Qué ver en la sierra de Cazorla este otoño

Andalucía es tierra de contrastes: el desierto de Almería, el turismo de sol y playa de Málaga, los pueblos de Cádiz, la gastronomía de Huelva, el color de Sevilla, los patios de Córdoba, la cultura de Granada y sí, el encanto de Jaén. Desde patrimonios de la Unesco como las ciudades de úbeda y Baeza hasta infinitos cultivos de olivares, la provincia jienense se convierte en otoño en uno de los grandes destinos de nuestro país gracias, en parte, al encanto de Cazorla.

Pueblo de Cazorla
Pueblo de Cazorla. @turismocazorla

El mejor umbral a la sierra que encandilara a Félix Rodríguez de la Fuente y donde se oye  el rumor de un Guadalquivir que nace en estas tierras de misterio, aceite y hasta blues, dado el éxito Festival Bluescazorla desde 1994.

Cazorla te hará disfrutar de su naturaleza, su sierra y su tranquilidad durante estos meses de otoño. Más información sobre Cazorla en su twitter.

Cazorla: el mundo abrazado a una montaña

Cazorla
Cazorla ©Wikipedia Commons

Llegar hasta Cazorla supone hacerlo a través de desfiladeros, carreteras erosionadas y montañas, de ahí que cuando vemos ante nuestros ojos ese pueblo blanco y marrón vigilado por un castillo sintamos estar en los confines de Andalucía, en un lugar en el que el mundo trasciende a una naturaleza que se extiende hasta su famosa sierra.

Sin embargo, antes de sumergirnos en sus bosques, Cazorla bien merece una visita para descubrir sus muchos encantos culturales, especialmente desde que su gran éxito como destino rural propiciase el despliegue de varias actividades y guías en el corazón del pueblo.

Esta podría ser una ruta a seguir :

  • 1.-Comenzamos en la famosa Plaza de la Corredera (conocida como El Huevo por los locales), donde se aglutinan algunos de los bares de tapas más famosos de Cazorla: Las Vegas y sus deliciosas especialidades, los rebozados de El Rincón Serrano (mi favorito), o la deliciosa tapa secreta a base de espinacas de Las Viñas.
Iglesia Santa María de Cazorla
Ruina de la Iglesia de Santa María, en Cazorla. © Wikipedia Commons
  • 2.-Tras un bocado, descendemos por el pueblo hasta asomarnos al río Cerezuelo, en torno al cual se agolparon los primeros residentes hace 4 mil años. Posarse en las barandillas de la Plaza Santa María, llena de farolillos, árboles y terrazas, y contemplar el cauce del río o los balcones colgantes de las casas se convierte en todo un deleite.
Castillo de Yedra en Sierra de Cazorla
Castillo - Cazorla
  • 3.-Tras este momento de paz nos dirigimos hacia las Ruinas de Santa María, los vestigios de una iglesia renacentista que incluye visitas subterráneas de corta duración y miradores desde los que contemplar el castillo de la Yedra, el gran icono de Cazorla.

Enclavado en el cerro de Salvatierra, el Castillo de la Yedra fue construido por los musulmanes en torno al siglo XII, si bien fueron los cristianos quienes sumaron añadidos hasta configurar parte de la apariencia que luce hoy día. Un lugar convertido en referente mágico gracias a una de las leyendas más famosas de Cazorla, la de la Tragantía:

" Cuentan que la princesa mora que vivía en este castillo fue encerrada por su padre en una mazmorra tapiada a fin de protegerla para cuando llegasen las tropas cristianas. Tras atrapar al rey y a sus hombres en la sierra, los cristianos se instalaron en el castillo pero no advirtieron la presencia de la princesa encerrada que, debido a la humedad, se transformó en una criatura mitad mujer, mitad lagarto (a veces también se la representa como una sirena). Un personaje del folclore popular que cada noche de San Juan esparce sus lamentos sobre los tejados y laderas de Cazorla"

Sierra de Cazorla: naturaleza única

El pueblo de Cazorla sirve como perfecto lugar de base a la hora de adentrarnos en su famosa sierra, la cual forma parte del Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas,  considerada como la mayor área protegida de España con más de 214 mil hectáreas. Seguir el propio curso del río Cerezuelo desde las ruinas de la Iglesia de Santa María constituye un paseo relajado que nos permite descubrir caídas de agua tan espectaculares como la Cueva de la Malena, un paraíso cuya ubicación requiere de cierta orientación y un buen GPS.

puente-sobre-el-río-cerezuelo-de-cazorla
Puente sobre el río Cerezuelo, a pocos metros de la Iglesia de Santa María.

 

cueva-de-la-malena-en-cazorla
Cascada de la Cueva de la Malena, en Cazorla.

Si preferimos tomar el coche y ascender a la sierra desde La Iruela, pequeño pueblo anexo a Cazorla famoso por su hotel spa, alcanzaremos el parador de Cazorla, perfecta opción de alojamiento rural en la zona. En este tramo, los pinos comienzan a invadir la sierra y si alzamos la vista hacia sus peñones podremos comprobar el vuelo de los quebrantahuesos, actualmente en repoblación. También podemos aparcar el coche en miradores como El Chorro, un conjunto de barrancos de hasta 70 metros entre los que brota una gran cascada y se pueden obtener impresionantes panorámicas de la sierra y el pueblo.

No lejos de allí, el nacimiento del río Guadalquivir comprendido dentro del municipio de Quesada se convierte en uno de los grandes highlights del parque. Siguiendo el cauce del río a través del Puente de los Herreros, construido según la leyenda para facilitar el viaje de Isabel la Católica de Cazorla a Granada, el río Guadalquivir nace en una cueva desbordada y translúcida llamada Cañada de las Fuentes, concebido hoy día como un merendero ideal al que ir a pasar el día, si bien sigue existiendo más de una discrepancia en torno al nacimiento del que es el río más importante de Andalucía.

zorro-en-la-sierra-de-cazorla
Zorro en el Parque Natural de Cazorla.

Sin embargo, no todo es seguir una ruta concreta en esta sierra, dado que plantarse y dejarse envolver por su naturaleza es ya de por sí toda una experiencia. Entre sus montañas y bosques de pinos  podremos no sólo avistar zorros acercándose a los caminos en busca de comida, sino también cabras montesas, jabalíes, gamos o el muflón, una especie de cabra montesa al que durante los meses de otoño, su época de celo, se les puede escuchar soltando unos bramidos que estremecen todo el parque.

Por supuesto, actividades como el kayak, el barranquismo o el senderismo están a la órden del día para complementar cualquier visita a la sierra y pueblo de Cazorla.

Visitar Cazorla y su sierra en los meses de otoño se convierte en una experiencia más que recomendable para quienes busquen algo de paz, costumbrismo y, ante todo, una naturaleza convertida en el mayor secreto de una provincia de Jaén aún por descubrir.

¿Buscando un hotelito rural en Cazorla para las próximas semanas? ¿ O prefieres un hotel en Jaén ciudad) Y si quieres más información sobre destinos de otoño en España, clicka aquí.