Qué hacer y qué ver en Bariloche, la pequeña Suiza de la Patagonia argentina

Comienza el siglo XX y los famosos ladrones de bancos y trenes, Butch Cassidy y Sundance Kid, se esconden de la justicia americana en una hermosa tierra donde bosques y lagos se camuflan entre montañas. Los inviernos son duros y la nieve hace que apenas dejen su cabaña de madera para conseguir víveres en el almacén del cercano pueblo, pero cuando se derrite el hielo es el lugar perfecto para cabalgar y ejercitarse, preparándose para un nuevo golpe. Don Carlos Wiederhold, propietario alemán del almacén en el que tantas veces han comprado los bandoleros, sabe que dejará de verles cuando el detective americano de la agencia Pinkerton llega preguntando por ellos. Este anónimo tendero daría nombre a San Carlos de Bariloche. Y los cuatreros, una leyenda. Pero pocas leyendas hacen falta a un lugar tan hermoso como Bariloche para convertirse en un foco turístico de nivel internacional. Y aunque la distancia con España es importante, es un destino en el que es fácil encontrar una buena combinación, eso sí reservando con bastante antelación. Si quieres ver ofertas de vuelos baratos a este destino, puedes entrar en nuestra web. Así que vamos adelante y os contamos qué hacer y qué ver en Bariloche.

Cómo llegar

La ciudad de Bariloche (como se le conoce comúnmente) se encuentra en la margen sur del lago Nahuel Huapi, dentro de los límites del Parque Nacional Nahuel Huapi, en la provincia argentina de Río Negro. San Carlos está rodeada por otros tres lagos (Gutiérrez, Mascardi y Moreno) y una gran cantidad de cerros, entre los que destacan Otto, Campanario, López y Catedral. Para llegar hasta aquí, la manera más rápida es volar a su aeropuerto. (Horarios y precios de vuelos a Buenos Aíres). Sin embargo, el viaje en autobús (o “micro”, como se les llama en Argentina) es más económico y te permite, en su último tramo, disfrutar de los vastos y solitarios paisajes patagónicos. Eso sí, debes tener paciencia porque desde Buenos Aires tienes nada menos que 20 horas de viaje.

Bariloche en invierno

Esquí en Bariloche
Esquí en Bariloche

La nieve es la principal protagonista de los inviernos de Bariloche. Lejos de molestar a los viajeros, el polvo blanco es la razón por la que cada año llegan en gran abundancia. En la ladera noreste del Cerro Catedral, a 20 km de San Carlos de Bariloche, se han levantado las instalaciones del centro de esquí más grande de toda Sudamérica. Más 120 km de pistas y caminos, 39 remontes, 19 paradores gastronómicos, 7.000 camas de hotel, escuelas de esquí para todas las edades y niveles, bares, restaurantes, cibercafés y mucho más. Estas son las prestaciones que atraen a decenas de miles de esquiadores de todo el mundo. A tan sólo 5 km de Bariloche se encuentra el Cerro Otto, apto para la práctica del esquí de fondo y el recreo con trineo para los más pequeños. Aunque no te guste esquiar, las vistas desde su cima (a 1.405 msnm) son espectaculares. Puedes llegar a ella en teleférico o en el funicular de la cumbre. Pero Bariloche en invierno no es sólo nieve. Las calles del centro de la ciudad están plagadas de edificios y casas de madera que recuerdan a los pequeños pueblos de montaña de Suiza. En este mundo de ocio y vacaciones, la gente hace cola en las chocolaterías, disfruta de una infusión caliente en las cafeterías o da cuenta de un tremendo asado argentino en restaurantes típicos, como El Boliche de Alberto. Si puedes elegir las fechas invernales para visitar Bariloche, te recomiendo que lo hagas durante la semana en que se celebra la Fiesta Nacional de la Nieve(clicka para tener más información). Tiene lugar entre junio y julio, cuando comienza la temporada invernal, y se realizan actividades como: concurso de hacheros, desfile de carrozas, carreras de mozos, bajada de antorchas y la elección de la Reina Nacional de la Nieve. La visites durante la Fiesta Nacional de la Nieve o no, nunca te faltará la marcha en Bariloche, famosa por su vibrante vida nocturna. De hecho, esa es una de las razones por las que la mayoría de estudiantes argentinos festejan aquí su graduación. Te recomiendo el bar Wilkenny (San Martín, 435) y la discoteca Grisu (J. M. de Rosas, 574), este es su twitter por si quieres seguir sus eventos.

Bariloche el resto del año

bariloche lagos
bariloche lagos

Llega el mes de septiembre y las nieves comienzan a derretirse sobre los cerros. Bajo el manto blanco emerge una Bariloche distinta, verde y brillante… Viva. Los animales salen de sus madrigueras y los pájaros cantan cada mañana, creando un entorno idílico. Preciosos bosques de arrayanes, islotes en los incontables lagos de aguas limpias, senderos salvajes que despiertan el sentido aventurero… Puedes pasar semanas en los alrededores de Bariloche y descubrir una nueva actividad o un nuevo lugar cada día. El centro de la ciudad también se despereza y los feriantes realizan actuaciones y venden sus artesanías en la plaza donde se encuentra el Centro Cívico, el edificio más emblemático de la ciudad e inaugurado en 1940.

Cerro López en Bariloche
Cerro López

Si te gustan las actividades al aire libre, puedes elegir entre una gran variedad:

  • Kayak: explora los distintos lagos de la zona a golpe de remo en grupos guiados.
  • Senderismo: hay recorridos de todos los niveles, desde caminatas sencillas de medio día por pistas seguras, hasta excursiones de varias jornadas que pueden incluir escalada o rapel. Se puede ascender a la mayoría de los cerros cercanos. Yo subí al Cerro López y pasé la noche en su refugio. Al amanecer partimos para conquistar la cima y disfrutamos de unas vistas espectaculares.
  • Montar a caballo: te podrás sentir como una amazona o un vaquero cabalgando entre lagos, bosques y montañas.
  • Rafting: puedes deslizarte en barca hinchable por las aguas bravas de ríos como el Manso (nivel II y III en su tramo inferior y III y IV en su tramo más cercano a la frontera chilena) y el Aluminé, uno de los ríos argentinos más atractivos para el rafting.
  • Bicicleta de montaña: en los alrededores de Bariloche, existen muchas las pistas aptas para los mountain bikers. Te recomiendo, especialmente, la que se adentra en el bosque de arrayanes cercano a la laguna de Patagua.

Tirolinas, pesca, buceo… Pero no tiene que ser todo hacer ejercicio. También puedes tomar un micro hasta el famoso hotel Llao-Llao (puedes ver precios y disponibilidad clickando ) ubicado en una preciosa colina sobre el lago, y caminar por los bosques de la zona o bajar a darte un baño en las frescas aguas del Nahuel Huapi. En Semana Santa puedes asistir a la Fiesta Nacional del Chocolate y quedarte maravillado ante el Huevo de Pascua gigante que se construye frente al Centro Cívico. Conciertos, concursos y mucho chocolate completan el pastel.   Siempre hay algo que hacer en Bariloche y, además, cuando te hayas cansado podrás pasar a Chile en barco, cruzando los Andes por lagos cristalinos. No hay forma mejor de continuar tu viaje por la Patagonia, una de las regiones más bellas de nuestro planeta. Si quieres descubrir más rincones sorprendentes de Argentina aquí tienes un post muy original sobre Qué ver en el glaciar Perito Moreno, ¿Cuál de estas dos maravillas te ha gustado más?