Qué ver en Río de Janeiro: playas y mucho más

El Pão de Açúcar, el Corcovado con el Cristo Redentor, Copacabana, Maracaná, el Carnaval... Hablamos de Río de Janeiro, una de las grandes megaurbes de Sudamérica -de hecho es la segunda ciudad más poblada- y un destino turístico cada vez mayor. Su colosal tamaño y su ubicación convierten a Río en la ciudad ideal para todos los turistas: hay mar y montaña, cultura, deporte, paisajes espectaculares... así que vamos a ver los imprescindibles de Río de Janeiro.

Si estás pensando en viajar a la ciudad brasileña, esta guía básica te servirá para abrir boca a una de las urbes más increíbles del planeta. 


Cómo llegar a Río de Janeiro

 El Aeropuerto Internacional de Galeão es el más importante de la ciudad, al que vuelan las aerolíneas más destacadas.  Otra opción es volar a Río con escala en Sao Paulo, el principal aeropuerto del país, que cuenta con varias conexiones a Madrid y Barcelona. 

Ver precio y horarios de Vuelos a Río de Janeiro.

¿Cuál es la mejor época para ir ?

 Sin lugar a dudas, el mejor momento para visitar Río de Janeiro es durante su famoso Carnaval, que según el año se celebra en febrero o marzo, pero siempre 40 días antes de Pascua. 

Definirlo como una explosión de color y alegría sería quedarnos cortos, y el tópico de hay que verlo para creerlo aquí está más que justificado. El momento cumbre del Carnaval es el desfile de las escuelas de samba de la ciudad por el Sambódromo, aunque en cualquier rincón de la ciudad nos encontraremos con festivales callejeros. Eso sí, es verano y plena temporada alta así que tendremos que reservar hotel con bastante antelación. 

Ver ofertas de Hoteles en Río de Janeiro 

Transporte público

En una ciudad con 6,5 millones de habitantes, el transporte público es de vital importancia para una buena movilidad. Es cierto que el centro histórico se puede recorrer fácilmente a pie y que los grandes atractivos turísticos se concentran en la zona sur, pero Río cuenta con una red de transporte público muy útil que permite ir a los sitios de más interés.

Además, hay billetes combinados para el metro, el autobús o el tranvía.


Tren en Rio de Janeiro, cuenta con 8 líneas y 146 estaciones.

  -Metro: Metrô Río tiene dos línes, la 1 (desde Copacabana a Tijuca) y la 2 (desde el centro a Pavuna, al norte). Abre de 5:00 a 00:00 (los domingos y festivos de 7:00 a 23:00), y los billetes se compran en las estaciones. El viaje cuesta 2 reales -unos 60 céntimos-, y hay bonos de 10 viajes por 20 reales -2 euros-. Entre los turistas también es muy popular el tranvía, que recorre el barrío colonial de Santa Teresa, aunque su red es limitada.

 -Autobús: hay varias compañías que operan las 24 horas del día por toda la ciudad. La red de Omnibus es muy amplia, y en general son una opción de transporte bastante segura, aunque hay que tener cuidado en las horas punta o por la noche. Los conductores venden los billetes directamente en el autobús, cuyo precio va del 1,60 al 1,70 reales, según si el autobús cuenta o no con aire acondicionado. 


Taxis en Río, es una opción no muy cara pero ojo con el tráfico en hora punta.

  -Taxi: los taxis amarillos son un distintivo de la ciudad, y hay que asegurarse de subir a uno que tenga en la ventana la etiqueta identificativa. En los aeropuertos hay otros taxis especiales azules o rojos. 

Rio de Janeiro cuenta con un servicio de ferrys para acceder a sus islas.

  -En barco: si queréis visitar alguna de las islas o ciudades de la Bahía de Guanabara o simplemente disfrutar de un paseo por ella, podemos subir a un ferry o catamarán de los que parte de la Estação das Barcas. 


Qué ver en Brasil 

-El Pão de Açúcar, donde es imprescindible subir al telecabina.


Parque Nacional de la Tijuca , encerrado en el centro de la ciudad de Río de Janeiro.

-El Corcovado, coronado por el Cristo Redentor. Si las nubes lo permiten, tendremos la mejor panorámica de la ciudad.-El Corcovado forma parte del Parque Nacional de la Tijuca, la selva urbana más grande del planeta.

 -Las escaleras de Lapa o Escalera Selarón, 215 peldaños revestidos con un mosaico de cerámica que cambia periódicamente. 

-El Sambódromo, donde más allá del Carnaval se celebran conciertos y eventos de todo tipo.


Estadio de fútbol Maracaná, el más grande de Brasil.

-Maracaná, el templo del fútbol, donde se celebran los partidos más destacados de la ciudad. 

Playas 

-Copacabana: una de las playas más famosas del mundo, y siempre está a rebosar. Según la zona de Copacabana nos encontraremos con los pescadores -que venden pescado fresco por la mañana-, gente jugando a fútbol o futvoley cerca de la Rua de Santa Clara o el Stock, la zona gay de la playa. 


Playa de Ipanema llena de vida, situada en el sur de la ciudad.

-Ipanema: la segunda playa más conocida de Río de Janeiro también está dividida por secciones. Destaca el Cementerío de los elefantes, con una gran presencia de gente mayor, hippies o artistas que pasan allí el tiempo. Sus aguas son muy movidas, y deberíamos bañarnos solo en las zonas donde lo hacen los caríocas. Eso sí, es ideal para hacer surf. 

-Barra de Tijuca: son 12 kilómetros de aguas cristalinas. En el margen este encontramos una gran cantidad de bares y restaurantes de marisco.

-Otras playas:

Praia Vermelha destaca por sus aguas tranquilas y el grosor de la arena, que le da un tono rojizo; la de Botafogo nos ofrece un paisaje idílico, con el Pan de Azúcar al fondo, aunque la suciedad de las aguas desaconseja el baño y la Praia de Leblon, junto a Ipanema, es la preferida de muchas familias con niños. 

Gastronomía

Feijoada, ingredientes básicos frijoles y carne de cerdo en salazón.

Los amantes de la buena mesa saciarán su apetito sin problemas en Río de Janeiro. Podemos disfrutar de los platos más sofisticados (hay hasta seis restaurantes con una Estrella Michelin), pero también de los más exóticos y sorprendentes. 

No podemos abandonar Río sin probar la feijoada (un estofado de judías con carne de cerdo, acompañada de arroz o naranjas), siempre con una caipirinha, el churrasco o sin visitar un rodizio para disfrutar de sus carnes a la brasa.


Caipirinha, compuesta por cachaza, azúcar, lima y hielo, deliciosa....

 Además, el precio suele ser bastante asequible.

La gastronomía brasileña es muy variada y muy basada en carnes, es un destino en el que se come bien y se puede disfrutar de su gastronomía.

Y ahora ya que te hemos contado todo lo importante sobre este destino, solo te queda hacer tu reserva ya y disfrutar de tierras cariocas cuanto antes.

Contenido relacionado: 10 cosas que hacer y ver en Salvador de Bahía  y Qué hacer en las Cataratas de Iguazú.