Playas escondidas del sur de Europa

Muchos soñamos durante todo el año con disfrutar unas vacaciones frente al mar, unos días de relax en una playa de arena fina, aguas cristalinas y mucha tranquilidad. Pero somos muchos y esas fantásticas playas suelen estar tan concurridas que conseguir un lugar para extender la toalla es una carrera al sprint y para bañarse casi hay que pedir turno. Si te gusta disponer de todos los servicios esas zonas de costa son tu destino, pero si buscas alejarte del ruido y la multitud tendrás que buscar playas más escondidas. Te ayudamos descubriéndote algunas de las más bonitas y recónditas de Europa.

Gulpiyuri en Naves, Asturias

Es un pequeño trocito del paraíso a unos 200 metros de la costa. Situada entre montañas y verdes pastos asturianos, el agua del Cantábrico forma una preciosa playa de menos de 50 metros, al pasar por un túnel entre las rocas. Se puede visitar desde Llanes o Rivadesella, aunque el acceso hasta la playa debe ser a pie.

playa escondida asturias gulpiyuri
playa escondida asturias gulpiyuri

Playa de los Muertos en Carboneras, Almería

Situada en los límites del Parque Natural del Cabo de Gata, esta espectacular playa de un kilómetro de longitud solo es accesible a pie por un camino en pendiente de una media hora , lo que la salva del turismo masivo. El agua es cristalina y la playa de pequeña gravilla. No tiene socorrista y hay corrientes por lo que no es recomendable alejarse de la orilla. La comparten nudistas y textiles.

Playa de Cofete, Fuerteventura

Una playa virgen de verdad, de 13 kilómetros de longitud y de acceso en coche por una carretera complicada. Es una playa para disfrutar de la naturaleza, del mar azotado por el viento, pero no es recomendable bañarse porque las corrientes, incluso cuando parece que no hay, son muy peligrosas. Pero solo las vistas desde la orilla del Macizo de Jandía, el Islote o el Roque del Moro ya merecen la excursión.

playa de cofete en cofete fuerteventura
playa de cofete en cofete fuerteventura

 

Playa da Ingrina en Raposeira, Portugal

Situada en una reserva natural, en esta preciosa playa la arena está limitada por rocas que la protegen. Para llegar hay que recorrer unos 5 kilómetros en coche desde Raposeira por una carretera que atraviesa un bello paisaje en el que hay algunos vestigios de la edad de piedra. Aunque tiene socorrista, un buen restaurante y otros servicios, no ha perdido la tranquilidad y belleza de un lugar idílico y no muy concurrido.

Playa di Punta Molentis en Villasimius, Cerdeña

Si tu sueño es una playa de postal, de fina arena blanca y aguas cristalinas, no puedes dejar de visitar Punta Molentis. Aunque cada vez es más conocida, fuera de las horas principales se puede disfrutar de bastante tranquilidad. Limitada por grandes rocas de granito es una zona perfecta para el buceo.

playa punta molentis en cerdeña
playa punta molentis en cerdeña

Playa Liparo en Kea, Grecia

Kea es una de las Islas Cícladas más desconocidas pese a ser la más cercana al continente. Lugar de veraneo habitual de los atenienses tiene playas preciosas. Entre ellas destacamos Liparo por ser una de las más aisladas y desconocidas. Una playa de arena dorada y aguas turquesas entre escarpadas rocas y flora mediterránea. Otro trocito del paraíso en Europa.

Playa de Saleccia en Saint Florent, Córcega

Un bosque de pinos rodea un kilómetro de arena blanca en una zona natural protegida. Se mantiene aislada y escondida porque solo es accesible en barco y tras un pequeño paseo. Pero el esfuerzo merece sobradamente la pena ya que es probablemente la playa más bonita de Francia.

playa de saleccia en corcega
playa de saleccia en corcega

No son las únicas ni las mejores, el sur de Europa está lleno de pequeños rincones junto al mar. Cuéntanos cual es para ti el pequeño paraíso por conocer.