Rincones mágicos para practicar yoga

La situación actual nos hace mantenernos en casa por ahora, pero sabemos que los yoguis del mundo no dejan de practicar sus poses favoritas. Queremos inspirarlos con estos destinos perfectos para un retiro de yoga que nos promete la luz al final del túnel y la oportunidad de relajarnos para olvidar el estrés ¡Sigue leyendo y empieza a imaginar tu siguiente viaje para practicar yoga!

Lugares de yoga que inspiran

India

El lugar de nacimiento del yoga es un sitio ideal para poder descubrir esta práctica. En las principales ciudades de India encontrarás templos budistas, centros especializados en yoga y mucho más. Aquí tienes algunos consejos:

  • Goa: esta ciudad está cerca de la playa para permitirte meditar y hacer yoga con un fondo natural único.
  • Rishikesh: un lugar perfecto para conocer nuevas prácticas y entrar en contacto con grandes maestros.
  • Kerala: también muy cerca de la playa, se trata de uno de los grandes centros de yoga de todo el mundo.

Curiosidad
Rishikesh está considerada la verdadera capital del yoga.

Bali

Si piensas en Bali como una isla completamente entregada al yoga puede que no te equivoques demasiado. Sus altas montañas volcánicas cubiertas de vegetación, playas como las de Pantai Sanur, espectaculares acantilados como los de Uluwatu Temple o lugares secretos como el Santuario del bosque de monos son espacios para vivir el yoga de una forma única en todos los sentidos.

  • Visita Ubud para disfrutar de una sesión de yoga en Mandala Wisata Wenara Wata.

Consejo
En Bali existen retiros de yoga en casi cualquier ciudad. ¡Aprovéchalos!

Thailandia

Tailandia está de moda. Sin embargo, no siempre se tiene la oportunidad de vivir de cerca la pasión de este país por el yoga, algo que te animamos a descubrir. Aquí tienes algunos lugares aconsejables:

  • Ko Samui cuenta con playas como Chaweng o templos como Wat Plai Laem o Wat Phra Yai para disfrutar del yoga.
  • En Ko Samui también hay reservas con yoguis experimentados que pueden hacerte conocer esta técnica.

Consejo
Puede que ciudades como Bangkok te resulten algo ajetreadas, pero también cuentan con retiros de yoga de lo más interesantes.

Costa Rica

Pura vida, eso es lo que te vas a encontrar en Costa Rica, así que nada mejor que centrarte en el momento que estés viviendo en el país centroamericano haciendo un poco de yoga. Aunque esté alejada de la tradición yogui que sí hay en el sudeste asiático, casi todos los amantes de esta milenaria práctica darían lo que fuera por hacer yoga en parajes como los siguientes:

  • Bosque Nuboso es un entorno idílico para cualquier práctica de meditación.
  • El parque nacional Manuel Antonio te ofrece un entorno privilegiado.
  • La reserva del Corcovado se ha convertido en un refugio de yoguis a nivel internacional.

Consejo
Prueba la experiencia de meditar con vistas al volcán Arenal.

Portugal

Qué duda cabe. Portugal es un destino de yoga con todas las de la ley. Inmensas playas, grandes reservas naturales o playas que se extienden hasta el infinito. ¿Quieres saber cómo y dónde hacer yoga en Portugal? Echa un vistazo a estas zonas:

  • Algarve: las playas del sur de Portugal cuentan lugares perfectos para yoguis por su estado natural y sus puestas de sol.
  • Lisboa: en mitad de la gran capital de Portugal abundan los retiros y centros de yoga para descubrir una forma diferente de disfrutar de esta práctica sin salir de la gran ciudad.

Consejo
Las playas del sur de Portugal son lugar de visita obligado también para amantes del surf.

EEUU

Puede que buena parte de la popularidad del yoga se deba a que los estadounidenses lo descubrieron como una forma de escapar del agobio y la ansiedad que genera el día a día. Para hacer yoga en USA, nada mejor que los siguientes lugares:

  • Nueva York: sí, los rascacielos y el tráfico de esta ciudad dejan paso a retiros de yoga que pueden hacerte descubrir un lado de Nueva York que nunca habías visto.
  • California: puedes hacerlo en las playas del estado, espacios que son famosos por contar con un entorno natural único.

Curiosidad
En California el yoga es un estilo de vida.

Marruecos

Los que han descubierto el yoga en Marruecos no han vuelto a sentir nada parecido. A priori, no parece el mejor destino para hacerlo, pero eso sucede hasta que se conocen rincones como los grandes picos del Atlas y los verdes bosques que lo rodean. Pero el plato fuerte puede ser hacer yoga en el desierto. Sigue estos consejos:

  • Reserva una excursión al desierto e intenta meditar sobre las arenas.
  • En el Atlas existen lugares de retiro espiritual que son adecuados para el yoga.

Consejo
Los patios de lugares como el palacio El Badi pueden ser ideales para meditar si hay pocos turistas.

Sri Lanka

Si viajas aquí, lo primero que te vas a encontrar es un espacio espectacular con lugares para descubrir como el parque natural Yala. La antigua Ceilán también tiene algún que otro lugar donde puedes hacer yoga como estos:

  • Relajarte en el templo de oro de Dambulla
  • Disfrutar de una sesión de yoga en el antiguo templo de Maligawa
  • Meditar en las ruinas de Sigiriya

Curiosidad
Sri Lanka es otro de los países que tienen el budismo como una de sus religiones principales y en los que, por lo tanto, el yoga es muy importante.

Yoga en la playa

Yoga en la playa

El rumor de las olas del mar, el sonido de los pájaros, el contacto del sol con la piel y la capacidad de dejar la mente en blanco y disfrutar del momento presente son aspectos esenciales del yoga. Playas hay muchas, aunque nuestra propuesta es que hagas los siguientes planes para tener una sesión de yoga perfecta junto al mar:

  • Practicar yoga en alguna de las calas naturales de Mallorca para relajarte.
  • Viajar al Cabo de Gata en Almería y meditar en algunos de sus rincones desiertos.

Consejo
Descubrir los atardeceres en Cerdeña con una sesión de yoga junto a sus playas mediterráneas.

Yoga en plena naturaleza

Una montaña con ese silencio tan especial que hay en los grandes picos o un bosque con cientos de años de antigüedad son entornos que no siempre tenemos la suerte de disfrutar. Echa un vistazo a estos planes:

  • Buscar un lugar tranquilo en el bosque de Braña de los Tejos y dejar que tu mente se pierda con sus sonidos.
  • El hayedo de Montejo en Madrid es un escenario idílico para una sesión de meditación en contacto con la naturaleza.

Consejo
En estos lugares el yoga puede convertirse en algo muy especial por la comunión que crearás con la naturaleza.

Yoga con vistas

Si combinas la paz interior que sentirás al practicar yoga con unas vistas espectaculares, el éxito de tus sesiones está más que asegurado. Pueden ser vistas a la montaña, al mar, a una cascada o a cualquier otro lugar que te inspire. Te proponemos estos planes para que consigas disfrutar de un plan al que no querrás volver a renunciar:

  • Practica yoga en algunos de los lugares de descanso del Caminito del Rey, un sendero de alta montaña situado en Málaga.

Consejo
En Bad Gastein se celebra un evento anual de yoga con vistas a los grandes picos austriacos.

Yoga en la ciudad

¿Por qué no hacer yoga en el mismo centro de la ciudad? Rascacielos, grandes parques o lugares silenciosos hay incluso en las urbes más grandes y populosas del mundo. Nuestros consejos al respecto son los siguientes:

  • Medita en Barcelona en lugares como el parque Güell, la Barceloneta o desde las terrazas de los edificios más altos de la Ciudad Condal.
  • Una rápida escapada a Marrakech te permitirá meditar en algunos de sus antiguos edificios o escaparte al desierto.
  • Una puesta de sol en el horizonte, el sonido relajante del mar y una temperatura media de 20 °C. Suena bien, ¿verdad? Tel Aviv te ofrece estos encantos para que puedas desconectar realizando yoga en alguna de sus inmensas playas.

Consejo
Tel Aviv cuenta con algunos de los escenarios más encantadores para hacer yoga, por lo que puedes ir hasta aquí y disfrutar de una sesión muy relajante.

Algo nuevo: lugares no habituales para hacer yoga

Hacer yoga en la pista de baile

Sí, aunque te sorprenda, la pista de una discoteca puede convertirse en un espacio para yoguis en un abrir y cerrar de ojos. Es más, en Londres se encuentra la Disco Yoga, un espacio al que puedes acudir para descubrir qué hace que esta opción no deje de ganar adeptos entre todos los que viven en la capital londinense. Las sesiones son muy diferentes a las que estás acostumbrado normalmente. El ambiente es el de una discoteca con sus luces estridentes, sus bolas para reflejarlas y la diversión que cualquiera busca cuando va a un lugar como este. Apunta lo siguiente: Reserva con tiempo porque las entradas se agotan rápido. Ve con la mente abierta, ya que no es una típica sesión de yoga.

Combinar deportes de aventura y yoga

Hay miles de formas de darle un toque diferente a tus sesiones de yoga si eres un amante de ciertos deportes que se salen de lo cotidiano. Ten en cuenta que el montañismo o la navegación pueden hacerte descubrir rincones inaccesibles para los demás. Nosotros queremos compartir contigo algunas de estas opciones:

  • Paddlesurf y yoga en el lago Garda: sí, en lo que se basa esta experiencia es en coger tu tabla de paddlesurf, adentrarte en este inmenso lago italiano y, cuando llegues a una zona en la que la orilla esté lejana, sentarte y practicar unos minutos de yoga sintiendo cómo se mece tu tabla en el agua.
  • Esquí y yoga: para vivir esta experiencia te recomendamos las cumbres de Sierra Nevada en Granada. Lo que puedes hacer es dejarte llevar hasta las pistas menos frecuentadas por los visitantes y dejar que la nieve y la alta montaña hagan su magia para que un día de esquí se convierta en algo más.

Un poco de yoga con animales

No necesitas criar en casa a estos animales, ya que hay muchos lugares y planes para que puedas vivir el yoga con animales de una forma diferente. Aquí tienes algunos:

  • Yoga con cabras: lo primero que te aconsejamos es que reserves rápido tu clase porque el yoga con cabras suele tener lista de espera. El goat yoga, como se le conoce, se basa en fusionar la experiencia corporal del yoga con la comunión con el animal, una experiencia única.
  • Yoga con tu perro: si siempre tienes cerca a tu mejor amigo, ¿por qué no compartir con él una sesión de yoga? Hay muchos retiros a los que puedes ir con tu perro para que este disfrute de la espiritualidad y la paz que transmite el yoga, algo que puedes aprovechar sin la menor duda.

Curiosidad
Te sorprenderá saber que la última moda en USA es hacer yoga con cabras.

Yoga en el aeropuerto

Yoga en Heathrow

El mayor aeropuerto de todo Londres cuenta con la sala Pop-up Yoga Room. La puedes encontrar en el Skyteam-Lounge, una de las zonas de esta instalación. Heathrow es atravesado cada año por millones de pasajeros que van con prisas y que pueden hacer que todos los demás perdamos los nervios.

  • Practica yoga antes de embarcar.
  • Disfruta de la espera de tu vuelo con una relajante meditación.

El yoga llega a Helsinki-Vantaa

Desde hace unas décadas el aeropuerto de Helsinki-Vantaa, gracias a su posición geográfica, se ha especializado en ofrecer vuelos directos que conectan Europa con Asia.

  • En junio de 2019 se abrió una sala habilitada para la práctica del yoga.
  • Dicha sala está disponible para los vuelos fuera del espacio Schengen, está abierta las 24 horas y es gratuita.
  • En ella podrás encontrar un tatami, unas espalderas y una viga de equilibrio.

EEUU

En Norteamérica, el yoga llega ya a casi cualquier rincón. Aquí no solo hay un aeropuerto en el que poder practicar yoga, sino que son varios los que se han sumado a esta tendencia para dar el mejor servicio a los pasajeros. Teniendo esto en cuenta, te proponemos:

  • Relajarte durante tu paso por el aeropuerto internacional de San Francisco en la sala de yoga abierta desde 2012.
  • Respirar y olvidarte del estrés del viaje en el aeropuerto de Dallas Fort Worth.
  • Disfrutar de una tranquila sesión de yoga por tu cuenta aprovechando la Yoga Room del aeropuerto O'Hare de Chicago.

Yoga en el aeropuerto de Frankfurt

Este es uno de los grandes aeropuertos de Alemania y uno de los más frecuentados de Europa. Por ello, te puedes hacer una idea del ritmo frenético que se vive en todas sus terminales, por lo que puedes aprovecharte de las ventajas del yoga para olvidar el estrés siempre que lo necesites.

  • El aeropuerto de Frankfurt cuenta con dos terminales.
  • En cada una de ellas hay salas de yoga, por lo que vas a tener una cerca siempre.

Consejo
Antes de pasar varias horas pegado al asiento, seguro que el yoga te puede ayudar a relajarte.

Encuentra tu destino ideal

¡Déjate inspirar!

Descubre nuestras aplicaciones
Únete a nosotros en