Qué ver en Chipre, otra perla bañada por el Mediterráneo

Quizá sea porque está en la otra punta del Mediterráneo, pero Chipre suele aparecer como un destino por detrás de Malta, Córcega, Cerdeña, Sicilia o las propias Baleares. Sin embargo, esta isla del Mediterráneo oriental es un destino turístico muy interesante. A sus magníficas playas se suma la interesante historia de este país, cuyo tercio norte está ocupado por Turquía (República Turca del Norte de Chipre) y cuenta con dos enclaves británicos. Aunque es miembro de la Unión Europea y utiliza el euro, geográficamente hablando está en Asia.

Nicosia, la capital

Empezamos nuestro recorrido en Chipre por su capital, Nicosia, situada en el corazón de la isla. En el centro de la ciudad no podemos perdernos su casco antiguo, delimitado por una muralla veneciana. Dentro de las murallas hay que dejarse perder por sus callejones con los balcones que salen de los edificions y por la isla peatonal donde encontramos cafés, tabernas o tiendas de artesanía. Por la noche hay que visitar la Puerta de Famagusta, uno de los tres puntos de acceso a Nicosia originales, ahora restaurada y reconveritda en un centro cultural.

qué ver en chipre y a su capital nicosia
Nicosia, capital de Chipre

Las iglesias de Faneromeni y Tripiotis, la Catedral de San Ioannis, el monasterio de San Irakleidos y las mezquitas de Arab Ahmet o Omeriyeh nos recuerdan el carácter multicultural de la isla; y tampoco nos podemos perder el edificio del Ayuntamiento. Una de las cosas que más llama la atención es la gran cantidad de museos que hay en Nicosia, como el Bizantino, el de Arte Popular o el de Historia de Chipre. En la parte norte hay que ir al Büyük Han, un caravasar de dos pisos del siglo XVI que ahora alberga tiendas, cafeterías o galerías de arte.

Paphos, la antigua capital

Durante la época helenística y romana este pueblecito costero fue la capital de la isla, así que no podemos perdernos las villas romanas, adornados con mosaicos donde la mitología griega es la protagonista. Más mitología, de la espuma de las olas del mar de Petra tou Romiou dicen que nació Afrodita, la diosa griega del amor, la belleza y la fecundidad. Nos podemos relajar en unas playas aisladas y muy tranquilas. Alejandro Magno inició la construcción de su casco histórico, Patrimonio de la Humanidad.

Lárnaca, puerta de entrada

Aunque Nicosia es la capital, el principal aeropuerto de Chipre está en Lárnaca ( Información sobre vuelos a Larnaca) También es un puerto muy importante, como podemos comprobar paseando por el malecón Finicudes, que nos regala unas vistas espectaculares de la bahía. Mackenzie Beach o Ayia Napa (a 5 kilómetros) son las mejores playas, y es recomendable visitar la iglesia de San Lázaro o la fortaleza de Lárnaca. Pero la excursión imprescindible nos lleva a la mezquita de Hala Sultan Tekke, lugar de peregrinación para muchos musulmanes porque allí estaría enterrada la tía de Mahoma. La mezquita está junto a un lago salado, habitado en invierno por flamencos.

larnaca en chipre
larnaca en chipre

Kyrenia: playas y monumentos

Otro legendario monarca europeo, Ricardo Corazón de León, se alojó en el Castillo de Kyren de Kyrenia, en la costa norte, durante la Tercera Cruzada. Este castillo de origen bizantino, en el puerto, es el gran icono turístico de una ciudad donde no podemos perdernos su casco histórico, con unas calles estrechas y empedradas. También hay que visitar los mosaicos de Soli, la Iglesia Antiphonitis, el Monasterio Magyar Sourp y la aldea maronita de Kormacit antes de disfrutar de sus playas.

kyrenia en chipre
Castillo de Kyren de Kyrenia

Limassol y los krassokhoria

No olvidamos las cruzadas, porque los Caballeros Hospitalarios construyeron el Castillo Kolossi en aquella época, y se instalaron en él tras su expulsión de Tierra Santa. La leyenda dice que Ricardo Corazón de León se casó con Berengaria de Navarra en su capilla. Está muy bien cuidado, y hoy alberga el Museo de Historia Medieval de la Ciudad. Esta es la segunda ciudad más importante del país, y cuenta con una importante colonia turca. En su barrio hay que visitar la Mezquita Kabir.

limassol en chipre
Imagen de Limassol, Chipre

Además, esta ciudad cuenta con una importante tradición vinícola así que no nos costará mucho encontrar bodegas donde probar los caldos chipriotas, bastante desconocidos a este lado del Mediterráneo. Al norte de la ciudad encontramos los krassokhoria, unos pueblos vinícolas situados en las estribaciones del Macizo de Troodos. Los amantes del vino no pueden perderse Gerolemo ni Omodhos.

En la parte turca, Famagusta

Volvemos a la parte de la isla controlada por Turquía, donde está la histórica ciudad de Famagusta, destruida en el siglo IV por un terremoto. Hasta nuestros días solo han llegado las ruinas del templo de Zeus, del estadio y de la necrópolis. El casco antiguo está rodeado por unas murallas de 17 metros, el elemento más antiguo que se conserva que además la convierte en una importante fortificación. A muy pocos kilómetros están las ruinas de Salamina y la iglesia de Santa Maria en Leopetri, con una cúpula de ocho aristas muy poco común.

Entorno natural

El azul de sus playas contrasta con un interior donde cimas como la del Monte Olimpo se acercan a los 2.000 metros de altitud. Este monte está en el Macizo de Troodos -el mismo donde encontramos los krassokhoria- y es el lugar ideal para disfrutar de los parajes naturales chipriotas. Otro punto de interés para los amantes de la naturaleza es la Península de Akama, una zona poco explorada y muy bien conservada en la costa oriental, ideal para combinar el senderismo y el disfrute de las playas salvajes de Polis. Fotos: Hansueli Krapf