Los mejores rincones de Barcelona

Guía del barrio de Gràcia 

Así que… te vas a Barcelona y decides quedarte en Gràcia (bueno, tal vez no lo hayas decidido todavía, pero supongamos que sí) ¡Felicidades! Lo has clavado con tu próximo destino para una escapada. 

¿Y eso por qué? Porque Gràcia es, sin lugar a dudas, uno de los mejores barrios de Barcelona. Está repleto de bares y restaurantes sensacionales y además tiene el privilegio de no ser una de esas zonas especialmente abarrotadas como ocurre con el centro de la ciudad. Nosotros siempre nos quedamos con ganas de regresar a este rincón de Barcelona y estamos seguros de que a ti te pasará lo mismo.

Échale un vistazo a este vídeo con lo más llamativo de este barrio tan bohemio de Barcelona y entenderás de qué estamos hablando: 

¿Hemos conseguido hacer que te pique la curiosidad? Sigue leyendo para saber más.

Ver Barcelona como un local

¿Por qué visitar o quedarse en Gràcia en lugar de en barrios más populares como pueden ser el Eixample o el Barri Gòtic? Porque este es el lugar perfecto si quieres conocer la esencia de la ciudad como si fueras un vecino más en lugar de un turista.

Como ocurre con algunos otros barrios de Barcelona, Gràcia transmite esa peculiar sensación de un pueblo rodeado de ciudad. En este caso, tiene una explicación. El barrio fue una ciudad independiente hasta el siglo XIX, momento en el que la expansión del centro de la urbe terminó por absorberla.

Del mismo modo que esta ciudad catalana presume con orgullo de llevar un ritmo diferente al resto de España, también lo hace Gràcia. Pregúntale a un nativo del barrio que de dónde es y lo más probable es que Barcelona no sea su respuesta. Por suerte para el viajero, el hecho de que Gràcia lleve su propio ritmo también es una ventaja: es un barrio mucho más tranquilo y al margen del turismo masificado del resto de la ciudad.

Muchas de las calles de Gràcia son peatonales por lo que resulta muy cómodo salir a explorar el barrio, sus mercados, sus plazas (entre las que destaca la plaza de la Vila de Gràcia), sin tener que transitar por calles con mucho tráfico y aceras atestadas de viandantes. Si eres de ese tipo de turistas a los que les gusta patear, este es el destino ideal para ti.

Y si además de caminar te lo pasas bomba saliendo de compras o viajas con alguien a quien le va este tipo de paseos, no puedes dejar de visitar el Carrer de Verdi. Aquí encontrarás infinidad de opciones atractivas para comprar. Las llamativas tiendas de esta larga calle no tienen nada que envidiar a las de Las Ramblas del centro de Barcelona. Ah, y además hay un montón de bares y restaurantes por si entre compra y compra te entra hambre. Y por si no fuera suficiente con todo esto, resulta que la calle Verdi es un punto de referencia desde el que acceder a algunas de las atracciones más populares de Barcelona.

Parc Güell

Seamos realistas: es imposible evitar las aglomeraciones de turistas durante todo el viaje. El Parc Güell, inaugurado en 1926, es un lugar de referencia en la obra de Antoni Gaudí, hijo predilecto de Barcelona (después de Lionel Messi, aunque en este caso se trata más de una adopción). Diseñado por el propio arquitecto, este parque ubicado en la cima de una colina está repleto de ejemplos de su trabajo y es una visita obligatoria para los entusiastas del diseño, del arte, de la fotografía y, por supuesto, de los que pasan mucho tiempo en Instagram. Pero hay una razón más por la que cerca de 2,3 millones de personas visitan este parque cada año. Aparte del "Centro Monumental" del parque (de pago y, normalmente muy concurrido), también hay áreas de acceso libre donde puedes obtener una panorámica sensacional de Barcelona y de la obra de Gaudí. Cuando contemples la capital desde la cima de la colina te alegrarás de haber hecho el esfuerzo de ascender hasta este parque–galería de arte. 

La Barcelona bohemia

El Parc Güell no es el único enclave artístico al que tienes acceso desde Gràcia. Si el arte corre por tus venas, te alegrará saber que todo este barrio es un enorme lienzo. Gràcia siempre ha sido un destino popular entre artistas y bohemios en busca de inspiración. El espíritu creativo de ese pasado todavía se deja notar en todos los rincones del barrio e inunda sus calles. Si ya de por sí Barcelona es la meca del arte callejero, Gràcia es el lugar perfecto para hacer un recorrido a pie por los mejores grafitis de la ciudad. Pero si te va más estar en un concierto que en una galería de arte, aunque sea en la calle, tu lugar de referencia es la plaza de la Virreina, donde tienes la opción de disfrutar de las mejores noches con música en vivo. En el caso de los cinéfilos, habrá que cambiar la plaza por el Carrer de Verdi. Las mejores muestras de cine independiente se proyectan en el popular cine con el que comparte nombre, el Cine Verdi. 

En conclusión…

Igual que te recomendaríamos dar un paseo por Las Ramblas o (¿por qué no) repasar los 110 años de historia del fútbol en el Camp Nou, te animamos a que hagas un hueco en tu agenda para visitar o quedarte en Gràcia. Es como un animado pueblo bohemio en el interior de la ciudad. No encontrarás un lugar tan auténtico en toda la capital catalana.

Ah, y si tienes la suerte de estar de visita en agosto, vas a poder vivir una de las mejores experiencias que ofrece Gràcia: la Festa Major. Es el momento grande del barrio y Gràcia se transforma en una gran fiesta callejera.

¿Te estabas preguntando dónde están las playas de Barcelona? Pues a continuación puedes consultar nuestra guía. Y no te preocupes, que también hemos preparado una guía con las mejores vistas de Barcelona (en el caso de que el Parc Güell no sea suficiente), así como con todo lo que necesitas saber para moverte por la ciudad. 

También puede interesarte

Ofertas

Síguenos en