Qué ver y hacer en Verona y alrededores

 

lago-garda-en-verona-italia
Hotel San Vigilio, en el lago Garda

Hacerse un hueco en el panorama turístico de un país tan visitado como Italia no es tarea fácil. Verona, sin embargo, lleva trabajando muchos años para lograrlo y el esfuerzo ha comenzado a dar sus frutos. Y de qué manera. Verona tiene atractivos suficientes para brillar con luz propia, pero además ha tenido la suerte de tener unos bellos alrededores jalonados por montañas, el precioso lago Garda y una campiña donde viñedos y pequeños pueblos se reparten el terreno. Además, se encuentra a tiro de piedra de otros centros turísticos de renombre, como Venecia y Milán, convirtiéndola en parada ideal para un viaje de mayor duración por toda la zona norte de Italia. La fama mundial le llegó a Verona de la mano de un literato inglés. Shakespeare decidió situar en esta ciudad la acción de su famosa obra “Romeo y Julieta”. Sin embargo, Verona es mucho más que Capuletos y Montescos y, para que la disfrutéis a fondo, en Rumbo os dejamos un listado de las mejores cosas que hacer y ver en Verona y sus alrededores. Para nosotros considerada además una de las ciudades patrominio del amor ... clicka aquí

Arena de Verona

arena-verona
arena-verona

Cuando se levantó este poderoso y magnífico anfiteatro romano, allá por el siglo I, se hizo fuera de los límites de Verona. El objetivo fue que el ensordecedor griterío de las 30.000 personas que podían tener cabida en él no molestara a los habitantes de la ciudad. Con su estructura de tres anillos (aunque sólo queda en pie un ala del tercero) fue el segundo anfiteatro romano más grande, sólo por detrás del Coliseo romano, y, a pesar de los bombardeos sufridos en la Segunda Guerra Mundial, se encuentra entre los mejor conservados del mundo. Entra al recinto por la puerta I y siéntete un gladiador de la época. Pero no serán leones lo que encuentres en la actualidad, sino filas de sillas enfrentadas a un escenario donde cada verano se representa las mejores óperas de la historia. Los montajes son propios de auténticas superproducciones y los precios bastante populares, con entradas entre 15 y 200 euros. Sin duda, se trata del símbolo de Verona.

Piazza delle Erbe

erbe-verona
erbe-verona

Construida sobre los restos del foro romano, ya desde los tiempos de éstos se consideró el centro de la vida social veronesa. A la Piazza delle Erbe se asoman edificios medievales como la Torre dei Lambert, el palazzo del Comune y la casa Mazzanti. En el centro de la plaza hay mesas de restaurantes y cafeterías, puestos de comida y artículos curiosos durante el día y por la noche la toman los jóvenes veroneses con ganas de fiesta.

La casa de Julieta

julieta-verona
julieta-verona

Amigos del romanticismo lírico, ¡aquí tenéis lo que buscabais!. En la Via Cappello se ubica la supuesta casa de la Julieta de Shakespeare. Sin ánimo de decepcionar a nadie, la casa fue construida entorno a los siglos XII-XIII y se atribuyó a la figura narrativa por la sencilla razón de la inscripción que está grabada sobre el arco de la entrada (Del Capeli, tan parecido a Capuleto). El famoso balcón de Julieta es el lugar elegido para tomarse una foto por las miles de parejas que pasan por aquí cada día. En realidad, ni siquiera figura en la obra del inglés y data del siglo XX. Dice la leyenda que la estatua de Julieta que se encuentra en el patio tiene poderes mágicos. Si frotas su pecho derecho encontrarás el amor verdadero. ¿Quieres probar?.

Museo y castillo Castelvecchio

castelvecchio-verona
castelvecchio-verona

La dinastía Scaligeri fue una de las más importantes de la Verona medieval. Debido a su impopularidad entre sus súbditos, esta familia construyó, en el siglo XIV, una fortaleza a orillas del río Adigio. El puente y el castillo forman parte de una de las estampas más características de la ciudad y en el interior de la construcción podemos encontrar el museo sobre Verona.

El lago Garda

garda-lake
garda-lake

El lago más grande de Italia se encuentra a un paseo en coche de Verona. De sus aguas azules turquesa se enamoró una de las voces más importantes de la historia: Frank Sinatra. El cantante y actor acabó comprando una mansión sobre el lago. Alrededor del lago Garda encontramos una serie de pequeños pueblos turísticos como Bardolino, Cisano o Garda. Los paseos junto al lago bullen de vida los días de mercadillo. Heladerías, restaurantes, enotecas y tiendas acogen a turistas que han venido a pasar unos días de descanso y relajación. La mejor forma de explorar el lago Garda es alquilando un velero. Desde él podrás ver las casas señoriales como Villa Canossa, del siglo XVIII y propiedad del marqués de Canossa, resaltando sobre el verde de las colinas. El hotel San Vigilio es el mejor lugar para alojarse si buscas algo de lujo y paz absoluta. En este caserón del siglo XV se alojaron personalidades como Napoleón, el zar Alejandro II, Juan Carlos de Borbón, Lawrence Olivier y Vivien Leigh.

Las Bodegas Zeni

bodega-zeni
bodega-zeni

Los amantes del vino pueden hacer una visita a estas bodegas situadas en la localidad de Bardolino. La familia Zeni lleva más de 140 años elaborando vinos (tintos, rosados y blancos) a partir de los tres tipos de uva (Corvina, Rondinella y Molinara) que cultivan en las suaves colinas de la región. La mayor parte de su producción se consume en el mercado italiano y son los alemanes, suizos, holandeses y otros países nórdicos sus mejores clientes extranjeros. Si queréis realizar una cata en sus bodegas subterráneas no dejéis de probar el Amarone della Valpolicella, su vino de mayor graduación, acompañado de unos quesos y salamis de la región.

Toma una clase de cocina italiana

Una buena forma de integrarse en la cultura de cualquier país es mediante su cocina. Esto es aún más cierto en el caso de uno como Italia, siendo su gastronomía globalmente conocida. En Verona existen empresas, como Veronality, que dentro de su oferta turística de la ciudad organizan cursos express de cocina en la que enseñan a elaborar los platos más típicos del menú italiano, como el tiramisú y la pasta con salsa boloñesa. Como ves, Verona es mucho más que los amantes ficticios de Shakespeare. Toma un vuelos a Verona y visita esta perla del norte de Italia.