Qué ver en Gibraltar en sus casi 7 kilómetros cuadrados

Lleva toda la vida entre nosotros… ¿Y todavía no te has animado a pisar el cachito de Península Ibérica que compartimos con los británicos? En plena ‘revolución Brexit’ nosotros os proponemos visitar Gibraltar.

  •  El primer consejo es tomar conciencia de que, tras pasar el pertinente control, estás en territorio extranjero. Seguimos en la Unión Europea, sí; será suficiente con mostrar el DNI, no necesitamos pasaporte .
  • El segundo, dejar a un lado los prejuicios y no avergonzarte si corres al ver una cabina de teléfono roja a hacerte el selfie ‘number one’ del día. Yo confieso (¡también corrí hacia ella e incluso subí la foto a Instagram!)

Un poco de historia de Gibraltar

Este territorio británico de ultramar –desde 1969 no tiene estatus de colonia– de apenas siete kilómetros cuadrados anduvo de mano en mano hasta principios del siglo XVIII. Pasó por la tutela de fenicios, romanos, árabes y españoles hasta que en 1713 pasó a formar parte de Reino Unido bajo el Tratado de Utrecht. Las disputas entre este y España por hacerse con la soberanía del peñón se llevan sucediendo varias décadas y algún que otro siglo y el penúltimo capítulo se está rodando en estos momentos. La mayoría de los britanos ha dicho ‘sí’ a salir de la Unión Europea pese a que el 96% de los gibraltareños quiere seguir en ella. ¿Qué viene a continuación? Lo dicho. Estamos en pleno rodaje así solo queda esperar y, por qué no, aprovechar este momento histórico para visitar Gibraltar .

Qué ver en Gibraltar
Gibraltar no solo es el peñón. Este territorio británico tiene otros atractivos/ María S.

Cuándo y cómo visitar Gibraltar

¿La mejor época del año? Ahora, en cualquier momento. Teniendo en cuenta la situación de la ciudad, al sur del sur, es probable que encontremos buen clima en cualquier estación del año. Sí es cierto que podemos aprovechar la primavera y el verano para organizar una escapada a las playas de Cádiz y aprovechar el viaje para descubrir tan pintoresco lugar. Se puede llegar en coche e incluso en avión, el aeropuerto es muy pequeñito y está a apenas 500 metros del casco urbano, tiene una única pista que no llega a los dos kilómetros pero que es más que suficiente para despegar y aterrizar. El año pasado incluso batieron su récord de pasajeros, con casi 550.000 viajeros atendidos, pero no hay muy buenas conexiones. Puedes aquí ver más información sobre vuelos a Gibraltar.

Aeropuerto de Gibraltar
La pista de aterrizaje del aeropuerto no llega a los dos kilómetros de longitud/ María S.

Otra opción puede ser coger un tren desde Málaga o Algeciras, por ejemplo, y después transporte público o privado hasta vernos cara a cara frente al Peñón. Si decidimos ir en vehículo propio os recomendamos aparcar fuera, en la Línea de la Concepción, y pasar la frontera a pie. Es más cómodo y rápido, la verdad. Nos podemos ahorrar algunas de las colas que tantos minutos han protagonizado en los telediarios.

Señales inequívocas de que estás en Reino Unido

Las ya referidas cabinas rojas, la señales de tráfico en inglés, rubios, de ojos azules y mejillas sonrosadas con los que nos cruzamos, coches con matrículas traseras en color amarillo, también en rojo los autobuses

gibraltar: cabinas de teléfono rojas
Imposible no caer en la tentación del selfie con la cabina roja/ María S.

Si te estás preguntando si vas a tener que hablar en la lengua de Shakespeare a la hora de pedir un café o preguntar por el precio de una camiseta la respuesta es no, tranquilo. Alrededor de 9.000 españoles trabajan en Gibraltar, buena parte de ellos en el sector servicios por lo que probablemente nuestros paisanos sean los que nos atiendan en hostelería y restauración o en los comercios.

¿Qué hay que ver en Gibraltar?

Gibraltar merece la pena una visita .Su localización geográfica, en el extremo sur de la Península, y su especial orografía, con la archiconocida formación geológica que no hace falta ni nombrar, forman parte de su atractivo. Si te preguntas qué no debe faltar en este paso por suelo gibraltareño, tomad nota de este Top Five y a por ello:

  •  Casamates Square

Podría considerarse la ‘plaza Mayor’ de la localidad. Ha tenido finalidades de lo más variopintas, pasando de ser el escenario de las ejecuciones públicas en el pasado al punto de reunión que es hoy en día. Con restaurantes, bares y tiendas. Es el lugar escogido por muchos visitantes para almorzar, con establecimientos de comida rápida y donde comprar algún souvenir.

Gibraltar: Main street
Main Street parte –o termina– en Casamates Square/ María S.
  •  Main Street

Desde Casamates Square parte la calle principal, de aproximadamente un kilómetro de longitud. Cruza el centro de Gibraltar y es peatonal. A uno y otro lado nos encontramos con comercios de todo tipo. Hay firmas de moda inglesas y escocesas, entre otras, estancos , perfumerías, joyerías… de todo un poco. Son muchas las personas que en uno u otro momento se han aventurado a recorrer esta y otras vías gibraltareñas en busca de gangas. Me atrevería a decir que el ‘turismo de compras’ nació en cierta medida por estos lares. Sin embargo, hay que decir que no es oro todo lo que reluce: si buscas, ofertas encuentras, pero tampoco vas a toparte con ahorros extraordinarios. En los últimos años esa exención de IVA ha sido contrarrestada con un alza de los precios por el auge de Gibraltar como escala en rutas en crucero.

Gibraltar: The Horseshoe
The Horseshoe, un clásico de Gibraltar/ María S.

Lo mejor es no cegarse por los letreros en tonos fosforito y los carteles de letras gigantes. Recréate en este paseo por la Main Street, llena de edificios en los que se mezclan estilos de lo más diferentes y que te transportan mentalmente a una pequeña villa británica. De repente piensas que estás paseando por un pueblo. Entre las construcciones más relevantes de esta arteria destaca la Catedral de Santa María la Coronada y el Ayuntamiento de Gibraltar.

Gibraltar: Main Street
Vista de Main street.
  •  Gibraltar Botanic Gardens

Fue fundado en 1816 por el entonces gobernador George Don y a día de hoy es uno de los grandes ‘desconocidos’ de la ciudad. Todos llegan atraídos por ya sabes qué… Este jardín botánico cuenta con seis hectáreas donde encontramos especies autóctonas y extranjeras: árbol dragón, pino piñonero, olivos salvajes, robles australianos, palmera datilera, washingtonia (procedente de los desiertos de Norteamérica), hibiscos, margaritas, plantas trepadoras, entre otras. Forma parte de Gibraltar Botanic Gardens un parque zoológico donde se da cobijo y cuidado a animales exóticos confiscados en la aduana. Estos viven en semi libertad en el Alameda Wildlife Conservation Park y de verdad merece la pena pasar por sus instalaciones.

Gibraltar: Jardín botánico
Jardín Botánico de Gibraltar/ Aaron Baglietto/ www.gibraltargardens.gi.
  •  El Peñón

‘The Rock’. A los pies de ‘la roca’ se extiende el parque botánico así que podemos aprovechar para visitarlo antes o después de la subida al peñón. Hay varias opciones: dos fáciles pero caras, bien en teleférico o en coches turísticos que ofertan esta visita; o la económica pero solo apta para personas que tienen tiempo –y ganas– de subir cuestas durante varias horas. Mi recomendación es ‘invertir’ en el primer medio. Está la opción de comprar ticket solo de ida, de ida y vuelta o un pack especial con visitas a los lugares de interés que hay por la cima. La verdad es que de cualquiera de las maneras el billete supone un desembolso ‘interesante’. Por experiencia, lo mejor es optar por la i/v por 14,50 libras los adultos y 6 libras los niños. Si las adquieres por internet probablemente te ahorres algo de cola.

El peñón de gibraltar
En apenas unos minutos llegas a la cima del Peñón. Las vistas merecen la pena las 14,50 libras/ María S.

Sea como fuere merece la pena. ¿Por qué?

  • Las vistas son espectaculares, tanto de un lado como del otro.
cima del peñón de gibraltar.
La imagen que encuentras en la cima te deja sin palabras/ María S.
  • Puede que conozcas a los descendientes de Margarita, Dana, Pepsi, Matilda o Gregory, algunos de los macacos que se nos presenta en el centro de visitantes. Dicen que a día de hoy la población de monos es de unos 300 ejemplares. Una vez arriba, mucho ojo con el smartphone, la cámara de fotos y sobre todo con la comida, ¡tienen un hambre voraz y no dudarán en quitarte el helado! Risas aseguradas, eso sí.
monos en el peñón de gibraltar
Alrededor de 300 monos habitan la Reserva Natural del Peñón/ María S.
  • St. Michael’s Cave. Es la joya de la corona de ‘The Rock’, una cueva natural situada a 300 metros sobre el nivel del mar, de una belleza natural espectacular, con estalactitas, estalagmitas y la llamada ‘sala de la catedral’, con formaciones minerales en las paredes que nos recuerdan a un gran órgano catedralicio.
  • El puente colgante. Cerca de las cuevas nos topamos con el puente suspendido, de 71 metros de longitud y levantado sobre un barranco de unos 50 metros de profundidad. Puede que aquellos con problemas de vértigo no lo vean tan divertido y motivador como nosotros....
Puente colgante del peñón de gibraltar
El puente colgante se alza sobre un barranco de unos 500 metros de longitud/ María S.
  • Los túneles del Gran Asedio, ‘great siege tunnels’. Miden unos 100 metros y fueron excavados a finales del siglo XVIII para defender a la población del inminente ataque de los españoles. A lo largo del recorrido se ven piezas de la época, sistemas de protección, troneras y paneles informativos en relación a este episodio de la historia de la colonia.
  • Moorish Castle. ¿Sabías que en el mismo peñón, justo bajo se encuentra un castillo árabe de 1160 que fue reconstruido en 1333? Se conserva la torre del Homenaje, que hoy en día es uno de los símbolos gibraltareños.
  •  Ocean Village. La cara más turística de este ‘cachito’ de Reino Unido. Casinos, restaurantes, hoteles, puerto para yates y cruceros, tiendas. La verdad es que poco tiene de pintoresco, ¿eh? Pero tampoco se le puede negar el encanto de cenar mientras ves caer el sol con vistas a la marina.

Despedida con el mejor sabor de boca

Merece la pena pasar un día por aquí, ya solo con la espectacular panorámica desde la cima y la belleza natural de la reserva del Peñón puedes irte contento. Y si queréis volver a casa o seguir con la ruta por tierras gaditanas de la mejor manera posible, no tenéis que iros muy lejos: en la vecina de Gibraltar podemos disfrutar de un excelente tapeo. La Línea de la Concepción y el Campo de Gibraltar en su conjunto tienen no pocos atractivos, pese a que se los conozca por otros motivos… Nosotros os animamos a tomar nota de estos nombres y a degustar algunas de las delicias de la cocina regional.

tapeo-en-la-linea-de-la-concepcion
Los bares de tapas de La Línea de la Concepción ofrecen la mejor rúbrica a esta visita/ iStock.

Recomendamos:

  • El rincón de Juan ‘The Wine Bar’, con excelentes caldos y una selección carnes, pescado y montaditos que lo convierte en uno de los favoritos de los linenses. Imprescindible probar el tartar de atún.

Página web y Facebook.

  • La Velada, tanto para tapear como para sentarse a la mesa y degustar unas coquinas ‘que quitan el sentío’, el venado en salsa o una ración de pescaíto frito que sabe a gloria.

Facebook.

  • La Chimenea: embutidos, carnes, canapés, montaditos, roscas… Con queso de cabra, anchoas, bacalao, salmorejo, mascarpone, panceta, jamón, lomo, chuletón de buey. No tiene desperdicio este acogedor establecimiento.

Página web y Facebook.

  • Las Trébedes: Otro de los más reconocidos. Podemos pedir desde las ortiguitas de mar fritas, muy típicas de la zona, a tataki de atún rojo, espárragos verdes, patas de pulpo a la brasa o su delicioso crujiente de morcilla ibérica y piñones.

Facebook.

  • ALevante: famosos por sus arroces, que los preparan como nadie. Desde la paella valenciana y de marisco al arroz banda, caldoso con bogabante, negro, verde. Las entradas tampoco tienen desperdicio.

Facebook.