Viajar a Asia: 3 destinos de moda

0

Desde los tiempos en que los navegantes europeos comenzaron a explorar el este del mundo, Asia ha tenido un aura de misterio y fascinación que ha atraído a aventureros, escritores, soñadores, comerciantes y buscavidas por igual.

Asía: Pagoda en Rangún, Myanmar

Shwedagon Pagoda en Rangún, Myanmar

En la década de los 60 del siglo pasado, el sureste asiático se puso de moda entre los hippies y países como India o Tailandia se convirtieron en centro de peregrinaje para viajeros de pelo largo y defensores del amor libre.

Ya en el siglo XXI, el turismo en estos dos países se ha masificado y no queda rastro del misticismo de otras épocas. Al menos, eso viví yo en mi propia mochila. Sin embargo, como siempre ocurre, otros destinos toman el relevo y se convierten en lugares en auge.

Aquí os dejo algunos bellos países asiáticos cuya industria turística está repuntando con fuerza en los últimos años:

1.-Myanmar

Asia: bagan en myanmar birmania

Bagan en Myanmar

Cada vez llegan más vuelos a Myanmar desde Occidente. La antigua Birmania ha multiplicado por doce el número de turistas extranjeros entre 2011 y 2015. Estuve allí ambos años y pude notar una clara diferencia.

El aumento exponencial de visitantes se debe, principalmente, a una serie de cambios políticos que han favorecido el aperturismo al exterior del país; la mejora considerable de las infraestructuras y comunicaciones; y un mejor marketing que muestra todas las bondades de Myanmar (que son muchas).

Myanmar tiene selva, bosques de montaña, ríos, lagos, campos de cultivo, aldeas, playas, y un sinfín de pagodas. Sus ciudades principales son caóticas pero no dejan de tener un encanto especial. La ruta principal (no todo el país es visitable en la actualidad) discurre por lugares como Rangún (antigua capital), Mandalay (antigua capital colonial inglesa que evoca novelas y romanticismo viajero), Bagan (la ciudad de las tres mil pagodas) e Inle. Pero hay mucho más que ver.

Asia: Myanmar

Myanmar

La zona de Kyaing Tong (también conocida como Kentung)  presenta montañas y valles llenos de aldeas de gentes de las más diversas etnias y procedencias. Realizar rutas de senderismo por la zona te ayudará a entender algo mejor la idiosincrasia de un país complicado, donde gentes muy distintas intentan convivir en paz.

Y es que el mayor activo de Myanmar es su gente. Aún carecen del amor por lo material que puedes observar en países más acostumbrados al turismo occidental (como su vecino Tailandia), y se muestran hospitalarios, abiertos y muy humildes.  Por motivos de trabajo he tratado con ellos a nivel laboral y personal y puedo asegurar que son de las mejores personas que he conocido en mis viajes por el mundo.

Muéstrate respetuoso y honesto con ellos y te lo devolverán multiplicado por mil. Un país que, sin duda, merece la pena visitar. Hazlo antes de que sea demasiado tarde y lo hagas entre hordas de turistas.

2.-China

el autor del artículo david escribano delante de la gran muralla china

 

El halo de país cerrado y prohibido que tenía el gigante asiático, parece haber ido atenuándose durante las últimas décadas. La razón parece no ir más allá de la puramente económica. Dejémonos de romanticismo en este caso y reconozcamos que a China le interesa la llegada de un mayor número de turistas para dar una imagen algo más cercana al mundo y engrosar sus arcas.

Sin embargo, dejando de lado los motivos del boom turístico chino, lo cierto es que este país inmenso bien merece una visita.

En un territorio tan vasto, el paisaje y el clima varían de una región a otra como si estuviéramos cambiando de continente. En mi viaje de cuatro semanas por China, pasé de estar pelado de frío con la chaqueta en Pekín a, dos semanas más tarde, ir en pantalón corto y camiseta en Guangzhou, otra gran ciudad del sur.

China

Mi camino comenzó por la milenaria y contaminada Pekín, desde la que viajamos a la mítica Gran Muralla. Después pasé por la ciudad de Xi’an y sus famosos guerreros de terracota; la bella Yangshuo, donde el paisaje kárstico muestra montañas redondeadas y tapizadas de verde que emergen, entre campos y ríos, de manera abrupta; y la moderna Guangzhou, donde tuvimos la suerte de vivir los tremendos festejos del Año Nuevo chino.

Pero hay muchas más cosas que ver en el país. La China rural tiene una belleza arcaica, en contraposición a la industrial, que sigue sin respetar el medioambiente. Piérdete por la primera. Por sus montañas, por sus templos y palacios. Busca los bosques de bambú donde habitan los pandas. En definitiva, encuentra las raíces de China y disfrutarás de una gran experiencia.

3.-Malasia

Perhentian malasia

Islas Perhentian en Malasia

Durante décadas, Malasia vivió a la sombra del gran gigante turístico que se encuentra justo en su frontera norte: Tailandia.

Un mejor marketing del autoproclamado “País de las Sonrisas” consiguió mantener el alza del boom hippie del último cuarto del siglo XX y los tailandeses acapararon casi todo el turismo del sureste asiático. Pero hace años que Malasia despertó y comenzó a explotar sus innumerables atractivos.

Malasia ofrece al viajero un buen equilibrio entre legado colonialista, cultura autóctona, mezcla étnica, variedad de paisajes, gastronomía diversa y sabrosa, y actividades y visitas.

Asia: Malasia

Las playas de Malasia son tan espectaculares como las tailandesas y el turismo que llega aquí suele rehuir de la fiesta loca, prefiriendo el buceo en aguas cristalinas y el senderismo por selvas que conectan franjas de arena blanca en cada isla. En el oeste encontramos la isla de Langkawi, mientras que en la costa este tomaremos ferris para llegar a las famosas Perhentians y la bella Tioman.

Los amantes de la arquitectura colonial y la historia estarán a gusto en ciudades como Georgetown, capital de la península de Penang, en el noroeste de Malasia. Allí quedan signos del paso de los ingleses. Mucho más al sur se encuentra la histórica y romántica Melaca, ciudad en la que gobernaron holandeses, portugueses y británicos en distintas épocas.

Con un clima húmedo y tropical en la mayor parte del país, se agradece un lugar como Cameron Highlands. En estas tierras altas malayas proliferan las plantaciones de té y fresas y sirve de retiro para muchos viajeros que van buscando temperaturas algo más agradables. Cerca de allí, en el corazón del país, pasas de nuevo al calor sofocante en la selva del Parque Nacional de Taman Negara. Exuberante y densa vegetación que sirve de hábitat para un gran número de especies de aves y otros animales.

La capital, Kuala Lumpur, es un ejemplo de modernidad y mezcla cultural. Las famosas Torres Petronas son el símbolo de una ciudad en la que chinos, indios, europeos, árabes y otros pueblos del sureste asiático, conviven en paz. Date una vuelta por sus distintos barrios y disfruta de las especialidades gastronómicas de cada etnia. Si te gusta la tecnología, aquí podrás encontrar de todo a precios más baratos que en Europa.

 

Asia es mucho más que India, Tailandia o Bali. Filipinas, Corea del Sur, los países de la ruta de la seda… Abre la mente, cierra la mochila y descúbrelos.

Compartir.

Sobre el Autor

Licenciado en ADE y Económicas, tras mudarse a Dublín en 2002 comenzó a viajar con la mochila con una vuelta al mundo en 2003. Desde entonces no ha parado de hacerlo, con otros 2 viajes de larga duración y muchos otros por los 5 continentes. Escribe sus artículos desde 2007 en Viajablog y colabora con Rumbo y Ocholeguas (El Mundo) entre otros blogs de viajes. Desde el 2011 vuelve a vivir en España pero está en constante movimiento.

Dejar una Respuesta