14 cosas que ver y hacer en Mallorca

Mallorca, la perla del Mediterráneo que brilla con luz propia lo hace más aún ahora que ha comenzado la primavera. Y es que es en esta época cuando la isla rebosa esplendor por cada esquina. El clima se vuelve suave y acompaña a esta joya que, en apenas 100 kilómetros cuadrados, ofrece alternativas que van de la playa a la montaña sin que apenas nos demos cuenta. Y es que si se trata del destino favorito de media Centroeuropa, será por algo, ¿no?: Mallorca tiene paisajes, tiene historia, tiene gastronomía y, por supuesto, monumentos que convierten la propuesta en una de las opciones más atractivas para unas vacaciones o, por qué no, una escapada de unos días. Pero vayamos por pasos. Porque, para enamorarse de un enclave antes hay que conocer sus encantos… ¿no creéis? Así que por eso hoy os traemos 14 cosas que ver y hacer en Mallorca. Preparad unos buenos zapatos y la mochila porque… ¡nos vamos a conocerla!

  1. Descubrir los encantos de Palma

    Qué ver en Mallorca: La Almudaina
    Catedral de la Almudaina, Mallorca

Con sus intrincadas callejuelas del casco antiguo y una esencia que la convierte en inigualable, Palma –que es de nombre simple y no compuesto como algunos se empeñan en decir- es la puerta de entrada a la isla balear. Pasar un par de días descubriéndola o elegirla como campo base será una opción perfecta a la hora de conocer los encantos de la isla. Pero, antes de lanzarse al resto del territorio, daos un paseo por algunos de sus mayores atractivos: ¡la catedral de la Almudaina, el Parc de la Mar, el S´Hort del Rei, el Palacio Episcopal o la lonja de Palma son rincones que no os podéis perder!  

  1. Conocer la historia de la Catedral de Palma

    Qué ver en Palma: catedral
    Catedral de Palma

Esta joya, que domina sin lugar a dudas el paisaje de la capital isleña, es el icono de la cultura gótica del Mediterráneo. Su visita es obligada y no os dejará indiferente. Pero, para que esto ocurra, aseguraos de pasar por sus lugares más destacados: la Puerta del Mirador, la Capilla de la Trinidad y el Museo Gótico, que se encuentra en su interior, son paradas obligadas. Tampoco hay que dejar de contemplar una de sus capillas, decorada nada menos que por Miquel Barceló. Solo hay que verla dominando la bahía de Palma para entender el por qué el imponente templo, que comenzó a construirse nada menos que en el 1229, es considerado bien de interés cultural. Horario: la catedral abre al público todos los días del año a partir de las 10:00 de la mañana. Su página web

  1. Adentrarse en el Castillo de Bellver

    Qué ver en Mallorca: Castillo de Bellver
    Castillo de Bellver, Mallorca

¿Recordáis haber visitado antes un castillo de planta circular? Os lo ponemos difícil, ¿eh? Pues no os preocupéis porque en Mallorca tendréis la opción de hacerlo y, tened por seguro, que no os dejará indiferente. El bellísimo castillo de Bellver, que se levanta en pleno corazón de un bosque de pinos, fue mandado construir por el propio rey de Mallorca, Jaume II, en el siglo XIV. Con sus 150 metros de altura este icono de la isla destaca sobre la Bahía de Palma ofreciendo una oportunidad que no podéis desperdiciar: desde sus almenas encontraréis una de las que dicen son las mejores vistas de toda la isla mallorquina. ¡No os las perdáis! Horario: el castillo abre todos los días de 8:30 a 20:00, excepto los domingos que abre de 10:00 a 20:00 Su página web  

  1. Perderse por la Sierra de Tramuntana

    Qué ver en mallorca: tramuntana
    Sierra de Tramuntana, Mallorca

Y os proponemos salir de la capital para comenzar a descubrir los encantos que esconde la isla. ¿Sois más de montaña y actividades al aire libre? ¡Pues calzaos vuestras botas de trekking porque lo que viene no os va a defraudar! Y es que la preciosa Sierra de Tramuntana ofrece la oportunidad de descubrir el lado más natural de Mallorca. Elegid una de las muchas rutas de senderismo que podéis hacer y desplazaos a tan solo 15 kilómetros de la capital. Una de las excursiones que no podéis perderos es la de subir al Puig de l´Ofre, un pico a más de 1.000 metros de altura desde donde disfrutaréis de las vistas de toda la isla ante vuestros pies. Eso sí, ¡aseguraos de estar en forma para la caminata!  

  1. Un viaje al interior de la tierra

    Qué ver en Mallorca: Cueva del Drach.
    Interior de la cueva del Drach.

Porque los encantos de Mallorca no acaban allá donde la vista llega, os hacemos esta nueva propuesta. Y es que el corazón de la isla, literalmente, también depara sorpresas. Las cuevas del Drach fueron descubiertas en 1880 y desde entonces se han convertido en uno de los mayores atractivos de Mallorca. La piedra caliza de los suelos de las Baleares han regalado las condiciones perfectas para que en el subsuelo se cree todo un mundo de pasadizos y galerías. Un sinfín de estampas de lo más irreales que deja con la boca abierta a cualquiera que los visite, os lo aseguramos. Pero, ¿pensabais que ahí quedaba la cosa? Pues no, para poner la guinda al pastel está el lago Martel, uno de los lagos subterráneos más grandes del mundo en el que, además, se puede disfrutar de conciertos de música clásica. Su página web

  1. Un bocado dulce a Mallorca

    Ensaimada de mallorca
    Ensaimada de mallorca

¿Qué? ¿Pensabais que nos íbamos a olvidar de llenar el buche? ¡Pues estabais muy equivocados! Pero esta vez hemos decidido irnos directamente al postre. O, si se quiere, a la merienda o el desayuno, porque las ensaimadas típicas de la isla se pueden disfrutar casi a cualquier hora del día. Lisas, rellenas de cabello de ángel, de crema o incluso de sobrasada, no podéis abandonar Mallorca sin sucumbir a esta exquisitez. ¿Y dónde hacerlo? Pues os proponemos todo un cásico: en Can Joan de Saigo, un negocio con más de 100 años de experiencia, podrás probar las ensaimadas que tienen la fama de ser las mejores de toda la isla. Abiertos desde el siglo XVIII, son uno de los pocos hornos centenarios que quedan en Mallorca. ¡Y además ofrecen unos precios muy buenos! Horario: todos los días de la semana abre de 8:00 a 21:00 Su página web  

  1. Un paseo por Alcudia

    Qué ver en Mallorca: playa de alcudía
    Playa de Alcudía

Aunque Mallorca cuenta con innumerables pueblos con encanto, estamos seguros de que Alcudia, considerado uno de los más bellos de toda la isla, no os dejará indiferente. Asentada en un marco privilegiado para los amantes de la naturaleza, cuenta con una costa repleta de playas maravillosas que destacan por su enorme hermosura. ¿Y si os cansáis de playa? ¡No hay problema! Recorriendo el perímetro de Alcudia por el Camí de Ronda, un camino interior del cordón de murallas que rodean el pueblo, descubriréis la historia de este impresionante enclave mallorquín. ¿Alguna sorpresa más? Pues sí: en algunas partes de este camino podréis subir a la parte más alta de la muralla y disfrutar de las vistas del pueblo y de la increíble Sierra de Tramuntana.  

  1. ¡Pasajeros al tren!

    Qué ver en Mallorca: tren de palma a soller
    Tren Palma-Soller

Pues sí, ahora lo que os proponemos es un precioso viaje en el tiempo como pasajeros del ferrocarril que une Palma con Sóller, una pequeña localidad situada a 23 kilómetros de la capital. El viaje, que dura una hora, os permitirá atravesar la Sierra de Tramuntana sentados en antiguos vagones de madera mientras el traqueteo pone la banda sonora. Una vez en Sóller os animamos a que aprovechéis la excursión visitando la iglesia de Sant Bartomeu, edificios modernistas como el Banc de Sóller y la increíble mansión Can Prunera. Cuando deís la visita por terminada solo tendréis que tomar uno de los 12 trenes que hacen el trayecto diario de vuelta a Palma. Su página web  

  1. Vamos a la playa, oh oh oh oh

    Qué ver en Mallorca: playa de es trenc
    Playa Es Trenc.

A estas alturas estaríais pensando… “están hablando de las bondades y atractivos de una isla, ¡y aún no hemos pisado la playa!”. Así que ya iba siendo hora de presentaros una de las mejores de toda Mallorca. Y nos ha costado. Porque contar con más de 300 idílicas playas en su territorio no nos lo ponía fácil. Pero nos hemos decidido por una: Es Trenc, el edén más absoluto. Y sí, tenemos que admitir que si vais en verano probablemente tengáis que compartir sus encantos con otras muchas personas, pero da igual: merece la pena. Con 3 kilómetros de largo de arena blanca y aguas turquesas, esta joya hay que saber disfrutarla. Así que ya sabéis: preparad un buen picnic, un libro interesante, toalla y tubo de snorkel, e iros a relajaros a lo que muy probablemente podríamos definir como el auténtico paraíso.  

  1. Despedirse del sol en Formentor

    Qué ver en mallorca: cabo formentor
    Vista desde el Cabo Formentor

A la hora de decidirnos por deleitarnos con una bellísima puesta de sol, lo tuvimos claro: Cabo Formentor era la respuesta. Y es que pocos rincones de la isla pueden decirle adiós al sol de una manera tan especial como este. Después de una intrincada carretera repleta de curvas que separan el Puerto de Pollensa del cabo, el premio que se obtiene es este promontorio que se adentra al mar escapando de la sierra de Tramuntana. Un paisaje que conjuga mar con montaña y que se rodea de barrancos, acantilados, calas y alguna que otra hermosa playa. No os extrañéis si cuando os encontréis en modo zen contemplando el atardecer aparece a vuestro lado una simpática amiga con cara de cabra montesa… Sí, habéis leído bien: parece que a más de una le divierte acercarse hasta los turistas y dejarse fotografiar junto a ellos.  

  1. Quedarse sin habla en el Torrent de Pareis

    Qué ver en Mallorca: torrent des pareis
    Torrent des Pareis

Sí, os aseguramos que os quedaréis sin palabras cuando descubráis esta propuesta que os hacemos. Porque Torrent de Pareis no es cualquier cosa: se trata de un cañón de 3 kilómetros de largo entre paredes verticales de nada menos que hasta 200 metros de altura provocadas por la erosión de la fuerza del agua durante miles y miles de años. ¿Qué os parece? Una caminata que transcurre por zona declarada Monumento Natural en 2003 os hará desembocar en otra maravilla: Sa Calobra, una cala de cantos rodados situada entre dos enormes acantilados y en la que podréis daros un bañito para celebrar el descubrimiento de esta maravilla. Y es que cuando pensabas que Mallorca no podía sorprenderte más… va y lo consigue.  

  1. Paz y relax en Deià

    Qué ver en mallorca: deià
    Pueblo en la sierra de Tramuntana: Deià

Si Robert Graves, Julio Cortázar o el mismísimo Michael Douglas acabaron enamorados de este pequeño pueblo y estableciendo una vivienda aquí, será por algo. Por eso mismo Deià, que podría ser la definición más fiel de “mediterráneo” en sí mismo, debía aparecer en nuestra lista. Quizás porque ofrece unas vistas preciosas, quizás por la naturaleza que le rodea, quizás por las hermosas calas que posee o quizás por sus casitas de piedra y ventanas coloreadas… no hay quien no llegue hasta este pueblecito y no quede perdidamente enamorado de él. Nosotros te proponemos que huyas del resto del mundo y te resguardes en este encantador rincón de la isla: aprenderás qué es descansar y desconectar de verdad.  

  1. Conocer la marcha de la isla

    fiesta en la playa: que ver en mallorca
    fiesta en la playa: que ver en mallorca

¿Y qué tal si nos tomamos una copita? Sin llegar la nivel de su vecina Ibiza, la noche en Mallorca cuenta con una enorme oferta de garitos y discotecas donde animarse a tomar algo escuchando buena música y, por qué no, echando algún que otro bailoteo. Y es que las noches mallorquinas tienen fama de ser diversas y, sobre todo, divertidas. Sobre todo durante los meses de verano en los que su población se multiplica y en las terrazas de los bares se puede escuchar casi cualquier idioma. Tanto si eres de los que les gusta tomarse una e irse a la cama como bailar hasta el amanecer, Mallorca sabrá qué ofrecerte. BCM Planet Dance, Backstage o Disco Menta son algunos de los locales donde podrás divertirte hasta que el cuerpo aguante.  

  1. Despedirse de Mallorca brindando

Porque si ya hemos conocido su historia, nos hemos adentrado en su naturaleza, hemos comido e incluso nos hemos bañado en sus calas… ¿por qué no acabar nuestra ruta brindando por nuestro viaje? Y para ello lo que os proponemos es trasladarnos hasta Banyalbufar, un pequeño pueblo en la sierra de Tramuntana famoso por sus vinos. El municipio al completo está construido sobre bancales de viñedos escalonados desparramados hasta el mar en los que se produce malvasía, un vino blanco dulce del que es imposible tomar únicamente una copa. Bodegas como las de Tomeu Isern, Can Picó o Son Vives serán el lugar ideal para conocer de cerca este riquísimo vino y, por supuesto, brindar por la hermosa isla en la que se produce y de la que, con todo el pesar de nuestro corazón, nos despedimos. Ahora ya sólo te queda preparar tu viaje, si quieres podemos ayudarte: -Vuelos baratos a Palma de Mallorca -Ofertas de hoteles en Palma de Mallorca    Contenido relacionado: 6 zonas de playa en Mallorca.