3 rutas del Camino de Santiago 

Qué ver en cada una de estas rutas alternas

El Camino de Santiago, sin importar si estamos en un año Xacobeo o no, se ha convertido en una de las opciones predilectas para aquellas personas que buscan unas vacaciones diferentes y que combinen deporte, contacto con la naturaleza y espiritualidad. Sin embargo, a la hora de hacerlo, no existe una única opción. De hecho, puesto que cada persona que lo recorre sale de su casa, podría decirse que hay tantas alternativas como peregrinos. Desde Rumbo queremos hablarte de tres rutas del Camino de Santiago no tan conocidas como otras pero que resultan absolutamente alucinantes.

Camino Primitivo en bici

La Ruta Primitiva del Camino de Santiago, también llamada simplemente como Camino Primitivo, tiene una extensión de 322 kilómetros que pueden recorrerse en 7 etapas. Debe su nombre a que fue el trayecto seguido para visitar la recién descubierta tumba del apóstol Santiago en Compostela por el primer peregrino de la historia en el siglo IX: Alfonso II el Casto. Da inicio en Oviedo, Asturias, y se mezcla en algunas zonas con el Camino Francés, uno de los más populares. Está considerada como una de las mejores rutas del Camino de Santiago para quienes lo hacen por primera vez.

  • Oviedo, Principado de Asturias: En esta ciudad asturiana da comienzo esta ruta. Antes de nada, conviene hacer una primera parada en la Catedral de San Salvador, es decir, en el principal templo religioso de la capital del principado. Fue construida entre los siglos XIII y XVII y se puede visitar gratuitamente todos los días. Hay un refrán muy popular entre los peregrinos que dice que quién viaja a Santiago y no se detiene a visitar al Salvador, va a la casa del criado sin conocer a su señor.
  • Grandas de Salime, Pueblos gallegos: esta es la última etapa de esta ruta dentro del Principado de Asturias. Su población posee menos de 1000 habitantes y está en contacto directamente con la provincia gallega de Lugo, a la cual se accede a través del precioso Puerto del Acebo. La mayor parte de su arquitectura data del siglo XVIII y entre sus principales construcciones destaca su iglesia parroquial.
  • O Cádavo: esta es la capital del municipio de Baleira, Lugo, y la siguiente parada de esta ruta. Se sitúa a solo 30 km de la capital de la provincia y en él merece la pena detenerse a conocer la Casa del Concello y de la parroquia de San Pedro da Esperela. Conviene subir, antes de salir, a lo más alto del Campo da Matanza y al alto da Vaqueriza para disfrutar de unas imponentes vistas de su territorio. 
  • San Romao de Retorta: otro de los pueblos más bellos de la provincia de Lugo y de toda Galicia. Está a solo 20 km de la capital y culmina la siguiente etapa de esta ruta. Se ubica en el Concello de Guntín y a menos de 100 km ya de Santiago de Compostela, nuestro objetivo. Se trata de una pequeña localidad en la que destaca, sobre todo, su maravillosa iglesia y en el que tienen cabida dos albergues, uno público y otro privado. También conviene visitar en él la réplica del miliario.
  • Arzúa: al llegar a Arzúa, estaremos ya en la provincia gallega de La Coruña. Se trata de una de las localidades más importantes en términos religiosos de esta ruta. En ella destacan las capillas de la Magdalena, que data del siglo XIV, de la Mota y de la Fuente Santa, que se ubica justo al lado del río Brandeso y que ofrece aguas medicinales. Como curiosidad, durante la noche de San Juan se celebra aquí una fiesta de homenaje a los peregrinos. 
  • Lugo: la capital de la provincia homónima es una de las paradas más interesantes de la Ruta Primitiva. En ella podrás disfrutar de la muralla romana de la ciudad, que está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y de sus puentes y termas. Esta distinción también la posee la Catedral de Santa María, del año 1129. La iglesia de San Pedro y el conjunto del barrio de O Carme son otros lugares de obligada visita. 
  • Santiago de Compostela: al llegar aquí, lo más difícil estará ya hecho. Y es que habrás llegado a tu destino. Ya solo te quedará disfrutar de las plazas de Platerías, Quintana y, sobre todo, del Obradoiro. Por supuesto, este es el momento de entrar en la Catedral de Santiago de Compostela para visitar la tumba del apóstol y de recibir tu 'compostela', la cual acreditará que has acabado la Ruta Primitiva con éxito y que quedará muy chula en tu casa.

Consejos para realizar esta ruta

  • Extensión: 322 km
  • Etapas: 7

Muchas personas optan por hacer esta ruta en bicicleta del Camino de Santiago. Sin duda, las mejores bicis para hacer este trayecto son las híbridas de carretera y montaña. Pero, si no cuentas con una, una mountain bike te servirá. Por su parte, debes llevar siempre contigo un kit de mantenimiento y, sobre todo, de reparación de pinchazos para no quedarte tirado en caso de que surja algún imprevisto. Tampoco olvides que el peso de más en tu mochila puede complicarte, y mucho, subir los puertos y las rampas empinadas que te encontrarás por el camino. ¡Lleva solo lo necesario!

Camino de la plata: Sevilla a Santiago de Compostela

Esta opción se conoce, de forma oficial, como Ruta Jacobea de la Vía de la Plata o, simplemente, como el Camino de la Plata. Esto se debe a que da comienzo en la ciudad de Sevilla, Andalucía, y atraviesa la ruta correspondiente a la calzada romana más importante de la península hasta conectar con Astorga y con el Camino Francés. Sus 960 km se dividen, aproximadamente, en 27 etapas para culminar la que, para muchos, supone la ruta más dura de todas. Aquí vamos a hablarte de sus principales puntos clave:

  • Sevilla, Andalucía: en la capital de Andalucía da comienzo la ruta. En ella conviene detenerse a visitar su catedral, que es una de las más grandes del mundo y que alberga la tumba de Cristóbal Colón, y la Giralda, desde cuyo mirador es posible contemplar unas vistas espléndidas. También merece la pena invertir unas horas en los Reales Alcázares y en la Torre del Oro antes de partir hacia Guillena, población ubicada a 23 km y en la que ya es posible encontrar los primeros albergues.
  • Mérida, Extremadura: En Mérida da comienzo la auténtica Vía de la Plata. Aquí podrás disfrutar de uno de los teatros y anfiteatros romanos mejor conservados y más espectaculares del mundo. Pero, además, no te pierdas el Templo de Diana, el Puente Romano y, por supuesto, la Basílica de Santa Eulalia y las Catacumbas que alberga en su interior. A esta ciudad se llega desde Almendralejo y de ella se parte hacia Alcuéscar en una etapa de 26 km de recorrido.
  • Cáceres: la siguiente mención especial en esta ruta se la lleva Cáceres, también en Extremadura. En esta ciudad destaca la Plaza Mayor y, dentro de ella, las torres de Bujaco y de la Hierba, el Arco de la Estrella y el Foro de los Balbos. También debemos citar a la Concatedral de San María, que cuenta con una maravillosa escalera de caracol, y a la Plaza de San Mateo, que alberga el Museo de Armas del Palacio de Diego de Ovando.
  • Salamanca, Castilla y León: al llegar a Salamanca habremos recorrido más del 60 % de esta ruta del Camino de Santiago. En ella tendrás la oportunidad de visitar la Casa de las Conchas, la espectacular Plaza Mayor y el Huerto de Calixto y Melibea. Especial mención merece la Catedral de Salamanca y, sobre todo, su imponente fachada, en la cual podrás pasar horas buscando al astronauta. Aquí arranca otra etapa de 33 km con destino a Fuenterroble de Salvatierra.
  • Zamora: otra ciudad castellanoleonesa que merece una visita dentro de esta ruta. Sin duda, la Catedral de Zamora y su castillo son sus principales lugares de interés en Zamora, pero no podemos olvidarnos de hacer mención al Palacio de los Momos, a la Plaza Mayor y al Palacio y Puerta de Doña Urraca. Aprovecha también para pasear en las preciosas calles de Santa Clara y Balborraz antes de partir.
  • Astorga: Este es uno de los municipios más bellos e importantes de la provincia de León y  Astorga, es el lugar que enlaza con el Camino de Santiago Francés. Sin duda, su catedral es una de las más espectaculares de toda la comunidad autónoma, aunque hay otros lugares que son dignos de una visita. Este es el caso de su muralla medieval, de su Plaza Mayor y, sobre todo, del Palacio de Gaudí.
  • Ponferrada: también en la provincia de León, constituye la última parada antes de salir del territorio de Castilla y León. Dentro de este municipio es obligatorio visitar el Castillo Templario, que se alza sobre una colina y en plena confluencia entre los ríos Sil y Boeza. Lo mismo sucede con la Basílica de La Encina y con la iglesia de Santiago de Peñalba, así como con el Monasterio de San Pedro de Montes.

Consejos para realizar esta ruta

  • Extensión: 960 km 
  • Etapas: 22

Esta es la ruta del Camino de Santiago más larga de todas y, por ende, la más dura. Si bien es cierto que no atraviesa grandes cotas ni puertos, es recomendable que entrenes durante algunos meses para acostumbrar a tu cuerpo a la exigencia física que va a afrontar haciendo cada fin de semana uno o dos trayectos de 30 km. Además, cómprate unas buenas botas de trekking que sean impermeables porque las vas a necesitar. Por su parte, la cantidad de peso que lleves en tu mochila debe ser de, como máximo, el 10 % de tu masa corporal. En los albergues podrás lavar tu ropa, así que no te preocupes.

Camino Finisterre 

Otra de las consideradas como rutas históricas del Camino de Santiago. Su principal peculiaridad es que no tiene como objetivo llegar a Santiago de Compostela, sino que parte de esa ciudad con destino al cabo de Finisterre. Este es el motivo por el que también se le conoce como el Epílogo del Camino del Apóstol Santiago. Su trayecto se describió en diversas crónicas del siglo XII. Estos son sus enclaves más destacados: 

  • Negreira: este municipio se ubica en mitad de un paraje natural de singular belleza del que, simplemente, merece la pena disfrutar poniendo a su disposición todos tus sentidos. Pero, además, es conveniente hacer una visita a los pazos do Cotón, da Albariña y Maceira. Este último se encuentra de camino a Ames. 
  • Olveiroa: su principal atractivo es el puente de Olveiroa, el cual fue testigo de una cruenta y decisiva batalla entre las tropas napoleónicas y los campesinos gallegos a comienzos del siglo XIX. Sus hórreos centenarios, que son estructuras alejadas del suelo y destinados a preservar los alimentos de la humedad, merecen una detenida visita. 
  • Muxía: cuando llegues aquí estarás casi en tu destino. Y es que este es el municipio más importante de la comarca de Finisterre y el cual da acceso al emblemático cabo en el que finaliza esta ruta. Su fama se remonta a la época del Imperio Romano ya que sus habitantes pensaban que este era el punto más occidental del mundo y que suponía el último punto de tierra firme del planeta, de ahí su nombre. Posee un espectacular faro y ha sido testigo de multitud de naufragios. De hecho, su litoral es conocido con el lúgubre nombre de la Costa de la Muerte.

Consejos para realizar esta ruta

  • Extensión: 119 km
  •  Etapas: 6

Esta es una ruta corta del Camino de Santiago y, por tanto, una opción estupenda para ti si te apetece afrontar esta aventura corriendo. Sin embargo, has de tener una serie de aspectos en cuenta. En primer lugar, debes contar con una excelente preparación física ya que, al hacerse en 6 etapas y constar de 119 km, deberás correr cada día el equivalente a una media maratón. No olvides llevar unas buenas zapatillas de trail running y otras de repuesto, por si las moscas. Además, aligera al máximo la carga de tu mochila pero introduce siempre en ella un kit de primeros auxilios, sobre todo, para las ampollas y rozaduras que puedas sufrir. Siempre es más recomendable hacerla acompañado que solo.

¡Déjate inspirar!

Descubre nuestras aplicaciones
Únete a nosotros en