10 paisajes navideños que parecen sacados de un cuento

Frío, nieve, muérdago, casitas de madera con la chimenea encendida, grandes bosques de abetos y pinos con los renos tirando de los trineos sobre la nieve... Es el típica estampa de un cuento de Navidad, una de las épocas del año perfectas para soñar. Y si eres de los que sueñan con viajar en navidad y descubrir nuevas ciudades y nuevos paisajes navideños, no te puedes perder estos 10 lugares que parecen el escenario perfecto para un cuento de Navidad.

Rovaniemi (Finlandia)

Empezamos en casa de Papá Noel. Se dice que la Aldea de Santa Claus está a las afueras de este pueblo del Círculo Polar Ártico; pero la verdad es que, más allá de la aldea como atracción turística, en Rovaniemi encontramos bosques nevados en los que podemos hacer travesías sobre la nieve, igual que en los cuentos, o disfrutar de la aurora boreal rodeados de casas de madera y árboles nevados.

paisaje navideño en rovaniemi la aldea de papa noel
paisaje navideño en rovaniemi la aldea de papa noel

Rothenburg (Alemania)

No es que parezca un pueblo sacado de un cuento de Navidad, es que en este pueblecito casi siempre es Navidad. En su Museo de la Navidad encontrarás adornos, árboles o cascanueces; su mercado navideño es espectacular y la tienda de Navidad de Kate Wöhlfahrt imita un pueblo alemán nevado en invierno. Por si fuera poco, las casas de Rothenburg están decoradas con entramados de madera, sus balcones llenos de flores y las calles siempre están llenas de gente.

rothenburg en alemania parece un cuento navideño
rothenburg en alemania parece un cuento navideño

The Dark Hedges (Stranocum, Irlanda del Norte)

En este pueblecito de Irlanda del Norte nos espera una carretera que parece sacada de un cuento de Navidad, aunque también podría aparecer en uno de miedo. En el siglo XVIII, la familia Stuart plantó una serie de hayas en el camino hacia su casa para impresionar a sus visitantes, y más de 200 años después los árboles siguen ahí, marcando majestuosamente un camino a la casa donde perfectamente podría tener su taller Papá Noel e impresionándonos. Por cierto, esta carretera se ha convertido en El Camino Real de 'Juego de Tronos'.

Hallstatt (Austria)

Quizá este pueblecito de los Alpes austriacos sea lo más parecido a un paisaje de cuento de Navidad. Está escondido en las montañas, unas altas montañas que están blancas en invierno y verdes cuando no hay nieve, que intentan emerger de la niebla; con unas casas color pastel y un precioso lago, el Hallstätter See, que le da una imagen todavía más pintoresca a esta preciosa localidad.

paisajes navideños en los alpes hallstad austria
paisajes navideños en los alpes hallstad austria

Los mercadillos de Berlín (Alemania)

La Navidad también es comida, y en los mercadillos de la capital alemana encontrarás productos tan navideños como el pan con miel, las almendras tostadas o ese vino caliente con canela ideal para enfrentarse al frío El de los Gendarmes es el más importante, pero en el medio centenar de mercadillos tradicionales te sentirás como en un cuento. Algunos se celebran desde hace 500 años, y en el boulevar Unter den Linden te sorprenderá el mercado de gansos vivos, uno de los platos estrella de la Navidad alemana.

Shirakawa-go (Japón)

Sus casas con techos de paja escarpada, fruto de la tradición japonesa, se cubren de nieve durante el invierno y aunque parezca mentira aguantan kilos y kilos de nieve todos los años. A las espectaculares casas de Shirakawa-go, en el centro de la Isla de Honshu, se unen las montañas que rodean un pueblo Patrimonio de la Humanidad. En la vecina Gokayama encontramos un paisaje similar.

shirakawa-go en japon parece un cuento navideño
shirakawa-go en japon parece un cuento navideño

Manhattan (Nueva York, EEUU)

La hemos visto tantas veces en el cine que parece salida de una película, pero la Navidad en Nueva York es de cuento. En el corazón de Manhattan se instala la famosa pista de hielo, y patinar en ella, bajo la nieve, es una experiencia única , igual que pasear por Central Park mientras sientes caer los copos de nieve en el abrigo.

Pamukkale (Turquía)

Que no te engañen, el espectacular paisaje blanco de esta maravilla natural al suroeste de Turquía no es nieve. Son minerales carbonatados fruto del paso del agua durante siglos, que ha dado lugar a las fuentes termales y terrazas que conforman este espectáculo de la naturaleza conocido como el Castillo de Algodón. Por supuesto, te puedes bañar en las piscinas naturales pero el acceso a las terrazas está restringido para conservarlas.

 
pamukkale en turquia parece nieve paisaje navideño
pamukkale en turquia parece nieve paisaje navideño

La ciudad medieval de Tallín (Estonia)

La ciudad medieval de la capital de Estonia juega con ventaja, ya que es Patrimonio de la Humanidad, lo que nos da una idea de su espectacular belleza; pero no nos hemos podido resistir a introducirla entre nuestros destinos de cuento de Navidad. Su castillo, los templos y palacios siempre nevados y una pintoresca Plaza Mayor donde se ubican los puestos del mercadillo nos regalan una imagen muy difícil de encontrar en otras partes del mundo.

tallin en estonia parece un cuento de Navidad
tallin en estonia parece un cuento de Navidad

Parques de atracciones

Empezábamos en la aldea de Papá Noel y acabamos en los parques de atracciones, que como es habitual se transforman en cuentos de Navidad para celebrar las fiestas. Quizá las bajas temperaturas no inviten a montarse en las atracciones de agua o en las montañas rusas más veloces, pero la ambientación, los espectáculos especiales de Navidad y la caracterización de los personajes los convierten en un destino único por Navidad. Fotos: flightlog / traveljunction / Jiuguang Wang /