Menú
Mi Rumbo ¿Necesitas ayuda?
Para reservar 0034 911 365 739 Red fija. Coste depende del operador Política de privacidad

¿Dónde viajar en mayo?

Viajar en mayo es algo que a todos nos encanta. El frío del invierno ya va quedando atrás, los primeros soplos de aire cálido del verano se dejan notar hasta en el estado de ánimo de todos, así que aprovechar el buen tiempo y el encanto único de la primavera para salir a conocer el mundo es algo de lo más aconsejable. Además, desde Rumbo queremos presentarte una serie de destinos que resultan ideales para viajar en mayo, destinos repartidos por todo el mundo que te ayudarán a vivir una experiencia de primera de formas muy diferentes. ¡Buen viaje!

Top destinos

Tenerife

Lo primero que tenemos que recomendarte en esta lista es toda una isla, en concreto la de Tenerife. Este rincón de las Canarias cuenta con una temperatura media en mayo de más de 20 grados, por lo que podrás darte un chapuzón en playas como la de Los Patos o la de Torvisca. Por supuesto, una subida al Teide se hace fundamental, y es que el pico más alto de España domina completamente la isla atrayendo miradas desde cualquier lugar en el que te encuentres. Por lo demás, la isla de Tenerife cuenta con ciudades como Santa Cruz, La Orotava o San Cristóbal de la Laguna que conservan un patrimonio único que tienes que vivir de cerca.

Mallorca

Las Islas Baleares son un paraíso en cualquier época del año, más en mayo, y es que este mes combina unas temperaturas suaves que no llegan a ser tan altas como en verano. Esta situación es propicia para coger la mochila y recorrer toda la isla de Mallorca, ya que son muchos los rincones secretos que oculta. Por supuesto, la visita tiene que empezar por Palma de Mallorca, ciudad que te ofrece un gran ambiente de ocio y monumentos como su catedral que se encuentra muy cerca del mar o el castillo de Bellver. La naturaleza también debe tener su espacio en esta escapada con lugares como las cuevas del Drach o el cabo Formentor. Y, evidentemente, ir a la playa es algo más que aconsejable por espacios como Cala Ratjada o Illetas.

Roma

En mayo, la Ciudad Eterna se abre en un espectáculo de luz, agradables temperaturas y, por supuesto, ese patrimonio monumental que lleva milenios atrayendo a viajeros de todo el mundo. Viajar a Roma en mayo es algo ideal. Una temperatura media de casi 18 grados es perfecta para recorrer las calles de la ciudad con un agradable paseo por el barrio del Trastevere. Claro que hay otros muchos planes para dar forma a una escapada inolvidable. Por ejemplo, visitar el Jardín del Lago y el Templo de Esculapio en mayo te permitirá ver en plena floración sus muchas plantas. Todo ello unido a las clásicas visitas al Foro Romano, al Coliseo o a la Fontana di Trevi. 

Berlín

¿Por qué visitar la capital alemana en mayo? Pues, para empezar, porque las nevadas y heladas del invierno justo se quedan atrás en este mes. Además, las lluvias propias de marzo o abril tampoco te molestarán demasiado, por lo que tienes en tu mano la libertad necesaria para explorar a gusto una ciudad fascinante. Comienza, por ejemplo, por incluir un recorrido por el East Side Gallery y descubre los restos del muro que separaba la ciudad. También debes incluir una visita al Reichstag y su magnífica cúpula y pasar por la Puerta de Brandeburgo, auténtico icono de la capital alemana y uno de esos monumentos que siempre hay que ver.

Menorca

Posiblemente, el mes de mayo sea el ideal para conocer de cerca una de las islas de las Baleares más tranquila y mejor conservada. A Menorca se va por sus playas, claro está, pero antes de meternos en el agua podemos dedicar un rato a descubrir algunos de sus monumentos. Por ejemplo, no ir a la catedral de Santa María de Ciudadela, a la basílica paleocristiana de Son Bou o buscar los restos megalíticos de la isla no debería ser ninguna opción. Y después de ver todo esto, ¿qué te parece reponer fuerzas con la sobrasada, el queso Mahón o las ensaimadas típicas de la isla? Y, ahora sí, llega el turno de ir a la playa. Con casi 20 grados de temperatura media, bañarte en Cala Macarelleta, Cala Galdana o Cala Mitjana es más que aconsejable.

Ámsterdam

Como sucede con otros destinos europeos, la capital de Holanda cobra una nueva vida en el mes de mayo tras dejar atrás el duro invierno. Ir justo durante este mes es ideal para poder ver los árboles floreciendo junto a los canales de la Venecia del Norte o para disfrutar de rincones como los jardines del Keukenhof que llenan con el color de los tulipanes. Además, los monumentos de la ciudad siguen ahí, por lo que no hay que dejar de lado la Plaza Dam, el Rijksmuseum o la Casa de Ana Frank para disfrutar de esta gran urbe.

Ibiza

¿Cómo evitar las grandes aglomeraciones de turistas que se dan cita en Ibiza durante el verano? Pues visitando esta isla de las Baleares en mayo, una época en la que el tiempo ya acompaña para ir a la playa en pareo y que está menos masificada que otras a las que mayo no tiene nada que envidiar. Además, muchas localidades celebran sus fiestas con algunas tan aconsejables como las Festes de Maig del primer domingo del mes. Después, solo tenemos que decirte que calas como Saladeta, Sant Vicent o Es Figueral están casi vacías, una oportunidad que no hay que despreciar a la ligera.

Praga

Praga es ciudad de palacios y, se ve que en esto la realeza estaba de acuerdo, los palacios suelen tener imponentes jardines. Pues bien, ¿cuándo están en su apogeo estos jardines? Pues en mayo, así que aquí tienes ya un motivo para ir a la ciudad checa durante este mes, y es que el Botánico de Praga, el Jardín Real o los Jardines Wallenstein te sorprenderán. Claro que tampoco hay que dejar de visitar monumentos como el Castillo con su Callejón del Oro, la Torre de la Pólvora o el antiguo Palacio Real para aprovechar un viaje único.

Lisboa

Pasear por las calles antiguas de Alfama, tomar un tranvía por Chiado o perderse por las tabernas en las que los fados no se pueden extinguir. Lisboa es más una experiencia que una ciudad y, además, en mayo tienen unos 18 grados de temperatura media con los que estarás muy cómodo. A todos los anteriores planes tienes que añadirle una visita al monasterio de los Jerónimos, a la Torre de Belém o a la Praça do Comércio.

Lanzarote

Naturaleza, playas y algún que otro rincón tan mágico como la Cueva de los Verdes o los Jameos del Agua. Lanzarote es siempre un buen destino para una escapada, aunque es en mayo cuando alcanza una vida que desborda en todos los sentidos. Nuestro consejo es que aproveches el buen tiempo para descubrir a fondo el Parque Nacional de Timanfaya y que, por supuesto, no pierdas la ocasión de relajarte en la Playa Blanca, planes que te harán disfrutar de una experiencia perfecta para vivir un mayo único. 

Ideas de viajes por mes