Que ver en Jamaica un poco de Caribe con buen rollo

Jamaica estará ligado para siempre a la figura de Bob Marley y el reggae, pero cuenta con suficientes argumentos para venderse como algo más que fiesta y música. Posee un catálogo de playas paradisíacas envidiable gracias a su privilegiada localización en el centro del Caribe, así como una belleza natural muy atractiva para los viajeros.

jamaica-caribe
jamaica-caribe

La isla tiene su capital en Kingston, una ciudad con más de trescientos años de historia convertida hoy en el centro de la actividad económica de Jamaica. Situada en el sudeste, nació en 1693 como refugio de los supervivientes de un terremoto devastador que asoló Port Royal. Se divide principalmente en dos zonas: el centro histórico y New Kingston. Los personajes más destacados nacidos aquí suelen ser músicos o deportistas. Uno de ellos es el famoso atleta Usain Bolt. La moneda local es el dólar jamaicano (JMD) desde que en 1968 se dejara de usar la libra jamaicana. Tiene un valor aproximado de 133 euros. Las mejores playas de Jamaica, Negril y Montego Bay, se encuentan en la zona noroeste del país. La primera de ellas es también una de las más valoradas del mundo por sus aguas cristalinas y el paisaje que le rodea. En los años 70 fue la gran receptora de los amantes de la cultura hippie. Nada despreciable es Treasure Beach con sus corales de colores, calas privadas y sus seis millas de arenas en ocasiones negras. A unos quince minutos en barco de Port Royal, ciudad conocida por su aparición en la primera película de James Bond, está una de las playas más bonitas de Jamaica: Lime Cay. Las mareas hacen imposible su habitabilidad ya que a menudo queda cubierta por el agua. La marihuana es quizá la planta más relacionada con Jamaica, pero ni la compraventa ni su consumo ha estado permitido desde principios del siglo XX. Este año se ha despenalizado la posesión de pequeñas cantidades -hasta 57 gramos- para uso personal y se supervisa su empleo con fines médicos y científicos. Jamaica posee en su capital los más extensos jardines botánicos del Caribe: Hope Gardens, con sus 2.000 acres alberga innumerables plantas indígenas. Otros ejemplos a tener en cuenta son la Orchid House, el Coconut Museum y los Sunken Gardens. Auténticas citas obligadas.

Ritz Carlton, Montego Bay. Foto: Sarah_Ackerman, Flickr.
Ritz Carlton, Montego Bay. Foto: Sarah_Ackerman, Flickr.

Hablar de música y Jamaica lleva inevitablemente a pensar en el reggae. A estas alturas serán pocos los que no se hayan balanceado inconscientemente con este ritmo de fondo. Es una evolución del ska y el rocksteady nacida a mediados de los años 60 en esta isla. Si se hizo mundialmente conocida fue sobre todo por Bob Marley, un músico que marcó para siempre un antes y un después en el desarrollo cultural de Jamaica. Sin embargo, fue Johnny Nash el primero en situar al reggae en las listas de éxitos norteamericanas en 1968. De él nacieron otros subgéneros -early reggae, roots reggae, rockers- y otros derivados -rap, hiphop, dancehall o reggaeton- procedentes de la mezcla con otros estilos más o menos locales de los paises que importaron el reggae. La mejor zona para sucumbir a las compras es Ocho Ríos, en el noreste de la isla, ideal para los amantes del lujo y destino habitual de recién casados. Llenar el estómago no será problema en una isla acostrumbrada a que la fusión esté presente en cada aspecto de su cultura. Las combinaciones pueden llegar a sorprender a cualquiera. Un ejemplo son los restaurantes italiano-jamaicanos -o como ellos dicen “jamitalian”-. Los abonados a la alta cocina o la traducional encontrarán también su sitio en algunos de los restaurtantes locales. Uno de los lugares más recomendados para comer es Devon House, situado en una mansión histórica de Kingston, donde dicen que sirven los mejores platos típicos de la cocina jamaicana, así como excelentes pasteles y helados. Perteneció a uno de los primeros afroamericanos millonarios de Jamaica.

Noviembre acogerá este año el Nyamjam Jamican Food & Music Festival entre los días 13 y 15 para juntar a conocidos chefs locales e internacionales. El calendario de eventos de Jamaica abarca casi todo el año. Una de las fiestas más destacadas es el Accompong Maroon Festival -6 de enero de 2016-, una cita cultural para recordar que hace doscientos años se firmó el tratado de paz entre los Maroons (esclavos africanos que lucharon por su libertad) y los ingleses. Pero no todo es música y fiesta en Jamaica. Desde hace años es una opción muy interesante para la práctica de diferentes deportes como el golf, la vela o el running y una cita gastronómica de gran interés. También en ese mes, del 18 al 22, organizan los Jamaica Beach Games y el Annies Revenge 2015. El primero incluye las disciplinas de tenis, fútbol, volleyball y natación. El segundo es un torneo de golf que desde hace diez años reúne en equipos a jugadores profesionales y amateurs. En diciembre se celebrará la Reggae Marathon y la Half Marathon para atletas y aficionados. El aeropuerto Norman Manley, a 17 kilómetros de Kingston, es el que recibe la mayor parte del turismo internacional de la isla. Pero es el de Montego Bay el más importante de los dos. Opera con vuelos de USA, Europa, América Central, Caribe y Canadá. El de Kingston, lo hace también con algunos puntos de Sudamérica.