InicioInformación PrácticaSituación y GeografíaHistoriaArte y CulturaSitios de interés
GastronomíaComprasGente y CostumbresEntretenimientoTransporte


FRANCIA - COMPRAS
 

En general Francia es un país donde se puede adquirir de todo. Siempre ha sido zona de tránsito para muchos productos, especialmente para aquellos que tengan que ver con la belleza, la decoración, la moda, la cultura y los placeres del paladar.

En general, los establecimientos comerciales incluyen en sus precios el IVA, conocido en Francia como VAT. Los extranjeros tienen derecho a que les sea reembolsado. Un descuento por exportación, del 20 al 30% es posible si la compra en un mismo establecimiento supera los 2.800 francos, para los extranjeros de países miembros de la CEE y los 1.200 francos si el país de procedencia no pertenece a la Unión Europea, aunque este también dependerá de los artículos que se hayan seleccionado. Los precios en las tiendas son definitivos y no se regatean, pero en los mercados se puede poner a prueba las habilidades de todo buen comprador.

Compras en París

Si ir de compras es un placer para usted, en este país podrá hacerlo con gran deleite. En París podrá encontrar una enorme cantidad de tiendas con diversos productos, desde los más sencillos y ordinarios, hasta los más especializados y extravagantes. Antes de iniciar las compras es necesario decir que en la esfera parisina la Orilla Derecha suele contener las casas más exclusivas y tradicionales de alta costura, galerías de arte y antigüedades, grandes almacenes y tiendas de lujo. La Orilla Izquierda, en cambio, guarda celosamente sus grandes librerías, pequeñas tiendas artesanales y galerías vanguardistas. Sin embargo, en ambos lados hay tiendas exclusivas y de altos precios conviviendo en armonía con las tiendas más accesibles y modestas.

En general, la actitud de los vendedores solo es amable cuando el cliente no anda a tientas y sabe lo que quiere; además, siempre es mejor atendido quien tiene la delicadeza de saludar primero. En los grandes almacenes existen empleados instruidos especialmente para atender a los clientes extranjeros. Galerías Lafayette y Le Printemps son dos de las mejores tiendas de ropa, porcelanas, equipaje y perfumería. Les Printemps, cuenta además, con un magnífico departamento de juguetería y lencería.

Samaritane, en las cercanías del Pont Neuf, sobre el Sena, es una peculiar tienda que ofrece más de 52 uniformes de trabajo. Si lo que desea es encontrar buenos libros y buena música, los almacenes fnac, de estilo moderno, se los ofrecen con gran calidad.

La moda nació en París y a pesar de que se ha trasladado a Tokio y Nueva York, París sigue siendo el centro artístico de la moda. En cada estación del año se realizan majestuosos desfiles con las top model del momento y París se convierte en un escenario constante de actividad con visitas de personajes del mundo social y económico. En París están presentes las más prestigiosas firmas de moda como Dior, Givenchy, Saint Laurent, o Channel. Comprar en una tienda de alta costura o 'pret a portér' es privilegio de unos cuantos, pero asomarse a sus escaparates es una posibilidad más democrática.

La Orilla izquierda tiene por tradición, en Saint Germaine des Prés, grandes y pequeñas librerías, tiendas de ropa especializadas y el escaparate de la moda 'chic' con las boutiques de Sonia Rykiel y Charles Jourdan. La Rue de Saints Pères está cubierta por zapaterías y establecimientos de telas y en los alrededores de la Rue de Rennes se pueden encontrar tiendas de varios artículos de moda a precios muy accesibles. Subiendo hacia Montparnasse, se pueden encontrar grandes almacenes que ofrecen buenos productos a precios adecuados.

El Forum des Halles, antiguo mercado popular al este del Palais-Royal, fue convertido en un moderno centro comercial que alberga múltiples tiendas de ropa, zapatos y souvenirs entre otras cosas. En sus alrededores, cerca del Palacio de la Opera, la Rue Faubourg Saint Honoré alberga las tiendas más caras y exclusivas de joyas, pieles y alta costura.

Francia es un sitio inmejorable para la búsqueda de antigüedades. Hay tiendas muy prestigiosas en la Orilla Izquierda, así como mercados populares en las afueras de la ciudad, especialmente los sábados, donde se pueden encontrar los clásicos soldaditos napoleónicos de plomo, muñecas e instrumentos musicales. El Mercado de Biron es especialista en antigüedades de muebles y arte, sus precios son muy inferiores a los de las grandes galerías en tanto que su calidad es buena. Malik es el mercado que ofrece más diversión ya que su especialidad son los vestidos, joyas, trajes, uniformes, recuerdos de la Belle Epoque y la Primera Guerra Mundial. En cambio, si lo que busca es Art Nouveau, Jules Vallés es el mercado ideal. Si lo que quiere es llevarse a casa una obra de arte, pruebe a mirar y comprar en Montmartre con los pintores que se instalan en las aceras, aunque hágalo con firmeza y cautela ya que es una zona de mucho tránsito.

Los amantes de la lectura también tienen un paraíso en París. A lo largo del Sena se colocan libreros de segunda mano que en la actualidad ofrecen más bien periódicos y revistas de época. En cuanto a libros, Reiffel es el sitio adecuado para buscar curiosidades y antigüedades.

Los perfumes son un exquisito regalo de París al mundo. Hay varias tiendas especializadas en ambos lados de la ciudad, pero no se ilusione demasiado con los precios, ya que son muy similares a los precios del resto de Europa (en algunos casos más caros).

Los quesos, embutidos y vinos son extraordinarios recuerdos que llevar de Francia. Le aconsejamos que busque empaques que, además de belleza sean seguros en cuanto al transporte y conservación de los alimentos.

Mercados en París

Los mercados son un espectáculo que no es aconsejable perderse, aún si no tiene intención de comprar. Coloridos, bulliciosos y con el aroma de París, hay cuatro mercados en donde podrá deleitarse con las escenas de vida que allí se representan día a día: el de la Rue Mouffetard, que abre martes, jueves y sábados; el de Rue de Bucci, que está abierto todos los días, excepto los lunes; el de la Rue Daguerre y el de Lepic, abren diario y descansan los lunes. En Ile de la Cité se coloca un mercado especializado en flores y plantas; es un verdadero despliegue de colores, aromas y rumores que el viento dispersa por todo París. Este mismo mercado floral sorprende los domingos al convertirse en un mercado de pájaros.

Compras en otras Regiones de Francia

En cuanto a otras zonas, la emoción de las compras se mantiene y quizás se intensifique, ya que las diferentes regiones francesas guardan preciados tesoros, en forma de artesanías, alimentos, dulces, vinos y un largo etcétera.

En el Valle del Loira es conveniente buscar sus dulces de mazapán, de ciruela, de azúcar de cebada y chocolate. Por otro lado, su carácter palaciego ha discurrido en variadas tiendas de antigüedades a precios más accesibles que en París. La loza, la cerámica y los artículos de mimbre son característicos de esta hermosa zona.

En Bretaña impresionan sus trajes típicos, de origen celta, sus telas de lana, loza pintada a mano, encajes, telas bordadas, marionetas, muñecas y joyería típica. El chocolate es una buena opción, especialmente las uvas en coñac cubiertas de chocolate. La artesanía, que se puede adquirir en los mercados populares y en tiendas especializadas se caracteriza por la madera tallada, joyas, artículos de piel, cristal y seda pintada.

En Normandía destacan los bordados a mano, que suelen ser caros y difíciles de encontrar, pero que compensan por su increíble belleza y tradición. En junio en Caén y en agosto en Cabourg, se montan mercados de antigüedades en donde se pueden encontrar objetos y piezas muy interesantes.

Champagne y el norte son zonas tradicionalmente famosas por sus encajes, sedas pintadas y artículos de mimbre. En Amiens se pueden adquirir graciosas marionetas de manufactura tradicional en tanto que en St-Omer la loza esmaltada es lo más atractivo. Pero sin duda, lo que no debe olvidar comprar en esta zona es el producto de oro de Francia: el champagne. Pruebe a hacerlo con los productores regionales que se establecen a lo largo de los pueblos.

En la zona de Alsacia y Lorena, al este, los manteles y servilletas tejidos a mano son una buena compra. La loza esmaltada de brillantes colores es preciosa. En Lorena la cristalería es el punto de éxtasis: Baccarat tiene su origen aquí. Bensancon es la tierra de los relojes y las Ardenas ofrecen trabajos en madera tallada en tanto que Langers es famosa por su cuchillería.

En Borgoña, Troyes es el sitio ideal para adquirir ropa a precios generalmente inferiores, hasta en un 50% más bajo que en el resto de Francia. El vino de la región, escaso y caro pero exquisito, es otra buena adquisición.

Lyon es la segunda ciudad en importancia del país. Es un mercado significativo de ropa elegante y seda. Sus grabados también son llamativos así como sus marionetas. En cuanto a comida, el chocolate, algunos pasteles y patés son dignos de intentar llevarlos a casa. Hay asociaciones de artesanos que tienen sus propios mercados y ofrecen objetos hechos a mano a precios muy ventajosos.

La zona provenzal es famosa por sus figuras de arcilla que representan a los participantes del nacimiento de Cristo, hechas a mano y pintadas en colores llamativos; se les conoce como 'santons'. En Aix-en-Provence, los jabones de hierbas y flores son una buena compra; ahí mismo, los mazapanes de almendras y huevo se convierten en atractivas figurillas. Provenza es zona de hermosas y delicadas telas con finos estampados, que se pueden adquirir por metros o bien, convertidos en vestidos, chales y manteles. Los mercados provenzales son muy llamativos, aunque la mayor parte de los productos que ofrecen no sean objetos que se puedan llevar a casa.

La Riviera, la zona más exclusiva del sur, le ofrece ropa y accesorios elegantes, generalmente de prestigiosas y reconocidas marcas. Los chocolates y frutas escarchadas son otra alternativa. El aceite de oliva, muy bien envasado atrae mucho a los visitantes.

La zona de Toulouse y los Pirineos le obsequia el sabor de su famoso foie-gras y pato en conserva en latas que garantizan su duración. Sant Vincens en Perpiñán le deleitará con un mercado de artesanías. La ropa, libros, discos, joyas y perfumes son accesibles y variados en esta parte de Francia.

Córcega es tierra de bosques y maderas. Su artesanía echa mano de este recurso y se pueden adquirir objetos tallados en este noble elemento. Una buena pipa de Córcega es un regalo excelente. La cerámica también es atractiva, además de los tejidos y acuarelas.

 


Copyright © 2000 Amadeus GTD, SA. - TravelView, C.I.T. Feedback
Reservados todos los derechos.