InicioInformación PrácticaSituación y GeografíaHistoriaArte y CulturaSitios de interés
GastronomíaComprasGente y CostumbresEntretenimientoTransporte


CHINA - GENTE Y COSTUMBRES
 

China es el país más poblado del mundo, con unos 1.200 millones de habitantes. Es un país multinacional que cuenta con 56 etnias que comprenden las nacionalidades han, manchú, mongola, hui, tibetana, vigur, zhuang y otras cincuenta nacionalidades más diseminadas por todo el territorio chino.

El 94% de la población pertenece a la nacionalidad han, que se concentra principalmente en el Este. Las cincuenta y cinco minorías nacionales son: mongol, hui, tibetana, vigur, miao, yi, zhuang, buyi, coreana, manchu, dong, yao, bai, tujia, hani, kazako, dai, li, lisu, va, she, gaoshan, lahu, sui, dongxiang, naxi, jingpo, kirguiz, tu, daur, mulam, qiang, blang, salar, maonan, gelao, xibe, achang, primi, tajik, hu, uzbeka, rusa, ewenki, deang, bonan, yugur, gin, tartara, derung, oroqen, hezhn, momba.

China alberga casi el 20% de la población mundial, en cambio sólo ocupa el 7% de la superficie agrícola del planeta. La población se agolpa principalmente en la zona oriental. Los grandes núcleos se concentran en las llanuras de la costa Este y en los valles de las regiones situadas al este de la línea formada por las montañas Kinghan y Taihang. La provincia más poblada es Sichuan, con más de 100 millones de habitantes, en una superficie equivalente a la de España. La densidad media de China es, en el este, de 300 habitantes por kilómetro cuadrado y en el oeste de sólo 40.

El rápido crecimiento de la población desde el siglo XIX pudo deberse a las siguientes causas: la mejora en las cosechas, aumento del comercio exterior, rapidez en los transportes y avances en la medicina.

Durante la guerra chino-japonesa, entre los años 1937-45, se produjeron migraciones desde la costa hacia las zonas del interior. Pero estas migraciones fueron esporádicas, pues el pueblo chino es un pueblo marcadamente conservador de sus costumbres.

Debido al enorme crecimiento de la población el gobierno en 1980 tomó medidas drásticas para controlar el crecimiento de la población. Cada familia sólo puede tener un hijo; los anticonceptivos son gratuitos y el aborto, incluso, llega a ser obligatorio para el segundo hijo. En un país donde la tradición del hijo varón es muy fuerte ha hecho que aumenten los infanticidios, sobre todo del sexo femenino (que sucede algunas veces en las zonas campesinas), e incluso que las mujeres se divorcien o lleguen al extremo de suicidarse por dar a luz a una niña.

La mayoría de la población es rural debido al predominio de la agricultura como principal recurso de subsistencia. Sin embargo, el empuje que ha tenido la industria ha provocado el rápido crecimiento de numerosas ciudades. El turismo es una nueva actividad industrial que ha ayudado considerablemente a la apertura de China hacia el exterior. Se han creado modernas instalaciones turísticas para los distintos encuentros y conferencias internacionales.

Debido a la variedad de etnias y minorías nacionales las costumbres y las gentes forman un gran mosaico multivariado. Las 56 etnias pueden conocerse a través de actividades turísticas promovidas por la Administración Nacional de Turismo de China, actividad que desarrolla el turismo y el intercambio de experiencias entre las agencias turísticas de China y de otros países. Para tener una visión general sobre las costumbres de las distintas comunidades étnicas se puede visitar, en el Centro de Vacaciones de Dalian, la Aldea de la Cultura Popular. Allí se muestran las diferentes culturas de todas estas comunidades.

El pueblo chino es laborioso e inteligente, gente hospitalaria y cortés que brinda toda su cultura a los visitantes que acuden al país, pero esta cortesía nada tiene que ver con la occidental, ya que es siempre muy ritual. Los chinos tienen costumbres muy peculiares: al saludarse no está bien visto besarse ni abrazarse, pues no expresan sus sentimientos en público.

En cuanto al folklore, en el norte de China el canto y la danza es un arte tradicional de la comunidad étnica coreana, hasta tal punto que lo practican jóvenes, niños y ancianos. Otra de las aficiones es la actividad deportiva; en Año Nuevo y otras fiestas se celebran competiciones de columpio, trampolín y lucha.

En la Pradera de Erdos, situada en la zona oeste de la Región Autónoma de Mongolia Interior, los pastores mongoles, gente franca y hospitalaria, ofrecen a los visitantes, entonando una canción folklórica, una cinta de seda blanca y un tazón de licor.

En el centro de China el viajero tiene la posibilidad de vivir como los campesinos locales de la aldea de Shijiazhuang. Existen también en Beijing residencias tradicionales donde se puede charlar libremente con los habitantes y aprender sus costumbres.

No ha de sorprender el encontrar al amanecer a los habitantes de las distintas ciudades de China reunirse al aire libre para realizar los ejercicios físicos del tai qi.

 


Copyright 2000 Amadeus GTD, SA. - TravelView, C.I.T. Feedback
Reservados todos los derechos.