Ruta por los castillos del Loira más deslumbrantes

En el centro de Francia el Valle del Loira ofrece una espléndida tarjeta de presentación: sus castillos. Más de un centenar, testigos de su historia, reflejan el poder y la posición social de la realeza y la aristocracia que los mandaron construir o restauraron edificaciones ya existentes. Su edad de oro se iniciaba tras el final de la Guerra de los Cien Años cuando se levantaron en extensos prados y llanuras verdes auténticos palacios tomando como espejo las propuestas del Renacimiento italiano. Además la fertilidad del río Loira y sus afluentes favoreció la creación de jardines y parques de ensueño junto a ellos.

Antes de enumerarlos, no hay que olvidar que “el jardín y huerto de Francia” ofrece atractivos adicionales como sus fortalezas, catedrales, abadías y municipios como Orleans, Nantes, Angers, Tours, Blois, Amboise, Chinon, Loches o Vendôme, que ostentan el título de “Ciudad de Arte y de Historia”. Designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, para llegar al Valle del Loira se puede buscar el mejor precio en vuelos a París y desde allí tomar un tren a alguna de las ciudades de la región.

Estos son quince de los castillos del Loira más bellos

Castillo de Chambord A 180 km de París sirve como puerta de entrada al Loira. Francisco I lo mandaba construir en 1519 y es el de mayores dimensiones de la región con ocho torres, 440 habitaciones, 365 chimeneas, y 84 escaleras. Símbolo del Renacimiento francés, a Leonardo da Vinci se le atribuye la creación de su célebre escalera de doble espiral.

Castillo Real de Blois Hogar de siete reyes y diez reinas de Francia, su recorrido evoca la vida cotidiana de la corte durante el Renacimiento. Sus más de 30.000 obras de arte se reparten entre los apartamentos reales y su museo de Bellas Artes.

Castillo de Cheverny Construido a principios del siglo XVII, sirvió como inspiración al autor de Tintín, Hergé para crear Moulinsart, el castillo del Capitán Haddock. En su interior acoge una exposición dedicada a este popular personaje y en el exterior deslumbra su parque de estilo inglés y su jardín de estilo francés.

Castillo de Valençay En 1803 Napoleón lo adquiría y se lo entregaba a Talleyrand, su ministro de Asuntos Exteriores. Su jardín “a la francesa” y su parque “a la inglesa” hacen que sea considerado uno de los más hermosos del Loira.

Dominio regional de Chaumont-sur-Loire Fue propiedad de Catalina de Médicis y alcanzaba su apogeo al final del siglo XIX, gracias a los príncipes de Broglie y al paisajista Duchêne que diseñaba un parque de estilo inglés. Desde 1992 es la sede del Festival Internacional de los Jardines.

Castillo Real de Amboise Edificado sobre un promontorio llaman la atención sus dos torres. Dividido en dos alas de estilo gótico tardío y renacentista, alberga la tumba de Leonardo da Vinci en la capilla de San Humberto.

Castillo de Clos-Lucé Leonardo da Vinci vivía allí los últimos tres años de su vida hasta su fallecimiento en 1519. Muestra el talento del polifacético italiano como ingeniero e inventor; se visita su habitación y se puede hacer un recorrido por el parque Leonardo da Vinci dedicado a los descubrimientos del maestro toscano. Se encuentra a tan solo medio kilómetro del anterior.

castillo de Chenonceau y de sus jardines desde el aire valle del loira
Vista aérea del impresionante castillo de Chenonceau y de sus jardines

Castillo de Chenonceau El “castillo de las Damas” se construía en 1513 gracias a Catherine Briçonnet, esposa de Thomas Bohier, intendente general de finanzas de Carlos VII, Luis XII y Francisco I. Destaca su colección de pinturas con obras de Murillo, Tintoretto o Rubens, así como tapices de Flandes del siglo XVI. Sobresalen los jardines de Catalina de Médicis y de Diana de Poitiers y la tranquilidad inunda el jardín verde, el laberinto italiano y su huerto.

Castillo de Villandry Fue concebido en su forma actual, en el siglo XIX, por el médico español Joaquín Carvallo que mandó rediseñar sus jardines para crear un parque de estilo inglés. Sus magníficos jardines en terraza están distribuidos a lo largo de tres niveles: el del agua; el decorativo y el de las hortalizas y el del sol.

Castillo de Langeais Del siglo X consta de dos castillos excepcionales: la torre de Foulques Nerra y el castillo de Luis XI. El primero es el donjon más antiguo de Francia, mientras que el último destaca por su exterior de corte feudal y un patio interior renacentista.

Castillo de Azay-le-Rideau Esta refinada muestra del primer Renacimiento francés data del siglo XVI. Consta de un parque “a la inglesa” con especies tan exóticas como cedros del Atlas, secuoyas, cipreses y gingkos junto a un estanque.

El castillo de Ussé valle del loira
El castillo de Ussé, una arquitectura de cuento de hadas

Castillo de Ussé Charles Perrault se inspiró en su apariencia de castillo de cuento de hadas para escribir “La bella durmiente del bosque”. Esta romántica construcción con influencias medievales, góticas y renacentistas cuenta con unos espectaculares jardines que fueron diseñados por el célebre paisajista Le Nôtre.

Castillo de Chinon En 1427, durante la Guerra de los Cien Años, allí se instalaron Carlos VII y su corte y en 1429 Juana de Arco le convencía de que tenía la misión divina de salvar Francia. Situado en un lugar codiciado desde la antigüedad, se compone de tres edificaciones separadas por un foso.

Castillo de Plessis-Bourré Del siglo XV constituye una transición entre un estilo defensivo -fosos, puentes levadizos y pasarela- y renacentista -elevados ventanales y amplios salones-. Ha sido el escenario de varias películas como Fanfan la Tulipe, protagonizada por Penélope Cruz.