InicioInformación PrácticaSituación y GeografíaHistoriaArte y CulturaSitios de interés
GastronomíaComprasGente y CostumbresEntretenimientoTransporte


SENEGAL - SITIOS DE INTERÉS
 

Para descubrir las bellezas de Senegal, hemos dividido el país es 7 zonas. Iniciaremos nuestro recorrido por su capital, Dakar y sus Alrededores. Desde aquí, y en dirección sur, viajaremos hacia la zona conocida como Petite Còte. Continuaremos nuestro viaje por el impresionante Delta del Río Saloum y desde aquí nos trasladaremos hacia el interior del país para disfrutar de la Región de Casamance. Seguidamente recorreremos la Región del Este y la Región del Norte, donde se encuentra la bella ciudad de St. Louis. Nuestro viaje culminará en un rápido viaje por el Río Senegal.

DAKAR

Dakar es desde 1960 la capital de la República de Senegal. Según el censo realizado en el año 1992 tenía aproximadamente 1.729.823 habitantes. Está situada en la península de Cabo Verde, rodeada por una bonita bahía. La península la forman la parte sur donde se ubica el Cabo Manuel y justo al norte de éste el centro de la ciudad propiamente dicho. Dakar es una bella ciudad que aúna perfectamente lo moderno y lo pintoresco con tintes europeos y raíces africanas. Posee unas amplias avenidas arboladas, flanqueadas por majestuosos edificios.

EL CENTRO DE DAKAR

El verdadero corazón de la ciudad se encuentra en la Plaza de la Independencia. Desde allí surgen numerosas calles importantes. Hacia el sur discurre la Avenida Roume, que lleva al Palacio Presidencial, de principios de siglo, rodeado de unos preciosos jardines. Al oeste la Avenida Pompidou se llena de tiendas y cafés. El entretenido paseo culmina en el mercado más grande de la ciudad el Marché Sandaga, situado en la confluencia de la avenida Pompidou y la avenida Lamine Gueye. El mercado, muy animado, es el lugar ideal para los amantes de la cocina, donde encontrarán toda la variedad de frutas y alimentos que se pueda imaginar.

Desde la Plaza de la Independencia la arteria este, la Avenida Albert Sarraut, conduce a otro mercado, al Mercado Kermel, uno de los centros principales de la ciudad. Se trata de un sitio vital y singular por su colorido y variedad de productos; es un verdadero espectáculo africano. A su lado se encuentra el edificio de Correos que posee una curiosa forma circular. Entre el mercado y esta construcción, en la Avenida Blaise Diagne, está la Plaza o Patio de los Moros donde se pueden adquirir todo tipo de joyas: pulseras, sortijas, pendientes, incluso cofres de estilo morisco de madera con incrustaciones de plata y cobre. Los artesanos trabajan el oro y la plata con verdadera maestría.

El Boulevard de la República, es una ancha avenida, que se extiende desde el Palacio Presidencial a la Catedral, sita en la confluencia con la Plaza de la República. Le aconsejamos visitar este interesante edificio religioso. En los alrededores y caminando hacia la Plaza de Soweto, se halla el Museo Nacional, un teatro y numerosas embajadas.

Otro de los lugares especiales para ver en Dakar es el Museo Ifan, que se encuentra al lado de la Avenida Nelson Mandela, en la Plaza de Soweto. Este museo fue renovado en 1994 y posee una importante colección arte oesteafricano, máscaras, estatuas e instrumentos musicales. Es uno de los más ricos en lo que respecta a arte africano.

Fuera del centro de la ciudad se encuentra la Gran Mezquita. Está prohibida la visita a ella los viernes durante el momento de la oración. Es de estilo marroquí y data de 1964. Merece la pena subir a su conocido minarete para obtener una bella vista de la ciudad. A un lado se encuentra el barrio indígena de Dakar, la Medina, el rincón más africano de la ciudad. En el centro de La Medina está el Mercado de Tiène, lleno de símbolos y sonidos con artículos de lo más variopinto. Puede visitarse otro mercado en el barrio Castors, al norte de la ciudad, en el camino del aeropuerto.

Por último se puede dar un paseo a pie por la Route de la Corniche, para apreciar la escarpada costa con pequeñas calas y las espléndidas casas de los embajadores extranjeros. Una visita a la Villa Artesanal y al pueblo pesquero de Soumbédioune permite contemplar la llegada de los barcos a la vuelta de su jornada laboral.

En el punto opuesto, al oeste, cerca del puerto, se encuentra la Estación de Tren, un edificio con cierto aire "retro" muy bonito.

PLAYAS DE DAKAR

Para bañarse en Dakar se puede ir hasta la Playa de los Niños, muy cerca del centro, o al sur, a las playas de lAnse Bernard o de Pasteur. Hay además excelentes piscinas en los grandes hoteles de la ciudad.

Una de las playas más populares de la capital es la de Bel-Air. Se encuentra siguiendo rumbo al norte desde la estación de trenes. Al otro lado de la península y a la misma altura se halla la Playa de Fann.

Al norte de Dakar, a unos 6 kilómetros aproximadamente, se encuentran los Parques Botánico y Zoológico; este último posee una gran variedad de animales entre los que se distinguen monos verdes y rojos, antílopes, chimpancés, hienas, chacales, panteras, leones, guepardos, tortugas, aves, etc.

ISLA DE GORÉE

Desde el puerto salen los barcos que van hasta la Isla de Gorée, una pequeña isla situada a la entrada del puerto. Fue descubierta por el portugués Dias y en ella se establecieron los europeos a partir del siglo XV. Estuvo ocupada por portugueses, franceses, ingleses y holandeses, siendo también el punto de partida de esclavos hacia Europa y América.

La isla cuenta tan solo con unas 28 hectáreas de extensión y en ella viven alrededor de 1.000 personas. El aspecto de las construcciones de la isla no puede ser más pintoresco. Sobre los acantilados descansan hermosas casitas pintadas de color blanco y rosa. Restos de la cultura colonial se perciben en sus edificios emblemáticos con sus balcones de hierro forjado como el Ayuntamiento. Cerca del puerto se extiende una playa muy popular y muy concurrida sobre todo en los periodos vacacionales.

Numerosos nombres por todos lados evocan el pasado de Gorée. En la calle St. Joshep se encuentra el Laboratorio de Biología Marina, donde las religiosas de St. Joshep de Cluny fundaron un convento en 1822.

Entre los lugares que se pueden visitar en la isla se encuentran las ruinas de la Casa de los Esclavos, que data de finales del siglo XVIII. Aquí permanecían hacinados los esclavos hasta que partía el barco hacia América.

Se puede visitar también el Museo Marítimo que está ubicado en el antiguo edificio de la Compañía de Indias. Contiene colecciones de peces, moluscos, crustáceos y otras especies.

En el extremo norte de la isla, en Fort dEstrées, también llamado Fuerte Portugués, está la Universidad de Mutantes, propuesta en 1978 por M. Roger Garaudy, director del Instituto Internacional para el Dialogo entre las Civilizaciones y que, un año después, Leopold Sédar Senghor creaba dicha Universidad de Mutantes para el dialogo entre las culturas.

En la Plaza del Gobierno se alza una estatua que recuerda a los médicos y farmacéuticos que murieron por la fiebre amarilla en 1878. Muy cerca el viejo edificio del Ayuntamiento y el Fuerte de San Francisco, antes Nassau, que fue desmantelado en 1779.

El Centre Roume fue el antiguo Palacio de Gobierno, ahora convertido en un centro de pesca deportiva conocido como el Relais de LEspadon. Una terraza sobre el mar ofrece la mejor vista de Dakar.

Al pie de los acantilados se encuentra la Casa de la Madre Javouhey y no muy lejos se puede ver la Mezquita. El camino de carros de artillería es otro de los viejos recuerdos, así como los restos de cañones, que datan de 1880.

En la parte sur de la isla está ubicado el Castillo, y el Fuerte de San Miguel, de construcción holandesa. Desde allí se obtiene una bonita vista de Dakar. El Castillo aún conserva el esplendor de 1845. Una escalera de piedra y numerosas puertas y ventanas se abrían paso antaño, hoy cerradas con enormes puertas de hierro. Se descubre en la explanada una torre y diversas fortificaciones, el resto descansa entre la arena, bajo tierra, pero pedazos de los restos de una antigua civilización emergen de cuando en cuando a cada paso. En el extremo sur, la antigua fuente del gobierno que servía cincuenta litros de agua diarios, hoy abastece a las aves que se acercan para calmar su sed.

Saliendo de los entornos del castillo hacia el este aparece la Iglesia de San Carlos. Continuando por la calle Déserte vemos la Casa Natal de Blaise Diagne, antiguo diputado senegalés, el primer africano de la Cámara de Diputados Francesa. Más hacia el este se localiza el Museo Histórico de Ifan que conserva vestigios prehistóricos y datos pertenecientes a la Edad Media africana. En las cercanías están los jardines públicos.

ALREDEDORES DE DAKAR

Les Mamelles

Son dos colinas rocosas que se alzan en un hermoso paisaje. En las cercanías se ubica una playa, ideal para sumergirse, conocida como Ouakam.

NGor

Es otro lugar perfecto para disfrutar de la playa y las vacaciones cerca de Dakar. Posee buenas comunicaciones y la diversión está asegurada.

Yoff

Es el pueblo más cercano al aeropuerto. Su playa a diferencia de los otros pueblos está casi desierta. El visitante puede asistir a la danza ritual llamada NDeup que tiene lugar los jueves. Se trata de una danza de posesión entre el curandero y el enfermo.

Lago Retba

Tomando la carretera de Soussoum, a 60 kilómetros de Dakar, se llega a este hermoso paraje lacustre rodeado de dunas. Este lago es mundialmente conocido por constituir el punto final del rally París-Dakar. El Lago Retba es también conocido como Lago Rosa, debido al color de sus aguas. Es característico su alto grado de salinidad, aunque se pude nadar, eso si, teniendo cuidado con los ojos. Se trata de un lugar muy turístico por lo que no hay problemas de alojamiento. Al norte del lago, tras las dunas, se extienden las playas y el océano.

Monasterio Keur Moussa

A 50 kilómetros de Dakar, tomando el camino que lleva a Kayar se encuentra el monasterio benedictino Keur Moussa. Aquí se puede escuchar la música de los monjes que combinan magníficamente los cantos gregorianos con instrumentos africanos, el mejor kora, y además degustar los quesos y mermeladas caseros.

Kayar

Es un pueblito de pescadores, que se ubica en la Grande Côte, al norte de Dakar, concretamente a 30 kilómetros. Es un lugar muy turístico e ideal para realizar excursiones. Posee buenas comunicaciones con la capital. Una de sus máximas atracciones es presenciar el regreso de los pescadores, cuando franquean la barra con una gran destreza.

Mboro-sur-Mer

Es también una aldea pesquera, aunque menos frecuentada que Kayar. No obstante es sumamente atractiva y ofrece actividades relacionadas con la pesca que cautivan al turista.

Rufisque

Se encuentra a 30 kilómetros de Dakar en dirección a la Petite Côte. El pueblo posee atractivas playas y un interesante pasado por constituir un importante asentamiento en tiempos coloniales.

THIÈS

Es la segunda ciudad más grande del Senegal. Se encuentra a 70 kilómetros al este de la capital y cuenta con numerosos atractivos. Probablemente este sea uno de los mejores puntos de todo el área central que puede recorrerse a pie. La Avenida Léopold Senghor, atraviesa el centro y en uno de sus extremos se encuentra el Ayuntamiento (Hôtel de Ville). Frente a él, un gran parque ideal para descansar. Siguiendo la calle, salpicada de bancos y restaurantes, se llega a otra gran avenida, la del Général de Gaulle. Muy cerca un camino férreo anuncia la Estación de Tren.

Uno de los grandes atractivos de la localidad son las famosas tapestries. En ellas se puede ver la manufactura tradicional de tapicerías donde se teje a punto de Aubusson. Se encuentran, principalmente, en la fábrica de Manufactures Sénégalaises des Arts Decoratifs, en la calle de la Marie. Aquí se puede comprar o simplemente visitar las salas de exposición de la fábrica. La factoría fue fundada por artistas franceses en los años sesenta. Recuerde acercarse al Museo de Historia, que se encuentra muy cerca de allí.

LA PETITE CÔTE

Bordeando el litoral, al sur de Dakar, aparece una costa baja y arenosa con amplias y tranquilas playas paradisíacas repletas de palmeras y cocoteros, en una palabra, playas de ensueño. La Petite Côte (Pequeña Costa) senegalesa se extiende desde Dakar hasta el Delta de Saloum y constituye una de las mejores zonas de playas del país y del continente.

MBOUR

Se encuentra situada a unos 80 kilómetros de Dakar y se trata de una pequeña localidad costera que atrae a numerosos turistas por sus bonitas playas. Es quizá el rincón más popular de la Pequeña Costa.

SALI PORTUGAL

A tan sólo ocho kilómetros al norte de la anterior, Sali Portugal acoge como su vecina, numerosos visitantes que buscan la tranquilidad y la belleza de sus playas.

NIANING

En dirección sur desde MBour, y tras recorrer unos 10 kilómetros se accede a Nianing. Arenas blancas, aguas cristalinas y la posibilidad de practicar numerosos deportes náuticos bajo un sol espléndido es lo que ofrece Nianing y la Pequeña Costa y lo que atrae a los miles de viajeros que la visitan cada año.

JOAL

Joal, donde se establecieron los portugueses en el siglo XV, se encuentra a 120 kilómetros al sur de Dakar y es conocida por ser la ciudad donde nació el poeta y humanista Senghor, cuya casa natal puede ser visitada.

Desde Joal se puede ir hasta el poblado lacustre de Fadiouth, un pequeño pueblo pesquero situado sobre una isla que posee singulares graneros de maíz (su máxima curiosidad). Se trata de unas cabañas que están cubiertas con techos de cañas. El poblado se une a la costa mediante un puente de madera. Sorprenden las preciosas conchas que se esparcen por todos lados e incluso formando parte de la decoración y de la historia pues han sido coleccionadas durante siglos. Lo mejor es acudir al sitio conocido como Cementerio de las Conchas.

EL DELTA DEL RÍO SALOUM

Al sur de la Petite Côte, a 145 kilómetros de Dakar, se localiza una de las zonas más bonitas del Senegal. Se trata de una pequeña sección del gran Delta Sine-Saloum, declarado Parque Nacional. Merece la pena una visita para contemplar su exuberante vegetación y su rica fauna.

El río se extiende como un pulpo de miles de brazos sobre un delta gigantesco (150.000 hectáreas), después el océano se rinde a sus pies al recibir sus aguas. Pelícanos, garzas, flamencos rosas y demás fauna maravillosa, que incluye sobre todo monos, observan incrédulos tan fascinante belleza mientras se ve como irrumpe en los cielos el vuelo majestuoso de un águila real. Es lo más parecido al paraíso. No en vano numerosas aves migratorias anidan en este lugar.

PALMARIN

Es la localidad que se localiza más al norte del Delta. Está formada por un conjunto de aldeas pesqueras. Se puede acceder a ella desde Mbour en la Petite Côte.

DJIFFER

Más al sur, en la orilla oeste del Delta, en un estrecho brazo de tierra entre el océano y el río, casi en la desembocadura, se encuentra Djiffer, quizá el punto más turístico del Delta. El extremo sur culmina en el Pointe Sangomar.

Llegado a Djiffer le aconsejamos que alquile una piragua para navegar y descubrir sus alrededores. Déjese admirar por el paisaje mientras surca pacientemente las aguas del río y deténgase de cuando en cuando en algún lugar de los muchos que le ofrecen un tentempié. Al otro lado del río se emplazan las aldeas de Niodior y Dionouar donde se puede descansar.

ISLAS DEL SALOUM

Numerosas islas salpican las aguas del Delta, entre ellas destacan la Isla de Guior hermosa y su vecina Guissanor.

En el Islote de Mar se agrupan cuatro aldeas, Mar Loj, Mar Soulou, Mar Fafaco y Mar Wandie. Entre todas albergan unos 4.000 habitantes. El islote se extiende a lo largo de 15 kilómetros con una anchura de 4, formando una superficie total de 45 kilómetros cuadrados. Sus habitantes se dedican a la cría de ganado y al cultivo. Son en su mayoría católicos y musulmanes en igual fracción. No olvide asistir a sus famosas celebraciones rituales.

La localidad de Falia es célebre por la dedicación de sus habitantes a la apicultura, a la cría de ganado, a la recogida de conchas y por su particular cultura. Dos montículos de conchas se amontonan en la isla separados por unos 30 metros en su parte este. Sobre uno de los montones llamado Tioupane-boumak se han acumulado unos 168 túmulos. En el otro llamado Tioupane-boudaw, se han numerado unos 54. Los Túmulos son inmensos y algunos tienen entre 800 y 1200 años. Este lugar es muy visitado no sólo por sus túmulos sino también por su bello paisaje.

NDANGANE

Se encuentra en el extremo norte del Delta. La localidad dispone de buenos lugares para alojarse y descansar del viaje por el río. Le aconsejamos se detenga en la aldea Le Pelican o en el Campamento Limboko. Podrá contemplar las numerosas aves que eligen este maravilloso entorno como hábitat o practicar la pesca si es un aficionado a esta actividad.

FOUNDIOUGNE

Este tranquilo lugar de gran belleza, por otra parte, se encuentra situado en la orilla izquierda del río Saloum. Encontrará numerosos lugares donde alojarse cómodamente, comer y descansar. Se puede acceder a él en coche, taxi o en piragua desde Fatick, y luego dedicarse a recorrer las islas vecinas. Si es amante de la observación de las aves nada mejor que la Île des Oisseaux (Isla de Los Pájaros). Si prefiere, también se puede pescar o simplemente dejarse maravillar por el espectacular escenario.

KAOLACK

Es la capital de la región. Es una moderna ciudad muy vital donde viven unas 200.000 personas. Posee una bella Mezquita que está decorada al estilo marroquí. Además de la mezquita es interesante el Mercado, situado en pleno centro de la ciudad. Es el segundo en tamaño de los mercados cubiertos de Africa. Una gran puerta de entrada y un hermoso patio decorado con arcos y arcadas hacen del mercado, junto con la mezquita el orgullo de la ciudad.

Kaolak dispone de numerosos lugares para el alojamiento y el entretenimiento así como restaurantes y bares.

TOUBACOUTA

Es el sitio perfecto para visitar la parte sur del Parque Nacional del Delta. Cruzando el río está el bosque de las Islas Bétanti. En esta zona se pueden realizar numerosas excursiones en piragua por los alrededores. Hay varios lugares donde alojarse y comer.

MISSIRAH

Desde aquí se recomienda explorar el extremo sur del Delta del Saloum y visitar el Bosque de Fathala donde simpáticos pero tímidos monos de pelaje rojizo se dejan ver de cuando en cuando. Es una preciosa zona rodeada de manglares.

Continuando camino hacia el sur el viajero se topa con un minúsculo país que se adentra en el territorio senegalés; se trata de Gambia.

LA CASAMANCE

Es la región turística por excelencia de Senegal. El río Casamance hace que se puedan distinguir en ella dos zonas: la Alta Casamance y la Baja Casamance. La Alta Casamance se extiende desde el norte del río hasta Gambia; y la Baja está situada entre el río y Ginea-Bissau, cuya capital regional es Zinguichor.

Palmeras y arrozales, por algo es llamada el "Granero del Senegal", se mezclan entre la vegetación tropical dotando a la región de un ambiente fresco y de colores intensos que van del verde al amarillo en una sucesión cromática inigualable. Pantanos de manglares, bosques de palmeras, árboles floridos que bordean la orilla del río y multitud de aves son algunos de los atractivos de La Casamance.

Por otra parte la cultura de los pobladores diola de Seleki, en la Baja Casamance, un pueblo que a pesar de todo mantiene sus costumbres y se preocupa de no perderlas, son otro de los atractivos. Sus habitantes viven en cabañas de adobe que están cubiertas con techos de paja. Se distinguen, además, Usuyen, famoso por sus danzas, y MLomp conocido por las chozas de varios pisos, elementos culturales que permiten conocer el otro lado de la bella Casamance.

ZINGUICHOR

Es una ciudad con mucha vegetación, simpática y animada en la que habitan unas 100.000 personas. El centro de la ciudad puede recorrerse fácilmente caminando. El llamado Rond Point es el corazón de la ciudad. Uno de los lugares de mayor interés es el Mercado de Saint Maur-des-Fosses. El nombre le viene de París y se encuentra situado en la Avenida Lycée Guignabo, en el camino del aeropuerto a tan solo un kilómetro en dirección sur desde el centro de la ciudad. Aquí encontrará comida fresca en abundancia. Lo más curioso es que las conchas actúan a veces como moneda en algunos pueblos de La Casamance por la que verá muchos montoncitos de éstas en los puestos de los mercados.

Otro de los sitios que hay que ver en Zinguichor es el Centro Artesanal que presenta todo tipo de máscaras, cerámica y otros objetos de artesanía, esculturas de madera, objetos de metal, prendas de vestir, etc. Es un lugar que bien merece una visita.

Por otro lado, uno de los espectáculos más sorprendentes de la ciudad es la lucha senegalesa que tiene lugar todos los domingos. No es sólo una exhibición de fuerza sino también una puesta a prueba de los amuletos y todo tipo de magias que los adversarios llevan consigo. Si diposne de tiempo le aconsejamos una visita a la fábrica de aceite de la localidad, también muy interesante.

Alrededores de Ziguinchor

A las afueras de la ciudad y a tan sólo 5 kilómetros en dirección al Cabo Skiring se encuentra la floresta de Djibelor. Merece la pena realizar una excursión hasta este lugar donde se reúnen una tremenda colección de plantas tropicales, árboles frutales y animales salvajes.

En Elena se celebran las llamadas "fiestas de iniciación", y al igual que en otros pueblos de La Casamance, comienzan con la salida al bosque sagrado de sus participantes que permanecerán un mes. Se puede asistir a la ceremonia de salida y de regreso de los iniciados. Mientras transcurre este mes hay multitud de eventos en el pueblo.

BAJA CASAMANCE

Brin es una pequeña aldea a medio camino entre Ziguinchor y Nyassia, en la ruta hacia Cabo Skiring. Lo más atractivo son sus alrededores, los campos y los bosques que se pueden explorar a pie o a bordo de una piragua por las aguas del cercano río Casamance.

Enampor

Se dice que Enampor es uno de los pueblos más curiosos de la región, y esto es debido probablemente a las construcciones de sus hogares, las llamadas "casas de impluvium". Se trata de viviendas circulares con el tejado en forma de embudo, lo que permite la entrada del agua de la lluvia y la luz. De esta forma se recoge agua potable (de lluvia) que se conservará en previsión de la estación seca.

Una de las cosas que se aconseja hacer en éste y otros pueblos de La Casamance es visitar uno de los llamados "campamentos rurales integrados" verdaderos museos. Algunos de ellos se encuentra a solo 20 kilómetros de Ziguinchor. En ellos es posible alojarse.

Seleik

Seleki se distingue por ser el centro de la cultura diola, que se resiste a ser absorbida por la wolof, dominante en el país, y por la influencia occidental emergente. Los diola viven en curiosas cabañas de adobe cubiertas de paja.

Retornando sobre nuestros pasos hasta Brin se puede tomar la ruta que lleva al Cabo Skiring y después de pasar por Nyassia, para detenerse en Dioher, una pequeña aldea al borde de la carretera. La siguiente parada es en Niambalang donde hay alojamiento en el campamento rural "Chez Theodor Balouse".

Oussouye

Oussouye es la ciudad más importante de la Baja Casamance. Dispone de un animado mercado, restaurantes con comida local y lugares donde alojarse. En esta pequeña población se puede asistir a uno de los espectáculos que llaman más la atención, la lucha femenina, conocida como "homobeul" un deporte singular.

El lugar es caluroso, no obstante se recomienda realizar excursiones por sus alrededores alquilando una bicicleta lo cual resulta muy agradable.

MLomp

A pocos kilómetros de Oussouye se encuentra la aldea MLomp. Aunque de difícil acceso resulta un viaje interesante aunque sólo sea para admirar sus construcciones: cabañas asombrosas comunicadas con otros pisos por escaleras bajo los gigantes ceibas. Su estilo y decoración son únicos en Africa.

Punta de San Jorge

Hacia el norte se encuentra la Punta de San Jorge, en el corazón del País Diola, entre árboles gigantescos, cocoteros y palmeras, en la orilla izquierda del río Casamance. Este privilegiado lugar ofrece una amplia variedad de entretenimientos y atractivos: el río, la selva, la flora y la fauna, son algunos de ellos. Desde aquí existe la posibilidad de realizar numerosas excursiones. La otra orilla del río está a más de seis kilómetros ya que el estuario se encuentra a sólo 20 kilómetros.

Elinkine

Al sudoeste de la Punta de San Jorge aparece Elinkine, a 15 kilómetros de Oussouye, una población de tradición pesquera al borde del río Casamance donde conviven católicos y musulmanes. La atracción turística más solicitada es la excursión en piragua para visitar las islas. Allí viven los diolas y los niominkas, procedentes de las islas del Saloum.

Isla de Carabane

La Isla de Carabane es una isla del río Casamance situada entre Elinkine y Niomoune. Es el lugar donde se establecieron los europeos. De esta época quedan restos de algunas construcciones. La ciudad del mismo nombre que se encuentra en la isla, fue el primer enclave de los franceses en Casamance allá por el año 1836. El paisaje que se abre ante los ojos del visitante es lo más llamativo, pero además son de interés la Catedral Bretona, los restos de una escuela y el Cementerio al lado de la playa.

Esta isla fue en tiempos un centro de comercio de esclavos y hoy es un paraíso para los amantes de las aves y los que gustan de las playas y los deportes náuticos. La experiencia de bañarse al lado de los defines difícilmente puede olvidarse.

Diakene Diola y Diakene Ouolof

Desde Oussouye se puede viajar hasta Diakene Diola y Diakene Ouolof, pero si se quiere también se puede hacer desde Elinkine. En ambas poblaciones existen campamentos rurales.

Djembering

Volviendo de nuevo hacia la costa atlántica aparece el pequeño pueblo de Djembering, habitado por diolas y adosado al Océano Atlántico en medio de dunas y de ceibas. Cuenta con una bonita playa. Muy cerca, en una colina existen algunos campamentos rurales.

Cabo Skiring

Al sur, a unos 10 kilómetros, se localiza la zona con las mejores playas del Oeste de Africa. Se trata del Cabo Skiring, la playa más turística de Senegal. Está dentro del Parque Nacional de la Baja Casamance y constituye uno de los puntos culminantes del paisaje senegalés. El pueblo tiene tiendas y restaurantes y algunos lugares donde alojarse.

Parque Nacional de La Baja Casamance

Al sur de Oussouye, al sudoeste de Ziguinchor y al este de Cabo Sking, se encuentra el Parque Nacional de La Baja Casamance, con zonas de variada vegetación, bosque tropical, pantanos de manglares, prados abiertos, y una fauna en la que predominan monos de pelaje rojo, manadas de búfalos, cocodrilos, leopardos, etc. El parque ocupa una extensión de siete por cinco kilómetros.

ALTA CASAMANCE

Desde Zinguinchor se puede viajar en un bote hasta la otra orilla del río para alcanzar la localidad de Affiniam en la Alta Casamance. Es un área poco frecuentada en la que se pueden realizar algunas excursiones interesantes por los alrededores.

Otro lugar de la región al que se puede acceder desde Zinguichor por carretera o en piragua es Koubalan. Más al norte se encuentra Bignona, un importante cruce de caminos. A 35 kilómetros de aquí se localiza el pueblo más grande y más animado de la Casamance: Thionck-essyl. En él viven unas 8.000 personas. Hay un campamento instalado en medio de los mangos y los cocoteros, que abundan en la región.

Sin dejar la carretera que lleva a Diouloulou, se atraviesan parajes inolvidables hasta llegar a Baila, incrustado en medio de majestuosos ceibas, donde las aves son el mayor atractivo de la zona. Cuenta también con un campamento rural para alojarse. Se puede visitar la maternidad, que financia el propio campamento. Baila es un pueblo típico con su mezquita rodeado de árboles.

Mucho más al norte casi en la frontera con Gambia se emplaza Diouloulou, si es que se ha sido tan tenaz como para acercarse hasta allí. La carretera entonces se desvía en dos ramas: una que se dirige hacia Gambia y otra que conduce al sur y a la costa.

Abene

Abene, a pocos kilómetros de la frontera de Gambia, es la primera ciudad de esta zona que bien merece una visita ya sea para ver el pueblo o simplemente para descansar en la hermosa playa de arena que se extiende al borde del océano. Allí habitan los mandingas y los diolas, que viven del cultivo y de la pesca. El campamento La Belle Danielle o el Bantan Woro ofrecen alojamiento y la posibilidad de alquilar bicicletas o piraguas para explorar el territorio. A lo largo de las playas, donde se alojan muchos rastas locales, se encuentran otros campamentos.

Sedhiou y Kolda

La orilla norte del río Casamance es también digna de explorar. A 100 kilómetros al norte de Ziguinchor, se encuentra la localidad de Sedhiou en el camino que lleva a Tambacounda. Es un lugar ideal para los amantes de la caza y de la pesca. En los alrededores hay numerosos destinos para realizar excursiones. La siguiente parada en ruta es Kolda, donde se puede encontrar alojamiento en los campamentos rurales y descansar del viaje si se viaja al este, no sin antes explorar un poco la zona.

LA REGIÓN DEL ESTE

TAMBACOUNDA

Esta ciudad, cruce de caminos diversos, es tremendamente vital. Numerosas tiendas y restaurantes llenan sus calles. Cuenta con diversos alojamientos y constituye un buen punto de partida para realizar diferentes excursiones. La ruta hacia el Este conduce hasta Mali, el país vecino; hacia el sur se dirige la que va hasta Guinea; otra que parte en dirección al oeste ayuda a alcanzar Gambia.

Parque Nacional de Niokolo-Koba

Tambacounda es el punto de partida para iniciar la visita al Parque Nacional de Niokolo-Koba, que se encuentra ya muy cerca de Guinea. Se trata de una ardiente sabana llena de baobabs que se extiende en una superficie total de 900.000 hectáreas. Regado por el río Gambia y sus afluentes, el Koulountou y el Niokolo-Koba, constituye una de las más importantes reservas de los grandes mamíferos del Africa del Oeste. El parque acoge numerosas especies animales y posee una exuberante y variada vegetación. Aproximadamente se han contado 84 especies de mamíferos entre los que se pueden citar fieras como leopardos, leones, elefantes e hipopótamos. Sólo hay que decir que es el parque nacional más importante de Senegal. Para acceder al parque es necesario hacerlo en un vehículo ya que está prohibido recorrerlo a pie. Un buen todo terreno permite acceder a las áreas más remotas del parque. La experiencia puede ser apasionante. El parque se abre de diciembre a mayo durante la estación seca.

En los alrededores de esta zona habita el pueblo bassari. Es una buena ocasión para conocer su cultura, pues la visita a sus dominios está incluida en numerosos itinerarios.

A tan sólo 30 kilómetros del parque se hallan las localidades de Kedougou y a unas dos horas Dinndefelo. La principal razón para viajar hasta aquí es una espectacular catarata que cae sobre un verde y limpio estanque de agua. Existen agradables lugares para comer y alojarse por todo el área.

LA REGIÓN DEL NORTE

TOUBA

Volviendo de nuevo hacia el norte, al este de Dakar, se localiza Touba, la "Ciudad Santa". Se dice que es la cuna de una nueva doctrina religiosa derivada del Islam. Cada año recibe numerosos peregrinos afines a esta hermandad. El peregrinaje es conocido como el Magal y celebra la vuelta del exilio en 1907 de su fundador Amadou Bamba MBacké, desterrado por los franceses conscientes de su poder. El evento tiene lugar 48 días antes del año nuevo islámico. Los días que preceden al día señalado son una locura en la ciudad. Es conveniente prestar atención a la vestimenta e ir pudorosamente cubierto. Las costumbres son estrictas, no está permitido el consumo de alcohol ni de tabaco, ambos se confiscan al entrar en la ciudad en una especie de aduana, tanto a los visitantes como a los residentes.

Es una visita obligada la Mezquita, foco del peregrinaje, que data del año 1963. Le aconsejamos la subida al minarete desde donde se obtiene una magnífica vista de toda la ciudad. Asombran las tumbas y en una de ellas se guarda el cuerpo de Amadou Bamba el fundador de la secta. También se pueden visitar en Touba los animados mercados donde se encuentra todo tipo de artículos.

ST. LOUIS

St. Louis fue el primer asentamiento de los franceses en Africa, allá por el 1659. Se encuentra al norte del país en la desembocadura del río Senegal en una isla unida al continente por el Puente Fardherbe, puente que fue construido para unir el Danubio entre Austria y Hungría y que después sería enviado a esta zona ya hace más de un siglo. El puente tiene una longitud de unos 500 metros.

Parte de la ciudad se asienta sobre la "Langue de Barbarie" (la frontera de Mauritania pasa por esta especie de lengua en su parte norte), una península en la boca del río, unida a la isla mediante puentes.

La ciudad fue fundada en 1638 y fue la antigua capital administrativa de Senegal - Mauritania hasta 1958, año en que se separaron ambos países. Dakar se convertiría después en la capital de Senegal.

En la parte que corresponde a la isla se pueden ver aún las casas de tipo colonial caracterizadas por sus balcones de madera, contrafuertes y sobradillos. Estas construcciones, que permanecen en su mayoría casi intactas a través del tiempo, han sido declaradas por la UNESCO Patrimonio Nacional. Una de las más hermosas es la Maison des Signares en el Muelle Henry Jay al sur de la isla.

No hay nada mejor como vagar por las calles de la isla. Entre los edificios más interesantes que se pueden ver aparece la Casa del Gobernador construida sobre un antiguo fuerte del siglo XVIII. La Catedral se encuentra muy cerca del Palacio y a pesar de su moderna apariencia data del año 1828, siendo el edificio religioso más antiguo del país. Al otro lado del Palacio se sitúa el edificio de correos y frente a éste el Hotel de la Poste, uno de los mejores de la ciudad.

Desde allí se puede acceder al continente a través del Puente Faidherbe para ver el interesante edificio de la Estación de Trenes. De vuelta a la isla se puede caminar a la Plaza Faidherbe, donde se erige la estatua del gobernador colonial francés dominando el Palacio.

En el extremo sur de la isla se instala el Museo y la Biblioteca, que presentan muestras etnográficas y restos arqueológicos a la vez que recogen la historia y geografía de Mauritania y Senegal. Aquí se pueden admirar fotografías antiguas de St. Louis, así como estatuas y máscaras de madera fascinantes.

Otro lugar interesante es el Lazareto de la época de la colonia. Pero sin lugar a dudas el principal monumento de la ciudad es la Gran Mezquita, construida en 1847 con ladrillos macizos.

Volviendo a la Plaza Faidherbe, se puede cruzar el Puente Mustapha Malick Gaye, antes llamado Pont Servatius, para acceder al distrito Guet NDar. Al final del puente se levanta el Faro, muy cerca de la playa donde se practica el surf. También en este lugar se localiza el mercado. No se pierda una visita a este colorido y animado centro.

En tiempos coloniales la parte asentada sobre la península correspondía al barrio africano. Hoy esta zona pertenece al distrito de Guet NDar, un barrio vital, dominio de la comunidad de pescadores. Allí se encuentra el Cementerio Musulman de los Pescadores que posee unas tumbas curiosamente decoradas.

Desde Guet NDar se extiende la Langue de Barbarie a través de unos 15 kilómetros, una lengua de arena que impide al río llegar al mar directamente y que conduce su desembocadura hacia el sur, siendo el rincón de los pescadores. Al final de esta curiosa lengua se levanta un monumento que recuerda la hazaña de Mermoz, que en 1930 partió desde aquí para iniciar su travesía en hidroavión por el Atlántico Sur hasta Natal. Aquí se puede también admirar uno de los santuarios de aves más famosos del país. Hay que decir que esta parte se caracteriza por sus playas fantásticas.

Alrededores de St. Louis

A 20 kilómetros al sur de St. Louis se encuentra el Parque Nacional Langue de Barbarie. Se sitúa justo en el extremo sur de la península y en una parte del continente al otro lado de la desembocadura del río, exactamente en la confluencia del Atlántico y el río Senegal. Este Parque es un importante refugio para aves y tortugas marinas que acuden a este lugar para reproducirse. Le época preferida por las aves acuáticas es la que transcurre entre los meses de noviembre y abril. Flamencos rosas, pelícanos blancos, cormoranes, garzas y patos pueblan estos terrenos arenosos.

A orillas del río Senegal, a 60 kilómetros al norte de St. Louis, se ubica el Parque Nacional de Djoudj, conocido también como el "Parque de las Aves". Tiene unas 16.000 hectáreas y constituye una reserva excepcional para las más de tres millones de aves que vuelan a este sitio. Se supone que es uno de los santuarios de aves más importantes de todo el mundo. A este lugar acuden numerosas colonias de aves migratorias debido a su privilegiada situación, en la orilla sur del Sahara, constituyendo así un verdadero oasis. De noviembre a abril cientos de miles de aves migratorias hacen parada en este lugar. Pueden verse martín pescadores, pelícanos, patos, flamencos, garzas, gansos, etc.

La mejor época para visitar el Parque es la comprendida entre los meses de octubre a abril. Está abierto todo el año y en sus alrededores se encuentran algunos campamentos para alojarse.

EL RIO SENEGAL

El río Senegal discurre generoso en la estación húmeda, reduciéndose esta espléndida vía de agua a un hilillo de agua llegado el mes de junio. Es el verdadero norte de Senegal, el Sahel, la antesala del desierto. El paisaje típicamente africano es liso y monótono pero de singular belleza y paz, donde crecen no sin dificultad los grandes arrozales. Es una zona calurosa, sobre todo Matam, donde la temperatura no baja de los 40 grados centígrados.

Richard Toll

Tomando desde St. Louis la ruta del nordeste por la ribera del río se llega a este pueblecito, a unos 90 kilómetros. Algunos lo conocen por el sobrenombre de "la villa del barón Roger" a propósito de un antiguo gobernador muy curioso. Es interesante hacer una visita a la fábrica de caña de azúcar que hay en la localidad. La villa cuenta con algunos hoteles o campamentos para alojarse. Cerca de Richard se ubica la localidad de Rosso.

Podor

Siguiendo la ruta del río nos topamos con Podor una pequeña comunidad llena de paz y tranquilidad situada a unos 180 kilómetros de St. Louis. Se pueden ver en sus construcciones algunos ejemplos de la arquitectura sudanesa. Si se toma el barco que navega por el río, el "Bou El Mogdad", ésta es su última parada. La localidad dispone de campamentos para alojarse. Otra alternativa es la Misión Católica.

Matam

Continuando por la ribera del río, que desciende hacia el sur, se llega a Matam (después de recorrer 230 kilómetros desde Podor). Aunque no hay hoteles es fácil encontrar alojamiento por un módico precio. De todas formas, Matam constituye el único lugar de esta particular región donde se puede descansar cómodamente. Desde aquí otra ruta se desvía hasta Linguère, una localidad en el interior.

Bakel

Después de recorrer unos 150 kilómetros se alcanza Bakel. Se encuentra a tan sólo 60 kilómetros de Kidira, en la frontera de Senegal con Mali.




Copyright 2000 Amadeus GTD, SA. - TravelView, C.I.T. Feedback
Reservados todos los derechos.