InicioInformación PrácticaSituación y GeografíaHistoriaArte y CulturaSitios de interés
GastronomíaComprasGente y CostumbresEntretenimientoTransporte


CHINA - SITUACIÓN Y GEOGRAFÍA
 

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA

China está situada en la zona oriental de Asia, bañada por la costa oeste del Océano Pacífico. Sus 9.600.000 kilómetros cuadrados, suponen la quinta parte del continente, siendo uno de los países más grandes y poblados del mundo. 5.000 kilómetros separan su zona más occidental, la meseta de Pamir, y su zona más oriental, las costas del Océano Pacífico. Por el norte, fluye el río Heilongjiang y al sur, emerge el archipiélago Nansha.

Tiene más de 20.000 kilómetros de frontera. La costa se extiende desde la Bahía de Bohai, al este de Beijing, pasando por el Mar Amarillo y el Mar de China Oriental, hasta el Mar de China Meridional con más de 18.000 kilómetros.

Las provincias de China son: Liaoning, Jilin, Heilongjiang, Shangdong, Hebei, Shanxi, Henan, Shaanxi, Gansu, Qinghai, Jiangsu, Zhejiang, Anhui, Guizhou, Yunnan, Sichuan, Hubei, Hunan, Jiangxi, Guangdong, Hainan, Taiwan y Fujian. Además cuenta con las regiones autónomas de la Mongolia Interior, Uigur de Xinjiang, Hui de Ningxia, del Tíbet y Zhuang de Guangxi, y los municipios especiales de Beijing, Tianjin, Shanghai y Chongquing. Sobre este vasto territorio reside una población de aproximadamente mil doscientos millones de habitantes que pertenecen a diversas etnias y nacionalidades, concretamente a 56 etnias. Las masas humanas se concentran de forma especial en los valles de los tres grandes ríos: Changjiang, Huanghe y Xijiang, especialmente en la zona del delta del primero, donde se alcanzan más de 770 habitantes por kilómetro cuadrado. En la llanura del norte de China la densidad de la población es también muy alta, superior a 250 habitantes por kilómetro cuadrado. Más del 90% de la población total de China vive al Este de una línea imaginaria que se extiende desde el sur de Yunnan hasta el norte de Heilongjiang.

Al oeste se encuentran los grandes desiertos asiáticos de Gobi y Takla Makan, así como la zona montañosa más inhabitable de la tierra, el Tíbet, donde sólo se hallan poblaciones permanentes en los valles situados a 3.600 metros sobre el nivel del mar y en las estepas semisecas de Mongolia y Xinjiang. Las barreras naturales, salvo en el norte, son contundentes: el mar del Japón, en el noroeste, y el de China Meridional en el sur y sureste; al oeste las mesetas del Tíbet y los macizos montañosos de Sichuan y Yunnan, y al suroeste las selvas tropicales de Indochina.

China se caracteriza por su forma escalonada, producto de los procesos tectónicos. La superficie va descendiendo en dirección noroeste, este, sureste. Desde los 4.000 metros de la meseta de Qinghai-Tíbet hasta los 1.000-2.000 de, por ejemplo, la meseta de Loes y las llanuras del curso inferior de los grandes ríos con una altura de 500 metros sobre el nivel del mar.

Los ríos más grandes y caudalosos de China riegan las tres divisiones principales del país: el Huanghe o río Amarillo en el norte, con un recorrido de 5.464 kilómetros, baña nueve provincias septentrionales donde abundan fértiles campos de cereales. En esta zona el clima es continental y estepario, caracterizado por gélidos inviernos y veranos muy calurosos. En el centro, dividiendo China del Norte y China del Sur, discurre el antiguo Yangtse o Changjiang, con 6.300 kilómetros que riega los extensos arrozales. Esta franja ocupa diez provincias que gozan de un clima monzónico producido por el gradiente térmico entre el océano y el continente. Y por último,' el río de la Perla' o Zhujiang, al sur, y el Xijiang o 'río Rojo' que serpentean entre inaccesibles montañas en las que se contempla una flora y fauna exuberante propia de los climas semitropicales.

China es también un país de grandes montañas, zonas montañosas, mesetas y colinas ocupan el 65% de la superficie continental. Según la alineación podemos distinguir cinco sistemas de montañas. La cordillera de Kunlun, al norte del Himalaya, separa la alta meseta de Qinghai-Tíbet del desierto de Taklamakan, tres de sus cumbres superan los 7.000 metros: Muztag, Muztagata y Kongur; La cordillera Tianshan, más al norte con sus cumbres nevadas; la cordillera Xingan, en el noroeste de China; y por último la cordillera Hengduan y Qilian. Las montañas alcanzan especial altura en el sector occidental para descender progresivamente hacia la costa. Hay montañas de singular belleza como es la Montaña Huangshan, la única zona de paisaje exclusivamente montañoso que se encuentra en el sur de la provincia de Anhui. Se trata de es una montaña conocida por sus singulares pinos y piedras extrañas. Tiene más de setenta afiladas cumbres que están permanentemente cubiertas por nubes y neblinas. Los aspectos sobresalientes son los pinos, las rocas, las nubes y las fuentes termales.

 

 

FLORA Y FAUNA

Flora

China ofrece una gran variedad de suelos que se corresponden aproximadamente con la regiones geográficas. Al norte de China encontramos en la Cuenca del Tarim el gris desértico, los pardos y fértiles loes de la meseta, el pardo terreno forestal de la Manchuria y las productivas tierras aluviales de la Gran Llanura del norte. En China Central la Cuenca Roja se caracteriza por un fértil suelo forestal gris-pardusco, y la llanura y delta del Yangtsé por sus terrenos aluviales. En China meridional el suelo es rojo con abundantes materiales lateríticos. En el Tíbet destacan los terrenos pedregosos, semejantes a los montañosos de la tundra.

Dado el hecho de que China es un enorme país, que abarca los más variados climas, no es sorprendente que exista una gran variedad de especies vegetales y animales. Parece ser que la vegetación natural de China estaba formada por bosques mixtos discontinuos de caducas y coníferas propios de zonas templadas; pero debido al cultivo intensivo, esta vegetación desapareció hace muchos siglos. Desgraciadamente el impacto humano llega a ser considerable, por ello la riqueza natural es rara o está en peligro de extinción. El gobierno ha establecido más de 300 reservas naturales, protegiendo alrededor del 1,8 % del territorio. El mayor problema es la destrucción del hábitat causado por la agricultura intensiva, la urbanización y la producción industrial.

La flora ha "progresado" bien a pesar de la presión de más de 1.000 millones de personas, pero la deforestación, el pastoreo y los cultivos intensivos han hecho grandes estragos.

La última gran extensión forestal china está en la región subártica del noreste, cerca de la frontera rusa. Por su diversidad de vegetación, la zona alrededor de Xishuangbanna, en el sur tropical, es la más rica del país. Esta región también procura hábitat para manadas de elefantes salvajes; sin embargo, tanto los seres vivos como la foresta tropical están bajo la presión de la agricultura, de la tala y de la quema.

Quizá la planta cultivada más bella sea el bambú. Se da en muchas variedades y es cultivado en el sureste, para ser utilizado como material de construcción y alimento. Otras plantas útiles incluyen hierbas, entre ellas el gínseng, horquilla dorada, angélica y fritilaria. Uno de los árboles más raros es el abeto blanco de Cathay en la provincia de Guangxi.

FAUNA

La variedad de animales salvajes y domésticos es muy amplia. Además de estar representadas la mayor parte de las aves canoras y de caza, existen 800 variedades nativas del país. Al norte, en el noreste especialmente, habitan animales salvajes como el tigre, el antílope, el ciervo, el goral (antílope cabra), la oveja azul, el leopardo, el lobo y los mamíferos de pieles. En el Tíbet pueden verse ovejas, yaks, pandas gigantes y osos salvajes. En el sur proliferan tigres, gibones, monos y caimanes. Hay que señalar que el animal más raro de Asia Central es el oso hormiguero.

Quizá no existe en China animal más representativo de la belleza y lucha por la vida salvaje que el oso panda. Estos bellos animales, hoy en día en peligro de extinción debido a la combinación de la caza, la invasión del hábitat y los desastres naturales, sobreviven gracias a los tímidos esfuerzos del gobierno central. Con escasa densidad, pueblan las regiones de Sichuan, Tíbet y Xinjiang, que proveen de hábitat a otras magníficas especies como el leopardo de las nieves y los yaks salvajes. El extremo noroeste de China está habitado por algunos interesantes mamíferos como renos, alces, ciervos almizcleros, osos y martas. También hay una considerable ornitoafauna como grullas, patos, abutardas, cisnes y garzas.

La isla Hainan también posee variada vegetación tropical y vida animal. Hay siete reservas naturales en la isla, aunque es justo decir que todavía algunas especies en peligro de extinción terminan en el plato de la comida.

Entre los animales domésticos se encuentran perros, gatos, patos, gansos, pollos y cerdos que abundan en todo el territorio de China. Los búfalos acuáticos son nativos de la zona sur de la Península de Shandong. El cebú habita en el sur y noreste de China; en el noroeste se crían cabras, ovejas y caballos. Los camellos y las vacas son importantes también en el noreste.

Hay además variedad de peces de agua dulce, siendo el más común la carpa. También abundan lagartos, ranas, tortugas y salamandras. En la costa destacan la lubina, arenque, caballas, ostras, tiburones y anguilas.

La observación de pájaros es algo de lo que podrá disfrutar el turista, especialmente en primavera, estación en la que hay que dirigirse a la Reserva Natural de Zhalong, en la provincia de Heilongjiang; al Lago Qinghai, en la provincia del mismo nombre; y al Lago Poyang, al norte de la provincia de Jiangxi, el lago de agua dulce más grande de China.

 

 


Copyright © 2000 Amadeus GTD, SA. - TravelView, C.I.T. Feedback
Reservados todos los derechos.