Qué ver y comer en Escocia , año de la gastronomía 2015

La pasada edición de Fitur pudimos tomar un aperitivo de lo que es Escocia, y no hablamos en sentido figurado, ¡que conste! Lo decimos de forma literal. La Feria Internacional de Turismo de Madrid fue la puesta de largo del que es ya el Año de la Gastronomía en este exquisito país, un 2015 que va a estar repleto de eventos y tours especiales muy recomendable para los amantes del buen comer y de destinos con tanto encanto como la tierra de Nessie. Rutas culinarias, degustaciones de los platos más típicos, visitas a destilerías, catas de whisky… Toma asiento que tenemos preparado un hueco en la mesa para ti, para ti, para ti… y para ti también y no olvides reserva tu vuelo y hotel en Edimburgo o en cualquier ciudad de escocia antes de salir. Vamos a empezar la comida con un buen aperitivo. De entrante, probemos riquísimo queso escocés a bordo del Trail Cheese, un tren que nos lleva a través de algunas de las industrias lácteas del país, para conocer los lugares donde se elaboran los más exquisitos: podremos pasar por la isla Smokery, en Orkney, o conocer de primera mano cómo se trabaja en una granja en la que se elabora queso hecho a mano, en la St Andrews Farmhouse Cheese Company.

imagenes-de-escocia
Fotografías: VisitScotland.

Acompañemos el queso con cerveza. Las ‘rubias’ también son muy aplaudidas en tierras escocesas así que no dudéis en apuntaros uno de estos tres nombres de factorías dedicadas a su fabricación: Belhaven, cuyo edificio ya va a hacer que merezca la pena la visita, pues está considerado monumento histórico; Black Isle, una cervecería pequeña y familiar al norte, cerca de Inverness; y la de Arran, para la que ni siquiera necesitaremos guía, podemos recorrerlas solos y a nuestro ritmo y probar gratis todas las Premium Ales de Arran, muy popular entre los escoceses. También os recomendamos acudir al FyneFest, que este año se celebra entre el 12 y el 14 de junio, una fiesta que tiene lugar en las instalaciones de Fyne Ales, en la región escocesa de Argyllshire, y que reúne a numerosos aficionados a esta bebida.

destileria-de-whiski-en-escocia
Una de las muchas destilerías que hay repartidas por todo el país, donde nace uno de los mejores whiskies del mundo.

Dejamos ahora los aperitivo y entremeses y… ¡Vamos a la carga! La gastronomía escocesa es muy rica, gracias a sus materias prima de primera calidad: su hábitat natural y el clima del país son perfectos para la producción de gran variedad de frutas, verduras, carnes y pescados. Tanto si vamos de escapada urbana por Edimburgo como si nos decidimos por conocer la Escocia más rural por las Highlands, no van a faltar a la mesa auténticas delicias de su cocina más auténtica y autóctona. Platos típicos son los haggis, una especie de pudin salado que se elabora con asaduras de oveja, cerdo o vaca picadas y mezcladas con sebo, cebolla, avena y otros aderezos. Se toma tanto en el desayuno como en la cena y se ofrece en los establecimientos de fish and chips. También hay que probar el black pudding, un tipo de morcilla con sebo, avena, sangre, cebada y especias, también muy común en todo ‘breakfast’. El mejor lugar para saborearlo, en Stornoway, la localidad más grande de las llamadas Hébridas Exteriores, un archipiélago ubicado en un istmo en el este de la isla de Lewis. Este cuenta incluso con la certificación de Indicación Geográfica Protegida. Dos especialidades más para almuerzos y cenas: los stovies, plato de cuchara con carne, cebolla y patatas, y lorne sausage, conocidas como ‘salchichas en rebanadas’. También se toman en la primera comida del día. Ya sabéis que, menos en España y en algún país más, el desayuno es la ingesta más importante del día. Además de la carne, es muy famoso el pescado y el marisco en tierras escocesas. Tal es así que también existe el Seafood Trail, un recorrido por fantásticos parajes en los que, además, vamos a comer de lujo. Este paseo se realiza por Argyll, una región en el Oeste de Escocia que va desde Mull of Kintyre al cabo Wrath. Deportes de aventura, paseos por el campo, ciudades y pueblos con mucho encanto y playas de aguas cristalinas en las que apenas nos encontraremos con más personas… Un lujo, la verdad. A la hora del postre, esperamos que dejéis hueco, ¿eh? Varios platos que no deberíais dejar de probar antes de volver a casa: granachan, con frambuesas frescas, nata montada, miel y avena tostada; tablet, un dulce tradicional escocés hecho con leche condensada, azúcar y mantequilla, a veces con trozos de frutos secos; shortbread, deliciosas galletas con mantequilla, redondas y planas, espolvoreadas con azúcar glas… ¡Se deshacen en la boca!; y cloogie dumpling, pudin de fruta con harina, pan rallado, fruta desecada, sebo, azúcar, especias, un poco de leche y sirope de caramelo. Ah, y algo que se nos olvidaba y es imprescindible, ¡el chocolate escocés!!! Encontraremos fábricas y lugares donde se elabora de forma artesanal tanto al norte como al sur –desde Shetland, un archipiélago con más de 100 islas a unos 100 kilómetros al norte de Escocia, hasta Dumfries y Galloway, una región inspiradora y de gran belleza y patrimonio natural al sur.

granja-en-escocia
Granja en Escocia

Para el final hemos dejado un producto muy típico de estos lares, una bebida espirituosa con fama en todo el mundo… ¿Adivináis de qué hablamos? Solemos utilizar su nombre para invitar a sonreír cuando tomamos una fotografía de grupo, empieza por ‘W’ y termina por ‘Y’. Sí, eso, sí… ¡WHISKY! Existen multitud de destilerías repartidas por todo el país y es interesante ver cómo se elabora para saber por qué el whisky escocés es único. Os damos tres nombres para que podáis elegir hacia dónde poner rumbo y qué destilarías conocer, todas son estupendas: Islay, la más grande de las islas productoras de whisky. Aquí hay hasta ocho fábricas. Seguimos ahora por las Highlands, la región más grande geográficamente y en la que podemos realizar la conocida como ‘Ruta del Whisky de Malta. Una experiencia única es conocer la que está a más altitud, Dalwhinnie, ubicada a más de 300 metros. La última que reseñamos está en Speyside, la región más importante en cuanto a volumen de producción y número de destilerías. Más de la mitad de las existentes en todo el país están aquí. Nos despedimos, cómo no podía ser de otra manera, con una copa de whisky en la mano.  Ya solo nos queda despedirnos con un muy british ‘Cheers!!!’. Fotos: Shutterstock/ VisitScotland (Turismo de Escocia OFICIAL)