Qué ver en Estocolmo, la maravilla natural del norte de Europa

Estocolmo es una de la ciudades más interesantes del norte de Europa y no hay excusa alguna para no visitarla al menos una vez en la vida. Es una ciudad bonita, fría pero acogedora y con una riqueza cultural y natural conocida a nivel internacional tanto como su nivel de vida y algunos de sus clubes o salas de música.

vistas-estocolmo
Estocolmo

Uno de los principales atractivos de Estocolmo es el lago Mälaren en cuyas orillas se bañan las catorce islas que componen la ciudad. Está rodeado de un paisaje de gran belleza y valor natural. Bosques y parques con un encanto especial que no pasa desapercibido a nadie. Con mayor extensión -cerca de siete mil acres-, el Royal National City Park, también es el primer parque nacional urbano del mundo. Incluye tres parques reales, unidos entre ellos por la bahía Brunnsviken, y las islas de Skeppsholmen, Kastellholmen, Beckholmen y Fjäderholmarna. Los holmienses, habitantes de Estocolmo, aprovechan durante todo el año los espacios naturales de la ciudad y en invierno es muy habitual verles patinar en el lago helado de Norrviken o en el Mälaren. Como es natural en este país se practican deportes de invierno como el esquí y hay infinidad de rutas campo a través por sus numerosos bosques. Incluso en la propia Estocolmo se puede practicar el descenso de esquí en las pistas de Hammarbybacken.

La Ciudad Vieja, Gamla Stan, de calles adoquinadas muy estrechas y callejones repletos de casas señoriales, es uno de los centros urbanos medievales mejor conservados del mundo. Data del siglo XIII y antaño estuvo considerada una zona marginal de Estocolmo. Es el lugar perfecto para salir de compras por tiendas muy peculiares y comer en restaurantes que, en algunos casos, fueron cárceles en el pasado. Uno de aquellos callejones, Marten Trotzigs Gränd, es famoso por medir sólo 90 centímetros de ancho.

El Palacio Real -Kungliga Slottet-, residencia de los Reyes de Suecia, es uno de los más grandes de Europa y, por suerte, algunas de sus dependencias está abiertas al público. El cambio de guardia se hace en los meses de verano, un espectáculo con bandas militares y desfiles a caballo digno de ver. Otro de los edificios más importantes de Estocolmo es su ayuntamiento -el Stadshuset- muy conocido a nivel mundial por ser el lugar donde cada año se celebra el banquete del Premio Nobel.

museo-nacional-suecia
Museo Nacional Suecia

La cultura es uno de los rasgos que más fama dan a Estocolmo. Uno de los teatros más representativos del siglo XVIII es el Teatro de la Corte de Drottninggholm, junto al palacio de igual nombre. Pero es indispensable visitar también el Teatro Real de la Ópera Sueca y el Teatro Real de Arte Dramático. Este último ofrece una visita guiada entre bambalinas. El metro de Estocolmo ofrece en sus 110 kilómetros de largo pinturas, esculturas, mosaicos y relieves desde que en los años 50 las autoridades municipales decidieran acercar el arte a los ciudadanos. Y todo a precio de billete de metro, porque las visitas guiadas son gratuitas.

Varios de los museos de esta ciudad merecen especial mención. Rafael Moneo, arquitecto español, es el responsable del diseño del Museo Moderno, que acoge una colección muy valorada de arte moderno en Europa -siglos XX y XXI-. Skansen, el museo al aire libre más viejo del mundo, está compuesto por casas antiguas de diferentes épocas, un zoológico especializado en animales nórdicos salvajes y domésticos, y un centro donde se organizan celebraciones y festivales tradicionales. En la isla de Söder se ubica el Fotografiska, un museo con más de 2.500 metros cuadrados que recibe a más de medio millón de visitantes cada año y ofrece unas vistas de la ciudad impresionantes.

El grupo musical más famoso de Suecia de todos los tiempos tiene su propio museo desde el año 2013, el ABBA Museum. Hay que ir. Los amantes de Ingmar e Ingrid Bergman o Greta Garbo encontrarán su sitio favorito en el estudio cinematográfico Filmstaden dedicado al cine sueco y ubicado en Rasunda, en las afueras de Estocolmo. Quienes se engancharon en su día a la saga literaria de Steig Larsson, podrán realizar la gira Millennium por los sitios frecuentados por su protagonista, Lisbeth Salander.

lisbeth-salander-estocolmo
Lisbeth Salander, Estocolmo

Una vez recorrida la ciudad se hace indispensable conocer el archipiélado o skärgärden, un puñado de casi 30.000 islas bañadas por las aguas del mar Báltico en la desembocadura del lago Mälaren. A lo largo de 80 kilómetros, estas islas deshabitadas en su mayoría son conocidas por sus fiestas de verano. Otras sólo reciben la visita de deportistas en kayak y algunas focas. Merecen al menos un par de días de visita, alguna barbacoa en las zonas de acampada y dedicarle un rato a recolectar bayas salvajes y setas. Y, por supuesto, alojarse en una de las cabañas que se alquilan.