Qué ver en Moravia del Sur en la República Checa

Moravia del sur: plaza de La Libertad en Brno
Brno, plaza de La Libertad

La República Checa sigue siendo una gran desconocida en el panorama turístico internacional. Praga, su capital, ha sabido explotar sus múltiples encantos y cada año recibe la visita de millones de viajeros. Sin embargo, este bello país es mucho más que Praga.

Con un nombre mágico que parece sacado de algún cuento o leyenda, la región histórica de Moravia del Sur se extiende en la parte sureste de la República Checa. Su capital Brno, llegó a ser el epicentro del Sacro Imperio Romano y su bonita arquitectura recuerda a ciudades como Viena. Pueblos medievales, vastas campiñas plagadas de viñedos, cuevas, bosques y ríos completan una estampa que cualquier viajero encontrará atractiva.

Os dejamos una pequeña guía para explorar Moravia del Sur.

Brno

Republica Checa: Antiguo Ayuntamiento de Brno
Antiguo Ayuntamiento de Brno

La capital de Moravia del Sur llegó a ser un importante centro de poder durante largos siglos, sin embargo los soviéticos, en 1948, la degradaron a capital de una de las catorce regiones de la República Checa. Hoy en día es la segunda ciudad más grande de la República Checa y sede del poder judicial.

Brno es una ciudad joven y vibrante. En su imponente centro histórico se entremezclan antiguos edificios oficiales con palacios, iglesias y facultades universitarias. Hay nada menos que trece universidades en una ciudad que no sobrepasa los 400.000 habitantes. Un cuarto de su población es universitaria, convirtiendo la vida nocturna y cultural de la ciudad en la mejor del país.

Los monumentos más importantes de la época medieval son la catedral de San Pedro y San Pablo y el antiguo Ayuntamiento.

Republica checa: ayuntamiento-brno
Republica checa: ayuntamiento-brno

La catedral se levantó entre los siglos XI y XII presidiendo la colina de Petrov y siendo la protagonista de la mejor leyenda histórica de la ciudad. Durante el cerco de los suecos a la ciudad en la Guerra de los 30 años, el general sueco, harto de la resistencia de los checos, dijo que se retiraría definitivamente si oía las campanadas de las 12 en la catedral al día siguiente. Lanzó un feroz ataque al amanecer y sobre las 11 de la mañana los defensores estaban a punto de ceder. Entonces, el general francés al mando de la defensa de Brno ordenó que las campanas repicaran doce veces y los suecos, al escucharlas, se retiraron. Desde entonces, en Brno se oyen doce campanadas a las once de la mañana.

Desde lo alto de la torre del antiguo Ayuntamiento (siglo XIII) obtendrás la mejor vista de la ciudad. Tampoco puedes dejar de visitar la Villa Tugendhat, una casa de lujo construida en 1929 y totalmente adelantada a su tiempo. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pasea sin rumbo por las calles y plazas de Brno e irás encontrando maravillas arquitectónicas de la que fue llamada, en el siglo XIX, “la pequeña Viena”. No te la pierdas iluminada.

Mikulov

Republica checa: Mikulov
Mikulov

A 50 km al sur de Brno se encuentra la pequeña ciudad de Mikulov.

Emplazada en la ruta del ámbar y muy cercana a la frontera con Austria, siempre fue un referente estratégico. Su imponente castillo vigilaba el tránsito de carretas cargadas de ámbar de los Balcanes y sal del Mediterráneo mientras dos familias, todopoderosas en Centroeuropa, iban esculpiendo la ciudad a su antojo hasta convertirla en el monumento arquitectónico que es hoy en día.  Estas familias fueron los Liechtenstein (los mismos que fundaron el pequeño país con capital en Vaduz) y los Dietrichstein.

El castillo del Mikulov, del siglo XIII, es uno de los iconos de la ciudad. Se levantó con apariencia de fortaleza inexpugnable pero más tarde fue renovado en estilo renacentista, primero, y barroco, después.

republica checa: mikulov
Mikulov

Aquí se negoció la paz con Napoleón tras la batalla de Austerlitz y hoy en día su interior se puede visitar, incluyendo una bonita bodega donde se realizan catas de los excelentes vinos de la región y el museo regional de Mikulov, entre otras cosas.

En el centro histórico de Mikulov encontrarás varias iglesias centenarias (San Václav, San Juan Bautista y San Mikulás), el Ayuntamiento, la Casa de los Cañones y la tumba de los Dietrichstein. El barrio judío merece la pena una visita, junto con su cementerio. La población judía llegó a suponer un tercio del total hace unos siglos.

Si quieres tener las mejores vistas de Mikulov, da un paseo por la naturaleza ascendiendo la Colina Santa hasta llegar a la iglesia de San Sebastián. Este fue el primer lugar de peregrinaje en la República Checa. Deja que tu imaginación vuele mientras contemplas la ciudad al atardecer… Busca la Mikulov medieval.

Las cuevas de Punkvat

republica checa: Abismo de Macocha
Abismo de Macocha

La región de Moravia del Sur no sólo ofrece al viajero ciudades monumentales como Brno o Mikulov sino que también esconde una gran belleza natural.

El Karst de Moravia está formado por colinas, bosques, ríos y cuevas que han sido horadadas en la roca caliza por la acción milenaria de ríos y corrientes de agua subterráneas.

De las miles de cuevas del Karst de Moravia, tan sólo catorce están abiertas al público y las de Punkvat son las más espectaculares.  Más de un kilómetro de pasadizos en los que podrás ver estalactitas, estalagmitas y estalagnatos (las columnas que se forman cuando se juntan las dos anteriores). Tras caminar por las profundidades de la cueva llegas al momento culminante de la visita. Abres una puerta y sales de nuevo al exterior para ver el abismo de Macocha. La visión, de espectacular belleza, está debidamente acompañada por una música instrumental que te pondrá los pelos de punta.

La segunda parte del recorrido se hace en una barca que recorre el río subterráneo por distintas cámaras rocosas.

La visita dura aproximadamente hora y media, por lo que tendrás el resto del día para vagabundear por los bosques de la zona.

cueva
cueva

Vinos y castillos en Lednice y Valtice

El área de casi 300 kilómetros cuadrados existente entre las ciudades de Lednice y Valtice fue declarada Patrimonio Natural y Cultural por la Unesco en 1996.

Aquí existe un castillo del siglo XII que en su día sirvió para proteger la frontera pero que, con el paso del tiempo y la obra de la familia Liechtenstein, se ha convertido en un lugar romántico, rodeado de jardines, bosques, lagos y monumentos, incluyendo un curioso minarete visible desde casi cualquier lado.

Puedes completar el día visitando el Palacio de Valtice, sede del Salón de Vinos de la República Checa. Aquí encontrarás una exposición permanente de los mejores vinos checos. En la región de Moravia se produce el 97% de todo el vino del país y los blancos tienen especial renombre entre los enólogos expertos.

Busca un vuelo barato a Praga y viaja a la misteriosa Moravia del Sur. No te defraudará.

Y si quieres ver como es la Navidad en Praga, sigue este enlace : http://blog.rumbo.es/viviendo-la-navidad-en-praga/2015-11-26/