Qué ver en el glaciar Perito Moreno en Argentina

Nunca podré olvidar la primera vez que contemplé la grandiosidad del Glaciar Perito Moreno. En Argentina es, sin duda, el glaciar con mayor fama. Probablemente lo sea de todo el mundo, a pesar de no estar entre los más grandes. Pero sí se trata de uno de los más accesibles y, por supuesto, impresionantes de cuantos lugares de naturaleza pueblan nuestro planeta.

perito-moreno-montanas-nevadas
perito-moreno-montanas-nevadas

El corazón de la Patagonia de los lagos y los glaciares

Si uno tiene que escoger una postal de Patagonia, un solo instante, es harto complicado no recoger la emoción y el vello de punta de ese momento en el que se encuentra frente a frente con gran glaciar. Me parece que fue ayer. Tragué saliva, me olvidé hasta de que llevaba cámara de fotos y me quedé petrificado durante algo más de diez minutos sin ser capaz de pronunciar palabra. Cuando creía que el tiempo de mi reloj se había roto por completo algo me sacó de la inopia. Un gran bloque de hielo se vino abajo sin ton ni son despeñándose sobre las aguas gélidas del Lago Argentino y provocando un gran estruendo.

perito-moreno-glaciar-argentina
perito-moreno-glaciar-argentina

Ahí fue cuando me di cuenta de que aquella muralla vasta de hielos azules hablaba. Un constante crujir presagiaba el progreso acelerado de una alfombra que venía de las montañas patagónicas, concretamente del corazón del Campo de Hielo Sur. Irreductible, infinito e imponente, el Glaciar Perito Moreno, dejaba caer témpanos de varias toneladas como lágrimas en un funeral. No obstante su recorrido es tan constante que al parecer avanza en torno a los 2 metros diarios, algo más de 700 cada año. El Glaciar Perito Moreno posee 30 kilómetros de largo y 5 de ancho. Sus bloques de hielo que friccionan entre sí provocan derrumbes cada día, cada hora, cada pocos minutos. El punto de ablación, que queda a la vista desde una red de pasarelas de madera a la que llegan muchos turistas, permite observar relativamente cerca cómo se abren grietas y caen pedazos al agua. Ni en invierno, con temperaturas bajísimas, deja de crujir.

perito-moreno-hielo
perito-moreno-hielo

El Perito Moreno desde un catamarán

Si bien con el recorrido de las pasarelas es suficiente para disfrutar de unas panorámicas envidiables del Perito Moreno, hay barcos que se acercan a este gran muro de unos 60 metros de altura. Uno debe andar con cuidado porque nunca se sabe cuándo va a caerse un bloque, por lo que se mantiene una distancia de seguridad constante. Pero sea como sea, hay que tomar uno de esos catamaranes que por apenas 15€ salen de Puerto Bajo de las Sombras (precioso nombre para ponerle a un embarcadero) y regalan una experiencia formidable.

perito-moreno-crucero
perito-moreno-crucero

Cuando me subí al barco dejé la cámara de vídeo preparada por si sucedía algo. Quién sabe si podría atisbar un derrumbe, un bloque roto, lo que fuera. La suerte quiso que fuera testigo de algo mucho mayor. Ya se sabe que si de esta muralla de hielo hay a la vista unos 60 metros, bajo el agua hay más del doble. ¿Qué sucedió entonces? Pues que un bloque gigante de unos 30 metros emergió de las profundidades del lago hasta levantarse por completo para volver a caerse de nuevo a no demasiada distancia de nosotros. Se había descosido parte del engranaje más subterráneo del glaciar, saliendo a la luz una mole congelada que, al caer de nuevo, desató un oleaje muy propio del océano cuando el Lago Argentino es tan manso como una piscina. Fue algo impresionante, maravilloso.

Azul

Si se tiene la suerte de que haya buena luz solar, los hielos que ya asfixiaron casi todo su oxígeno dejan traslucir un color azulado que se extiende a cada bloque. De ese modo hay momentos en que el glaciar nos parece blanco y otras en las que se aprecia mucho más el azul que se retuerce entre picos y columnas de una alfombra venida de muy lejos para romperse frente a cientos de miradas. Es a la tarde cuando más azul puede llegarse a ver. Y cuando muchos autobuses de turistas empiezan su regreso a El Calafate, la localidad donde se encuentra la mayor parte de hospedajes de quienes han venido a disfrutar de los paisajes fastuosos de este trocito de Patagonia que resulta tan pintoresco. Entonces el Perito Moreno se va quedando cada vez más solo y uno lo va haciendo poco a poco más suyo. Resulta muy complicado decidir el momento en el que hay que regresar.

perito-moreno-glaciar
perito-moreno-glaciar

Volví la mirada atrás y no lo he vuelto a ver. Pero no fue una despedida triste. Sabía que iba a regresar algún día y que parte de él se había quedado conmigo para siempre.

Reserva tus vacaciones o compra tus vuelos a lugares como estos utilizando la web de Rumbo.es