima, perfecta para pescar y hacer excursiones. Frente a Niigata se encuentra la Isla Sado, que posee una interesante historia desde los tiempos medievales. A lo largo de la isla se extienden dos cadenas montañosas y una fértil llanura. La costa es rocosa y está salpicada de pintorescos pueblos de pescadores. En el interior existen numerosos templos erigidos entre las montañas.
  • Myagi-Iwate. Sendai es la ciudad más poblada de la zona norte y se encuentra muy cerca de la bahía Matsushima-wan y su principal atractivo es el Castillo de Aoba-jo construido por Masamune. Desde la Bahía se puede navegar hasta la Isla de Kinkazan con bosques de bambú, ciervos, monos y un gracioso templo budista. Sendai tiene una población de 918.000 habitantes. Entre los atractivos culturales de esta típica ciudad japonesa se encuentra el Museo Municipal, que acoge una interesante colección relacionada con la historia de la ciudad. El mausoleo de Masamune fue construido en 1637, pero durante la Segunda Guerra Mundial quedó bastante destruido. Actualmente existe una réplica que imita fielmente el estilo del periodo Momoyama, caracterizado por su ornamentación y suntuosidad. El Santuario Osaki Hachiman-jinja, construido originalmente en el siglo XII y trasladado a su emplazamiento actual por Masamune en el siglo XVII, es una interesante construcción.
  • Matsushima. Cerca de Sendai se encuentra Matsushima, que junto con las islas de la bahía constituye uno de los "Nihon Sankei" o los "Tres Grandes Sitios" del Japón. Entre sus mayores atractivos destacan el Templo Zuigan-ji, uno de los más elegantes templos zen de Tohoku que data de 828, y fue ampliado por Masamune en 1606, y el templo de madera Godai-do, al que se accede a través de puentes. Se abre cada 33 años. En las cercanías está el Pabellón Kanran-tei, donde hay un hermoso jardín y una colección de reliquias de la familia Date. En el siglo XVII era usado como centro de ceremonias, donde se tomaba té a la luz de la luna.
  • Isla O-jima, conectada a tierra por un curioso puente de madera, fue en otros tiempos el lugar donde se retiraban los sacerdotes (las mujeres tenían prohibida la entrada, hasta el siglo pasado). Es el lugar ideal para pasear y relajarse.
  • Península Ojika-hanto se encuentra al norte de Sendai, viajando por la costa. Onagawa es la puerta de entrada a la península. Una de las localidades más turísticas es Ayukawa, donde se encuentra Oshika, una impresionante exposición sobre la pesca de ballenas. Desde allí podrá tomar un bote a la isla Kinkazan, perfecta para disfrutar de la paz y el relax. Una vez allí se puede visitar el Santuario Koganeyama-jinja, rodeado de bosques, y con una arquitectura muy interesante. En la costa este se puede admirar una original formación rocosa llamada Senjojiki.
  • Hiraizumi e Ichinoseki. Continuando por el norte y por el centro de la Isla de Honshu se encuentra Hiraizumi e Ichinoseki, pequeñas poblaciones que cuentan con edificios históricos como el Templo de Choson-ji del siglo XII y el Templo Motsu-ji que en la antigüedad fue el mayor templo de Honshu Norte. Otros edificios de interés son Kyozo Sutra, que data del siglo XII y contenía originalmente una colección de cinco mil sutras dañadas en su día por el fuego y trasladadas a Sankozo, que acoge numerosos tesoros, sobre todo relacionados con el clan Fujiwara. En las cercanías del Templo Motsu-ji se encuentra la cueva Takkoku-no-Iwaya, que guarda un templo dedicado a Bishamonten, la deidad budista de los guerreros. En las proximidades hay dos gargantas que se pueden visitar: Gembikei-kio y Geibikei-kio.
  • Morioka. Más al norte se localiza Morioka, la capital de la prefectura de Iwate, con un buen Museo que posee diversas salas de exhibición. Conocida como la "Ciudad de los Castillos del Norte del Japón", fue la ciudad del clan Nambu,. En ella se encuentra un parque situado en la zona centro donde una vez estuvo ubicado el Castillo Morioka-jo. Actualmente cuenta con un hermoso jardín y se puede admirar el Santuario de Sakurayama-jinjaEl Río Nakatsugawa, símbolo de la ciudad, la atraviesa formando meandros. Destacan el edificio del Banco Iwate y una serie de viejas tiendas, Gozaku, así como algunos templos como el Templo Hoon-ji, conocido por sus 500 estatuas budistas. A pocos minutos de la ciudad se encuentra una granja que puede ser visitada, Koiwai. La Meseta de Hachimantai se encuentra situada en medio de montañas volcánicas, y constituye un paraíso natural de cielo y paisaje.
  • El Lago Tazawa, uno de los más profundos de Japón, y también de los más transparentes, puede ser visitado desde la localidad de Shirahama. La estatua de la Princesa Tatsuko, símbolo del lago, se encuentra en la orilla suroeste, conocida como Katajiri. Cerca de allí se encuentra el balneario Nyuto. Si se avanza hacia la costa, se llega a Miyako, célebre por sus playas de arena blanca (Jodogahama).
  • Akita. Akita se encuentra al norte de Honshu en la costa del Mar del Japón, con 302.000 habitantes constituye una importante capital comercial e industrial. Se trata de una histórica ciudad que prosperó bajo el reinado del clan Satake. Además de ser la capital de la prefectura, es el centro cultural y económico de la costa del Mar del Japón en Tohoku. Posee cuidados museos, campos fértiles y sitios históricos interesantes. Suele tomarse, además, como base para acceder a Kakunodate, al Lago Tazawako y a la Península Oga-hanto, que posee hermosas costas escarpadas y verdes colinas.
  • En el Parque Senshu se encuentran las ruinas del Castillo Kubota, rodeadas de florecientes cerezos y azaleas. El Parque es un lugar perfecto para realizar paseos o relajarse. En el mismo parque está ubicado el Museo de Arte Hirano Masakichi, que alberga una cuidada colección de pinturas de Tsuguji Fita (1886-1968), además de obras maestras de artistas occidentales y japoneses.
  • La Península de Oga se asoma al Mar del Japón ofreciendo al viajero numerosos atractivos, entre los que destaca la singular belleza de su línea costera, el verde de la colina Kanpu-zan o el famoso Festival Namahage. Al pie de la península se eleva el Monte Kampu cubierto de verdes praderas, las vistas desde su cumbre son impresionantes.
  • Nishi-Kaigan. Una de las rutas más bellas de la región es la que recorre la Costa Oeste o Nishi-Kaigan, y que abarca desde Monzen a la Bahía de Toga. El recorrido puede hacerse en barco, viajando por mar a través de la línea costera para contemplar la maravillosa panorámica desde Monzen hasta el Acuario Oga, situado en el extremo sur de la Bahía de Toga. El acuario alberga más de 300 especies de animales como pingüinos y focas. El alimento de estos se convierte en un atractivo cuidadosamente realizado por profesionales a modo de espectáculo. El Balneario Oga, en la Costa Norte de la península, puede servir de base para realizar interesantes excursiones (es fácil encontrar alojamiento). En una verde llanura, al noroeste, se encuentra el Cabo Nyudozaki, rematado por un faro blanco y negro y un monumento a la latitud Norte en sus 42 grados.
  • Kakunodate es una ciudad castillo, que ha logrado perseverar sus construcciones samurais. La pequeña población puede recorrerse fácilmente a pie, disfrutando de sus paseos rodeados de olorosos cerezos.
  • Aomori. Aomori-ken es la prefectura más septentrional de Honshu y es punto de partida hacia la Isla de Hokkaido, ya sea en transbordador o por tren a través del Túnel Seikan. Es la base para visitar numerosos puntos de interés turístico como las Montañas Hakkoda, el Lago Towada, el Cabo Tappizaki y la Península Tsugaru, así como para acceder al Monte Osore, una montaña mística en la Península Shimokita. Pero sobre todo Aomori es famosa por sus manzanas y su Festival Nebuta. No deje de visitar el Centro de la Prefectura para la Industria y el Turismo, donde encontrará todo lo necesario para explorar la ciudad. En el Museo de Arte Munakata Shiko se exponen los trabajos del pintor nacido en Aomori.
  • Hachinohe e Hirosaki. Hachinohe es una importante ciudad industrial con uno de los puertos pesqueros más importantes del Japón y un divertido festival que se celebra en agosto. Desde Hachinohe se puede tomar el transbordador a Muroran o a Tomakomai. Muy cerca se encuentra Hirosaki, con un precioso castillo de 1610. La ciudad castillo de Hirosaki fue fundada en el siglo XVII, constituyéndose como un importante centro cultural en Tohoku. El centro de la ciudad conserva la antigua estructura arquitectónica, que incluye parte del antiguo castillo, templos, como los de Saisho-in y Chosho-ji, así como algunos edificios del periodo Meiji. Un lugar ideal para dar paseos. No deje de visitar el Distrito Samurai, que aunque actualmente contiene modernos edificios, aún conserva algunas casas samurais. Entre las reliquias que sobreviven desde tiempos feudales, se incluyen también viejas casas y almacenes a lo largo de estrechas callejuelas y numerosos templos budistas.
  • Montañas Hakkoda. Las Montañas Hakkoda forman una serie de picos que discurren al sur de Aomori, rodeados de lagos, llanuras y balnearios, que pueden servir de base para realizar numerosas excursiones por la región, entre las que destaca la que va al Balneario Sukayu.
  • El Lago Towada, se encuentra en el cráter de un viejo volcán, entre Akita y Aomori, donde se puede nadar. La mejor estación para visitarlo es en el otoño cuando las montañas que lo rodean se tiñen de rojo y oro. Se pueden tomar embarcaciones para recorrerlo en Nenokuchi y Yasumiya, una gran ciudad turística donde se concentran hoteles, tiendas de regalos y diversos sitios de interés en sus cercanías. Al noreste del lago se encuentra la Garganta Oirase, que constituye un tesoro natural formado por cascadas, rápidos, rocas y una imponente vegetación. Una ruta interesante es la que discurre a lo largo del río entre Yakeyama y Nenokuchi, en la boca del río, o la que va desde Ishigedo a Nenokuchi. El recorrido se puede hacer en bicicleta, que puede alquilarse sin problemas. Por otro lado, para quienes deseen descubrir la Costa Oeste de la región tranquilamente, nada mejor que hacerlo en tren, desde la Península de Tsugaru hasta la población de Joetsu, haciendo escalas en Akita, para disfrutar de la Península de Oga-hanto o bien para viajar al Lago Tazawa-ko o a Tamagawa Onsen, una importante zona de aguas termales. La línea costera de la Península de Tsugaro lleva al Cabo Tappi-zaki, que posee unas vistas maravillosas. En la Península Shimokita-hanto se encuentra el Monte Osore-zan, un volcán sagrado, Osore significa miedo, por lo que el lugar envuelve cierto misterio. Sobresale en este espacio intrigante el Templo Entsu-ji. La localidad más importante es Ohata, en la costa.

5. Viajar a Japón: Hokkaido, Kyushu y Las Islas Meriondes

Hokkaido

Hokkaido significa "Ruta del Mar del Norte", nombre acuñado por los japoneses cuando colonizaron la isla en 1869. Anteriormente era conocida como "Isla de los Salvajes", haciendo referencia a su población ainu. La Isla de Hokkaido es la segunda isla de Japón, en cuanto a tamaño y es el paraíso para los amantes de los deportes de invierno, del senderismo y de la aventura. A pesar de que representa el 20% del territorio nacional, en ella tan sólo vive el 5% de la población total y, a diferencia de Honshu, Hokkaido no cuenta con templos o santuarios relevantes, sino que sus principales atracciones son sus Parques Nacionales que representan el 10 % del territorio nacional. Un edén de tranquilidad.

El viajero que llega a la isla desde el "otro Japón" se sorprenderá con sus grandes espacios y la poca gente. La naturaleza se desborda por sí sola, el frío provocado por inviernos de nieve y hielo se mezcla con el espejismo del fuego que esconden los volcanes. Junto a lagos cristalinos se extienden prados con vacas y caballos, campos de cultivo, bosques de coníferas y pintorescas aldeas en esta isla patrimonio de los ainu.

HAKODATE

Hakodate es un importante puerto pesquero y la puerta de entrada a la isla. Se puede acceder a ella por avión, tren, autobús o por transbordador. Es una ciudad histórica de más de 300.00 habitantes y conserva el estilo arquitectónico del siglo pasado. El centro del comercio se sitúa en la calle Odori, mientras que los restaurantes y bares abundan en el distrito Matsukazecho. El núcleo de los negocios está ubicado en el área de Goryokaku, y si quiere obtener verduras y pescado fresco lo encontrará en el mercado Asa-ichi.

Goryokaku, el único fuerte de Japón de estilo europeo, fue construido en 1864 para defensa y hoy es un parque público. El Monte Hakodate-yama, desde donde se obtienen las mejores vistas del puerto y de la ciudad, es el que da la personalidad a la urbe, se puede llegar a su cumbre en funicular.

Hakodate es una ciudad de tránsito pero le recomendamos la visita al Museo que exhibe piezas de las antiguas tribus. Como curiosidad, señalamos un Monasterio Trapense, famoso por sus dulces. Todos los días, excepto los domingos, la ciudad acoge un mercado que abre al amanecer y se cierra al mediodía.

Desde Hakodate se puede acceder a Onuma, una pequeña localidad al norte, desde donde se puede llegar al Parque Nacional Onuma Quasi. En el Parque hay algunos lagos, Onuma, Konuma y Junsainuma, dominados por el Monte Komaga-dake, un volcán que formó los lagos tras una erupción. Se pueden recorrer los lagos en embarcaciones. Todo el lugar se presta para realizar atractivas excursiones. La localidad pesquera de Esashi permite tomar un transbordador hasta la Isla Okushiri-to.

SAPPORO

Sapporo es la principal ciudad de la isla y se distingue por su trazado que recuerda a las ciudades de Norteamérica, por haber sido la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1972, por su animado ambiente y por el cercano aeropuerto de Chitose. Con una población que supera el millón y medio de habitantes, es el centro administrativo de la isla. Sus calles adornadas con árboles a los lados embellecen esta típica ciudad japonesa, que, sin embargo, no presenta los agobios de las grandes capitales del país. Le aconsejamos la visita al Jardín Botánico con más de 5.000 especies de la flora de la isla, contiene a su vez un museo que guarda la colección del misionero británico Batchelor, interesado en la cultura ainu y las tribus siberianas, a juzgar por los documentos que dejó.

Un parque se desliza hasta el corazón de la ciudad, es el Odori Koen Promenade, rodeado de flores, hay cafés, tiendas, restaurantes, etc. un paraíso para el turista. El Campanario Tokei-dai, una torre de madera con un reloj del siglo XIX y con un modesto museo, fue construido en 1878 y actualmente constituye un importante punto de orientación para el viajero. En su interior hay un pequeño museo que cuenta la historia local. La Torre del Reloj constituye un auténtico símbolo para Sapporo.

Los barrios más animados de la ciudad son Tanukikoji y Susukino, en Tanukikoji encontrará cines, tiendas, etc. donde gastará las horas del día, mientras que en Susukino se podrá divertir durante la noche.

El Museo de Arte Moderno de Hokkaido, exhibe una colección de arte moderno local e internacional y muy cerca, el Museo de Arte Moderno Miggishi Korato que guarda los tesoros artísticos de los artistas de Sapporo. El Museo de la Cerveza y Jardín de Sapporo, ofrece la oportunidad de visitar la primera fábrica de cerveza que se estableció en Japón. Se puede contemplar toda la ciudad desde el Monte Moiwa a 531 metros de altura (se puede subir en funicular).

Las carreras de caballos son muy populares en Hokkaido. Las monturas no son, sin embargo, potros pura sangre, sino percherones entrenados para arrastrar grandes pesos con trineos. Las pistas, de arena incluyen distintos obstáculos.

No hay que olvidar que Sapporo es el mejor lugar para acceder a las diversas Estaciones de Esquí (nieve garantizada desde diciembre a abril). Por otro lado, desde Sapporo se puede viajar a Shiraoi, lugar donde se ha instalado una aldea típica de los ainus, para poder disfrutar de las danzas y la música de los nativos de la isla.

Cada mes de febrero Sapporo celebra su Festival de Nieve, durante el cual se levantan castillos y templos de hielo. Pero no todo es frío en esta isla, la abundancia de fuentes termales permite que en Hokkaido se hayan instalado numerosos balnearios, que permiten bañarse al aire libre, rodeados por un paisaje estremecedor, a veces nevado. A un paso de Sapporo está el Balneario Jozankei, donde se puede disfrutar de un maravilloso espectáculo de preciosas gargantas y barrancos, donde las aguas calientes brotan a gran velocidad sobre el río.

PARQUES NACIONALES DE HOKKAIDO

Uno de los principales motivos para visitar Hokkaido son sus bellos e impresionantes Parques Nacionales, todos ellos de fácil acceso y provistos de las instalaciones necesarias. En estos parajes naturales se puede acampar, practicar trekking o bien descansar en algunas de sus estaciones de aguas termales. Por otro lado, si tiene deseo de conducir un automóvil en Japón, este es el mejor momento. Entre los Parques Nacionales destacan:

Parque Nacional de Rishiri-Rebun-Sarobetsu

Wakkanai se encuentra en el extremo norte de la isla de Hokkaido. Es el punto ideal para acceder a las islas Rishiri-to y Rebun-to, que se encuentran dentro del Parque Nacional de Rishiri-Rebun-Sarobetsu, cuyo espacio comprende las pequeñas islas y la costa de Sarobetsu, provistas de senderos para los amantes del ciclismo. La Isla Rishiri-to está dominada por el volcán del Monte Rishiri-zan, que se asoma sobre el mar. Existen algunas interesantes rutas para alcanzar la cima de este monte, pero se pueden hacer caminatas menos ambiciosas que también resultarán apasionantes. Los principales puertos de la isla son Oshidomari y Kutsugata. La isla está rodeada por una carretera que comunica con las pequeñas aldeas de pescadores. El lugar es ideal para realizar excursiones a pie o en coche explorando las montañas y lagos.

Por su parte la Isla Rebun-to, aunque no posee las altas cimas de Rishiri-to, tiene también increíbles rutas por su costa, salpicada de pequeños pueblitos de pescadores, playas, bosques y acantilados. Los puertos más importantes de la isla son Kafuka y Funadomari. El viajero puede adentrarse en lugares remotos a través de atractivos caminos, plagados de flores de infinidad de diferentes especies.

Parque Nacional Daisetsuzan

El Parque Nacional Daisetsuzan es el más grande de Japón. Formado por numerosas montañas, volcanes, lagos y bosques, además de albergar el pico más alto de la isla, el Monte Asahi-dake con 2.290 metros, su geografía es fascinante. La puerta de entrada al parque son las comunidades de Asahikawa y Kamikawa, que se encuentran al norte, Kitami en el este y Obihiro en el sur.

Al pie del Monte Asahi-dake se extiende Asahidake Onsen, donde los bosques rodean las pintorescas casitas. Las paradas más interesantes son Yudoku Onsen y Nakadake Onsen.

Una de las excursiones más típicas es la que va a Sounkyo y es de destacar también la que va al Monte Kurodake Ishimuro. Si se quiere atravesar bosques, hay una interesante ruta desde Asahidake Onsen a Tenninkyo Onsen, donde se descubre una garganta y una cascada.

Sounkyo es una espectacular garganta, rodeada de hermosos paisajes. Una de las más famosas estaciones de esquí del Japón es Furano. A corta distancia se encuentran las comunidades de Tokachidake Onsen y Shirogane Onsen. Desde allí se pueden hacer excursiones al Monte Tokachi-dake. Las mejores vistas del Lago Kussharo-ko se obtienen en el Paso Bihoro. Desde Abashiri se puede acceder a Shari y a la Península Shiretoko. En la localidad existe un Museo de Prisiones. El Museo de las Flores de Hielo se encuentra en el Monte Tento-san. Otro museo interesante es el Oroke Kinenkan, que muestra reliquias de la cultura Oroke, una tribu nómada de origen siberiano, a punto de extinguirse.

Parque Nacional Shiretoko

El Parque Nacional Shiretoko, se encuentra en la península del mismo nombre. Shari es la primera localidad a la entrada del Parque, aunque Utoro es la población más grande. Se pueden hacer bonitas excursiones en bote a través de los acantilados. Otra interesante localidad para explorar es Iwaobetsu, desde donde se puede realizar la llamada "Ruta de los Cinco Lagos", Shiretoko Goto, que podrá admirar desde las pasarelas de madera dispuestas entre ellos. Un lugar espectacular son las cascadas Kamuiwakka-no-taki, bajo las que se encuentra el Puente Shiretoko-ohashi.

Para el viajero aficionado a la escalada la península ofrece el Monte Rausu-dake y el Monte Io-zan. No olvide visitar la localidad de Rausu, un pequeño pueblito de pescadores donde se dan cita simpáticos leones marinos.

Parque Nacional Akan

El Parque Nacional Akan, en el este de la isla, con picos volcánicos, lagos y densos bosques, tiene unos 905 kilómetros cuadrados de extensión. Bihoro y Kushiro pueden ser las puertas de entrada al Parque. Las localidades más importantes que se encuentran en su interior son Teshikaga, Kawayu Onsen y Akan Kohan. Desde Kawayu Onsen podrá acercarse al Lago Kussharo-ko, el mayor de la isla, donde se puede acampar y nadar. Por su parte Sunayu Onsen, al este, ofrece playas de blancas arenas, mientras que Wakoto Onsen, al sur, se caracteriza por sus piscinas al aire libre.

Partiendo de Kawayu, también podrá llegar al Monte Io-zan, cuya ruta presenta una espectacular naturaleza. Desde Akan Kohan, situada en la orilla del Lago Akan-ko, es posible hacer excursiones en barco, visitar un poblado Ainu y ascender a las montañas.

Entre el Lago Akan-ko y Teshikaga, se extiende una hermosa ruta que comprende la famosa parada en Sokodai, que permite asomarse a los lagos Penketo y Panketo. A través de los bosques podrá llegar, tras una bonita ruta, a Bokke.

Al este de Hokkaido se encuentra el centro económico e industrial de la isla, Kushiro. En Kushiro Shitsugen, cerca de allí, hay una interesante flora y un paisaje impresionante. El aeropuerto principal de la isla se encuentra en Chitose, un importante centro industrial.

Desde la localidad de Tomakomai se puede tomar un transbordador hacia Honshu, esta ciudad dispone de fábricas manufactureras de papel. Para descubrir algo más sobre la cultura de Japón, en Shiraoi hay un poblado Ainu conocido como "Poroto Kotan" y un museo que muestra interesantes aspectos de esa cultura, Ainu Minzoku Hakubutsukan. En la población encontrará tiendas curiosas, en un ambiente comercial muy agradable.

Parque Nacional Shikotsu-Toya

El Parque Nacional Shikotsu-Toya, es el más cercano a Sapporo y, por tanto, de fácil acceso. Destaca por sus montañas y por sus estaciones termales de Toyako y Noboribetsu. Todo el parque comprende una extensión de 983 kilómetros cuadrados, rodeado por los lagos Shikotsu-ko, Toya-ko, con hermosas montañas y volcanes. Desde Shikotsu-ko Kohan podrá acceder al lago Shikotsu-ko. Noboribetsu es un lugar cálido e ideal para descansar. El complejo vacacional de Dai-chi Takimoto-kan, posee uno de los lugares de baños más grandes del país. Desde allí podrá dirigirse al Valle del Infierno, un valle de gran actividad volcánica. Hay un pequeño santuario en donde los visitantes pueden disfrutar de aguas termales.

Los Ainu

El origen de los ainu es incierto, su lengua, rasgos físicos y costumbres son diferentes si los comparamos con japoneses, coreanos o manchúes. Las similitudes se acercan más al corte caucásico. Hasta hace bien poco, en realidad un siglo, los ainu eran los únicos habitantes de Hokkaido, entonces llegaron los japoneses. En un principio este interesante pueblo vivía de la caza, la pesca y la recolección. La captura del oso se convirtió en un culto. Los hombres salían en busca de los oseznos en el invierno y cuando los encontraban las mujeres los amamantaban y adoptaban hasta que se hacían adultos, después los mataban, adoraban sus cadáveres y enviaban su alma a los dioses. Actualmente la población ainu ha descendido, además de sufrir un considerable mestizaje entre la población, situación que pone en peligro la supervivencia den una cultura milenaria. Hay varias aldeas que intentan mantener vivas las costumbres de los tiempos pasados como Kumayama, Akankohan y Shiraoi, comunidad que alberga a unos 3.000 ainu. En la localidad hay un museo que documenta sobre este pueblo y su historia. En muchos lugares de la isla de Hokkaido se puede asistir al espectáculo de danzas en torno a un tótem, presenciar como tallan estatuillas de madera, o escuchar su lengua. Todo ello sirve para conocer algo más de este histórico y enigmático pueblo.

SHIKOKU

Shikoku es la cuarta isla en tamaño de Japón y, lamentablemente, es una de las zonas menos visitadas por los turistas extranjeros. Cuenta con bellas montañas y un suave clima, pero se distingue, sobretodo, por sus 88 templos budistas en homenaje a Kobo Daishi, fundador de la secta budista Shingon. En Shikoku puede verse un buen número de peregrinos vestidos de blanco (especialmente jubilados) que realizan el llamado "Circuito de los Templos" ya que según la tradición quien los visita todos, evita la reencarnación. Antiguamente se hacía el circuito caminando, pero en la actualidad se hace en autobús (cerca de 1.000 kilómetros). Los templos no tienen nada de especial y lo interesante es realizar todo el circuito. Está separada de Honshu por el Mar Interior (se puede acceder a Shikoku desde Honshu en barco o avión). La costa de Shukoku constituye uno de los mayores atractivos para los viajeros.

TAKAMATSU

Takamatsu, en el extremo norte, es la puerta de entrada a la isla. La ciudad cuenta con más de 300.000 habitantes y lo más destacable de ella es su Jardín Ritsurin, del siglo XVI, uno de los "Tres Grandes Jardines" de Japón, y uno de los más conocidos. Cuenta con estanques, miradores, salones de té, puentes e islas. En el Jardín se encuentra el Museo Sanuki, que expone artículos locales.

Otro bonito lugar en Takamatsu es la antigua Casa de Té Kikugetsu, de tiempos feudales. El Castillo Takamatsu-jo, construido en 1588, está en ruinas aunque un parque y las aguas del mar conforman su totalidad otorgándole una bonita imagen.

Desde la Colina de Yashima se obtiene una estupenda vista de las islas del Mar Interior y el Santuario Kotohiragu, divinidad protectora de marinos y viajeros. Allí está el Templo Yashima-ji, que incluye un museo en su interior, un funicular le llevará hasta la colina.

La Aldea de Shikoku-mura, en Yashima es un museo al aire libre con más de 20 casas que datan del Período Edo. Frente a sus costas, la Isla Shodo-Shima es famosa por sus granjas, contiene un museo y diversos interesantes edificios.

Desde Yashima se puede acceder a la Isla Meji-jima, conocida también como Oniga-shima o la "Isla del Demonio", se pueden visitar las cuevas donde se supone se escondía, según la leyenda, un demonio.

Caminos por el Litoral

En las proximidades de Takamatsu se encuentra la localidad de Sakaide, una pintoresca ciudad portuaria. Siguiendo la línea de la costa está Marugame donde se pueden visitar las ruinas del Castillo Marugame-jo. Desde aquí se puede acceder a las Islas Shiwaku. La siguiente población que nos encontramos es Tadotsu, lo más interesante de la localidad es el Parque Toryo-koen, que tiene magníficos cerezos. Dentro del Circuito de los 88 Templos está Zentsu-ji, particularmente importante por ser el lugar de nacimiento de Kobo Daishi, fue fundado en el año 813 y se encuentra al sur de Tadotsu. Cerca de allí está el famoso Santuario de Kompira-san en Kotohira, un templo dedicado en su origen a proteger a los marineros, que se convertiría después en templo tras la Reforma Meiji.

Continuando por la costa norte hacia el oeste se encuentra la población de Kanonji, famosa por su plaza de 350 metros de diámetro, según el diseño de una antigua moneda de tiempo feudales. En el área podrá ver, además, el Templo Kanonjijinme-in y el Museo de las Monedas del Mundo o Sekai-no-Koin-kan, que expone monedas de unos 100 países a través de la historia.

MATSUYAMA

Matsuyama es la principal población de Shikoku y un importante puerto de entrada de los transbordadores procedentes de Hiroshima. Tiene 443.000 habitantes y se encuentra situada en la costa noroeste. Sus principales atracciones son el Castillo de Matsuyama-jo, una de las construcciones feudales mejor conservadas del país. Fue construido en 1602-03 y reconstruido después en 1642 y en 1784 por un terrible incendio, volvió a reconstruirse al siglo siguiente y en este siglo ha sido restaurado de nuevo.

Los Baños Públicos de Dogo, especialmente los del Balneario Onsen Ryokan, que datan del siglo XIX, figuran entre los más antiguos del Japón. Una caminata de más de un kilómetro le llevará al Templo Ishite-ji, que se encuentra en el Circuito de los 88 Templos. El Templo data de 1318 y se caracteriza por su arquitectura de elegante estilo Kamakura. En el Parque Dogo se puede visitar el Museo Municipal de Shiki, dedicado a la memoria del literato local Shiki Masaoka.

UWAJIMA

En la costa oeste se encuentra la localidad de Uwajima un lugar tranquilo y acogedor, que cuenta con un pequeño castillo muy interesante, Uwajima-jo, del siglo XVII. Otra visita que no debe perderse es el Santuario Taga-jinja, la mayor atracción es su Museo del Sexo. Para pasear y relajarse están los Jardines Tensha-en, muy originales en su estilo.

KOCHI

Kochi es una de las llamadas "Ciudades Castillo" del Japón. Conserva el antiguo castillo Kochi-jo del siglo XVII (reconstruido en el XVIII). En su interior hay un interesante museo. Otras importantes atracciones son el Templo Chikurin-ji y el Jardín Botánico, ambos en Parque Godaisan-koen. El Templo se encuentra en el Circuito de los Templos y conserva una importante colección de estatuas en su interior.

La zona de Kochi cuenta con algunas playas de interés como Katsura-hama, donde se encuentra la estatua del héroe local Sakamoto Ryoma, cerca de allí hay también un museo a su memoria. No olvide visitar el mercado del domingo, que se sitúa a lo largo del Bulevar Phoenix, caracterizado por su popular colorido.

MAR INTERIOR

El Mar Interior, que se encuentra en el estrecho formado entre Honshu y las islas de Shikoku y Kyushu, es un mar de gran extensión que consiste en una cadena de cinco mares unidos por canales con cantidad de islas dispersas. Las numerosas islas, costas y litorales han sido declaradas Parque Nacional.

Kyushu

Kyushu es la tercera isla en tamaño de Japón y la que se encuentra más al sur de las 4 islas principales. Posee un clima subtropical, aguas termales y algunos sitios históricos de relevancia. Kyushu es considerada la "Cuna de la Civilización Japonesa", ya que desde aquí la Tribu Yamato inició la expansión por todo el país. Se puede acceder por avión, por tierra, por transbordadores o a través del túnel y del puente que conecta Kita Kyushu con Shimoneski (Honshu Occidental).

  • KITA KYUSHU. Kita Kyushu es considerada la puerta de entrada y es una ciudad básicamente industrial. Se pueden visitar en ella el Castillo Kokura-jo y el Museo Municipal de Arte Kitakiushu.
  • FUKUOKA-HAKATA. Fukuoka-Hakata es la principal ciudad de la isla. En realidad se trata de dos ciudades separadas por el río Naka-gawa. Fukuoka constituye el centro administrativo, mientras que Hakata es el barrio comercial donde está el antiguo puerto. Tiene una población de más de un millón de habitantes. Lo más relevante es el templo de Shofukuji del siglo XII (según se dice el templo Zen más antiguo del país); el Castillo de Fukuoka, en el Parque Maizuru, desde donde se observan hermosas vistas de la ciudad; el Santuario Sintoísta de Sumiyoshi-jinja; el Museo Histórico de Genko, que exhibe todo lo relacionado con la invasión de los Mongoles; el Parque Higashi-koen en la ruta al Santuario Hakozaki-gu y la Torre de Fukuoka, que se puede ver desde distintos puntos de la ciudad. Fukuoka es famosa por sus sedas y por las muñecas "Hakata".
  • NAGASAKI. Nagasaki, ciudad cosmopolita con una bella distribución urbana y casas encaramadas en las laderas, es uno de los sitios más bonitos y habitables de Japón, además de ser uno de los puertos más importantes del páis. A pesar de que no posee grandes monumentos o sitios de especial interés histórico, su belleza radica en su particular ambiente. Por otro lado, no hay que olvidar que Nagasaki fue la segunda ciudad del mundo que recibió una trágica bomba atómica, tres días después de la de Hiroshima. Le recomendamos un paseo por la Colina de Nishizaka, donde fueron martirizados numerosos cristianos en el siglo XVI (canonizados recientemente), ya que fue por Nagasaki por donde se introdujo el cristianismo en el siglo XVI. Son interesantes también la zona del puerto y los Jardines de Glover, llamados así en homenaje a un inglés que introdujo la máquina a vapor. Los jardines acogen al Museo de Artes Escénicas Tradicionales donde se muestran las carrozas que se utilizan durante el festival de Okunchi. Muy cerca, la Catedral, iglesia de madera de estilo gótico construida en homenaje a los mártires y el Museo Municipal de Historia con buenas piezas del siglo XVII. No olvide dar un paseo por el Parque de la Paz, que recuerda la trágica bomba atómica que destruyó sólo un tercio de la ciudad, ya que explotó a 500 metros de altura. Nagasaki, además de ser centro de numerosas escenas históricas, fue elegida como escenario de "Madame Butterfly" de Puccini y de "Madame Chrysanthemum" de Loti.
  • Alrededores de Nagasaki. Para quienes deseen disfrutar de aguas termales, nada mejor que acudir a Unzen, con aguas que hierven con increíble fuerza o bien, a Beppu, entre las montañas Yufu y Tsurumi, uno de los centros más famosos de Japón, considerado como la "Ciudad de los Balnearios". Sus ocho manantiales de aguas termales le otorgan un merecido renombre internacional. Por último, Ibusuki, donde se pueden realizar baños de arena.
  • ASO. En el centro de la isla se encuentra el impresionante cráter volcánico Aso (la zona está declarada Parque Nacional). Enclavado en las provincias de Oita y Kumamoto, el cráter abarca dos impresionantes grupos de montañas, el Monte Aso, que culmina en el volcán activo de 1.593 metros de altura, célebre por su enorme cráter de 80 kilómetros de circunferencia, considerado el mayor del mundo y la cadena montañosa que rodea los Balnearios de Beppu.
  • MIYAZAKI. Miyazaki es una importante ciudad que cuenta con el bello Santuario de Miyazaki-jingu, dedicado a la memoria del emperador Jimmu, fundador de la corte Yamoto. En su interior se encuentra un museo que expone todo lo relativo a la historia local, así como restos arqueológicos encontrados en la zona. El Parque Heiwa o "Parque de la Paz", tiene una alta torre en su centro de 36 metros de altura. En el Parque está el Jardín Haniwa, que cuenta con curiosas figuras. La ciudad es, además, un buen punto de partida para los viajes hacia el Parque Nacional Nichinan Kaigan.
  • KAGOSHIMA. Kagoshima es capital de la provincia del mismo nombre, está dominada por el volcán activo de Sakurajima y en la antigüedad fue una ciudadela.

Las Islas Meridionales

Hacia el sur de la isla de Kyushu se encuentra una larga cadena de pequeñas islas (Nansei-shoto) que se extienden por más de 1.000 kilómetros hasta no más de 100 kilómetros de distancia de Taiwán. Han constituido el puente entre la cultura china y la japonesa. Su clima, más cálido que en el resto del Japón, convierte a la zona en un atractivo destino vacacional.

  • ISLAS DE OSUMI SHOTO. El primer grupo, el más próximo a Kyushu, se conoce con el nombre de Islas de Osumi Shoto con dos islas principales: Tanega-shima (donde desembarcó el primer barco portugués), con el puerto Nishino-omote como punto más importante, y Yaku-shima, de carácter volcánico, que cuenta con el Monte Miyanoura-dake, el pico más alto del sur del Japón. El segundo pico más alto es el Monte Kuromi. El puerto más importante de la isla es Kamiyaku. La carretera que rodea la isla le permitirá conocer las localidades de Ambo y Yaku.
  • ISLAS AMAMI-SHOTO. El segundo grupo son las Islas Amami-shoto que comprende cinco islas importantes, casi todas ellas destinadas al cultivo de frutos tropicales. La principal es Amami-Oshima, separada de Kakeroma-jima por la Bahía de Setouchi. El principal puerto es Naze.
  • ISLA DE OKINAWA. El tercero comprende la célebre Isla de Okinawa, la más grande e importante de todas ellas y famosa por sus encantos naturales. Conserva numerosos recuerdos históricos entre sus mares esmeralda, arrecifes de coral y playas serenas de arena blanca. Naha es el centro administrativo de la isla, se distingue por sus tiendas que ofrecen productos de coral y cerámica, por sus danzas y música tradicional y por algunos templos de modestas dimensiones. Destacan el Templo de Naminoue, divinidad del cultivo de las tierras; el Templo Sogen-ji, en el centro de la ciudad; el Mausoleo de los Reyes de Ryukyu, y Tamaudon, las tumbas de los reyes y sus familias, notables monumentos. En el área de Shuri se encuentra el Museo de la Prefectura, el Parque Shurijo-koen y el Castillo Shuri, reconstruido sobre sus antiguos cimientos. Es destacable la Puerta Shurei-no-mon, ejemplo típico de la arquitectura del archipiélago Ryukyu. En las cercanías está el templo Benzaiten-do y el Templo Enkaku-ji, ambos destruidos y reconstruidos de nuevo. En la isla, además, se pueden ver las estructuras funerarias típicas de Okinawa rodeadas por un muro semicircular, colocadas en las laderas frente a las costas. Pero lo que mejor define a la isla son sus aguas de color esmeralda y su tranquilidad.
  • ISLA MIYAKO E ISLAS YAEYAMA. Más hacia el sur se encuentran los grupos de las Islas Miyako e Islas Yaeyama. Miyako ofrece playas y la posibilidad de bucear entre sus aguas cristalinas. La población principal es Hirara, allí podrá admirar el Mausoleo Nakasone Toimiya, del siglo XV, la piedra Jintozeiseki, el Monumento Hakuai y el Santuario Harimizu Utaki, eregido como devoción a los dioses locales. Un hermoso lugar, ideal para contemplar la costa, es el Cabo Higashi-Henna-misaki, al sureste de la isla. Las islas adyacentes de Irabu y Shimoji, están unidas por puentes y poseen un encantador paisaje rural con campos de caña de azúcar. Destacan como máximas atracciones los Lagos Tori-ike en Shimoji y las playas de Sawada y Toguchi. En Yaeyama también se puede disfrutar del buceo. El grupo de islas comprende dos islas principales Ishigaki-jima e Iriomote-jima, además de otras más pequeñas. Entre las mayores atracciones de Ishigaki destacan la Casa Samurai Miyara Donchi, del siglo pasado; el Templo Torin-ji, un templo zen del siglo XVI; el Monte Omoto-dake, el más alto de Ishigaki-jima; el Monte Banna-dake; la aldea de Kaiyo Minzoku, con varios pequeños museos; y la plataforma Tamatorizeki-tembodai, un mirador perfecto para contemplar la costa. Toda la isla dispone de playas ideales para el relax y el buceo. Iriomote cuenta con una naturaleza muy especial donde las rutas y excursiones pueden convertirse en una auténtica aventura. La ruta que recorre el río Urauchi-gawa hasta las cascadas Mariudo es impresionantemente bella. Se pueden encontrar lugares para sumergirse y nadar a lo largo del camino y atractivos rápidos como los de Kampira. Desde allí podrá dirigirse a Ohara. Otra excursión interesante es hacer un crucero a lo largo del río Nakama-gawa, donde es posible admirar una hermosa y voluptuosa vegetación. El interior de la isla tiene, además, caminos a través de la jungla que le llevarán a bonitos lugares como las Cascadas Binai.

Ofertas de alojamiento en Japón

Si te aseguras ahora vuelos más hotel Japón te recibirá durante tus próximas vacaciones para maravillarte con sus ilimitados y fascinantes atractivos. Aprovecha los resultados de tu búsqueda en la plataforma de rumbo.es y reserva vueloshoteles en Tokio y otras páginas a los mejores precios del mercado, en cualquier época del año.

También te recomendamos estos destinos alternativos

En rumbo.es te presentamos ofertas de viajes hacia otros destinos exóticos y atractivo. Puedes reservar tu vuelo y también los hoteles que necesites en nuestra agencia de viajes online con toda tranquilidad, pues nuestro buscador solo te propone las mejores tarifas.

  • Vuela a Corea del Sur y tendrás la posibilidad de descubrir sitios asombrosos, desde la grandiosa Seúl hasta ciudades como Gyeongju y Busan.
  • Reserva vuelos a Manila y aprovecha para explorar esta cosmopolita ciudad y otros lugares del archipiélago de Filipinas, entre ellos la idílica Boracay.
  • Si reservas un vuelo a Hong Kong podrás sumergirte en una de las ciudades más modernas del mundo, y disfrutar de múltiples opciones de ocio, urbano y en la naturaleza.