Qué ver en Edimburgo en 4 días

Edimburgo es una de esas ciudades mágicas, que te atrapa nada más poner los pies en ella y a la que siempre querrás volver. Todo el mundo que ha estado alguna vez en la capital de Escocia la recomienda como destino turístico. Cuatro días en Edimburgo son suficientes para conocerla a fondo y para dejarnos por ver ese algo que se convertirá en la excusa perfecta para regresar en el futuro. Este es nuestro recorrido ideal para una escapada de cuatro días a Edimburgo.

Día 1:

El Old Town de Edimbugo

Empezamos nuestra visita a Edimburgo en el Old Town, la ciudad vieja Patrimonio de la Humanidad que conserva sus rasgos medievales e incontables edificios de la época de la Reforma. Perderse por sus calles y dejarse impresionar por la ciudad es una buena idea, pero aunque vaguemos sin rumbo hay que pasar por el Castillo de Edimburgo. En su interior hay varios museos, la Piedra de Scone donde se coronaba a los reyes escoceses o el Cañón One O’Clock, que cada día dispara a las 13:00.

qué ver en edimburgo: holyrood palace
Holyrood Palace en Edimburgo

En el Old Town hay que recorrer la Milla Real, la gran arteria de la ciudad, ahora dividida en cuatro calles y donde podemos acabar la noche con una inmersión en el espectacular ambiente de cualquiera de sus pubs. Mientras esperamos la hora de ir al pub podemos pasarnos por la Catedral de Sant Giles, el Palacio de Holyrood House y las ruinas de su abadía del siglo XII o el Parlamento de Edimburgo. la Universidad de Edimburgo también está en el Old Town, que puede presumir de tener calles y bóvedas subterráneas.

Día 2:

New Town

Dejamos atrás la Edimburgo histórica y bajamos hasta la ciudad contemporánea, que tardó más en desarrollarse que en otras ciudades debido a las dudas sobre si convenía o no edificar fuera del perímetro amurallado. De hecho, hasta 1766 no se dió el paso de diseñar el trazado del New Town, que sigue un trazado octogonal de acuerdo con los principios racionalistas de la Ilustración. No se conservan demasiados edificios georgianos. La Galería Nacional de Escocia, en The Mound, es nuestra primera parada del día.

princess
Princess, Edimburgo

A continuación podemos acercarnos hasta Princes Street, la mejor calle para ir de compras en Edimburgo, que le robó el protagonismo que debía tener a George Street, la prolongación desde el Old Town. En Princess Street nos encontramos con los Jardines de Princess Steet, situados en los que antiguamente era el lago Nor Loch. Los jardines están decorados por varios monumentos, aunque de largo el más destacado es el Monumento a Scott, dedicado al escritor Walter Scott. En Navidad se celebra una feria.

Día 3:

Leith

Si has visto ‘Trainspotting’ o te has leído alguno de los libros de Irvine Welsh, autor de la novela en la que se basa la película, seguro que te suenan Leith y alguna de las zonas de Edimburgo que hemos visto en los primeros días. Nos adentramos ahora en el barrio portuario que ha dejado de ser ese barrio decadente donde viven los protagonistas de ‘Trainspotting’ para convertirse en uno de los barrios de moda de la ciudad.

Este distrito, anexionado a la ciudad en 1920, está en la desembocadura del río Water of Leith, y en 1329 se convirtió en el puerto de la ciudad. Hay que ir a The Shore, la calle paralela al río donde están los mejores restaurantes, donde son típicos los platos de pescado. Sus pubs tampoco están nada mal. Además, en Leith tenemos el Royal Britania, el barco de la familia real británica que se puede visitar.

Día 4:

¿Qué nos queda por ver?

El último día lo tenemos reservado a las visitas que no nos ha dado tiempo a hacer los tres días anteriores. Por ejemplo, Escocia es tierra de whiskey así que la visita a la Scotch Whiskey Experience, en el Old Town, parece obligatoria. Justo debajo del Castillo está Grassmarket, otra de las zonas de moda de la ciudad, ideal para relajarnos tomando una pinta o comiendo en sus restaurantes. Si el día es bueno, todavía en el Old Town, puedes ir hasta Calton Hill, una colina donde encontrarás una de las mejores vistas de la ciudad.

calton hill: que ver en edimburgo
Calton Hill Edimburgo

Rosslyn Chapel es otra interesante visita. Esta iglesia se hizo un nombre tras aparecer en ‘El código da Vinci’, ya que según la leyenda allí se reunían los templarios, y en su sótano se esconden cosas relacionadas con el Santo Grial.

En Edimburgo también está Murrayfield, templo del rugby donde juegan la selección escocesa y el equipo de Edinburgh. En cuanto al fútbol, los dos equipos de la ciudad (Hibernians y Hearts) viven a la sombra de sus vecinos de Glasgow.

Consejos

Antes de acabar, vamos a ver una serie de consejos para visitar Edimburgo. Hemos visto varios sitios para comer, pero si quieres ahorrar aprovecha los take away (en muchos podrás comer allí mismo) y sumérgete en la auténtica comida escocesa. Si viajas con niños, encontrarás una gran oferta turística para ellos; y si puedes ves en verano. El clima es mejor -hace menos frío y no llueve tanto- y en agosto se celebra el espectacular Festival de Edimburgo de las Artes, un espectáculo único en Europa.

Busca aquí tu hotel en Edimburgo, haz tu reserva con antelación y podrás encontrar buenos precios ya que hay una gran oferta de alojamientos.

Contenido relacionado: Los castillos de Escocia más espectaculares y Buscando el norte en las tierras altas de Escocia.