Qué ver en las Islas Cíes: un paraíso español en el Atlántico

Cuando pensamos en las islas españolas siempre nos vienen a la mente las Canarias o las Baleares, y dejamos al margen pequeños paraísos naturales como la isla de Tabarca en Alicante, las Illes Medes en Girona o nuestro destino de hoy, las Islas Cíes. Para aquel que no las conozca, las Cíes son un archipiélago de tres islas situado en la Ría de Vigo. De hecho, las islas pertenecen a la ciudad gallega, aunque están a unos 14 kilómetros, y hace dos años el consistorio puso en marcha el mecanismo para que se declaren Patrimonio de la Humanidad. Los romanos bautizaron este archipiélago como "las islas de los dioses", y parece que no les falta razón. Actualmente son un Parque Nacional Marítimo-Terrestre, y forman parte del Parque Nacional Illas Atlánticas junto a las islas de Ons (en la ría de Pontevedra), Sálvora (en la ría de Arousa) y Cortegada (una isla situada en la bocana de la ría de Arousa). Tenemos muchos motivos para visitar las Islas Cíes. Uno de ellos puede ser disfrutar de la que, según el periódico británico 'The Guardian', fue la mejor playa del mundo en 2007, la playa de Rodas. Se trata de un arenal con aguas cristalinas (y fresquitas como todo el Atlántico) que une las islas Monte Agudo y O Faro. La tercera es la isla de San Martiño, la más meridional. Otra de las razones para visitar este paraíso natural es disfrutar de su flora y su fauna mientras hacemos una excursión por el archipiélago que, si el tiempo acompaña, acabe con un baño en sus playas vírgenes. Sin abandonar del todo la observación de animales, podemos aprovechar para bucear en la ría de Vigo. Si tenemos suerte, podremos decir que hemos nadado junto a los arroaces, una especie autóctona de delfines, algo más pequeños que los normales. También podemos rodear el archipiélago en barco, en busca de estos delfines, una forma de pasar un fin de semana diferente en el mar.

playa-rodas-islas-cies
playa-rodas-islas-cies

 

Cómo llegar

Una de las preguntas más habituales sobre las Cíes es cómo llegar hasta ellas, ya que su peculiar ubicación no ofrece demasiadas posibilidades. Lo primero que debemos saber es que las islas tan solo admiten 2.200 visitantes al día, así que lo primero que debemos hacer es reservar plaza en el barco con antelación. En Semana Santa y en verano hay varias navieras que unen Vigo con las islas de Monte Agudo y O Faro. El resto del año solo podemos llegar hasta ellas en barco privado. Mucho más incomunicada está la isla de San Martiño, ya que las embarcaciones privadas son la única forma de llegar hasta allí los 365 días del año. En el puerto de Vigo se pueden alquilar barcos para llegar hasta las Islas Cíes, pero para fondear en el archipiélago tenemos que solicitar un permiso, tanto para un barco privado como alquilado. Cuando lo alquilemos nos podemos informar sobre ello.

Qué hacer en las Islas Cíes

Hay varios senderos que recorren el archipielago y que nos permitirán adentrarnos en la naturaleza junto a su peculiar ecosistema. Entre las rutas más recomendables están la del Faro, desde donde podemos oír gritar a la colonia de gaviotas más grande de Europa con los acantilados a nuestros pies; la del Faro de A Porta, por el sur de O Faro; la del Alto del Príncipe, la más fácil, en la que veremos la famosa Silla de la Reina o la del Monte Agudo, por los bosques de las islas.

isla de ons
isla de ons

Como decíamos al principio, nada mejor que acabar nuestra excursión con un chapuzón en las aguas de la ría de Vigo. Las Cíes tienen nueve playas, aunque la mayoría de la gente se queda en la de Rodas, que por algo es también la más conocida. Pero si quieres algo diferente, puedes elegir entre la playa de Figueiras, más conocida como de los alemanes -es nudista-; las de Areíña y Muixeiro, con su ermita dedicada a la Virgen del Carmen; la de Margaridas, protegida por rocas... Al principio también hemos hablado del buceo. En las rocas nos encontraremos con percebes, mejillones, erizos, lenguados, rodaballos y grandes bosques de anémonas; y si nos alejamos de ellas aparecerán bogavantes, pulpos y centollos en una experiencia única. En los clubs de buceo de Vigo nos pueden asesorar sobre las mejores zonas para bucear. Hay que tener en cuenta que las aguas del Atlántico son frías, así que necesitaremos un buen neopreno para evitar sustos. Lógicamente, la pesca de cualquier tipo está totalmente prohibida.

Una noche en las Cíes

La única forma de poder pasar la noche en el archipiélago es reservando una parcela en el camping que hay. Aunque tiene 800 plazas, tiene una gran demanda por lo que debes reservar con antelación. Se trata de un lugar especial, sin luz eléctrica -se recomienda llevar linternas o camping gas-, en el que dormir con el oleaje de fondo y despertarse con la banda sonora de la colonia de gaviotas patiamarillas que vive en este archipiélago. O si lo prefieres puedes reservar tu hotel en vigo y cruzar en barco desde allí.

faro islas cies
faro islas cies

El camping está perfectamente equipado, y cuenta con un restaurante o una cafetería, e incluso se pueden alquilar tiendas de campaña o camas para pasar la noche. Eso sí, hay que recordar que las Islas Cíes son un espacio natural único y protegido, por lo que durante nuestra estancia en el archipiélago tenemos que ir con cuidado con este entorno protegido para evitar cualquier problema y no poner en riesgo este paraíso natural. Fotos: Oscar MegíaAlquiler de CochesshaorangMiguel Ángel García