Qué ver en Moscú en invierno: 10 imprescindibles

Seguro que se te congela el alma con solo pensar en montarte en un avión en estos momentos para escaparte a Moscú. Las temperaturas bajo cero y la nieve hasta los tobillos no son ingredientes muy apetecibles. Pero, ¿y si te digo que durante los meses de invierno la ciudad se transforma y adquiere un encanto especial? Cierra los ojos e imagina: la Plaza Roja cubierta de nieve, estalactitas de hielo colgando de los edificios más representativos, un buen chupito de vodka para entrar en calor... Como estamos seguros de que no se te ocurre mejor plan, aquí te proponemos 10 imprescindibles que ver o hacer en Moscú si te animas a viajar en invierno. 

1.Pasear por la inmensa Plaza Roja.

Y empecemos por lo esencial. Si hay un rincón emblemático de la capital rusa, es la imponente Plaza Roja. Con sus 75 mil metros cuadrados (que se dice pronto), este inmenso espacio ha sido testigo de los acontecimientos más diversos e importantes ocurridos en el país. Desfiles militares, mítines, manifestaciones e incluso ejecuciones. Se trata del gran escenario de la ciudad que, al tratarse de un espacio peatonal, cada día se llena de turistas con cámara en mano dispuestos a inmortalizar todos sus atractivos. Aprovecha y disfruta paseando por ella el tiempo que te apetezca, aunque ya te advertimos de que con grados bajo cero… ¡probablemente muy pronto corras a resguardarte para entrar en calor!

Moscú en invierno: Plaza Roja
Plaza Roja de Moscú vista desde la catedral de San Basilio

2.Admirar la hermosa Catedral de San Basilio.

Con sus coloreadas cúpulas en forma de bulbo se levanta en plena Plaza Roja el edificio que simboliza el culmen de la arquitectura rusa. O, podría también decirse, el auténtico icono de Moscú… ¿quién no piensa automáticamente en este edificio cuando le nombran la ciudad? La leyenda dice que Iván el Terrible mandó dejar ciegos a los arquitectos que la construyeron para que jamás pudieran levantar una maravilla que se le pareciera, aunque se sabe que 25 años más tarde construyeron una nueva capilla en su interior, así que la historia deja de tener mucho sentido… Precisamente fue esa capilla la que recibió el nombre de San Basilio. Y, a raíz de ahí, popularmente todo el mundo pasó a conocer así el conjunto completo. Más información.

3.Visitar la tumba de Lenin.

Quizás no se trate del plan más motivador, pero visitar la tumba de Lenin es una de las cosas que no deben dejar de hacerse si se viaja a Moscú. Tras aguantar una (normalmente) larga cola y dejar cámara de fotos y bolsos en consigna, se podrá avanzar por un pasillo que llevará hasta el lugar donde yace el cuerpo embalsamado del fundador de la URSS.

4.Echar un ojo a los escaparates en el GUM.

Moscú en invierno: Centro Comercial GUM
Centro Comercial GUM

Y, frente a la capilla ardiente del símbolo moscovita del comunismo, un importante icono del capitalismo: el centro comercial GUM, donde se encuentran las tiendas con las firmas más selectas del mundo. Aprovecha para entrar en calor mientras paseas por su interior, porque probablemente poco más podrás hacer… ¡solo ver los precios en los escaparates hará que te duela el bolsillo! Dirección: Red Square, 3, Moskva, Rusia, 101000 Horario comercial: De 10 a 22.00 horas

5.Disfrutar de una obra de teatro en el Bolshói.

Seguro que a estas alturas del viaje estáis pensando que cuándo toca descansar un poco. Así que, ¿qué os parece hacerlo mientras se disfruta del teatro? Y es que ir Rusia y no asistir a una obra es como visitar Italia y no comer pasta… ¡un sacrilegio! El teatro Bolshói fue inaugurado en 1824 y desde entonces en él se han representado multitud de espectáculos. “El lago de los cisnes” o “El cascanueces”, ambos de Chaikovski, son solo un ejemplo. Seguro que recuperaréis fuerzas para seguir con todo lo que viene… Dirección: Theatre Square, 1, Moskva, Rusia, 125009 Página web.

6.Descubrir el Cementerio Novodievichi.

Grandes nombres de la política y de la cultura rusa descansan en el cementerio más insigne de toda la ciudad. Dar un paseo por los infinitos pasillos y echar un ojo a las lápidas puede hacernos encontrar las tumbas de personajes como Chéjov, Eisenstein, Stanislavski o, cómo no, Boris Yeltsin, ex presidente de Rusia fallecido en 2007. Una enorme bandera rusa esculpida en piedra decora su lápida, que no pasa desapercibida ya que normalmente está rodeada de enormes coronas de flores. Dirección: Luzhnetsky proezd, 2, Moskva, Rusia, 119048 Horario de apertura: De 09 a 17.00 horas.

7.Gastar unos rublos en el Mercado Izmailovo.

Moscú en invierno: Matrioskas en mercadillo
Matrioskas en uno de los mercadillos de Moscú

Matrioskas de todos los colores y tamaños, carteles de propaganda de la URRS, sombreros de piel, monedas y billetes antiguos… Para aquellos que disfruten yendo de compras cuando viajan, este mercadillo es el paraíso. ¿Y lo mejor? Los objetos no suelen tener marcado el precio, con lo cual existe vía libre al regateo. Si al cabo de un rato comienzas a no sentir tus pies por el frío –es importante saber que el mercadillo es al aire libre-, tienes la opción de entrar en alguno de los puestecillos de comida que tienen parte interior. Normalmente tiene la calefacción puesta y podrás entrar en calor tomando un café o, por qué no, una rica sopa.

8.Comprar algún souvenir en la calle Arbat.

Moscú en invierno: artistas en calle Arbat
Artistas en la calle peatonal moscovita de Arbat

Sin duda se trata de la calle más famosa de todo Moscú, y su mérito tiene. Sobre todo si se visita en invierno: decenas de artistas callejeros permanecen en la calle marque la temperatura que marque el termómetro. En sus puestos se puede encontrar una gran variedad de productos, pero sobre todo cuadros de lo más diversos. Si alguien se anima a llevarse un souvenir diferente lo tendrá fácil: los artistas son capaces de hacerte un retrato en 5 minutos.

9.Adentrarte en las entrañas del metro de Moscú.

Moscú en invierno: pasillos del metro
Los pasillos del metro de Moscú son auténticas obras de arte

Las entrañas de la ciudad guardan uno de los mayores tesoros de Moscú: un auténtico museo se esconde en el subsuelo moscovita al alcance de todos. Son muchas las estaciones de metro en las que quedarse absorto contemplando el mármol, los mosaicos, los frescos de los techos o las increíbles lámparas de araña. Algunas de ella se encuentran a gran profundidad: al parecer fueron diseñadas para hacer las veces de refugios antiaéreos. No hay que dejar se acercarse hasta la estación de Mayakovskaya, una de las más espectaculares.

10.Conocer la historia de Moscú en el Kremlin.

Centro fundacional de Moscú y centro neurálgico de la ciudad: estaba claro que no podíamos dejar de incluir en esta lista el que es, desde principios del siglo XII, el emblema nacional que más se identifica con Rusia. En la actualidad, además de servir de morada al Presidente de Rusia, es toda una atracción para los turistas. Una vez se accede al interior del recinto por la torre Kutafya, se pueden explorar su diferentes edificios: la catedral de la Asunción, el edificio de la Armería o el Palacio del Patriarca son algunos de los imperdibles. Cuidado al pasar por debajo de algunos de los tejados: probablemente las estalactitas que cuelguen de ellos sean considerablemente grandes. Dirección: Moscú, Rusia, 103073 Horario: De 10 a 17.00 horas   Ahora ya sólo queda reservar tu viaje cuanto antes : -Billetes de avión a Moscú -Hoteles en Moscú