Rumbo de Viaje por el Mediterráneo : Qué ver en Córcega

Después de la visita a Nápoles, ¡el viaje continúa! El próximo destino de nuestros viajeros de #RumbodeViaje es Ajaccio, la capital de Córcega. Blanca os cuenta todos los detalles de su visita a esta agradable ciudad.   Córcega, isla francesa situada en pleno Mar Mediterráneo, entre la Costa Azul y Cerdeña, goza de la fama de ser un auténtico paraíso. Los rincones paradisiacos los tengo que dejar para otra ocasión, pero sí he tenido la oportunidad de visitar su capital, Ajaccio, conocida por ser el lugar de nacimiento de Napoleón Bonaparte, allá por el 1769.

corcega-puerto-en-italia
Puerto de Ajaccio

El barco se aproxima a Ajaccio antes de la 13 de la tarde. Hace un día soleado precioso. Botella de agua, hora de vuelta al barco grabada en la memoria, y ¡a patear! Desde el puerto lo primero que se ve es la Place Foch, con sus palmeras, ¡parece que ya es verano!

paseo-maritimo-corcega-italia
Place Foch

Primera parada, la oficina de turismo, un mapa de la ciudad nos vendrá muy bien para ubicarnos, pero claro, horario francés… a estas horas están comiendo. Desde la oficina de turismo veo un puestecito que vende erizos de mar, delante de la puerta de un restaurante. Nos acercamos para hacer la foto de rigor, y el camarero, ni corto ni perezoso, abre unos erizos para que los probemos. Y yo que pensaba que no me gustaban, pero ¡resulta que sí! Pedimos media docenita y una copa de vino blanco que hacen que el comienzo de la visita sea perfecto.

erizos-de-mar-en-corcega
Erizos de mar

En este rato, ya han abierto la oficina de turismo, por fin me hago con el mapa y ahora sí que sí, ¡a patear! Recorremos la calle Fesch, una de las vértebras de la ciudad. Es una calle peatonal, repleta de tiendas, un grupo de niños disfrazados (Carnaval fue hace poco, se ve que aquí siguen de celebración), ambiente relajado… Tomamos la Cours de Napoleón, la otra calle principal de la ciudad y llegamos hasta la estación de tren, con sus curiosas pintadas. Desde aquí, desandamos nuestros pasos en busca de la Casa de Napoleón, donde Napoleón Bonaparte nació y vivió.

casa-de-napoleon-corcega
Casa de Napoleón

Nuestra ruta sigue hace la Place de Gaulle, presidida, como no podía ser de otra manera, por la estatua de Napoleón. En esta plaza, la gente se relaja tomando algo en alguna de sus terrazas.

place-de-gaulle-corcega-italia
Place de Gaulle

Recorremos el paseo marítimo con unas estupendas vistas del mar y las montañas y la sensación de que ha llegado el verano, hasta la Place Miot. Esta plaza, como una extensión del paseo marítimo, hace las delicias de lugareños y visitantes. Los niños juegan en los columpios, un grupo de amigos corsos una partida de petanca, y otros nos sentamos a relajarnos bajo el sol de la tarde. De vuelta hacia el puerto, no podía faltar una parada en La Ciudadela, cerrada al público pero digna de ver. La que parece que sí tiene acceso es la cabra montesa, que a falta de montaña, ha escalado la pared.

la-ciudadela-corcega-italia
La Ciudadela

Entre los edificios, ya se ve el barco, que simula ser un edificio más. Como la hora de embarcar se acerca me despido de Ajaccio al atardecer. Au revoir Ajaccio, ¡para la próxima hay que visitar la isla entera!

ajaccio-corcega-italia
Au revoir Ajaccio!

Si quieres ver más fotos de nuestra visita a Ajaccio descubre nuestra galería de fotos de Ajaccio. Próxima parada, Savona, desde donde iremos de excursión a la famosa región de Piamonte para descubrir sus delicias gastronómicas.