Qué ver en Cantabria playas, montaña y ciudad

  Una de las ciudades más hermosas de España, los yacimientos artísticos más importantes de la Prehistoria, uno de los parques naturales más espectaculares del país e impresionantes playas naturales, prácticamente vírgenes, abrigadas por dunas y una densa vegetación. Todo estoy y mucho más ofrece la Comunidad de Cantabria, una región ‘infinita’, como el eslogan de su campaña de turismo indica, en la que hay planes para todos los gustos. Para convenceros a todos, tanto los que ya habéis pasado por esta zona norteña como para aquellos que aún han paseado por el Sardinero o no saben lo bien que sienta en esta época del año un cocine lebaniego, arrancamos motores y nos vamos de escapada. Solo hay que buscar vuelos baratos, bien al aeropuerto de Santander, a solo cinco kilómetros de la ciudad, o al de Asturias, cerca de Oviedo, y ya allí alquilar un coche. Ah, y por supuesto llevar esta mini guía de los imprescindibles de este apasionante destinos, ¡vámonos! PARA URBANITAS…  Difícil no caer rendidos a los pies de la capital Santander, una de las más bonitas y cuidadas de la geografía española, y todo ello pese a haberse quemado en gran parte por un nefasto incendio en 1941. Ese es el motivo de que se conserve muy poco del casco antiguo y de que la mayor parte de la urbe se haya restaurado. Castillos y edificios señoriales protagonizan la estampa, amplias alamedas, numerosos parques y unas calles y plazas que destacan por estar muy cuidadas y limpias. También podrás encontrar una buena oferta en hoteles baratos en santander, ya que hay una gran diversidad. Santander es la urbe más poblada de Cantabria y le siguen Torrelavega y Castro Urdiales. De la primera, un lugar muy industrial y comercial, merece la pena conocer algunos de sus muchos palacios y casonas del los siglos XVII y XIX y sobre todo aprovechar para acercarse a a villas muy próximas y de singular belleza, como son Santillana del Mar o Comillas.

ciudad de santander
Santander. Foto: Juanjominor/ Flickr CreativeCommons.

Santillana del Mar es conocida popularmente como la ‘villa de las tres mentiras’: ni santa, ni llana ni tiene mar. Esto último es una verdad a medias, todo sea dicho, pues si bien la villa no está directamente bañada por el Cántabrico, el municipio sí tiene playa. Forma parte de la red de ‘los pueblos más bonitos de España’ y es de los lugares más visitados de la región por acoger en sus inmediaciones la cueva de Altamira, protegida como Patrimonio de la Humanidad. Respecto a Castro Urdiales, es un sitio mágico donde parece detenerse el tiempo, un pueblecito marinero y pesquero que cobra mucha vida en verano. Tiene las playas de Ostende y Brazomar y su casco histórico está muy bien conservado. Aquí es muy recomendable hacer alguna comida típica castreña, con pescados como plato estrella. Besugos, caracolas, las anchoas en aceite de oliva… Cuenta con una Semana Santa muy ilustre y conocida, con su ‘Pasión Viviente’, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. PARA AMANTES DE LA NATURALEZA… Poco más de 5.000 metros cuadrados en los que encontramos impresionantes valles, siempre verdes, con pasos de montaña que son lugar de destino de numerosos montañistas y aficionados al campo. Ríos, grutas, acantilados… En esta propuesta de visitas no podíamos empezar de otra manera: el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, situado en la parte occidental del Parque Natural de Peña Cabarga. Se encuentran desde especies ibéricas autóctonas de la zona, como los osos, lobos o los ciervos, a otros animales propios de África y Asia: gorilas, leones, girafas, elefantes, cebras, hipopótamos, hienas, monos, etc. Lo disfrutan por igual grandes y pequeños.

parque de cabarcenos
Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Foto: Amaianos/ Flickr CreativeCommons.

Este espacio compite en importancia y atractivo con el Parque Nacional de los Picos de Europa, que se extiende por Cantabria, Asturias y León. Del lado cántabro es 100% recomendable el subir al teleférico de Fuente Dé, que nos lleva directos al cielo ¡Estaremos hasta a 1.823 metros de altitud! A nuestros pies un paisaje de inmensa belleza. Este es uno de los planes que ofrece Cantur, la Sociedad Regional Cántabra de Promoción Turística. Encontraréis más información sobre las actividades que se organizan en la zona en turismodecantabria.com.
Otra recomendación es visitar el calendario de actividades de Naturea Cantabria, una iniciativa puesta en marcha desde el Gobierno autonómico para mostrar a los visitantes la riqueza natural de esta tierra. Organizan visitas a espacios naturales protegidos durante todo el año y algunas merecen mucho la pena, como es el acercamiento a la berrea o las raquetas de nieve. Podéis consultar la programación haciendo clic aquí: Actividades Naturea Cantabria.

PARA LOS MÁS MARINEROS…  En esta Cantabria infinita nos encontramos con más de 220 kilómetros de costa en los que se reparten unas 90 playas, unas más grandes, otras más pequeñas, unas agrestes, otras recogidas, tranquilas o bien abiertas al mar Cantábrico. La más célebre es la de El Sardinero, en el centro de Santander, de las más visitadas. Totalmente opuesta a esta es la de Oyambre, en la costa occidental. Está en el mismo Parque Natural de Oyambre, de los sitios más bonitos de la comunidad, a unos kilómetros de Comillas y San Vicente de la Barquera, un municipio que –por favor– no debéis dejar de visitar. La playa en cuestión es muy extensa, con más de dos kilómetros de longitud, y está en la misma desembocadura de la Ría de la Rabia, separada de esta por un campo de dunas.

playa de oyambre
Ría de la Rabia. Foto: El_Turista_Accidental/ Flickr CreativeCommons.

En el otro extremo, en la parte oriental, está la playa La Salvé, el arenal más extenso de todo el litoral cantábrico. Arena fina y dorada, aguas limpias y claras… Pertenece al municipio de Laredo, una muy bonita villa que tiene sus orígenes en el siglo XI y conserva mucho de sus orígenes marineros y comerciales. Se puede acceder, entre otros sitios,desde Santoña, otro punto que los amantes del mar van a disfrutar mucho. Está aquí la Reserva Natural de las Marismas, un espacio protegido con ricos y variados ecosistemas que acogen a numerosas aves acuáticas, y la playa de Berria, que es semi salvaje. Su perfil costero es mágico, con su mítico monte Buciero cerrando la bahía santoñesa al norte y faros y acantilados que dotan la estampa de un aura especial… Esperamos que os guste esta propuesta para recorrer esta Cantabria infinita. Como este adjetivo tan bien puesto ya dice, hay mil rincones y que ver y sentir pero no queremos alargarnos. Os invitamos a dejarnos vuestras propias sugerencias en los comentarios para tenerlas en cuenta en futuros planes para visitar esta comunidad norteña. Imagen destacada: José Miguel/ Flickr CreativeCommons