10 cosas que ver y hacer en Edimburgo

Pequeña y manejable, Edimburgo es la ciudad ideal para pasear, perderse por sus recovecos y descubrir un lugar que va más allá de los clásicos que todos conocemos. Porque si eres de los que después de visitar su imponente castillo, su casco histórico y sus laberintos subterráneos te quedas con las ganas de más, este post es para ti. Hoy te traemos nada menos que 10 propuestas para que conozcas la Edimburgo menos turística. Prepara la cámara de fotos y unas buenas zapatillas: ¡comenzamos!

1.-Edimburgo desde las alturas

Para orientarnos bien lo primero que os proponemos es que nos situemos. Y qué mejor forma de hacerlo que desde arriba, en las alturas, en algún lugar donde podamos controlar todo lo que nos rodea y nos ayude a ubicarnos en la ciudad. Para ello nos vamos a ir hasta un mirador un tanto desconocido: el del Museo Nacional de Escocia. ¿Lo mejor de todo? Que el museo es gratuito, así que no te lo pienses y busca el ascensor junto al hall de entrada, sube hasta la séptima planta… ¡y disfruta todo el tiempo que quieras de las vistas! Eso sí, te recomendamos que no te vayas sin echar un ojo al Museo Nacional de Escocia. La ecléctica mezcla de artilugios, estilos y obras no te dejará indiferente. Y además, ¡podrás saludar a la auténtica oveja Dolly! Y es que el primer mamífero clonado de la historia permanece disecado en el interior de una vitrina para que puedas visitarlo.

Qué hacer en Edimburgo: museo nacional de escocia
Las vistas desde la última planta del Museo Nacional de Escocia son maravillosas

2.-Bruntsfield, el barrio moderno

Alejado del centro histórico de Edimburgo, solo tendrás que caminar unos 20 minutos hacia el sur para encontrarte con Bruntsfield, un remanso de paz repleto de cafeterías, tiendas y restaurantes. Se trata de una zona residencial que poco a poco está acaparando a más y más jóvenes con ganas de transformarlo en el nuevo barrio de moda.Cafeterías en la que te darán ganas de quedarte a vivir, locales donde poder disfrutar de originales brunchs y tranquilos restaurantes que se transforman en pubs donde tomar un original cóctel. Todo esto complementado con galerías de arte, tiendas de objetos vintage y parques repletos de parejitas jóvenes paseando a sus niños.¿Una recomendación? No dejes de ir a cenar a Montpellier, un restaurante/pub de lo más animado.

3.-¿Nos damos un paseo?

Dean Village en Edimburgo
Dean Village es uno de los preciosos pueblos por los que se pasa al recorrer el Water or Leith

Porque, aunque no lo creas, Edimburgo cuenta con rincones en los que te olvidarás de que estás en una de las ciudades más bulliciosas del Reino Unido. Así que ponte un calzado cómodo y dirígete hacia Belford Road. Tras la fachada del Museo de Arte Moderno encontrarás unas escaleras que descienden hasta el conocido como Water of Leith, un sendero que, en total, recorre 35 kilómetros siguiendo el curso del río. Mientras avanzas por el hermoso camino descubrirás rincones de la ciudad que jamás imaginarías que existían. Uno de los más bellos es Dean Village, una pequeña localidad perteneciente a Edimburgo que parece sacada de un cuento para niños.

4.-Picnic rodeado de verde

Porque si algo tiene Edimburgo, son parques. Más grandes, más pequeños, con árboles, columpios o merenderos. Así que, ¿por qué no hacer uso de ellos? En cuanto salen unos rayitos de sol los escoceses se lanzan a disfrutarlo y nosotros no vamos a hacer lo propio. Así que prepara unos bocatas y algún refresco, que nos vamos hasta The Meadows, uno de los mayores parques públicos de la ciudad.Lo que antiguamente era un enorme lago de donde se extraía el agua potable que surtía a Edimburgo, se drenó y convirtió en este extenso jardín que cuenta con innumerables opciones para el ocio. Así que si te gusta patinar, montar en bici, correr, jugar al golf o, simplemente, tumbarte a la bartola, ¡este es tu sitio! Solo con que pasees por alguna de sus preciosos senderos arbolados, habrá valido la pena la visita.

que hacer en edimburgo: parques
A los escoceses les encanta disfrutar de sus parques y jardines

 5.-Un poco de literatura

Si de algo están orgullosos los escoceses es de la enorme cantidad de paisanos que a lo largo de la historia se han convertido en importantes personalidades pertenecientes a las letras y ciencias. Pero en esta ocasión nos centraremos en la literatura. ¿Quién no ha oído hablar de Water Scott, de Robert Burns o de R.L. Stevenson? La isla del tesoro, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde o Ivanhoe tienen su espacio en todo un museo dedicado a los grandes escritores escoceses. Así que no te lo pienses y anímate a hacer una visita: el museo se encuentra en un precioso patio a la que se accede por el Lady Stair´s Close, uno de los callejones más populares de la Royal Mile y es gratuito.

 6.-Un edificio polémico

A simple vista probablemente no entiendas qué inspiró a Enric Miralles, el arquitecto catalán al que se le otorgó el proyecto de construir el nuevo edificio del Parlamento escocés, para darle forma al edificio. Pero si te contamos que fueron las embarcaciones volcadas que hay en una playa situada al norte del país, quizás lo entiendas un poco mejor –o, como nosotros, te quedes igual-. Sea como sea, la construcción, que no estuvo exenta de polémica en su día- para empezar se acabó tres años más tarde de lo esperado y costando nada menos que 300 millones de libras más de lo acordado- no deja indiferente a nadie.Así que te proponemos dar un corto paseo desde el centro neurálgico de Edimburgo, pasando junto al conocido palacio de Holyrodhouse, hasta donde se encuentra. ¡Ya nos contarás tu opinión!

7.-El mar que viene y va

cramond island edimburgo
Cramond Island es otro de los grandes atractivos menos turísticos de Edimburgo

Probablemente esta sea una de las visitas que más ilusión nos hace compartir. Porque Edimburgo es especial, y uno de los lugares donde más demuestra su magia es aquí, en Cramond Island.Desde el centro de la ciudad tardarás aproximadamente una hora en autobús en llegar a este rincón de Escocia donde el mar aparece y desparece. ¡Sí, como lo estás leyendo! Consulta los horarios de las mareas y asegúrate de llegar cuando esta esté baja. A través de una pasarela podrás atravesar lo que hasta hace unas horas se encontraba bajo agua y llegar a pie a la isla de Cramond. ¡El paisaje es espectacular!

 8.-La Edimburgo más dulce

Hemos intentado contenernos hasta este punto, pero finalmente, hemos sucumbido. Sabíamos que la enorme cantidad de cafeterías y pastelerías repartidas por toda la ciudad acabaría ganando la lucha contra nuestra fuerza de voluntad: seamos sinceros, somos conscientes de que volveremos con algún kilito de más a casa.Pero, si debemos quedarnos con una sola tentación, os proponemos Mimi´s Bakehouse, toda una institución del dulce en Edimburgo. Además del famoso afternoon tea británico o suculentos desayunos, este negocio familiar ofrece un sinfín de pasteles caseros de todos los tipos, sabores y tamaños. ¿Serás capaz de decidirte por uno solo? Apostamos contigo a que no…Más información sobre Mimi's Bakehouse

9.-Un poco de arte

Qué hacer en Edimburgo: arte moderno
El arte moderno también está presente en Edimburgo en dos de sus museos

¿Te apetece un paseo entre obras de arte de lo más originales? Un tanto retirados del centro histórico de Edimurgo se encuentran dos museos que, sin duda alguna, merecen una visita. Se trata de la Scottish National Gallery of Modern Art, dividido en dos construcciones majestuosas: dos bellísimos edificios neoclásicos rodeados por inmensos jardines que, además, están repletos de esculturas. En el interior te podrás entretener viendo obras de afamados artistas de la talla de Picasso, Matisse o Mondrian. Pero no dejes de visitar aquellas salas donde hay expuestas obras mucho más actuales. ¡Seguro que despiertan tu curiosidad!

10.-El barrio portuario de Leith

el barrio portuario de edimburgo
El barrio portuario de Edimburgo está repleto de cafés, restaurantes y galerías de arte

Y, para despedirnos de Edimburgo, ¿qué mejor que hacerlo en uno de sus barrios más literarios y cinematográficos? Fue por culpa de la obra Trainspotting por la que este barrio portuario de las afueras de Edimburgo se hizo un nombre y la mayoría de los turistas que llegan hasta aquí lo hacen movidos por su recuerdo. Leith, con su pasado decadente de drogas, pobreza y prostitución, y su posterior recuperación, está hoy día repleto de cafeterías, restaurantes y galerías de arte. En ella desemboca el Water of Leith –sí ,el mismo río por el que paseamos unos puntos más arriba de este artículo- y, en su puerto, está atracado el famoso yate real Britannia, que sirvió de alojamiento flotante a la familia real británica hasta el 97. ¿Te revelamos un secreto antes de despedirnos? Aunque la trama de Trainspotting transcurre en este barrio y mucha gente piense lo contrario, ninguna de las escenas de la película fue rodada aquí!Y ahora ya sólo te queda hacer tu reserva, te ayudamos .... 

Aquí encontrarás una selección de hoteles baratos en Edimburgo y por supuesto no olvides también reserva tu Vuelo a Edimburgo.

 Contenido relacionado: Qué ver en Edimburgo en 4 días