InicioInformación PrácticaSituación y GeografíaHistoriaArte y CulturaSitios de interés
GastronomíaComprasGente y CostumbresEntretenimientoTransporte


CANADÁ - ARTE Y CULTURA
 

Son variadas las manifestaciones culturales y artísticas que se encuentran en el territorio canadiense, gracias a la diversidad de las culturas que han habitado a lo largo de la historia.

Se considera que en sus comienzos el arte canadiense era un arte trasplantado de Europa. Los franceses, primeros colonizadores del país, llevaron a él sus artes y oficios, especialmente los de carácter religioso y doméstico. Con los años su acervo artístico fue adaptándose a las necesidades y limitaciones del Nuevo Mundo, como, por ejemplo, en la Arquitectura, pero no sin conservar algunas de sus viejas formas.

Pintura

Los primeros artistas ingleses, aparecidos a raíz de la conquista de Quebec (1759), eran topógrafos, oficiales del ejército, agrimensores y algún otro ilustrador. A diferencia de los franceses, los ingleses tomaban generalmente sus modelos de la naturaleza, y casi todos eran aficionados.

La Sociedad de Artistas de Montreal, fundada en 1847 y precursora de la Asociación de Arte (1860) es hoy el Museo de Bellas Artes de Montreal. A finales del XIX se crea la Asociación de Arte de Ontario y la Galería Nacional de Canadá. La pintura se hallaba ya asentada en este país, aunque dedicada naturalmente a imitar los convencionalismos europeos.

Durante el siglo XIX el gusto de los mecenas, de los propios fabricantes y comerciantes, al adquirir cultura y prestigio, se inclina por la pintura realista, que representaba confortables interiores holandeses y plácidas represas de molinos. Los artistas canadienses hubieron de acomodarse a esta atmósfera tan adocenada y tan gris.

El "Grupo de los Siete", si no inventó el paisaje canadiense, lo presentó al menos dramáticamente ante los ojos del país del mundo. Ya algunos precursores, inspirados por los impresionistas, habían comenzado a ver el país con ojo diferente y a pintarlo de forma más realista. Pero la verdadera representación de Canadá, en todo su esplendor y magnificencia estaba reservada a "Los Siete". Este grupo recibió la influencia de los impresionistas y de algunos pintores escandinavos aparecidos en Estados Unidos, los "fauves". El genio del grupo fue el cazador Tom Thomson que en cuatro años de intenso trabajo consumó la revolución artística arrastrando a sus compañeros en su pasión por la Naturaleza.

En 1933 considerando que habían cumplido su misión el Grupo de los Siete se separa, pero, poco después, resurge mucho más numeroso como Grupo Canadiense de Pintores. Durante muchos años Montreal y Toronto fueron los centros del arte canadiense. Las provincias atlánticas pasaron desapercibidas. Pero a mediados del siglo XX, el Oeste empieza a llamar la atención.

Escultura

El arte indio de la costa occidental se basa esencialmente en la madera, si bien son muy apreciadas sus esculturas en argilita. Al no disponer de árboles los esquimales expresaron sus sentimientos artísticos en piedra. Mientras que el arte indio es formalista y ritualista, el arte de los innuit es naturalista y personal. Las obras son pequeñas pero, a menudo, de concepción monumental y tan grandes por sus calidades formales como por su fidelidad a la vida.

Literatura

Para entender mejor la producción literaria se puede hacer una división entre literatura francesa e inglesa.

-Literatura Francesa: las primeras manifestaciones canadienses son relatos de colonos y exploradores de los siglos XVI al XVIII, pero carecen de valor histórico. Cuando en 1755 y 1764 se abren las primeras imprentas en Halifax y Quebec, surgen alrededor de los periódicos círculos influidos por ellos como la Academia Literaria de Montreal, en torno a la Gaceta Literaria en 1778. En 1815, cuando finaliza la guerra franco-inglesa, conocen los canadienses las corrientes enciclopedistas y románticas.

La primera generación literaria que se extiende durante los dos últimos tercios del siglo XIX tiene como centro a Quebec y es llamada la "Escuela Patriótica". La mayor parte de su producción se publica en revistas de la ciudad y sus fuentes son sobre todo la historia, el folklore y motivos religiosos. A finales del mismo siglo, el centro se desplaza a Montreal, ampliando los temas y géneros como la novela histórica.

A finales del XIX conviven un grupo de poetas que siguen cultivando el romanticismo ya pasado de moda, y otros más jóvenes, atraídos por las corrientes nuevas. Más tarde surgen dos movimientos: uno intimista, admiradores de los poetas malditos, y otros que siguen poetizando en torno a temas tradicionales como la exaltación lírica de la tierra y los motivos religiosos.

-Literatura Inglesa: Se puede dividir en tres períodos. El primero anterior a la Confederación de 1867 representado por autores de los actuales Ontario y Quebec; el segundo lo escrito por los residentes de habla inglesa en colonias como Nueva Escocia y New Brunswick; y el último escritos en inglés desde la Confederación. En los últimos años del siglo XVIII en Nueva Escocia tiene lugar el comienzo de la literatura canadiense.

Música

El folklore se nutre de dos clases de aportaciones, unas de origen autóctono y otra de aportaciones de procedencia europea. A su vez las autóctonas tienen su origen en los indígenas y en los esquimales. En cuanto a las europeas, también ocurre lo mismo; en Quebec predomina la influencia francesa; y la británica en las provincias marítimas y de Terranova.

Referente a la música clásica, Toronto por su parte y Quebec y Montreal por otra, han venido irradiando su influencia hacia las demás zonas. En las principales ciudades se han constituido asociaciones sinfónicas, también en las Universidades se han incorporado Facultades de música que sostienen, en muchos casos, a sus propias orquestas y conjuntos de cámara.

Arte Esquimal

El arte esquimal ha sido cultivado en ciertas zonas desde los tiempos paleolíticos. Posee una unidad básica de concepto, pues ciertas tradiciones se han difundido casi intactas de generación en generación. Además, el denominador común de estas culturas es tan fuerte que el arte boreal paleolítico y esquimal moderno, entre los que parece no existir conexión histórica alguna, presentan notables puntos de contacto.

En una zona relativamente pequeña de la desembocadura del Yukón se han encontrado máscaras esquimales representativas de espíritus vislumbrados por los brujos. Se ven a menudo siluetas de animales y hombres arañadas en marfil, madera y piedra. Muchos de estos trabajos, los realizados sobre conchas o dientes de ballena, parecen aprendidos de los balleneros norteamericanos, pero la tradición es prehistórica y, en el caso de las tallas en piedra de los indios del Norte, la antigüedad es considerable. Aquí el dibujo del animal vislumbrado en sueños, se cree que es equivalente al animal mismo; el cazador piensa que al dibujar el animal, lo sitúa bajo su dominio.

En las obras de marfil, cada figura se yergue sola, sin fondo ni horizonte. Los artistas toman a veces formas antiguas anteriormente esculpidas y, sin borrar el trabajo primitivo, le incorporan otros nuevos. Cada figura brinda un solo aspecto visual, pues la perspectiva tridimensional no fue conocida hasta que los blancos la introdujeron. Para el esquimal el principio de la perspectiva lineal ha supuesto un cambio radical, la ruptura violenta con el tradicional concepto del espacio y la intrusión de la contrapartida artística de la moderna noción del individualismo, en que cada elemento se vincula al punto de vista único del espectador en un momento dado.

 


Copyright © 2000 Amadeus GTD, SA. - TravelView, C.I.T. Feedback
Reservados todos los derechos.