Qué ver en Salzburgo: dos días entre Mozart y “Sonrisas y lágrimas”

Salzburgo es el cuarto centro poblacional de Austria con alrededor de 150.000 habitantes. Situándonos en un mapa del país, la ciudad, que debe su nombre a la sal, se encuentra a unos 300 kilómetros al este de su capital, Viena, y comparte con ella su belleza convirtiéndola en uno de los destinos turísticos más populares de la nación con buenas conexiones en el transporte y una amplia opción de alojamientos. Rumbo te ofrece una gran selección en Hoteles en Viena o  en cualquier ciudad de Austria que desees visitar para ayudarte a preparar tu viaje.

Salzburgo entre Mozart y “Sonrisas y lágrimas”
Catedral de Salzburgo

Entre los reclamos que hacen que cada año lleguen cientos de miles de visitantes, se halla la propia urbe cuyo centro histórico fue designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Constituye una excepcional muestra de arquitectura barroca y se considera uno de los lugares mejor conservados al norte de los Alpes. Resulta imposible olvidar la unión indestructible de Salzburgo con la música clásica y en el último medio siglo con Hollywood. El precoz genio Wolfgang Amadeus Mozart nacía entre sus límites y se convertía en uno de los mejores compositores de la historia. Reconocido en su época, en la actualidad continúa muy presente en su vida cultural. Un referente más reciente es la película “Sonrisas y lágrimas” que cumple, en 2015, cincuenta años. Ganadora de cinco Oscars, este clásico del cine musical es también responsable de la llegada de un buen número de turistas.

que ver en salzburgo
que ver en salzburgo

Qué ver en Salzburgo, la "Roma del Norte"

Levantada a finales del siglo VII, la ciudad fue gobernada por los Príncipes-Arzobispos, católicos independientes, hasta principios del siglo XIX. El comercio de sal la dotó de riquezas que se invirtieron en transformarla en una urbe con influencias italianas, de ahí el sobrenombre de la “Roma del Norte”. Antes de su fundación, durante la época romana, ya había servido como punto de conexión de rutas militares entre norte y sur.

Rodeada de las montañas Mönchsberg, Festungsberg y Kapuzinerberg y atravesada por el río Salzach acoge más de 4.000 eventos culturales cada año y se ha convertido en un reducto del mejor barroco con veinte iglesias construidas siguiendo este estilo. En 2014 veía la luz el nuevo DomQuartier, una ruta imprescindible en el corazón de la ciudad, que engloba los principales edificios barrocos, testigos del poder de los Príncipes-Arzobispos como su residencia-palacio, la catedral o la abadía de San Pedro.

Mozart, su habitante más célebre

En 1756 nacía el genio de la música Wolfgang Amadeus Mozart en el tercer piso de la vivienda situada en Getreidegasse 9. Desde 2010, su casa natal admite visitantes. Tras un periodo de obras, se rehabilitó para albergar cuatro exposiciones permanentes. Además se puede visitar la que fuera residencia del compositor a partir de 1773, situada en el número 8 de la que Markartplatz, en la que trabajó hasta que se marchó a Viena. Esta vivienda fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial y fue reconstruida y reabierta al público en 1996. El puente Mozartsteg conduce a la plaza conocida como Mozartplatz desde 1842 cuando se inauguraba en su interior un monumento dedicado a Mozart.

Salzburgo entre Mozart y “Sonrisas y lágrimas”
Monumento a Mozart

Sus pasos se pueden seguir a lo largo de toda la urbe. En la residencia de los Príncipes-Arzobispos, se representó su primera ópera "La Finta Semplice". En el Palacio Mirabell –que cuenta con unos impresionantes jardines- se siguen celebrando conciertos como los que ofrecía para el Príncipe-Arzobispo y sus ilustres invitados. Otros lugares importantes en la carrera del maestro del clasicismo fueron la abadía de San Pedro y la Catedral en la que tocó el órgano y donde se encuentra su pila bautismal.

En Salzburgo, en la que escribió unas 150 composiciones musicales, se le recuerda cada año con la “Semana de Mozart” que tiene lugar en enero alrededor de la fecha de su nacimiento, el 27. Organizada por la Fundación Mozarteum es una cita ineludible para los amantes de la música clásica y del compositor y pianista. Se representan óperas, conciertos con orquestas, de cámara y recitales a cargo de solistas desde 1956.

Sonrisas y lágrimas, un clásico con medio siglo de vida

Hollywood también ha dejado su impronta en Salzburgo y en sus alrededores, puesto que sirvieron de localizaciones de “Sonrisas y lágrimas” hace más de medio siglo. El clásico del cine musical es uno de los motivos por los que alrededor de 300.000 turistas cada año, sobre todo estadounidenses y japoneses, acuden a la ciudad. El éxito de la película, que se estrenaba en 1965, hizo que pronto se organizasen tours temáticos, que parten de Mirabellplatz, para recorrer los palacios Leopoldskron y Hellbrunn o el lago Mondsee. Los ciclistas también encontrarán algunos que se llevan a cabo encima de la bicicleta. Con motivo de este aniversario, durante el mes de mayo se podrá degustar la gastronomía austriaca acompañada de las canciones del film y el 17 de octubre se celebrará una gran gala llamada The Sound of Music y producida por la compañía de teatro Salzburger Landestheater.

Fotos : Elisa Blanco